El nervense Gustavo Manuel Mesa publica ‘Celda de versos’, su primer libro de poemas

Los ejemplares está ya disponibles en Amazon, El Corte Inglés, La Casa del Libro y en Libros CC

‘Celda de versos’ es el poemario que ha salido a la luz escrito por el joven nervense Gustavo Manuel Mesa. El libro es una selección de poemas de diversa índole, no hay un “único” tema plasmado. “Celda de versos ha sido escrito a pedazos, realmente no pensé en escribir un libro, hice una recopilación”, remarca Gustavo Manuel.

“Celda de versos tiene como temática principal el amor y el desamor, pero reflejado desde distintos prismas”, aclara. Gustavo Manuel añade, “No es un libro autobiográfico, tiene más temas como la soledad, la depresión, los sentimientos propios o ajenos y el hastío de la muerte”.

El joven nervense empezó a escribir por “pura afición” en los veranos de 2014 y 2015. Gustavo Manuel añade que “la poesía más antigua de mi libro es del verano de 2015, mientras que la más reciente es de hace unos meses”.

Los portales en los que se encuentra disponible ‘Celda de versos’ son Amazon, El Corte Inglés y La Casa del Libro. “Sí que es verdad que en Libros CC te llega algo antes”, matiza Gustavo Manuel. El nervense continúa, “No tiene referencias a Nerva y/o la Cuenca Minera, únicamente seis versos de un poema muestran un sentimiento andaluz”.

‘Celda de versos’ salió a principios de este mes, aunque no fue anunciado hasta el pasado lunes 17 de enero. “Me siento muy agradecido a todo el mundo en general. Ha sido una completa locura”, añade.

Gustavo Manuel se siente «sorprendido» de la cantidad de medios que han contactado con él por su último lanzamiento. Para las futuras promesas de la escritura Gustavo Manuel lanza este mensaje, “recomiendo que si tienen ganas de escribir que lo hagan, aunque no lo publiquen, porque realmente escribir para uno mismo es una terapia estupenda”.

«Antonio Perejil nos dejó un verdadero reguero de recuerdos y obras difíciles de olvidar»

Francisco Acosta, autor de una exposición que puede visitarse actualmente en homenaje al escritor y artista nervense, aborda su figura en una entrevista concedida a Tinto Noticias

Acaba de cumplirse un año del triste fallecimiento del artista y escritor nervense Antonio Perejil Delay y TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto- ha querido rendirle homenaje con una entrevista al también artista de Nerva Francisco Acosta, autor de la exposición patrocinada por Insersa con la que se rinde tributo al propio Perejil y que puede visitarse en el Museo Vázquez Díaz de la localidad nervense hasta el 7 de marzo.

Nacido en Nerva en 1961, Francisco Acosta Delgado es hijo y nieto de mineros. Con la emigración de los años 60 es llevado a Barcelona, donde cursa estudios universitarios y se especializa en Fotografía Técnica. Además, es técnico de reproducción en AAGG y Master en Dirección y Gestión Empresarial por la Escuela Europea de Altas Finanzas.

Medalla al Mérito profesional en 1999 por Publicaciones de Comercio Exterior y empresario, ha desarrollado la actividad de fotógrafo industrial y publicitario durante más de 30 años, compaginando esa actividad profesional con la fotografía creativa. Entre otras muchas exposiciones, expuso en el Ayuntamiento de Nerva en 1979 y en el Museo Vázquez Díaz en el año 2000. Actualmente se dedica a la Consultoría Financiera y tiene residencia en Sevilla.

– Pregunta: Hoy es un día especialmente triste porque, con motivo del primer aniversario de su fallecimiento, tenemos más presente aún que Antonio Perejil Delay ya no está entre nosotros, pero también es un día para celebrar lo que él hizo durante su vida, la huella que dejó…

– Respuesta: Efectivamente, es día triste cuando pensamos que ya hace un año que nos dejó, aunque parezca que aún permanece entre nosotros por la cantidad de recuerdos y de cosas que hizo en el tiempo que estuvo entre nosotros. Fue sin duda una persona singular y creo que nadie que lo conociera y tratara durante su vida puede pensar de su figura de otro modo. Nos dejó un verdadero reguero de recuerdos y de obras difíciles de olvidar.

– P: Como amigo suyo que fue, si tuviese que resumir en unas líneas la trayectoria vital de Antonio y realizar una valoración sobre su forma de ser y cualidades humanas, ¿qué diría?

– R: Fue una persona especial, arraigado a su tierra, a su gente y a su historia y con una especial sensibilidad hacia la creación en distintos campos, además de un claro ejemplo de superación autodidacta. También hay que destacar en él su claro compromiso social con todo lo que hacía, siempre desde una perspectiva crítica desde un punto de vista ideológico que le hacía estar siempre del lado de los menos afortunados. Siempre estaba dispuesto a luchar en las causas en las que creía y eso también le granjeó algunas enemistades, aunque creo sinceramente que más simpatías que rechazos. La prueba está en lo sentida que sigue siendo su ausencia incluso un año después de su fallecimiento.

– P: ¿Cuáles son los momentos o anécdotas que principalmente recuerda de Antonio?

– R: En Antonio Perejil Delay todo era una anécdota, de todo hacía un chascarrillo, un chiste, con su sentido del humor ácido y con ese vozarrón inmenso que tenía y que atronaba cada vez que elevaba la voz. Son muchas, tantas y tan vívidas que ni el tiempo consigue borrar incluso las más antiguas. Recuerdo entre otras, por lo singular de la situación, la canción que cantó en la Iglesia de San Bartolomé de Nerva en el funeral de su amiga Mari Carmen Lobo, fallecida prematuramente. Debía ser el año 1977 y le escribió una canción tan sentida y entonada con tal fuerza que literalmente atronó la Iglesia. La sensación fue como si los enormes muros vibraran del grito de desgarro con el que arrancó aquel homenaje cantado. Creo que nadie de los que estuvimos allí lo habrá olvidado, y así es como lo hacía todo, con una pasión que nace de creer con convicción en todo cuanto haces. La pasión que puso en editar sus libros también es digna de reseñar por lo incansable al desánimo que fue, hasta conseguir hacerse un hueco como autor y ver sus obras editadas, que era su mayor ilusión de juventud.

– P: Hemos hablado del lado personal de Antonio Perejil Delay. Hablemos ahora de su faceta artística y como escritor. ¿Cómo definiría su obra y el legado que dejó?

– R: Antonio tenía muchas facetas, era, como yo solía decirle, un hombre del Renacimiento, porque era capaz de llevar adelante varias manifestaciones artísticas a la vez: cantaba, componía música, escribía poesía y prosa, novelaba, investigaba, incluso su faceta como fotógrafo fue relevante. En mi opinión existen dos partes claramente diferenciadas en la obra escrita de Antonio, aunque las dos tienen un mismo hilo conductor, que era la pasión por su tierra. Por un lado tenemos la obra escrita creativa, compuesta de poemas y escritos casi siempre centrados en las minas y en el Río Tinto, en sus raíces y su propia historia como hijo de minero -la más creativa y de autor. Y por otro lado, pero con la misma temática, la relativa al proceso de investigación sobre temas mineros que dio lugar a varias obras de divulgación histórica sobre aspectos distintos y específicos de la minería en Huelva, sus ferrocarriles, sus poblaciones desaparecidas, incluso otros temas de investigación distintos apoyados siempre en una labor investigadora digna de mención a través de todas las fuentes documentales a su alcance. El Antonio poeta y el Antonio escritor, su faceta investigadora y el material que dejó editado estoy seguro de que servirán de guía para otros creadores que a buen seguro nos dará el tiempo y que seguirán profundizando en la historia de nuestras minas.

– P: Actualmente puede visitarse una exposición suya sobre Antonio Perejil en el Museo Vázquez Díaz de Nerva. ¿Qué podemos ver en en esa muestra?

– R: La exposición es un homenaje a su figura que, como el propio eslogan de la exposición indica, nace con años. Se trata de un conjunto de imágenes de la mina que desarrollé entre 1977 y 1978 acompañado en todo momento de Antonio, como colaborador imprescindible y profundo conocedor de aquel territorio para mí entonces aún desconocido, recorriendo los parajes mineros. Aquellos reportajes cristalizaron en un trabajo llamado Fisonomía Minera que en su día adquirió la Riotinto Patiño junto a sus negativos y del que nunca más se supo, perdiéndose para siempre. Antonio mantuvo una copia en papel que yo realicé expresamente para él y le regalé en agradecimiento a su colaboración en todo aquel proceso y que ha conservado durante todos estos años en un álbum, como el primer día. Eran copias en blanco y negro en tamaño 13X18 centímetros de cada una de las imágenes de aquel trabajo, siendo lo único que quedó de todo aquello. Esas antiguas copias, convertidas hoy en originales, y el propio álbum pueden también contemplarse en la exposición junto a las cámaras que utilizamos en aquella aventura.

– P: ¿Cómo surgió la idea de poner en marcha esa exposición?

– R: Cuando se produce su trágica pedida, pensé que la mejor manera de rendir homenaje a su persona y a su figura como hombre interesado en la historia de las minas era reproducir aquel trabajo, actualizarlo con las técnicas más recientes y completarlo con estrofas de sus poemas para recuperar una obra histórica que sin su colaboración no hubiera existido nunca. Para ello conté con la inestimable colaboración de su viuda, Jacoba Sánchez, que desde el momento en que conoció la idea se sumó a ella y sin la que tampoco hubiera sido posible rescatar el material de partida para completar el proyecto. En este punto merece una especial mención a INSERSA, que se sumó inmediatamente al proyecto y con cuya financiación se ha podido materializar la obra tal y como se concibió, con copias grandes y de mucha calidad en sus soportes, que es lo que podemos ver actualmente expuesto en el Museo.

P: ¿Qué es lo que más destacaría de esa exposición y por qué cree que debe ser visitada por los nervenses?

– R: Vemos un retrato de las minas de entonces, de hace más de 40 años, convertido a través del color con las técnicas más actuales y de los versos de Antonio en un homenaje a su tierra y a su figura, es un poema gráfico. Puede visitarse en el Museo Vázquez Diaz hasta el 7 de marzo. Espero que sea visitada por nervenses y amantes en general de nuestra historia y también espero sinceramente que esta aportación contribuya a mantener vivo su recuerdo y su aportación a nuestra historia.

La riotinteña Rosario Santana publica su cuarto libro, ‘Huellas de Cobre’

La obra se presenta el próximo viernes en el Ayuntamiento de Riotinto

La trayectoria literaria de Rosario Santana se amplía con un nuevo libro que presentará el viernes 29 en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Minas de Riotinto, a partir de las 18.00 horas. Tras ‘El susurro del río’ y ‘La sombra de la morera’, Santana ha publicado ‘Huellas de Cobre’ (Pábilo Editorial), que cierra una trilogía con constantes alusiones al territorio que la vio nacer.

La obra, en palabras de su autora, “viene a representar el final de un camino que comenzó en el río y culmina en la Corta, esa elipse que guarda en su seno las huellas de todos esos mineros que dejaron allí parte de su vida”.

La relación con estos dos libros anteriores es palpable, “conformando un triángulo dedicada a mi tierra, a pesar de que es el cuarto libro publicado”, indica.

Este nuevo trabajo, insiste Santana, “es un compendio de huellas, desde las más externas, referentes ineludibles de nuestro paisaje e identidad hasta las huellas casi imperceptibles, de las que no somos conscientes pero que dejan una impronta en nuestra vida”.

Finalmente, todo ello incide en su personalidad, “en mi yo interno, en mi andadura existencial y poética”.

En consecuencia, el lector encontrará en ‘Huellas de cobre’ la tierra, el paisaje, la esencia y las huellas de la autora y de sus recuerdos. Es un libro-territorio, que incluye sentimientos mineros y una irrenunciable vinculación con la naturaleza de la comarca.

Rosario Santana nació en Minas de Riotinto, donde desde muy pequeña sintió una atracción especial por las letras y el mundo clásico. Licenciada en Filología Clásica e Hispánica, ha residido en Sevilla donde ejerció como profesora de Latín, Lengua Española y Filosofía, principalmente, y también como traductora.

Ganadora de diversos premios, entre los que destaca las tres ediciones consecutivas de la Asociación Al Alba para la Igualdad, del municipio malagueño de Pizarra, el segundo premio ‘Rafael Montesinos’ de Cartas de Amor en Dos Hermanas (Sevilla), el segundo premio de Poesía convocado por el Ayuntamiento de Zahara de los Atunes (Cádiz) o el tercer premio en el Certamen ‘Versos descubiertos’ convocado por la Editorial Círculo Rojo.

Sus publicaciones se inician en 2012 con ‘El susurro del río’, continúa en 2015 con ‘La sombra de la morera’, y finaliza, hasta ahora, en 2018 con ‘Lágrimas de amapola’ poemario que fue presentado en su pueblo y también en la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla, Feria del Libro de Málaga, Feria del Libro de Sevilla, Zalamea la Real, Feria del Libro de Aracena, Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Huelva, Montilla (Córdoba) y Pizarra (Málaga). Este último trabajo fue seleccionado para los premios de la Asociación de Escritores y Críticos de Andalucía.

Ha participado en numerosas Antologías y Encuentros tales como ‘Versos para la Vergüenza’, ‘Conciencia en llamas’, ‘Se abre el telón’, ‘Poetas de Huelva por la Paz’, ‘Huelva es verso’, Antología Grito de mujer 2018 y 2019 (España y Portugal), Grito de mujer en Montilla (2019), o Antología ‘La inopia’ (Sevilla).

Ha leído sus poemas en diversos encuentros de poesía como el de ‘Poetas andaluces de ahora’, en Moguer (2015), el III Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de Cabra y Antología Poética (2019), el I Encuentro Poético organizado por la Fundación ONCE en Sevilla (2019) y otras citas en Sevilla, El Puerto de Santa María o Chiclana.

Forma parte de colectivos como Poetas de la Unión Nacional de Escritores, Poetas de Huelva por la Paz y Noches del Baratillo (Sevilla).

Cobos Wilkins saca a la luz su nuevo libro, ‘Donde los ángeles se suicidan’

‘Donde los Ángeles se suicidan’. Este el título del último libro del escritor y poeta riotinteño Juan Cobos Wilkins, que acaba de ver la luz. Editado por ‘La Isla de Siltolá’, este conjunto de «poemas con alas», como lo describe su propio autor, estará en las librerías, previsiblemente, a mediados de este mismo mes de marzo.

El escritor de Minas de Riotinto amplía así su ya extensa y reconocida producción literaria, que ha sido traducida a diversos idiomas y le ha hecho merecedor de numerosos premios y reconocimientos, como la Medalla de las Artes de la ciudad, concedida por el Ayuntamiento de Huelva en 2005, o el nombramiento de Hijo Predilecto de Minas de Riotinto, en 2007, año en que el director de cine Antonio Cuadri llevó al cine su novela más conocida, ‘El Corazón de la Tierra’.

Juan Cobos Wilkins ha sido director de la Fundación y Casa Museo del Premio Nobel Juan Ramón Jiménez, de la colección poética que lleva el nombre del poeta y de la revista de literatura ‘Con Dados de Niebla’. También codirigió el Aula de Poesía de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y las ediciones Pliegos de Mineral. Durante años ha ejercido la crítica literaria en El País -Babelia- y en otras publicaciones especializadas (Revista de Libros, Turia, Mercurio…) de las que es habitual colaborador. Traducido a varios idiomas e incluido en numerosas antologías y estudios de literatura contemporánea, ha sido galardonado, entre otros, con los siguientes premios: Premio de la Crítica de Andalucía, de poesía; Gil de Biedma, de poesía; Ciudad de Torrevieja, de poesía; NH, de relatos; Ciudad de Huelva, de relatos; José María Morón, de relatos; Instituto de Cinematografía y Artes Visuales, de Guiones Cinematográficos; El Público, de novela; Ciudad de Torrevieja, de novela; Beca de Creación del Instituto de Estudios Turolenses; o Botón de Oro y Nácar de la Cultura.

‘El corazón de la tierra’ es el título de su primera novela, seguida por millares de lectores, continuamente reeditada, transcrita al braille y llevada al cine por Antonio Cuadri en una coproducción internacional que se alzó con el premio a la Mejor Película Latina en el Festival de Los Ángeles y tuvo dos nominaciones a los Goya. Su segunda novela, ‘Mientras tuvimos alas’, obtuvo el premio de El Público como mejor novela de 2004, y ‘El mar invisible’ fue la finalista del Premio Ciudad de Torrevieja en 2007. En 2015 se ha editado su última novela, ‘Pan y Cielo’.

Cobos Wilkins también ha publicado relatos, recogidos en el volumen ‘Siete parejas y un solitario’ y en ‘La soledad del azar’, y es autor del libro de investigación ‘La Huelva británica’ y de la biografía ‘Álbum de Federico García Lorca’ (edición especial conmemorativa del centenario del poeta). El volumen Mysterium recopila sus piezas teatrales breves. Su obra poética suma los siguientes libros: ‘El jardín mojado’, ‘Sol’, ‘Barroco ama a Gótico’, ‘Espejo de príncipes rebeldes’, ‘Diario de un poeta tartesso’, ‘Llama de clausura’, ‘Escritura o Paraíso’, ‘Biografía impura’, ‘Para qué la poesía’, ‘El mundo se derrumba y tú escribes poemas’ y las antologías ‘Donde los ángeles se suicidan’, ‘La imaginación pervertida’, ‘A un dios desconocido’ y ‘Huella en las hojas’.

Tras once años sin publicar poesía, en 2009 se edita su libro ‘Biografía impura’, que rápidamente alcanza la segunda edición y que obtiene el Premio de la Crítica de Andalucía. Con poemas de ‘Biografía Impura’ el cantaor Arcángel ha grabado su último disco titulado ‘Quijote de los sueños’. Además, poemas suyos han sido musicados por los compositores y pianistas Rafael Prado y José Zárate, cantados por Carita Boronska e incluidos en el espectáculo ‘Nueva York ego fui’. También el grupo Planeta Jondo ha creado el espectáculo ‘Golpea’ con sus poemas.

Ha sido guionista de ‘Federico García Lorca, Música y Poesía’, espectáculo literario y musical, con la intervención de la cantante Martirio, el guitarrista Raúl Rodríguez y el recitado del propio Cobos Wilkins. Este espectáculo representó a España en Bruselas en el año europeo dedicado a la cultura española. También escribió los documentales ‘Para la edad de oro’ (sobre Juan Ramón Jiménez) y ‘Riotinto, el latido de la tierra’ (dirigido por A. Cuadri), y fue guionista del famoso programa de radio ‘El loco de la colina’, en su primeras épocas de Radio Nacional de España y de la Cadena SER.

Sus colaboraciones con fotógrafos como Juan Manuel Castro Prieto (‘Una Geografía’) y pintores son numerosas: ‘Cadáveres tan hermosos’, con el pintor Faustino Rodríguez; ‘Balcón de Infierno’, con Juan Manuel Seisdedos; ‘Oráculos’, con Pablo Sycet; ‘Tres Ángeles’, con Víctor Pulido; ‘1492-1992 Hombres de Huelva’, con Castro Crespo…

Nacido en la localidad onubense de Riotinto, de la que es Hijo Predilecto, Juan Cobos Wilkins ha sido distinguido por la ciudad de Huelva con la Medalla de las Letras.

Alfonso Pedro y Fernando Espinosa llevan la Cuenca Minera a la sala 1900 a través de la poesía y la pintura

La Cuenca Minera de Riotinto estuvo muy presente este jueves en la Sala Bar 1900 de Huelva, conocida como el templo de la cultura onubense por su larga trayectoria dedicada a la difusión de las creaciones artísticas de autores de la provincia de Huelva, una labor que ahora cumple 25 años.

Precisamente en el marco de la conmemoración de ese aniversario tan señalado, el escenario del 1900 tuvo este jueves como protagonistas a dos personas de Minas de Riotinto o muy vinculadas a este municipio: el escritor Alfonso Pedro y el maestro Fernando Espinosa, quien, aunque nacido en Almonte, puede considerarse un riotinteño más, pues vivió 25 años en la localidad, donde ejerció de maestro de escuela y donde nacieron sus tres hijos: Fernando, José y Silvia.

Ambos deleitaron a los presentes, que abarrotaban la sala, con dos acciones artísticas muy diferentes pero con un denominador común: su amor a Riotinto y a la Cuenca Minera. Alfonso Pedro lo hizo a través de lo suyo, la poesía, y Espinosa, de la pintura. El primero participó, junto a los también escritores Ana Caro y Ramón Llanes, en un recital poético, mientras que el segundo inauguró una exposición de acuarelas.

Y en ambas acciones estuvo muy presente la Cuenca Minera. En el caso del recital, con poemas como ‘Riotinto’ o ‘Fuego en Riotinto’, algunos de los que recitó Alfonso Pedro, que también pronunció un ‘Poema a Fernando Espinosa, mi maestro, mi amigo’, y otros como ‘La memoria de mi piel’, ‘El amor es un poema’, ‘Guardián de tus silencios’, ‘Futuro’, ‘1900’ o el soneto ‘Estaciones de tiempo y vida’, algunos de ellos de su último libro, ‘Verso Adentro’, y otros de nueva creación.

En el caso de la exposición, la Cuenca Minera está presente a través de varias de las 16 acuarelas que componen esta muestra, que puede visitarse en la Sala 1900 hasta el 28 de febrero. De hecho, Espinosa, hace un recorrido por todos los rincones que han formado parte de su vida, por lo que no ha podido faltar esta comarca onubense y el municipio en el que, además de maestro, fue uno de los fundadores del Grupo Hogueras y Candiles y participó en la construcción de la Cabalgata de Reyes Magos. Tampoco falta en la exposición una imagen de dos de sus nietas, hijas de Fernando y Silvia.

El recital e inauguración de la muestra fueron seguidos por numerosas personas que llenaban la sala, entre los que se encontraban gente de la cultura como escritores, pintores o escultores y algunos exalcaldes de la Cuenca Minera, entre los que estaba, como no, Gaby de la Fuente, alcaldesa de Minas de Riotinto entre 1983 y 1987 y mujer de Espinosa, así como Fernando Pineda, exalcalde de El Campillo. Alfonso Pedro dedicó su poema ‘Riotinto’ a ambos exalcaldes, a los que se refirió como «dos personas queridas y respetadas en nuestra zona por ser buena gente y honrados», algo que el poeta quiso poner en valor «en una época como la que vivimos en la que tanto, y desgraciadamente con razón, tenemos que criticar a los políticos».

Tras finalizar el acto, Alfonso Pedro destacó, en declaraciones a este periódico, que para él fue «especialmente emotivo poder declamar el poema que dediqué a mi querido maestro y amigo Fernando Espinosa», tras lo que los presentes elogiaron a los poetas y al pintor y muchos de ellos les pidieron, a modo de recuerdo, los poemas que habían recitado con dedicatoria. También Tinto Noticias pidió un texto al escritor riotinteño, que facilitó a este periódico su poema ‘Riotinto’:

Tierra roja de cobre y sangre,

de vida derramada,

de llanto y de sudor.

Aire negro para almas blancas.

Rincón secreto de piedra dorada.

Bocados en la tierra,

laderas de vida despojada.

Sirenas que anuncian heridas,

heridas de muerte empapadas.

Gente que sufre y trabaja,

gente que lucha, gente maltratada,

gente que sueña

del alba a la madrugada.

Tierra roja de cobre y sangre,

tierra querida y engañada.

El próximo jueves está previsto otro recital en el 1900 con la participación de otros dos escritores de la Cuenca Minera de Riotinto, la riotinteña Rosario Santana y el zalameño Vicente Toti.

Los poetas Alfonso Pedro y Manuel Mayorga llevan su mensaje de paz a Portugal

Los poetas participantes, en Vila Real de Santo Antonio

Dos poetas de la Cuenca Minera de Riotinto, Alfonso Pedro, de Minas de Riotinto, y Manuel Mayorga, de Nerva, han participado este fin de semana en un encuentro de poetas españoles y portugueses celebrado en el sur de Portugal, donde los escritores ‘mineros’ han trasladado un mensaje de paz a través de sus poemas.

El encuentro, celebrado este sábado 20 de enero en el Centro Cultural Aleixo de Vila Real de Santo Antonio, ha sido organizado por la plataforma Poetas de Huelva por la Paz, de la que forman parte estos dos autores, quienes han participado en el evento junto a otros 24 poetas.

Manuel Mayorga, durante su recital

Coordinado por Ramón Llanes y Antonio Cabrita, la actividad se ha enmarcado en el ciclo de encuentros que la citada plataforma está celebrando por numerosos rincones de la geografía andaluza y portuguesa con el objetivo de extender su mensaje de paz a través de la palabra.

El propio Alfonso Pedro ha mostrado su satisfacción por la celebración de este encuentro en Vila Real de Santo Antonio, donde «una vez más» se ha puesto de manifiesto «que la poesía no conoce fronteras, esas cicatrices en la tierra a menudo causadas por las guerras, y que las personas, si así lo queremos, difuminamos los mapas y somos ciudadanos del mundo, en este caso, al menos, de este gran país que es Iberia», ha resaltado.

Alfonso Pedro, durante su recital

«Hermanos poetas, paisanos de la otra orilla, ¡qué hermoso es estar junto a vosotros!», ha continuado el escritor riotinteño, que deleitó a los asistentes con la lectura de este poema, denominado ‘Quiero imaginar la paz’:

Quiero imaginar la paz,
dibujar en el aire la sonrisa del niño
al que la guerra robó su niñez;
borrar el dolor del hombre
al que la bomba eliminó su paternidad;
describir ese mar de las orillas de Dionisio
libre de cadáveres y de olas de llanto.
Quiero soñar un brindis entre antiguos adversarios
convertidos en eslabones de la amistad.
Quiero suponer al pobre, al rechazado,
al perseguido, al marginado,
al indigente, al desahuciado;
quiero suponerlos a todos sentados junto a mí,
compartiendo la mesa, el vino, el verso, la paz.
Alza tu copa, Sancho, y brinda conmigo.
Alza tu copa, Alonso Quijano, y déjame soñar.
Mas luego despiértame,
prepárate para el camino y sígueme
pluma en astillero, el verso como adarga
y, en cualquier lugar, en todos los lugares,
recordando sus nombres,
repartiendo la paz.