Primera gala, comienza el espectáculo

Como era de esperar, el estreno de Supervivientes no dejó indiferente a nadie. Pasadas las diez de la noche aparecía en primer plano un Jorge Javier enérgico y lleno de alegría dando el pistoletazo de salida a lo que prometía ser una gran gala. A los cinco minutos ya se hizo notar la tensión en plató debido al impagable encontronazo que tuvieron Chabelita y su todavía marido Alejandro Albalá. Ambos acudieron para defender a sus nuevas parejas, Alberto Isla y Sofía Suescun.

Los espectadores pudimos ver de qué manera la expareja se pasó la noche como el perro y el gato, un nuevo Alejandro reconvertido en estrella televisiva con actitud chulesca, vacilante, atacando y buscando constantemente el enfrentamiento con la hija de Isabel Pantoja e incluso bromeando sobre ella con el presentador. Para mi asombro, anoche no había ni rastro del Alejandro que se mostraba tímido ante las cámaras y en ocasiones llegaba a taparse la cara. Todo empezó cuando éste aseguraba que Chabelita todavía sentía cosas por él. “Yo creo que sigue enamorada de mí la chiquilla”, explicó el hijo de Paz Guerra, a lo que la hija de la tonadillera respondió que él había parado el proceso de divorcio. Lejos de mantener la boca cerrada, Albalá no dudó en ironizar sobre los kilos que había cogido el novio de Isabel. La contestación de la pequeña de los Pantoja no se hizo esperar y se la devolvió afirmando “que estaba llenito de amor”, a lo que entre risas Alejandro comentó, con tono jocoso, “como sea del mismo del que me daba a mí”.

Durante el programa también pudimos escuchar a Mayte Zaldívar hablando sin tapujos de su estancia en prisión, con actitud desafiante y refiriéndose a Isabel Pantoja como “la que canta”. Lo que tampoco pasó desapercibido fue la buena relación que se pudo ver entre la ex de Julián Muñoz y el novio de Chabelita, al que poco parecía importarle que la malagueña hubiese sido una gran enemiga de su suegra en el pasado.

Finalmente, los supervivientes quedaron divididos en dos equipos. Uno ocuparía el “lado bueno” de la isla con mayores comodidades y recursos y otro el “lado salvaje”. Tras las nominaciones, fueron cuatro mujeres las que salieron a la palestra: Mayte Zaldívar, Saray Montoya, Isabel Castell y Melissa Vargas, se juegan esta semana su estancia en el concurso. ¿Quiénes serán las dos primeras expulsadas?

Isabel Gómez Rodríguez, periodista