El Ayuntamiento de Huelva pide el cierre del vertedero de Nerva lo antes posible

Todos los grupos excepto VOX apoyan la moción presentada por Mesa de la Ría

El Pleno del Ayuntamiento de Huelva ha aprobado este miércoles la moción presentada por Mesa de la Ría en la que se pedía instar a la Junta de Andalucía y al Gobierno central a que, en el marco de sus competencias y «en apoyo a las reivindicaciones del pueblo de Nerva», den los «pasos necesarios» para la clausura y cierre del vertedero de residuos tóxicos y peligrosos de la localidad en la fecha «más inmediata posible».

La moción, que ha salido adelante con el respaldo de toda la Corporación excepto VOX, que ha votado en contra, ha sido modificada con la introducción de una enmienda transacional del Equipo de Gobierno del PSOE, con la que se pide no solo el cierre «responsable» de la instalación, sino también que se garantice un empleo futuro para sus trabajadores, una compensación económica que resarza al municipio de Nerva y la restauración ambiental de la zona.

Tal y como ya informó TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-, el concejal de Mesa de la Ría Francisco Romero destacó que “ha llegado el momento de cambiar la percepción que se tiene de la provincia de Huelva y de exigirle a quienes dirigen las administraciones con competencias medioambientales que esta provincia tiene que dejar de ser el desagüe por el que se hagan desaparecer los residuos procedentes de modelos de producción claramente insostenibles”.

Mesa de la Ría pretendía con esta moción que todas las instituciones de la provincia de Huelva se sumen a “la justa reivindicación este pueblo” y que “soliciten de una vez el cierre de un vertedero que hace ya años que sobrepasó la capacidad de almacenamiento para la que fue proyectado”, incidió Romero.

Además, el concejal aseguró que “este Ayuntamiento, que conoce bien lo que supone una nefasta gestión de residuos, pues contamos en nuestro término municipal con el mayor vertedero de residuos industriales del país, las balsas de fosfoyesos, debe mostrar su solidaridad y apoyo a Nerva y a quienes llevan décadas de lucha incansable por el cierre de un vertedero que no hace más que ensuciar la imagen de nuestra provincia”.

Asimismo, Romero hizo hincapié en que “Huelva es mucho más que residuos y contaminación y, para demostrarlo, tenemos que eliminar de nuestro territorio los residuos procedentes de actividades insostenibles y contaminantes”, prosiguió.

Desde Mesa de la Ría señalaron que «durante 24 años el vertedero ha acumulado residuos industriales de innumerables lugares, incumpliendo la declaración municipal de interés social, que establecía, entre otras cuestiones, que el almacenaje de los residuos en el vertedero debía tener procedencia andaluza, concretamente de las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz», explican.

Sin embargo, durante décadas, añadieron, «el vertedero ha recibido residuos procedentes de todo el país y de fuera de España, como las más de 12.000 toneladas que actualmente están siendo trasladadas desde Montenegro o las 90.000 toneladas de nerofumo procedente de Italia que causaron gran alarma social como consecuencia del volcado de un camión que transportaba este material en 2008».

El Gobierno pone reparos al proyecto de Fertiberia para los fosfoyesos

El Miteco insta a la empresa a presentar un estudio de impacto ambiental que integre la totalidad de la zona 4

Un informe del Ministerio para la Transición Ecológico y el Reto Demográfico (Miteco) sobre el proyecto de restauración de Fertiberia para las balsas de fosfoyesos de Huelva pone reparos al plan presentado por la compañía, concretamente por la ausencia de «un Estudio de Impacto Ambiental que integre la totalidad de la zona 4 en su conjunto».

En concreto, en un escrito remitido a Fertiberia, la subdirectora de Dominio Público Marítimo-Terrestre, Ainhoa Pérez Pujol, insta a la mercantil a presentar un plan que incluya un estudio de alternativas y que suponga la menor ocupación posible del dominio público marítimo-terrestre».

“Fertiberia debe presentar un Estudio de Impacto Ambiental que integre la totalidad de la zona 4 en su conjunto como recoge la DIA de 23 de septiembre de 2020, que cumpla los requerimientos exigidos en la Ley de Evaluación Ambiental incluyendo un estudio de alternativas y que suponga la menor ocupación posible del dominio público marítimo-terrestre, contemplando la restauración de su integridad”, señala Pérez Pujol en su escrito.

Desde Mesa de la Ría se han hecho eco de este informe, con el que, a juicio de esta organización, se pone de manifiesto que el proyecto de Fertiberia no contempla «un verdadero plan de restauración para la Zona 4» de las balsas de fosfoyesos, ya que «lo aportado hasta la fecha adolece de enormes carencias e irregularidades», añaden.

En concreto, Mesa de la Ría cita «carencias» como la de «proponer un tratamiento diferenciado en diferentes sectores por no contemplar actuación alguna para el lugar donde se encuentran los residuos radiactivos de Acerinox, no plantear diversas alternativas de restauración medioambiental y no haber propuesto la ocupación de la mínima cantidad de marisma posible», señalan.

A este escrito del Ministerio hay que sumar un nuevo auto de la Audiencia Nacional en la misma dirección, ya que expone textualmente que la Declaración de Impacto Ambiental de la ‘Zona 4’, “conforme a lo previsto en la Ley de Evaluación Ambiental, ha de formar parte del procedimiento de otorgamiento y modificación de la autorización ambiental integrada”.

Para Mesa de la Ría, este auto, con fecha del pasado 11 de febrero, establece que la Junta de Andalucía no podrá otorgar la Autorización Ambiental Integrada (AAI) hasta que el Ministerio no emita Declaración de Impacto Ambiental sobre las actuaciones previstas para la ‘Zona 4’ de los fosfoyesos, con lo que «no resulta posible actualmente el pronunciamiento favorable de la Junta de Andalucía sobre el proyecto», destacan.

Tras analizar el último auto judicial y los informes del Ministerio, Mesa de la Ría ha mostrado su satisfacción con el hecho de que, «en algunas cuestiones de gran relevancia, la opinión de los jueces y de la administración estatal coincida con las tesis de esta organización», ya que sobre ello versa «una de las principales alegaciones presentadas por Mesa de la Ría contra el proyecto de enterrado de las balsas de fosfoyesos», explican.

Por último, desde esta organización sostienen que el último auto judicial «marca sin duda un camino importante» para impugnar el proyecto en los tribunales en caso de que la autorización ambiental integrada «fuera otorgada de manera favorable con anterioridad a la existencia de una declaración de impacto ambiental para la Zona 4».

Mesa de la Ría lleva el cierre del vertedero de Nerva al Ayuntamiento de Huelva

Pedirá al Consistorio onubense que inste al Gobierno y a la Junta a dar los pasos necesarios para su clausura en la fecha más inmediata posible

Mesa de la Ría exigirá en el Pleno del Ayuntamiento de Huelva de este mes de febrero que el Consistorio onubense, en apoyo a las reivindicaciones del pueblo de Nerva, inste tanto a la Junta de Andalucía como al Gobierno central a que, en el marco de sus competencias, den los «pasos necesarios» para la clausura y cierre del vertedero de la localidad en la fecha «más inmediata posible».

Según palabras del concejal de Mesa de la Ría Francisco Romero, “ha llegado el momento de cambiar la percepción que se tiene de la provincia de Huelva y de exigirle a quienes dirigen las administraciones con competencias medioambientales que esta provincia tiene que dejar de ser el desagüe por el que se hagan desaparecer los residuos procedentes de modelos de producción claramente insostenibles”.

Mesa de la Ría pretende que todas las instituciones de la provincia de Huelva se sumen a “la justa reivindicación este pueblo” y que “soliciten de una vez el cierre de un vertedero que hace ya años que sobrepasó la capacidad de almacenamiento para la que fue proyectado”, ha incidido Romero.

Además, el concejal ha asegurado que “este Ayuntamiento, que conoce bien lo que supone una nefasta gestión de residuos, pues contamos en nuestro término municipal con el mayor vertedero de residuos industriales del país, las balsas de fosfoyesos, debe mostrar su solidaridad y apoyo a Nerva y a quienes llevan décadas de lucha incansable por el cierre de un vertedero que no hace más que ensuciar la imagen de nuestra provincia”.

Asimismo, Romero ha hecho hincapié en que “Huelva es mucho más que residuos y contaminación, y para demostrarlo tenemos que eliminar de nuestro territorio los residuos procedentes de actividades insostenibles y contaminantes”, ha proseguido.

Desde Mesa de la Ría señalan que «durante 24 años el vertedero ha acumulado residuos industriales de innumerables lugares, incumpliendo la declaración municipal de interés social, que establecía, entre otras cuestiones, que el almacenaje de los residuos en el vertedero debía tener procedencia andaluza, concretamente de las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz», explican.

Sin embargo, durante décadas, añaden, «el vertedero ha recibido residuos procedentes de todo el país y de fuera de España, como las más de 12.000 toneladas que actualmente están siendo trasladadas desde Montenegro o las 90.000 toneladas de nerofumo procedente de Italia que causaron gran alarma social como consecuencia del volcado de un camión que transportaba este material en 2008».

Mesa de la Ría presenta alegaciones contra el recrecimiento de las balsas de Riotinto

La asociación advierte de que el proyecto «nos acerca a una catástrofe ambiental tan lamentable como la de Aznalcóllar»

«La Junta de Andalucía pretende autorizar el recrecimiento de las balsas de residuos mineros de Riotinto hasta alcanzar una altura de unos 100 metros, el equivalente a un rascacielos de 33 plantas». Así lo han asegurado este martes desde la Asociación Mesa de la Ría de Huelva, que ha presentado alegaciones contra el proyecto en las que alerta de que «existen dos informes técnicos que ya pronosticaban la rotura de los muros y una ola tóxica en el río Odiel y que, sin embargo, la administración no analiza y excluye de la exposición pública», añaden.

La asociación explica que las balsas de lodos estériles denominadas Gossan, Cobre y Aguzadera son un único conjunto que ocupa 595 hectáreas (unos 1.200 campos de fútbol) y albergan en su conjunto unos 240 millones de toneladas de lodos tóxicos. Sin embargo, «con esta ampliación alcanzarían los 400 millones de toneladas, cuatro veces mayor que el volumen de los fosfoyesos depositados las marismas del Tinto», advierten.

Desde Mesa de la Ría señalan que «un informe encargado por la propia empresa minera en 2014 ya advertía de que la ola de lodos tóxicos arrasaría toda la cuenca del Odiel, incluyendo poblaciones como Gibraleón, barriadas bajas de la ciudad de Huelva, infraestructuras estratégicas y el Puerto de Huelva, arrasando los espacios protegidos de Marismas del Odiel y extendiendo la contaminación a las costas de Doñana».

Pese a ello, según el presidente de la Asociación Mesa de la Ría, Juan Manuel Buendía, “ambos informes han sido excluidos nuevamente por la Junta de Andalucía de la información ambiental para recrecer estas balsas de lodos, lo que supone una patada hacia adelante que nos acerca a una catástrofe ambiental tan lamentable como la de Aznalcóllar”, añade.

En este sentido, Buendía asegura que “la Junta tiene el deber de proteger a sus ciudadanos y de anteponer la seguridad de quienes viven a orillas del Odiel frente a los intereses de una empresa que, para obtener el máximo beneficio, recrece las antiguas balsas de lodos como en otros lugares no permiten”, valora el representante de la asociación

Ante ello, desde Mesa de la Ría detallan que la rotura de unas balsas similares en 2019 en las minas de Brumadinho (Brasil), que arrasó municipios de la cuenca fluvial y dejó 259 muertos, ha llevado a ese país a prohibir la construcción de balsas de residuos mineros con el método ‘aguas arriba’, «la misma técnica que la Junta autoriza ahora a Riotinto para aumentar su capacidad», concluyen desde la asociación.

Piden la reconstrucción y sellado del Muelle de la Compañía Riotinto

Mesa de la Ría solicita un acuerdo entre el Ayuntamiento de Huelva y el Puerto para la convocatoria de un concurso de ideas

Mesa de la Ría propondrá en el próximo pleno del Ayuntamiento de Huelva la necesidad de que el alcalde de la ciudad, Gabriel Cruz, en representación del Consistorio, plantee a la Autoridad Portuaria de Huelva la firma de un convenio de colaboración entre ambas instituciones en la que, a través de la puesta en marcha de un concurso de ideas para la reconstrucción y sellado del Muelle cargadero de mineral de la Compañía Riotinto, se consiga reparar lo que este colectivo califica de una “deuda histórica” que aún hoy mantienen con la ciudad.

Además, Mesa de la Ría exigirá que en dicho convenio se contemple que el premio en metálico del concurso (por importe de 10.000 euros) sea aportado por este Ayuntamiento, mientras que la Autoridad Portuaria deberá financiar la ejecución del proyecto, otorgando la dirección de la obra y la redacción definitiva al vencedor del concurso de ideas.

Asimismo, Mesa de la Ría solicitará un convenio con el Colegio de Arquitectos para la coordinación y difusión del concurso de ideas, con la fórmula más adecuada, para darle carácter internacional, con el objetivo de contar con la participación de profesionales de renombre mundial.

De otra parte, la organización considera esencial que el pliego de condiciones del concurso incluya como zona de actuación todo el ámbito de protección del Bien de Interés Cultural y el estudio de una manera amplia y global de las tensiones del tráfico (peatonal y rodado), la propuesta de conexión física del monumento, su iluminación artística o posibles espectáculos con efectos de agua, con la intención de alcanzar la máxima puesta en valor del monumento y del patrimonio intangible que suponen los atardeceres en la zona, con el reflejo y fondo de la reserva de la biosfera Marismas del Odiel.

Mesa de la Ría augura un «desastre medioambiental» en Riotinto

La Asociación Mesa de la Ría ha mostrado su disconformidad con la decisión de la Junta de Andalucía de dar validez a la Autorización Ambiental Unificada (AAU) de la mina de Riotinto, una decisión por la que, según el colectivo, podría producirse un «desastre medioambiental».

En concreto, Mesa de la Ría considera que el Gobierno andaluz, “en lugar de proteger a los ciudadanos ante posibles riesgos de rotura de las balsas de Aguzadera, Cobre y Gossan, tal y como señalan los informes científicos, vuelve a autorizar el recrecido de estas”.

En este sentido, la organización considera que el gobierno andaluz “ha actuado de manera contraria a lo que hizo hace unos meses la Xunta de Galicia, que denegó la autorización de un proyecto similar, que preveía el recrecimiento de unas balsas tan peligrosas como las de Riotinto”, apostilla.

«Con este pronunciamineto, la Junta desoye las alegaciones de la Asociación Mesa de la Ría, que solicitaba tomar las medidas necesarias para garanizar una evaluación de riesgos en las localidades de toda la Cuenca del Odiel ante una posible rotura de las balsas de lodos mineros», añaden desde la entidad.

El presidente de la misma, Juan Manuel Buendía, ha advertido de que «la rotura, considerada como casi inevitable por un experto en minas, arrasaría con una ola de lodos poblaciones en las orillas del Odiel, la reserva de la biosfera Marismas del Odiel, todo el Puerto y barriadas de Huelva como Pescadería, Zafra, Molino de la Vega, Navidad, Marismas del Odiel, Cardeñas, El Carmen y zona centro, así como como puentes, carreteras y tendidos eléctricos», ha señalado.

Para Mesa de la Ría, la Junta de Andalucía tiene la responsabilidad de cumplir con su obligación de estudiar los riesgos de catástrofe ambiental y proteger a sus ciudadanos «frente a los intereses de una empresa que, para obtener el máximo beneficio con el mínimo coste, recrece las antiguas balsas de lodos más allá de su capacidad portante», indican.

En base a ello, esta organización considera que desde la Junta de Andalucía “se juega a la ruleta rusa, ocultado informes relevantes y dando una patada hacia adelante a un procedimiento que ya fue declarado nulo por el Tribunal Superior de Justicia”.

Mesa de la Ría insiste en que una «posible» rotura de la balsa de Riotinto «arrasaría Huelva»

La organización onubense presenta alegaciones al proyecto minero en el marco de concesión de la nueva AAU

Mesa de la Ría ha presentado alegaciones al proyecto minero de Riotinto en el marco del nuevo proceso abierto por la Junta de Andalucía para la concesión de la nueva Autorización Ambiental Unificada (AAU) a la mina.

Se trata de la sexta vez que esta organización onubense presenta alegaciones a este proyecto, en este caso como consecuencia de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que anuló la autorización ambiental otorgada por la Junta en 2014.

Mesa de la Ría solicita la paralización de todas las actividades del proyecto de explotación minera mientras no se disponga de la que califican como «necesaria y obligada» Autorización Ambiental Unificada y se inicie un «expediente sancionador contra Emed Tartessus por seguir operando», si bien es la propia Junta de Andalucía la que consideró que la sentencia judicial no obligaba al cese de la actividad, sino a la subsanación de los defectos de forma detectados.

El colectivo insta a la Junta a que retrotraiga el procedimiento administrativo hasta el momento de inicio de un nuevo periodo de información pública en el que se incluya toda la documentación que no aparece en el expediente de autorización ambiental, incluyendo la sentencia que lo anulaba, el informe de verificación de compatibilidad ambiental y, sobre todo, el informe sobre las consecuencias de la rotura de las presas de Aguzadera, Gossan y Cobre «que realizó Emed Tartessus y que incomprensivamente se oculta en el expediente público», añaden.

Desde Mesa de la Ría explican que «la inmensa balsa de residuos mineros, que ocupa 530 hectáreas y contenía 340 millones de toneladas de lodos tóxicos acumulados desde su paralización en 2001, está formada por tres secciones dispuestas en cascada, denominadas Gossan, Cobre y Aguzadera», así como que «la autorización ambiental que se pretende volver a otorgar implica nuevos recrecidos de las balsas de cobre y aguzadera para poder albergar otros 166 millones de metros cúbicos de residuos, lo que supone diez veces más la cantidad de lodos que albergaba la balsa de Boliden que colapsó en Aznalcóllar (Sevilla) en abril de 1998», añaden.

Asimismo, el colectivo insiste en que «la posible rotura de la balsa de Riotinto inundaría, con un tsunami de lodos tóxicos de 8 metros de altura, el río Odiel y gran parte de Gibraleón y Huelva», al tiempo que «arrasaría la reserva de la biosfera Marismas del Odiel», agregan, si bien desde la empresa que actualmente explota la mina de Riotinto, Atalaya Mining, se indicó que las balsas presentan «riesgo cero».

Mesa de la Ría recuerda la Junta de Andalucía estimó en 2014 sus alegaciones en las que se denunciaba la existencia de vertidos tóxicos industriales no mineros procedentes del Polo Químico de Huelva, instando a Emed Tartessus a elaborar un plan para su retirada antes de iniciar la actividad minera, «cosa que nunca se llevó a cabo», indican.

Por ello, Mesa de la Ría ha denunciado la que considera una «gestión ilegal de residuos por parte de Atlantic Copper y Tioxide, los cuales ahora han sido vertidos y extendidos descontroladamente por Emed Tartessus en el embalse de Aguzaderas», añaden.

En dicha denuncia de Mesa de la Ria, se exige «que Emed Tartessus retire el material contaminante del embalse minero por sus filtraciones al río Odiel y se proceda a su traslado a un vertedero autorizado para albergar residuos tóxicos industriales», concluyen.

Cobos Wilkins retira su manifiesto del 4F para no enfrentar a su pueblo

El reconocido escritor de Minas de Riotinto Juan Cobos Wilkins ha retirado el manifiesto que él mismo elaboró para reivindicar ante la ONU la declaración del 4 de febrero, día del Año de los Tiros, como Día Mundial del Ecologismo, una decisión adoptada por el autor de ‘El Corazón de la Tierra’ -la novela que rescató del olvido los sucesos acaecidos en el antiguo pueblo de Riotinto el 4 de febrero de 1888- tras la celebración de la mesa redonda que, sobre aquellos acontecimientos, tenía lugar este martes en el salón de actos de la Fundación de la Caja Rural del Sur de Huelva.

Cobos Wilkins, que actuó de moderador, decidió retirar su manifiesto para que un texto suyo no sea causa de fractura o malestar en la tierra que le vio nacer, un anuncio realizado por el escritor en la misma mesa de debate, ante los numerosos asistentes que acudieron al mismo, después de que, durante las intervenciones, tanto la alcaldesa de Minas de Riotinto, Rosa Caballero, como un historiador local, Juan Manuel Gemio, mostrasen su rechazo a que el 4 de febrero sea declarado como Día Mundial del Ecologismo, una tesis defendida por estos intervinientes en base a investigaciones que, al parecer, concluyen que la gran manifestación que tuvo lugar el 4 de febrero se debió exclusivamente a reivindicaciones de tipo laboral, lo que contradice la tesis más generalizada de que, si bien la mayoría de manifestantes reclamaban mejoras laborales, otros, principalmente agricultores y ganaderos de otros municipios de la Cuenca Minera, pedían el fin de las ‘teleras’, el sistema de calcinación de mineral al aire libre al que se atribuían daños en las cosechas y en la salud de las personas.

Era tal la tensión que se palpaba entre los defensores de una y otra tesis que Cobos Wilkins retiró su manifiesto. «No deseo que palabras mías sean nunca, jamás, motivo de polémica en la tierra que más amo y en la que vine a la vida, la tierra que está constantemente y con fervor presente en mi obra en verso y en prosa desde mis primeros poemas escritos a los trece o catorce años hasta mi última novela, el lugar que nombro con entrega permanentemente por cualquier tierra cercana o lejana a la que voy», argumenta al escritor en declaraciones a Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto-.

«No quiero para nada, en modo alguno, que se pueda crear el mínimo malestar por un texto mío, eso nunca», continúa, por lo que su manifiesto «queda retirado y no deseo que tenga ningún recorrido ante ningún organismo, ni provincial, ni regional, ni nacional ni internacional», añade el escritor.

La mesa redonda, organizada por Mesa de la Ría y denominada ‘Los pueblos de la Cuenca Minera ante los sucesos de 1888. Una mirada emocional al Año de los Tiros’, contó con la participación, además de los dos intervinientes antes citados, de los alcaldes de Zalamea la Real y Calañas, Marcos Toti y Mario Peña, del presidente de la Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva y exalcalde de El Campillo, Fernando Pineda, y del presidente de la Asociación de Cuba Maximiliano Tornet, Antonio López, quienes participaron en un debate que estuvo precedido por una actuación musical de Rafael Prado y una intervención literaria del propio Cobos Wilkins.

Tales actos constituyeron la segunda parte de unas jornadas que ha puesto en marcha Mesa de la Ría para conmemorar el 130 aniversario del Año de los Tiros, unas jornadas con las que esta organización ha querido unir al conjunto de la provincia para otorgar más fuerza a la petición de que la ONU reconozca el 4 de febrero como Día Mundial del Ecologismo, para lo que quería utilizar el manifiesto de Cobos Wilkins, al que desde el inicio de las jornadas se han adherido numerosas personas.

Desde Mesa de la Ría, al igual que el Ayuntamiento de Huelva, que aprobó la petición hace un año, y la Junta de Andalucía, que espera respuesta de la Unesco, entienden que si bien aquella manifestación tuvo fundamentalmente un carácter reivindicativo de tipo laboral, también es considerada como la primera movilización ecológica de la historia, ya que la famosa revuelta por los derechos laborales en Estados Unidos que dio origen a la declaración del 1 de mayo como Día Mundial del Trabajo tuvo lugar casi dos años antes que los hechos acaecidos en Minas de Riotinto el 4 de febrero de 1888, cuando las fuerzas del Regimiento de Pavía arremetieron a tiros contra la multitud de personas que, provenientes de toda la Cuenca Minera, se manifestaban para reivindicar una serie de mejoras laborales y sociales a la Riotinto Conmpany Limited, la compañía que por entonces explotaba las minas de Riotinto.

La primera parte de las jornadas se celebró el pasado viernes 2 de febrero y consistió en una conferencia impartida por el doctor Ximo Guillem, de la Universidad de Valencia, titulada ‘Los expertos médicos y científicos ante la controversia de los Humos de Huelva (1888-1890) ¿Construcción del conocimiento o de la ignorancia?’. Tal y como ya informó Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto- Guillem desgranó que los médicos y científicos encargados de estudiar a partir de 1888 la incidencia sobre la salud de los humos provenientes de la explotación minera de Riotinto emitieron informes contradictorios entre sí, hasta el punto de que no sólo eran diferentes las conclusiones de cada investigador, sino que incluso se dieron casos en los que un mismo científico emitía informes que contradecían a los que el mismo autor había elaborado sólo unos meses antes.

Fotos: Mesa de la Ría

Alcaldes e historiadores debaten sobre el Año de los Tiros

Alcaldes, historiadores y memorialistas de la Cuenca Minera debaten desde esta tarde sobre el Año de los Tiros en una mesa redonda moderada por el escritor riotinteño Juan Cobos Wilkins y en la que participan los alcaldes de Minas de Riotinto, Rosa Caballero, de Zalamea la Real, Marcos Toti, y de Calañas, Mario Peña, el presidente de la Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva y exalcalde de El Campillo, Fernando Pineda, el profesor de historia de Minas de Riotinto Juan Manuel Gemio y el presidente de la Asociación de Cuba Maximiliano Tornet, Antonio López.

La mesa redonda, denominada ‘Los pueblos de la Cuenca Minera ante los sucesos de 1888. Una mirada emocional al Año de los Tiros’, ha estado precedida por una actuación musical de Rafael Prado y una intervención literaria del propio Cobos Wilkins, autor de la novela que prácticamente rescató del olvido los hechos ocurridos en Minas de Riotinto el 4 de febrero de 1888, ‘El Corazón de la Tierra’.

Tales actos, que se han celebrado en el salón de actos de la Fundación Caja Rural del Sur, constituyen la segunda parte de las jornadas que ha puesto en marcha Mesa de la Ría para conmemorar el 130 aniversario de esta efemérides, unas jornadas con las que desde esta organización han querido unir al conjunto de la provincia para darle fuerza a su petición de que la Organización de Naciones Unias (ONU) reconozca el 4 de febrero como Día Mundial del Ecologismo, pues si bien aquella revuelta social tuvo fundamentalmente un carácter reivindicativo de tipo laboral, también es considerada como la primera movilización ecológica de la historia.

La primera parte de las jornadas se celebró el pasado viernes 2 de febrero y consistió en una conferencia impartida por el doctor Ximo Guillem, de la Universidad de Valencia, titulada ‘Los expertos médicos y científicos ante la controversia de los Humos de Huelva (1888-1890) ¿Construcción del conocimiento o de la ignorancia?’. Tal y como ya informó Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto- Guillem desgranó que los médicos y científicos encargados de estudiar a partir de 1888 la incidencia sobre la salud de los humos provenientes de la explotación minera de Riotinto emitieron informes contradictorios entre sí, hasta el punto de que no sólo eran diferentes las conclusiones de cada investigador, sino que incluso se dieron casos en los que un mismo científico emitía informes que contradecían a los que el mismo autor había elaborado sólo unos meses antes.

Tras la conferencia, el debate generado posteriormente entre los asistentes y el conferenciante versó, principalmente, sobre si aquellos científicos, que trabajaban para un organismo oficial del Estado, estaban comprados o no por el Gobierno o por la empresa minera, un extremo que Guillem no pudo confirmar ni desmentir, si bien dejó claro que los autores de los informes eran los científicos más reputados del momento, aunque también, en muchos casos, ocupaban cargos políticos.

Asimismo, Guillem, que desgranó el resultado de sus investigaciones sobre el caso, también expuso la falta de libertad que tuvieron los científicos encargados del estudio a la hora de observar los daños que causaban los humos, pues no pudieron ver a los enfermos y los propios representantes de la Riotinto Company Limited los guiaban en su recorrido y les preparaban las entrevistas profesionales con gente afín a la compañía. Además, señaló cómo la empresa les invitó a champán y brindó con ellos por el éxito de una visita en la que también participaron militares y políticos muy bien relacionados con la Company Limited.

Tales jornadas de Mesa de la Ría están incluidas en otro evento más amplio, las IV Jornadas Conmemorativas del Año de los Tiros, organizadas de forma conjunta por la Junta de Andalucía, las universidades de Huelva y Sevilla y la propia Mesa de la Ría.

Fotos: Mesa de la Ría