«Lo que más me gusta de mi profesión es ver a una persona superarse»

La joven entrenadora onubense Lucía Rodríguez destaca cómo la pandemia del covid-19 generó la necesidad de realizar actividad física

Lucía Rodríguez es educadora físico deportiva y lleva desde los 5 años dedicando su vida al deporte. Su primer contacto con el mundo deportivo fue a través del fútbol, desde entonces no ha dejado de trabajar en este sector hasta conseguir cada una de las metas que se ha propuesto. A día de hoy está cursando Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la facultad Cardenal Spínola (CEU) de Sevilla, además es experta en entrenamiento funcional y monitora de movimientos olímpicos. La joven onubense compagina sus estudios con el trabajo, en el que entrena a grupos de personas de todas las edades. Asimismo, se siente muy afortunada de poder dedicarse a lo que le apasiona y disfruta de su trabajo día a día, lo que la ha llevado a seguir formándose en diferentes disciplinas, actualmente en la especialidad de culturismo natural.

– Pregunta: ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del deporte?

– Respuesta: Mis inicios en el deporte según mi madre fueron antes de que yo naciese, cuando estaba en su barriga, porque no paraba de moverme, de pegar patadas, y ahora siempre que me ve entrenando me dice la misma frase ‘esto se veía venir desde antes que Lucía Rodríguez durante uno de sus entrenamientos. Enero 2021.nacieras’. Mi vida siempre ha estado ligada a la actividad, cuando era pequeña jugaba desde los brazos de mi padre con él y mi hermano, imaginándome dos porterías invisibles y con una pelota hecha de papel de periódico.

(Lucía explica que fue a los 5 años cuando empezó a jugar al fútbol: “Todas las tardes iba a un centro deportivo a jugar con mi padre a varios deportes, baloncesto, fútbol, bádminton, para mí esas dos horas significaban reencontrarme con mis amigos, jugar un partido y divertirme, que es lo que busca un niño cuando hace algo”. También, menciona que una de esas tardes un ojeador profesional mantuvo una conversación con su progenitor para saber si su hija estaba interesada en formar parte de un equipo federado, pero la respuesta fue negativa: “Lo rechacé porque era algo nuevo y no sabía cómo enfrentarme a ello, hay gente que lo tiene muy claro, pero a mí me pudo el miedo a lo desconocido, la presión. Para mí el deporte era una vía de escape a la rutina, y no quería que esa rutina se convirtiera en algo obligado”. Tras rechazar esa propuesta tuvo una lesión en el pie derecho, concretamente en el quinto metatarsiano, de la que no consiguió recuperarse bien y la mantuvo alejada del futbol durante un tiempo.

Sin embargo, a los 13 años comienza a realizar entrenamiento de fuerza con su hermano mayor en el sótano de su casa, fue entonces cuando empezó a informarse, así como a ver videos, a leer e interesarse más por este tipo de actividad. “Desde los 13 hasta los 22 años que tengo ahora he estado ligada al entrenamiento de fuerza, he vivido dos etapas, una más dedicada a los deportes de equipo y otra más dedicada al entrenamiento individual o personal”).

– P: ¿Qué fue lo que te hizo decidirte por esta profesión y no por otra?

– R: Me separe un poco del mundo del entrenamiento porque comencé a opositar para el cuerpo Nacional de Policía, y aunque lo retomé en seis meses siempre digo que le debo mucho a ese proceso, porque me hizo ver claramente la bifurcación que tenía que tomar, un camino en el que tenía que elegir entre seguir opositando o seguir formándome en el ámbito de la actividad física y deportiva. No me costó dejarlo porque sabía que estaba iniciando el camino que quería seguir, a veces es importante salir de tu ámbito para darte cuenta de lo que realmente quieres. Lo que me hizo decidirme por esta profesión fue ese proceso, cuando tuve que desvincularme y me di cuenta que lo echaba de menos, cuando echas de menos algo, significa que eso es lo que quieres, cuando se te presentan dos caminos y no tienes que pensar más de 10 segundos cual tomar, ese es el camino que debes tomar.

– P: ¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

– R: El otro día lo hablaba con las chicas a las que entreno por zoom, me dicen que lo que me gusta es verlas sufrir, que por eso me gusta mi profesión, y yo les decía que lo que más me gusta de mi profesión es ver a una persona superarse, ver a una persona que viene de no hacer nada a verla hacer sus tres primeras flexiones o sus tres primeras dominadas. Yo creo que lo más bonito de esta profesión es ver la capacidad que tiene la gente de superarse, de luchar. Hay una frase que siempre digo, las personas somos en la vida real como entrenamos, yo a través de estos años como entrenadora he visto muchos perfiles de persona, he visto a las que se agobian, las que quieren ir rápido, las que van muy tranquilas, que no tiene prisa. Al final lo bonito de esto es ver y conocer a muchos tipos de personas, y cada vez quieres indagar un poco más. La primera fase al comenzar cuesta mucho, pero luego ya todo va hacia delante, siempre podemos mejorar, siempre se mejora y siempre podemos sacar un puntito más de cada persona, yo creo que la actividad física lo que hace es eso, hacer que las personas se superen, se conozcan y se quieran, sobre todo esto último. Y lo más gratificante es eso, ver como un grupo de 6, 10, 20 o 100 personas están juntas para hacer una misma cosa, yo creo que la actividad física mueve muchísimas personas y hace que las personas se unan. Como dice un amigo mío, las personas buenas se buscan, se encuentra, permanecen y no se separan. Y yo creo que la actividad física tiene la capacidad de juntar a buenas personas, de hacer que permanezcan juntas.

(La joven entrenadora también habla del vínculo de felicidad que se crea cuando haces actividades físicas, ya que cuando lo haces libremente y porque te gusta se desarrolla la adherencia, evitando así también la sensación de obligación. Tal como comenta Rodríguez: “Para mí crear adherencia es ser feliz, y ser feliz, es actividad física y deportiva, que es lo más gratificante que una persona puede hacer en su vida”).

– P: ¿Qué supuso para ti dedicarte a ello?

– R: Poder hacer lo que me gusta, conozco muchas personas que no tiene la suerte de poder dedicarse a lo que han estudiado. Yo tengo suerte por las dos partes, he estudiado lo que me gusta, me dedico a ello y sigo formándome, y creo que no hay mejor regalo en la vida que hacer lo que queremos de verdad.

– P: ¿Cómo ha afectado el COVID-19 al sector deportivo?

– R: Yo creo que el COVID-19 ha afectado por una parte muy bien y por otra muy mal a este sector, como he dicho antes la actividad física engloba a muchas personas y ese contacto directo, ese contacto físico que teníamos en los entrenamientos, en pareja o grupales, en los que estábamos todos juntos sin tener esas limitaciones, es en lo que más ha afectado. En un principio, la actividad física no estaba considerada algo esencial, aun habiendo miles de artículos que desmontaran este hecho, posteriormente se ha conocido que realizar actividad física reducía el número de contagios porque tu sistema inmune estaba feliz, y gracias a la lucha del sector deportivo por desmantelar esa idea, ahora mismo nuestra actividad está considerada esencial.

(La entrenadora deportiva considera que la actividad física es salud y que con la llegada de la pandemia se creó en las personas esa necesidad de realizarla: “Tras el confinamiento, cuando permitieron salir a andar o hacer deporte a la calle nos encontramos con muchísimas personas que antes no hacían nada, incluso en la cuarentena se compraron sus primeras pesas, gomas, y eso para mí ha sido un punto a favor”. Señala también la importancia de construir un hábito de entreno: “Gracias a la cuarentena hemos podido crear esa adherencia al entrenamiento, a la actividad física, a movernos, a andar, a darle importancia a la conciencia corporal, a mantener la masa muscular incluso a aumentarla, y en las personas mayores a evitar la sarcopenia, que es Lucía Rodríguez durante uno de sus entrenamientos. Febrero 2020.la pérdida de masa muscular”. Además de los grandes beneficios que tiene el deporte para la salud, cuando lo realizamos conseguimos evadirnos de las situaciones más angustiosas del día a día, tal como explica Lucía: “Hemos conseguido que una hora de entrenamiento sirva para escapar de la rutina, en la que actualmente recibimos constantemente información sobre contagios, casos de coronavirus, muertes, en esa hora intento que piensen ‘estoy aquí y no hay nada más’”).

Sobre la actual situación, Lucía se muestra positiva y mantiene la ilusión de que todo mejore de cara al futuro: “Creo que la actividad física le gana un poco al COVID-19, y conseguiremos que esto sea una anécdota más con la que tengamos que vivir durante un tiempo, pero al final siempre seremos parte de la solución y no del problema. Buscaremos esa solución de poder entrenar, evitar el contagio, mantenernos felices y olvidarnos del estrés que nos ha producido esta pandemia”.

– P: ¿Cómo estáis llevando a cabo los entrenamientos actualmente?

– R: El sector deportivo ahora está volviendo un poco a la normalidad, la actividad física se ha considerado esencial, aunque todavía hay que luchar mucho. Los centros deportivos pueden abrir con muchas limitaciones, reduciendo el aforo y los horarios, haciendo uso de la mascarilla y el gel hidroalchólico. Todo están cosas creo que son necesarias y que crean un poco más de seguridad en las personas. Ahora mismo muchos centros han decidido entrenar al aire libre, lo que me parece una buena idea, se ha reducido el número de la utilización de material, ya que no es lo mismo desinfectar cuatro pesas que desinfectar una. La utilización de las plataformas digitales como zoom se están utilizando mucho, hay gente que todavía le tiene mucho miedo a salir a entrenar y actualmente trabajamos mediante estas plataformas, utilizamos también el aire libre y un poquito de material.

– P: A la hora de trabajar, ¿Con qué dificultades os habéis encontrado?

– R: Nos hemos encontrado con la dificultad de tener que reducir los grupos de entrenamiento, si antes eran veinte personas ahora tiene que ser siete. Cuando tienes un entrenamiento de seis personas estás individualizando su entrenamiento, estás adaptando lo que tú programas, a lo que esa persona necesita, y en el momento de incorporarlo lo adaptas a esa persona, eso con un grupo de veinte personas es muy difícil hacerlo. Yo conozco todos los nombres de las personas a las que entreno, conozco su vida, a lo que se dedican, cuántos hijos tienen, que han comido esa misma mañana, porque ese vínculo que tú creas con seis personas en un entrenamiento no lo creas con un entrenamiento de veinte personas, aunque también puedes hacerlo pero te lleva muchos años. Entonces eso yo no lo veo como una dificultad, si la utilización de material por ejemplo, aunque también tiene sus partes positivas, no necesitamos entrenar con tres materiales diferentes, nuestro propio proceso corporal ya es un adversario para nosotros mismos. Por otra parte, tenemos que entrenar al aire libre, eso creo que no ha sido una dificultad para nadie, estábamos muy ligados al entrenamiento en los gimnasios, a que si no tengo material no entreno, y ese mito lo hemos desmontado, actualmente hay días que entreno con material y días que entreno sin nada, y acabo más cansa el día que entreno sin nada.

(A pesar del proceso de adaptación que ha llevado a cabo el sector deportivo, Lucía considera que todos estos cambios también han traído cosas positivas y un cierto aire de rejuvenecimiento. Así que simplemente señala como dificultad la pérdida del contacto directo con las personas: “Yo soy una personas muy cercana con las personas a las que entreno, necesito que estén contentas y para eso necesitas un contacto más estrecho. Pero también creo que evitar ese contacto de aglomeración ha desembocado en una individualización, y eso me ha llevado a conocer muchísimo más a las personas con las que trabajo. Entonces te hablo de dificultades, pero en cada dificultad veo algo positivo”. En definitiva, si algo está claro es que la llegada a nuestras vidas del COVID-19 ha supuesto un cambio en la forma de mirar la actividad física y deportiva).

Cayetano Rivera y Eva González visitan Aracena y su Gruta de las Maravillas

El ministro de Justicia y la presidenta del Congreso también pasan por el enclave serrano onubense

Cayetano Rivera y Eva González han estado este fin de semana en la localidad onubense de Aracena, donde han visitado la Gruta de las Maravillas, uno de los lugares estrella de este municipio situado en la sierra de Huelva.

El torero y la presentadora se desplazaban a la localidad con la intención de pasar un día en familia con el pequeño Cayetano de dos años, tras lo que la visita a la Gruta, plasmada en la imagen principal que ilustra esta información, se produjo en el turno de las 13.30 horas.

Pero esta no ha sido la única visita especial que ha recibido este fin de semana la conocida cueva de Aracena, por la que también han pasado el ministro de Justicia, Juan Carlos Campos Moreno, y su pareja, la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet.

Ambos representantes políticos españoles, que llevan juntos algo más de un año, acudieron a la Gruta de las Maravillas acompañados por su familia, tal y como se aprecia en esta imagen.

Tanto el torero y la presentadora como el ministro y la presidenta del Congreso pudieron sin duda disfrutar de la naturaleza serrana onubense y de una gruta que se ha convertido en un gran atractivo turístico de la provincia de Huelva debido a su encanto natural y único.

La cueva descubierta a finales del siglo XIX es considerada además una de las mejores conservadas del mundo, así como la primera cueva turística que se abrió al público en España.

Tres campilleras crean el equipo ‘Frida’ para combatir el machismo en la sociedad

Las jóvenes Alba Gregorio, Cristina Muñoz y Paloma Sánchez ponen en marcha una iniciativa para mejorar la sociedad a través de talleres y actividades  

Tres jóvenes campilleras se han puesto manos a la obra para combatir el machismo en la sociedad. Para ello, han puesto en marcha un equipo multidisciplinar que han bautizado con el nombre ‘Frida’, en homenaje a Frida Kahlo, símbolo del feminismo y de la lucha «incesable» de la mujer.

“Nos gustaría que la gente abriera un poco la mente y empezara a pensar de otra manera”, aseguran las promotoras de esta iniciativa: Alba Gregorio Tovar (educadora social y secretaria), Cristina Muñoz Romero (mediadora comunicativa y maestra de Educación Especial) y Paloma Sánchez Valiño (psicóloga).

En una entrevista concedida a TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-, estas tres jóvenes campilleras dejan claro que su objetivo es «cambiar y mejorar la sociedad», para lo que llevan a cabo talleres, charlas y actividades de diferentes temáticas sociales dirigidas a distintos colectivos y edades.

Esta iniciativa, tal y como relatan estas tres campilleras, nació por una simple conversación entre amigas. “La idea salió una de esas tardes que te reúnes con tus amigas y te pones filosófica, diciendo: podemos hacer algo, yo cambiaría esto o me gustaría hacer esto otro».

Entre las tareas que realizan y han llevado a cabo se encuentran las charlas sobre violencia de género, de igualdad y empoderamiento de la mujer, así como la Gymkana LGTBI+, que tuvo una gran participación por parte del pueblo de El Campillo.

A la pregunta sobre en qué ámbito o sector creen que se necesita trabajar más, responden que «en casi todos», si bien se han encontrado «mucho machismo, sobre todo en las personas mayores», aseguran. En concreto, cuando llevaron a cabo la charla sobre el empoderamiento de la mujer, narran que, «en cosas tan simples como que el hombre también tiene que ayudar y colaborar en las tareas del hogar, las mujeres se empezaban a reír y a tomarnos por locas».

«Se ve perfectamente lo que hay en la sociedad. Tú intentas hacerles ver otra perspectiva pero es complicado», afirma Cristina Muñoz. «Es lo que han vivido y ya no intentan cambiar la forma de ver la vida», añade Alba Gregorio.

Como educadora social, Alba señala que es fundamental empezar a trabajar desde abajo. “En el instituto de Nerva hicimos un taller sobre violencia de género con motivo del 25N y acabamos hablando de feminismo porque realmente no sabían lo que era», señala. «Yo me vine satisfecha, ya que alumnos de 4º de la ESO terminaron diciendo yo soy feminista», explica Cristina Muñoz. Además, Alba Gregorio recuerda que pensaron «que los mayores iban a ser los peores y al final nos llevamos una grata sorpresa en el sentido de que ellos eran los que más abierta tenían la mente».

«Se trata de un asunto importante en el que hay que seguir trabajando», resalta Paloma Sánchez. “Hace falta educar en valores sociales, pero no solamente a nivel de género, sino en muchas cosas: contra la homofobia y el racismo, en las habilidades sociales, en las emociones, el bullying, etc. En cuanto a educación, leyes hay muchas, legalmente está todo hecho, pero realmente lo que no hay es práctica”, indica.

En este punto, afirman que también han intentado impartir charlas en el colegio de El Campillo, tanto en días clave como de manera regular, pero finalmente no han tenido la oportunidad, explican estas campilleras, que consideran que ello «podría ser bastante beneficioso para la educación de los jóvenes», por lo que siguen interesadas en esa actividad y están «abiertas a cualquier tipo de propuesta».

La psicóloga Paloma Sánchez señala la importancia de llevar a cabo dichas actividades. Además, apunta que “lo que más nos ha impactado al salir a trabajar a la calle es encontrarnos el machismo en las propias mujeres. Esa es la realidad que existe”, añade.

Las tres coinciden en que no quieren ceñirse solo a este tema y desean trabajar en más ámbitos, como la drogadicción o el lenguaje de signos. Dejan claro que están «dispuestas a ayudar en muchos otros sentidos, ya sean problemas de drogas, de habilidades sociales o emocionales. Que la gente sepa que pueden contar con nosotras como equipo, para ayudarlos y guiarlos, como asesoramiento y escuchar a las personas, para una ayuda más personal o para obtener información», concluyen.

«El 2020 lo damos por perdido, estos dos meses van a dejar muchas secuelas»

Tony Alberto Estévez, de Casa idolina, analiza con Tinto Noticias las consecuencias de la crisis del coronavirus

Tony Alberto Estévez, chef y responsable del restaurante de Nerva Casa Idolina, asegura estar viviendo una situación de «incertidumbre total» debido a la gran «desinformación» que existe, a la que añade la sensación de «abandono». «No tenemos nada donde apoyarnos, no sabemos a dónde ir ni preguntar, solo nos queda esperar día tras otro hasta que podamos abrir», señala, al tiempo que critica que, de manera oficial, nadie se ha puesto en contacto con ellos. Únicamente se encuentra informado gracias a la FOE (Federación Onubense de empresarios) y Bareca (Asociación provincial de Bares, Restaurantes y Cafeterías de Huelva), añade.

Sobre la posible apertura del restaurante desde este 11 de mayo, día del inicio de la fase 1 de desescalada, el empresario del establecimiento nervense explica que en un principio no pensaba abrir por apoyo a la hostelería y a todo el gremio que sigue luchando, por lo que permanecerán a la espera de ver cómo evoluciona la situación. “Nosotros estamos totalmente desamparados, así que ahora mismo no sabemos si vamos a abrir o no y nos estamos preparando poquito a poco”, señala.

Eso sí, Casa Idolina no se queda atrás y se prepara realizando una serie de cambios. “Como tenemos terraza, por suerte disponemos de espacio y estamos adaptando dos zonas más con sus toldos y demás medidas de seguridad. Además, para el interior hemos comprado unas máquinas de ozono y, evidentemente, se ha cambiado todo el tema de cartelería e información para los clientes y los puntos de manos limpias con su hidrogel”.

Tony lamenta que el turismo es uno de los factores que más se verá afectado. «Es algo en lo que trabajamos muchísimo, un 70% de nuestra clientela proviene del tren turístico y por lo menos hasta finales de junio o principios de julio no abrirá, por lo cual esa facturación se verá en decadencia”.

Estévez responde tajante ante la posibilidad de poder recuperarse económicamente cuando todo esto pase. «Siempre se ha dicho en la hostelería que aquello que no se vende no se va a aprovechar, nos han quitado una primavera y un comienzo de verano que iba a ser espectacular, yo ya el 2020 lo doy por perdido”, indica.

Actualmente se encuentran centrando todos sus esfuerzos en reinventarse. Piensan fomentar las noches de verano e intentar hacer cosas diferentes para atraer a la gente con su comida y eventos. Además, apoya la idea de implantar medidas que ayuden a paliar esta situación. “Podrían ayudar un poco en la Seguridad Social, en los pagos, en suprimir algunos impuestos, por lo menos una bonificación de seguro social durante ‘x’ meses», indica, tras lo que deja claro que «evidentemente estos dos meses van a dejar muchas secuelas”.

«Sin el préstamo del ICO nos hubiésemos arruinado»

Carmelo Rufo, propietario del Restaurante Época, analiza con Tinto Noticias cómo les afecta la crisis del covid

La crisis del covid-19 ha traído consigo el cierre de los establecimientos de la hostelería en la Cuenca Minera. Carmelo Rufo, uno de los propietarios del restaurante Época de Riotinto, nos cuenta cómo les está afectando esta situación y de qué manera están haciendo frente a la misma y a los gastos que ello conlleva.

Rufo afirma que su establecimiento lleva cerrado desde el día anterior de que se decretase el estado de alarma en España, el pasado 14 de marzo. Desde entonces, asegura, no han recibido ninguna ayuda económica. Solamente cobran el paro por parte de la mutua y, añade, han tenido incluso que pedir el préstamo ICO para poder salir adelante.

Se trata de un préstamo de crédito oficial que ofreció el Gobierno. «Nosotros fuimos de los primeros en pedirlo, tiene un interés muy bajo, del uno y medio por ciento, y eso nos ha ayudado a sobrevivir. Si no, nos hubiéramos arruinado», subraya.

Ante la pregunta de si piensan abrir el próximo 11 de mayo, Carmelo Rufo asegura que sí, pero bajo mínimos y sin incorporación de la plantilla. «Abriremos un par de horas por la mañana para desayunos y al mediodía para comidas para así ir haciéndolo progresivamente hasta que ya estemos todos los días”.

Respecto a los empleados, señala que de momento ningún trabajador de la empresa va a incorporarse a trabajar. «Nosotros somos dos autónomos, mi mujer y yo, e intentaremos llevar todo esto, porque si no hay afluencia de gente no puedes pagar la Seguridad Social y los sueldos, por lo que tampoco se puede meter a nadie», indica.

Acerca de las modificaciones y medidas que tienen que instalar en el local, Rufo las enumera de la siguiente manera. «Tenemos que poner jaboneras en la entrada con desinfectante. Ya las hemos comprado. También las papeleras. Las cartas tienen que ser virtuales o en pizarras. Quizá más adelante lo hagamos con los códigos QR. Tampoco podemos poner servilleteros, aunque en eso no habrá problema porque ponemos las servilletas individuales. Cada cosa tiene que ser en mono dosis, que ya lo utilizábamos nosotros hace muchísimo tiempo, como el aceite, el vinagre, la sal y la mantequilla. En eso estamos un poco adelantados”.

Preguntado por si será rentable abrir con las restricciones aprobadas, Rufo señala que «no tenemos nada que perder, tanto si abrimos y vendemos algo como si no vendemos nada, porque somos los dos dueños. Hay que arrancar, poco a poco, y adaptarnos a la situación porque esto va a durar».

Sobre las medidas que reclaman para llevar mejor esta situación, el propietario del ‘Época’ pide sobre todo información. «No sabemos lo que tenemos que hacer, no nos han dado ninguna y la necesitamos, oficialmente nadie se ha dirigido a nosotros. A mí me ha llegado a través de asociaciones de hostelería a las que pertenezco. De momento, solo el Ayuntamiento ha hecho un grupo con todos los comerciantes de Riotinto y seguramente ellos elaborarán un plan para que nosotros lo llevemos a cabo».

Carmelo Rufo no cree que se puedan recuperar del todo. «Otra cosa es que podamos empezar a sobrevivir con lo que queda, aunque haya menos gente, pero que podamos vivir todo el mundo», subraya.

Para finalizar, el empresario ha lanzado un mensaje positivo para los establecimientos de restauración, tratando de afrontar la situación de la mejor manera posible. “Hay que ser optimista, hay que trabajar y lo importante es que tengamos salud. Ya saldremos poco a poco, si no con más, con menos”.

Enfermos de cáncer de la Cuenca Minera reciben una ayuda para gastos farmacéuticos

La Asociación Acamacum logra una subvención de La Caixa

La Asociación contra el Cáncer de la Cuenca Minera (Acamacum) ha recibido una subvención de 600 euros por parte de La Caixa que la entidad, que tiene sede en El Campillo, destinará a gastos farmacéuticos.

Así lo ha comunicado la presidente de la asociación, Bernardina López, en declaraciones a TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-. «Son muchos los gastos a los que tenemos que hacer frente y con este dinero podemos subsanarlo. Lo emplearemos en medicamentos, pañales y cremas especiales», ha subrayado.

No obstante, Acamacum continúa trabajando para recaudar más fondos. El próximo evento para ello es el de las ya conocidas ‘migas solidarias’, que tendrá lugar el día 24 de noviembre en la nave municipal de El campillo.

López asegura que están recibiendo un «gran respaldo» del Ayuntamiento de esta localidad en todos sus proyectos. «El Ayuntamiento nos ayuda mucho, nos está ofreciendo cosas, nos ha dado los materiales para hacer una nave en la sede de la asociación y, además, un voluntario se ha ofrecido para hacer la obra», explica.

Incluso les proporcionó una subvención de 1.000 euros antes del verano que se ha empleado en psicólogas y en personal para la ayuda a domicilio, continúa la presidenta, a lo que añade que el día de las ‘migas solidarias’ será el mismo Consistorio el encargado de facilitarle el mobiliario y el espacio.

A través de las palabras de la presidenta de Acamacum se puede sentir el «esfuerzo» que realizan día a día para que «todo siga adelante» y lograr mejorar la vida de estas personas. «Nosotros estamos trabajando mucho, gracias a Dios vamos consiguiendo las cosas que hacen falta, tenemos muchos gastos, pero los vamos cubriendo de los trabajos que estamos haciendo y lo vamos sacando poco a poco», señala.

Además, actualmente se encuentran a la espera de poder solicitar otra subvención a La Caixa, para la que se abre el plazo a principios de año. Con ella pretenden realizar en la próxima primavera un encuentro de niños enfermos de cáncer de la provincia de Huelva, algo que la asociación ya espera y prepara con ilusión. «Queremos traerlos aquí, al parque de Los Cipreses, y hacerles una fiesta durante todo el día», indica.

Por último, de cara a Navidad, ya cuentan con 600 décimos de lotería, de los que tienen vendidos la mayoría. «Desde aquí animamos a todo aquel que quiera hacer su aportación y adquirir alguno», lo que pueden hacer por un precio de 23 euros. Además, la asociación estará a cargo de la barra en la nave municipal, a lo que hay que añadir el Papá Noel solidario, con lo que se completan los actos programados por Acamacum para el próximo mes de diciembre.

AFA El Campillo quiere abrir una unidad para prevenir el deterioro cognitivo

La asociación trabaja en la puesta en marcha de nuevos proyectos tras 17 años de funcionamiento en los que se ha convertido en la entidad onubense de este tipo con más socios

El impacto de la enfermedad de alzheimer en la Cuenca Minera de Riotinto y la necesidad de tener un servicio de atención y orientación para este colectivo en la zona fue el motivo por el que un grupo de personas, encabezado por Manuel Romero Fernández, empezó a reunirse con la idea de formar una asociación de familiares de enfermos de alzheimer y otras demencias en El Campillo, asociación que nace en el año 2002 y que, solo tres años más tarde, consigue su principal propósito: la creación de una Unidad de Estancia Diurna, un recurso pensado para mejorar la autonomía de las personas afectadas y para respiro de sus familiares y cuidadores.

A día de hoy, AFA El Campillo avanza en el camino e insiste en seguir en esta incansable lucha por alcanzar los objetivos y metas que se propusieron en su momento y que van ampliándose día a día. TINTO NOTICIAS –El Periódico de la Cuenca Minera de Riotinto- ha hablado con el actual director del centro de día, Francisco José Baquero, que ha accedido a explicar a este medio de comunicación cómo es el funcionamiento de la asociación y cuáles son los servicios que prestan y trabajos que desarrollan.

Actualmente, AFA El Campillo se enorgullece de ser la asociación de estas características con el mayor número de socios de la provincia de Huelva, con un total de 850. Además, cuenta con un equipo interdisciplinar de 12 personas: un director, una psicóloga, un enfermero, un fisioterapeuta, un trabajador social, cuatro auxiliares de enfermería, un monitor de talleres, una limpiadora y un chófer. Juntos trabajan mano a mano para mejorar la vida de las personas con alzheimer, para lo que llevan a cabo actuaciones como un servicio de información, orientación y asesoramiento, talleres de psicoestimulación, terapias psicológicas individualizadas, cursos para cuidadores, voluntarios y profesionales y servicios de enfermería, comedor, fisioterapia, donaciones, transporte y biblioteca.

En relación al espacio y las plazas, Francisco José Baquero explica que actualmente cuentan con 40 enfermos, si bien señala que la labor de la entidad no va dirigida solo a las personas afectadas directamente. “Partimos de la base de que la asociación y el centro intentan ayudar tanto al enfermo en sí como a la familia”, subraya.

Tras 17 años funcionando, han aparecido nuevos proyectos de futuro y necesidades. De hecho, la asociación está intentando poner en marcha nuevos servicios, como una unidad de entrenamiento de la memoria, donde se llevarían a cabo principalmente actividades de prevención de deterioro cognitivo en personas mayores. Baquero afirma, “no pararemos en nuestra lucha por mejorar la calidad de vida de los enfermos de alzheimer y de sus cuidadores y familiares y seguiremos promoviendo la investigación para la curación de esta enfermedad”, remarca Baquero.

DIGITAL CAMERA

AFA El Campillo se financia principalmente por el acuerdo que mantiene con la Junta de Andalucía, de ahí la importancia, para la asociación, de que la administración apoye su trabajo y cubra en tiempo y forma las plazas que van quedando libres en el centro de día. No obstante, otro de los sustentos económicos fundamentales son las cuotas de sus asociados, necesarias para seguir creciendo, por lo que la asociación anima a toda persona que quiera ayudar a esta entidad a que se haga socia por solo 3 euros al mes o a que colabore a través de las diferentes actividades benéficas que se realizan a lo largo del año.

Acamacum ayuda a las personas con cáncer de la Cuenca Minera sin ayudas públicas

La asociación, que cumple 15 años, cuenta con dos trabajadoras eventuales que costea con sus propios fondos y necesita apoyo de la Administración para tener personal fijo

La asociación contra el Cáncer de la Cuenca Minera (Acamacum), con sede en El Campillo, lleva 15 años trabajando para ayudar en la medida de lo posible a todas las personas que lo necesiten. Hace apenas un mes ha cambiado la directiva, siendo ahora Bernardina López la nueva presidenta, con la que hemos podido hablar para conocer de primera mano cómo está llevando su nueva responsabilidad, qué actividades son las que están realizando y con qué tipo de problemas se están encontrando.

La semana pasada, coincidiendo con la Semana Mundial Contra el Cáncer, varios miembros de la asociación realizaron actividades y llevaron a cabo tareas para recaudar fondos. Estuvieron hucha en mano en casi todos los pueblos de la comarca, (Berrocal, Campofrío, El Campillo, Minas de Riotinto, Nerva), tal y como apunta López, porque les hace falta. «Estamos ayudando a personas que lo necesitan y no tenemos ninguna subvención de la Junta ni nada». Estuvieron varias mañanas y han conseguido recaudar 600 euros, al tiempo que han llevado información a las personas, algo que consideran muy importante. También han repartido 800 pulseras gratis, lo que les ha llevado mucho tiempo de preparación, pues las han hecho ellas mismas, narra Bernardina López.

acamacum cinco

A día de hoy, la asociación cuenta con una psicóloga y una trabajadora a domicilio para las personas que lo necesiten, a quienes se paga por horas. La presidenta señala que son los mismos miembros de la asociación los que corren con estos gastos. «Todo eso lo pagamos nosotros, sin subvenciones y sin nada, porque hasta ahora, por desgracia, no tenemos». Bernardina López asegura que se trata de un trabajo difícil. «Estamos luchando mucho para poder llevar ésto, no damos abasto».

Sobre los retos y objetivos que tienen de cara al futuro, señala que pretenden seguir ayudando a todas las personas y pedir una subvención a la Junta de Andalucía y a la Diputación para poder tener a una trabajadora social y a una psicóloga fija. «Ese es el reto que nosotros tenemos», señala. También tienen en mente traer a los niños enfermos de cáncer a El campillo y ofrecerles un día de convivencia.

Bernardina López agradece la participación del pueblo y señala la enorme colaboración con la que cuentan. «Gracias a dios la gente está volcada con nosotros», señala. En el próximo mes de marzo quieren celebrar una convivencia para recaudar fondos, para lo que «ya hay mucha gente que se han ofrecido para ayudarnos. Tenemos muchísima ayuda y contamos con muchos voluntarios», destaca. Asimismo, ha querido señalar que los comercios de El Campillo también aportan su granito de arena. «El bar La Palma siempre nos da la leche y café. Covirán también nos da siempre algo, igual que el supermercado Marisol».

acamacum tres

«Hacemos muchísimas cosas para sacar todo lo que podamos»

El centro de Acamacum está abierto todos los días por la mañana y los viernes hacen talleres. Ahora se encuentran haciendo jabón reciclado para venderlo. La presidenta asegura que no paran de hacer cosas. «Vendemos lotería de navidad, hacemos migas solidarias, talleres de risoterapia, ahora en junio tenemos un encuentro de asociaciones en el paseo, en el que la gente nos da leche, café, nos llevan tartas, todo el mundo nos da lo que puede».

acamacum dos

Respecto a las carencias y limitaciones, Bernardina López señala la falta de medios debido a la ausencia de ayuda económica, un asunto vital por el que no ha dudado en movilizarse para obtener soluciones. «Desde que soy presidenta, voy a todos sitios pidiendo, me van a decir doña pidona», afirma. Asegura que ha ido muchas veces al ayuntamiento para comunicarle la situación, lo que ahora ha supuesto un gran avance, pues «he conseguido que nos den una subvención, no sé de cuánto pero ya están todos los papeles preparados y sólo falta firmarlos», explica. Además, también van a recibir ayuda de La Caixa, que les otorgará una subvención para psicólogos.

Finalmente, Bernardina López explica que en los próximos días van a empezar a realizar campañas de captación, porque necesitan más socios. La cuota será de 2 euros al mes y se irá abonando mediante tickets repartidos en mano casa por casa. Desde aquí animamos a todos a que se unan a esta iniciativa y formen parte de la asociación.

El bádminton: la satisfacción de que todo sacrificio siempre tiene recompensa

Los éxitos internacionales de Carolina Marín han atraído mucho la atención de las personas sobre el bádminton. En él se disfruta de un ambiente armónico. Mientras unos luchan por seguir siendo los mejores y algunos consiguen alcanzar la ansiada medalla, otros lo seguirán intentando, pero lo importante son los valores, como los que promueve este deporte: trabajo, esfuerzo, constancia y dedicación.

Sus reglas y particularidades

A diferencia de otros deportes de raqueta, en el bádminton no se juega con pelota sino con un volante, se trata de una semiesfera circundada en su base por plumas (también puede ser de plástico) que hace que vaya más lento, esto provoca que su trayectoria sea más ligera, facilitando así el desplazamiento, aunque esto supone un reto añadido para los jugadores, pues al estar compuesto por una parte golpeable y otra que no lo es tanto, al golpearlo hay que hacerlo con una precisión adecuada.

En él se enfrentan dos jugadores (individuales) o dos parejas (dobles) situadas en las mitades opuestas de una pista rectangular dividida por una red. Desde 1992 es deporte olímpico en cinco modalidades: individuales masculino y femenino, dobles masculino y femenino, y dobles mixto. La raqueta es sin duda una de sus particularidades, se trata de una pala ligera con el mango más largo que las raquetas comunes, esto la convierte en singular y única. A pesar de parecer un deporte simple, no lo es, requiere muchas cualidades por parte de las personas que lo practican.

No debemos pasar por alto la diferencia del bote, con respecto a otros deportes en los que la pelota puede botar antes de ser golpeada, lo que permite que los jugadores puedan quedarse esperándola. En el bádminton cuando el volante toca el suelo, se acaba el punto. Su funcionamiento es parecido al del tenis, el partido consta de 3 sets de 21 puntos, y se lo adjudica el jugador que consiga vencer en dos de ellos, sin necesidad de disputarse el tercero si ya se han conseguido los dos primeros. Al principio de cada punto, el jugador que sirve y el que recibe debe situarse en diagonales opuesta de la zona de servicio.

Eliezer Ojeda: “Desde bien pequeño ya tenía una raqueta en la mano”

Eliezer Ojeda Garrido es jugador profesional, empezó en el mundo del bádminton gracias a su padre que conoció este deporte mientras estudiaba Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en Madrid y al volver a Huelva empezó a practicarlo allí, creando el Club Bádminton IES La Orden donde actualmente milita. El onubense describe el bádminton con los siguientes adjetivos, “diría que es un deporte muy divertido, muy rápido (es el deporte de raqueta más rápido del mundo), accesible, ya que no necesitas tener un somatotipo específico para jugar (puedes ser alto, bajo, delgado, gordo, etc.).” Lleva compitiendo desde los 9 años aproximadamente. Lo ha hecho en todas las categorías inferiores a nivel nacional. A los 15 años empezó a hacer alguna competición internacional de categoría inferior y desde los 17 años ya participaba en competiciones internacionales y nacionales. También, asegura haber competido en categoría absoluta, en campeonatos de Europa por equipos con la selección española.

– ¿Qué es el bádminton para ti?

– Eliezer Ojeda: El bádminton para mi es prácticamente un estilo de vida, desde que tengo uso de razón he estado ligado al bádminton hasta la actualidad, al principio como jugador y ahora dejando esa faceta y pasando a ser entrenador.

– ¿Qué te supone competir? ¿Qué preparación o entrenamiento haces para ello?

-Eliezer: Competir es ponerme a prueba contra otros rivales, poner en práctica lo entrenado, además de la adrenalina, nervios que te provoca la competición. Para la competición me preparo entrenando 5 días a la semana, actualmente unas 2h de entrenamiento técnico más un par de días de preparación física.

– ¿Qué sientes cuando te dedicas a este deporte? ¿Qué cosas te aporta en tu vida?

-Eliezer: Desde bien pequeño he estado ligado a este deporte, dedicarte a él no es fácil y requiere mucho sacrificio y esfuerzo tanto por parte del deportista como de la familia, ya que al ser un deporte “minoritario” es bastante difícil conseguir recursos para salir a competir. A cambio te reporta conocer a mucha gente y tener amistades en muchos lugares de España y el extranjero, viajar, te aporta capacidad de sacrificio para la vida diaria, te enseña a respetar al rival.

El onubense enumera así los valores que transmite este deporte, compromiso, trabajo en equipo, porque, aunque sea un deporte individual para poder entrenar hay que trabajar en equipo, responsabilidad, esfuerzo, autoconocimiento, perseverancia, convivencia, respeto a las reglas. Eliezer afirma que mientras competía ha vivido una mezcla de sensaciones “Compitiendo he tenido de todo, ha habido momentos de alegría y satisfacción porque las cosas salían bien y momentos en los que el trabajo del entrenamiento diario no se veía reflejado a la hora de competir, los cuales frustraban al igual que las lesiones. Si tuviera que hacer una valoración general ha habido más momentos buenos que malos a nivel competitivo, igual que de los malos momentos siempre hay que intentar sacar lo positivo e intentar mejorar para corregir lo que ha salido mal”

-Ha crecido la participación de la gente en este deporte en los últimos años, ¿A qué crees que se debe?

-Eliezer: Aquí en Huelva cuando empecé a jugar poca gente conocía el bádminton, hoy en día es un deporte que se incluye como unidad didáctica en la mayoría de colegios en las clases de educación física, así que casi todos los niños lo conocen al igual que el número de practicantes ha subido gracias al trabajo de los clubes que como en nuestro caso vamos por los colegios promocionando el bádminton y animando a los niños a que se apunten a nuestras escuelas, además en los últimos años el boom de Carolina Marín y los resultados deportivos que está logrando también ha colaborado.

-Alguna anécdota graciosa o interesante

-Eliezer: Bueno tengo muchas jeje una de las más rocambolescas fue con 16 años, íbamos a un torneo internacional en Zagreb (Croacia), pero cuando aterrizamos llamaron al entrenador y le informaron que la sede del campeonato había cambiado y era en Porec (ciudad costera a 2/3h de distancia) jugábamos ese mismo día y el entrenador solo pudo alquilar un Land Rover, a pesar de que éramos 5 jugadores y él, así que nos metimos como pudimos en el coche y fuimos a la otra ciudad, cuando llegamos nos habían eliminado de los individuales pero pudimos jugar los dobles y dobles mixtos.

Un deporte que requiere resistencia, potencia, flexibilidad y velocidad

El bádminton es una modalidad deportiva en la que se necesita una buena preparación. Es un deporte que implica varias partes de nuestro cuerpo como los brazos, las piernas y la capacidad pulmonar, además de la resistencia. Continuamente estamos en movimiento mientras lo practicamos, por lo que la actividad aeróbica es alta, lo que resulta muy beneficioso para el sistema respiratorio y circulatorio.

La resistencia es otra de los aspectos que se trabaja, por lo que es necesario que tengamos una gran capacidad para aguantar la alta actividad que requiere jugar al bádminton, ya que no solamente estamos en constante movimiento con los brazos, sino que también nos desplazamos a lo largo de la pista para buscar la pluma y mandarla al otro lado por encima de la red. Asimismo, la velocidad está presente, a la hora de devolver el golpe tenemos que ser rápidos, y tener una buena respuesta de salida. Los reflejos y la coordinación son fundamentales, para controlar en cada momento la parte del cuerpo que va a entrar en juego. Este deporte nos ayuda a agudizar los sentidos, a mejorar la coordinación y el control general del cuerpo. Por supuesto sin dejar de lado la importancia de disfrutar en compañía de amigos.

Los saltos también son una peculiaridad del bádminton, el remate es un recurso muy utilizado para sorprender al rival y finalizar las jugadas, lo que obliga a los jugadores a dar saltos espectaculares, cargados de fuerza, a lo que se une la intensidad debido a que se producen muchos intercambios en pocos segundos.

José Antonio Figuereo, entrenador del Club de Badminton de Isla Cristina: “Trabajar con niños es muy gratificante”

Figuereo se dio cuenta de que quería dedicarse a esto una vez que terminó el grado de Ciencias de la actividad física y del deporte. “decidí crear una escuela de Bádminton en Isla Cristina en 2016 y ahora ya es un club. “Algo ya me decía que el bádminton me daría mucho”. A la hora de trabajar con niños, lo que a simple vista puede parecer difícil, para José Antonio no lo es, asegura que hay momentos de todo y cada niño es como es, no resulta complicado, pero te tiene que gustar el deporte, los niños y transmitir. A veces suceden enfados, piques, tanto con compañeros como con rivales, por eso hay que saber educar y hacerles entender mi filosofía y lo que espero de ellos, y sobre todo que el deporte y este club es para aprender y pasarlo bien en primer lugar y después ganar.

José Antonio Figuereo (entrenador) y alumnos del club de bádminton de Isla Cristina

En el grupo de jóvenes del Club deportivo Mar de Luz hay distintas edades desde 5 a 17 años, la gran mayoría han competido a nivel provincial. “Lo que siento cuando entreno es un sentimiento muy gratificante, ves como llegan los deportistas sin saber nada y en poco tiempo mejoran y pueden jugar a un nivel medio”. Además, Figuereo observa como a parte del nivel deportivo, sus alumnos también crecen a nivel educativo, queda visible que, con el deporte, en este caso a través del bádminton se inculcan distintos valores como el respeto, la responsabilidad, el compromiso, la deportividad y el compañerismo.

Pilar Gudiel: «El deporte es una manera de empoderamiento de las mujeres»

Con el paso de los años, hacer deporte se ha convertido en algo habitual y cada vez más frecuente, muchas personas encuentran en él una manera de cuidarse y de entretenerse a la vez que mejoran su calidad de vida. Sin embargo, sigue habiendo barreras entre hombres y mujeres en el ámbito deportivo, por este motivo Pilar Gudiel, entrenadora profesional, decidió crear “COSMOS MUJER” un proyecto innovador dedicado exclusivamente a mujeres, con el objetivo de promover la participación y utilizar la práctica de Ejercicio Físico como una herramienta de desarrollo personal, además de convertirse en una experiencia positiva y significativa.

Este programa dirigido al sector femenino se desarrolla en el centro deportivo FSC HUELVA FITNESS, con él se busca conseguir que haya una mayor igualdad en el mundo deportivo, incrementando el número de mujeres que hacen deporte. Pilar narra de esta manera los objetivos, “se pretende que podamos superar los prejuicios que hay y todos los estereotipos sobre la mujer, como que el deporte (en mi caso) sobre todo de fuerza está asociado a los hombres, el prejuicio de que a las mujeres se nos va a poner cuerpo de hombre. Superar este tipo de barreras que son más mentales que sociales y culturales”.

Sin duda se trata de una gran apuesta por el deporte para mujeres, algo necesario y un asunto en el que hay que seguir trabajando, Pilar explica que en Huelva no hay una especialización en el tema de la mujer, “aunque existen gimnasios femeninos y gente que se preocupa por ese aspecto, creo que todavía queda muchísimo por desarrollar, sobre todo en las diferentes etapas de la vida, como el embarazo, el post parto, la menopausia… y mi finalidad es poder ayudar a acompañar en el proceso a otras mujeres desde mi propia experiencia, aportando lo que pueda a nivel profesional y personal».

Pilar siempre ha tenido un gran interés por el mundo de la mujer y le gusta ayudar a las personas, por lo que todo esto supuso un punto de inflexión en su vida. La madrileña nos cuenta cómo surgió la idea de este proyecto y como lo hizo posible. “Una vez montado mi centro deportivo, emprendí mi propio proyecto, tenía claro que quería dedicar un área específica a la mujer y lo hice posible trabajando mucho, formándome, con constancia, y avanzando poquito a poco”.

“El deporte es un elemento que constituye vida, te hace crecer como persona a nivel individual y en relación con los demás”

Cuando se le pregunta a Pilar que es el deporte para ella, responde sin titubear con una palabra que lo define a la perfección, “vida”, explica que es un centro donde puedes gestionar tus propias emociones y te permite observarte en relación con los demás, así como la forma en la que te relacionas a través del deporte con otras personas y los valores que este transmite, de cooperación, solidaridad, respeto, confianza, ayuda mutua, soporte, acompañamiento…

Pilar Gudiel, sus inicios como entrenadora deportiva

– ¿Cómo te diste cuenta de que querías dedicarte a esto?

– A lo largo de mi experiencia como trabajadora social, he estado casi 8 años trabajando con personas con discapacidad, mi función era recibir a personas que ya tenían un problema (en este caso una enfermedad) y orientarlas para abordar la situación a la que se enfrentaban. Esto me hizo ver que el estado de salud óptimo es un regalo y hay que valorarlo, y también que se puede preservar teniendo conductas saludables. Yo era deportista por aquel entonces y me planteé enfocarlo hacia la salud. A partir de ahí monté un club deportivo y fui creciendo.

El ambiente dentro de COSMOS MUJER y las alumnas

Es fundamental tener un buen ambiente a la hora de trabajar, algo con lo que Pilar se siente muy satisfecha, para ella es muy importante y asegura que es una de las cosas que más le gusta cuidar. “tenemos un ambiente de respeto, relajado, compartimos experiencias, aprendizaje, desarrollo personal, en general es un clima donde lo que pretendo y promuevo es que haya una satisfacción de vivir esa experiencia y suponga un elemento o un aprendizaje que sea significativo para la propia persona».

Sobre sus alumnas, afirma que obtiene una respuesta positiva, prefiere referirse a ellas como “las chicas que entrenan conmigo”, señala que se trata de una relación bidireccional dónde hay un aprendizaje en ambos sentidos. “Puedo observar que a ellas les gusta y que se van animando, aunque hay desconocimiento, pero tienen ganas y voluntad de aprender, y al final creo que esa motivación es lo que realmente las mueve a establecer cambios que supongan hábitos saludables en su vida”.

Como entrenadora llena de orgullo cuenta que se siente plenamente feliz “siento un bienestar que es “de locos” como diríamos en Andalucía, porque veo que yo era antes la que estaba ahí delante intentando solventar mis vergüenzas y ahora soy la que acompaña a las mujeres.” Esta sensación hace que se encuentre con ganas de seguir avanzando para dar más herramientas y recursos.

Pilar enumera de esta manera los ejercicios que realiza en sus clases. “Integramos dos programas, uno genérico de entrenamiento funcional y otro específico de entrenamiento y conciencia de suelo pélvico, periné y movimiento, todo lo que hacemos son ejercicios de conciencia corporal, de respiración y conciencia respiratoria, para saber cuál es nuestro patrón respiratorio, y por otro lado trabajamos también el equilibrio o la movilidad. Busca que haya un enfoque de diferentes áreas, no solamente físico a nivel de entrenamiento sino también a nivel mental, emocional e incluso social, porque pretende que haya un equilibrio entre estos pilares. En definitiva, se puede decir que resulta importante unir el deporte y el desarrollo personal, para así promover una mentalidad de crecimiento, lejos de los prejuicios y limitaciones.