La revista Hola ficha a la campillera Isabel Gómez

La periodista afronta el reto «con muchas ganas de aprender y crecer» tras superar un difícil proceso de selección

La joven periodista campillera Isabel Gómez ha empezado a trabajar en la conocida revista ¡Hola!, lo que «para mí supone todo un logro tanto personal como profesionalmente, ya que la crónica social es algo que me apasiona desde bien pequeña”, ha destacado la propia Gómez, que se siente «muy agradecida por la oportunidad que me han dado».

En declaraciones a TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-, la periodista de El Campillo asegura que “trabajar en ¡Hola! me hace mucha ilusión» y que está «muy feliz y satisfecha» con ello, añade Gómez, que afronta esta nueva etapa «con muchas ganas de aprender y crecer».

La incorporación de Isabel Gómez a ¡Hola! no ha sido nada fácil, pues tuvo que competir con más de 80 candidatos y candidatas en un proceso de selección en el que solo se ofertaban dos plazas, indica la periodista, quien «de momento y por la crisis del covid-19» está teletrabajando desde casa, «esperando que la situación mejore para incorporarme a la redacción en Madrid”, señala.

“Estaba en el gimnasio con mi hermana cuando me llamaron para decirme que les había llegado mi curriculum y que estaban interesados en hacerme una entrevista», recuerda Isabel Gómez, que se quedó «muy sorprendida» al recibir la llamada, confiesa.

A continuación «hicimos la entrevista vía Skype y a los tres días me llamó la subdirectora de ¡Hola! para decirme que había sido seleccionada. No me lo podía creer. Lo primero que se me vino a la cabeza fueron mis abuelos, en especial mi abuela Isabel, que era una fiel seguidora de las revistas del corazón. Sé que se habría sentido muy orgullosa de mí», subraya.

Isabel Gómez, que realizó sus prácticas universitarias en TINTO NOTICIAS, siempre ha sido una apasionada de la crónica social. De hecho, esta joven periodista campillera entrevistó para su Trabajo Fin de Grado (TFG) a la popular periodista del corazón Lydia Lozano, uno de los rostros más visibles de Telecinco, donde es una de las habituales de los programas del corazón y actual colaboradora del programa ‘Sálvame’.

Tal y como ya informó este periódico, Isabel Gómez, antes de que comenzara la crisis sanitaria del coronavirus, se disponía a iniciar un importante proyecto profesional: retransmitir los partidos de fútbol de la selección absoluta de fútbol de Irlanda del Norte, país en el que residía desde el pasado mes de septiembre.

La periodista de El Campillo acudió a Belfast para trabajar como ‘Au pair’, tras lo que, el pasado mes de febrero, la radio Sports Live Reporters, que trabaja para la UEFA, la seleccionó para retransmitir los partidos de fútbol de la citada selección nacional, todo un reto en el que esta campillera tenía puestas grandes ilusiones.

Gómez se había preparado concienzudamente para esta labor, pero el día 13 de marzo la pandemia del coronavirus ponía fin a los partidos de fútbol en Irlanda del Norte y, con ello, al sueño, al menos de momento, de esta joven campillera, que tuvo que regresar a Huelva, donde vive su familia, sin poder iniciar esta andadura profesional.

Además, Isabel Gómez se habría convertido en la única mujer de la plantilla del citado medio de comunicación, pues en este momento “todos eran hombres”, como le comentaron desde la radio.

Isabel Gómez Rodríguez tiene el Grado de Periodismo por la Universidad de Castilla La Mancha, donde finalizó sus estudios el año pasado. Durante sus estudios, ha desarrollado sus habilidades periodísticas en diferentes ámbitos y medios de comunicación, como Onda Cero Huelva y Tinto Noticias.

La campillera Isabel Gómez entrevista a Lydia Lozano

La popular colaboradora de ‘Sálvame’ defiende el rigor informativo de los programas del corazón y aplaude su contribución a que «la gente se preocupe más de lo nuestro que de lo suyo»

La joven periodista campillera Isabel Gómez ha entrevistado para su Trabajo Fin de Grado (TFG) a la popular periodista del corazón Lydia Lozano, uno de los rostros más visibles de Telecinco, donde es una de las habituales de los programas del corazón y actual colaboradora del programa ‘Sálvame’.

Isabel Gómez, que realizó sus prácticas universitarias en TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-, consiguió acreditarse para acceder a las instalaciones de Telecinco y poder pasar varios días observando y analizando el funcionamiento de este tipo de programas, con lo que ha podido «vivir en primera persona todo lo que se cuece y sucede detrás de las cámaras» y entrevistar a Lozano.

Para esta joven periodista de El Campillo, «entrevistar a una figura de la prensa del corazón como es Lydia Lozano es todo un orgullo», pues, aunque «entiendo y respeto que hay gente a la que no le guste este mundo, me parece que a la hora de entretener hay muchas cosas que hacen bien y creo que alguien tiene que decirlas», sostiene.

Durante la entrevista, Lozano, que adquirió gran notoriedad y protagonismo junto a Karmele Marchante y Jesús Mariñas en el programa Tómbola emitido en 1997, aborda el tema de que la prensa del corazón, sobre el que considera que cada vez más presente en todas partes, hasta el punto de que, como ella misma comenta, actualmente la mayoría de los periódicos de tirada nacional tienen prensa rosa e incluso sacan un suplemento los sábados.

Lozano asegura que a la hora de trabajar sigue las rutinas periodísticas y va tirando de sus hilos hasta averiguar las informaciones. «¿Por hacer corazón tenemos menos rigor informativo que un telediario? Pues no», sentencia Lozano, al tiempo que, eso sí, admite que «hay veces que algo te puede salir mal, pero yo también veo erratas en los periódicos y a gente pidiendo disculpas en los informativos. Somos humanos, no somos maquinas», añade.

Acerca del funcionamiento del programa, Lydia Lozano explica de qué manera se organizan. «Aquí la prioridad es la actualidad. Es cierto que antes del programa se nos manda la escaleta y funcionamos sobre ella, pero una escaleta en un programa tan vivo es difícil seguirla completamente, pues quizá se tiene que hablar de un tema que acaba alargándose mucho o entra alguien por teléfono. Esto es pura actualidad», sostiene.

La periodista de El Campillo le pregunta qué es lo que estos programas aportan a los espectadores que no se los dé ningún otro programa, a lo que Lozano responde que «divertimento, broncas, actualidad, información… Sacamos temas de los que luego se lucran otros programas y sobre todo animamos muchísimo a la gente. En los hospitales yo creo que no hay una habitación donde no se vea ‘Sálvame’. Dejamos que la gente se preocupe más de lo nuestro que de lo suyo, creo que es un programa que ayuda a muchísima gente y eso es muy satisfactorio», concluye.

Primera gala, comienza el espectáculo

Como era de esperar, el estreno de Supervivientes no dejó indiferente a nadie. Pasadas las diez de la noche aparecía en primer plano un Jorge Javier enérgico y lleno de alegría dando el pistoletazo de salida a lo que prometía ser una gran gala. A los cinco minutos ya se hizo notar la tensión en plató debido al impagable encontronazo que tuvieron Chabelita y su todavía marido Alejandro Albalá. Ambos acudieron para defender a sus nuevas parejas, Alberto Isla y Sofía Suescun.

Los espectadores pudimos ver de qué manera la expareja se pasó la noche como el perro y el gato, un nuevo Alejandro reconvertido en estrella televisiva con actitud chulesca, vacilante, atacando y buscando constantemente el enfrentamiento con la hija de Isabel Pantoja e incluso bromeando sobre ella con el presentador. Para mi asombro, anoche no había ni rastro del Alejandro que se mostraba tímido ante las cámaras y en ocasiones llegaba a taparse la cara. Todo empezó cuando éste aseguraba que Chabelita todavía sentía cosas por él. “Yo creo que sigue enamorada de mí la chiquilla”, explicó el hijo de Paz Guerra, a lo que la hija de la tonadillera respondió que él había parado el proceso de divorcio. Lejos de mantener la boca cerrada, Albalá no dudó en ironizar sobre los kilos que había cogido el novio de Isabel. La contestación de la pequeña de los Pantoja no se hizo esperar y se la devolvió afirmando “que estaba llenito de amor”, a lo que entre risas Alejandro comentó, con tono jocoso, “como sea del mismo del que me daba a mí”.

Durante el programa también pudimos escuchar a Mayte Zaldívar hablando sin tapujos de su estancia en prisión, con actitud desafiante y refiriéndose a Isabel Pantoja como “la que canta”. Lo que tampoco pasó desapercibido fue la buena relación que se pudo ver entre la ex de Julián Muñoz y el novio de Chabelita, al que poco parecía importarle que la malagueña hubiese sido una gran enemiga de su suegra en el pasado.

Finalmente, los supervivientes quedaron divididos en dos equipos. Uno ocuparía el “lado bueno” de la isla con mayores comodidades y recursos y otro el “lado salvaje”. Tras las nominaciones, fueron cuatro mujeres las que salieron a la palestra: Mayte Zaldívar, Saray Montoya, Isabel Castell y Melissa Vargas, se juegan esta semana su estancia en el concurso. ¿Quiénes serán las dos primeras expulsadas?

Isabel Gómez Rodríguez, periodista

Cambiar el enfoque para luchar contra la Violencia de Género

El aumento en los casos de violencia de género es evidente, cada vez son más las noticias que aparecen en los distintos medios de comunicación y con mayor frecuencia, por lo que se ha convertido en un tema de presencia habitual. Esto ha generado un gran debate en torno a las causas que los provocan, que a la vez ha sido transformado en motivo de disputa entre hombres y mujeres. ¿Qué responsabilidad se les da a las mujeres y qué importancia tienen sus actitudes? ¿Se está avanzando positivamente en este asunto? o por el contrario ¿Se siguen manteniendo opiniones propias de una sociedad patriarcal?

A diario observamos cómo padres y madres en general repiten a sus hijas una y otra vez las típicas frases de “no vuelvas sola a casa”, “no vayas por calles oscuras” o “no salgas de noche por si te pasa algo”. En vez de advertir y aconsejar a las mujeres, lo que se debe hacer es educar a los hombres para que no cometan agresiones, violaciones ni tengan comportamientos molestos con las mujeres.

Lo mismo sucede con las campañas publicitarias, que se centran en respaldar al colectivo femenino y decidles donde tienen que llamar en caso de urgencia, en lugar de dirigirse directamente a los agresores y concienciarlos de alguna forma de que son ellos los que no tienen que actuar de esa manera. ¿No sería más eficaz enfocar las campañas hacia los hombres para que no agredan a las mujeres, que para mostrarles a éstas como deben actuar si son maltratadas?

El problema está en que no se quiere mirar al objeto causante, sino que se victimiza aún más a las personas que lo sufren. Hace unos meses tuve la oportunidad de entrevistar en Radio Castilla-La Mancha a una experta en violencia de género, Pilar López Díez, quien señalaba que “en los casos de agresión sexual hay que poner el foco en el sujeto activo, que es el presunto abusador o violador”. Por lo que resulta especialmente importante dirigirnos al sector propenso a cometer este tipo de hechos.

Otro de los aspectos que me parece importante destacar es el lenguaje utilizado por los periodistas para informar de estos casos. A menudo, en los medios de comunicación nos encontramos noticias que intentan de alguna manera justificar lo ocurrido, e incluso aportan detalles desagradables e innecesarios acerca de las víctimas. He llegado a leer artículos de violencia de género en los que se habla sobre si la ropa que llevaba la mujer asesinada era provocativa o no, y si la falda era demasiado corta. Considero que no es preciso desvelar esa información para narrar lo sucedido, ya que son datos irrelevantes que lo único que hacen es incrementar el morbo, y por supuesto que nadie debería de hacer ningún comentario sobre cómo van vestidas las mujeres afectadas.

Lo que está claro es que para solventar el problema hay que llegar al fondo del asunto, y muchos especialistas apuntan a la educación como una de las bases principales. Además, consideran necesario implantar en los planes de estudio asignaturas o talleres dedicados a la lucha contra la violencia de género. Es fundamental educar a niños y niñas en la igualdad de género. Asimismo, insisto en que hay que respetar a las mujeres y lo femenino, de la misma forma en que se respeta a los hombres y lo masculino.

Isabel Gómez Rodríguez, periodista