El Ayuntamiento de Riotinto pone a punto el cementerio inglés de Bella Vista

El Consistorio lleva a cabo actuaciones de poda, desbroce y limpieza y trabaja en la rehabilitación y colocación de una réplica exacta de su puerta original

El Ayuntamiento de Minas de Riotinto ha llevado a cabo labores de poda, desbroce y limpieza en el cementerio inglés de Bella Vista, que gracias a ello luce ahora en este «impecable estado» que se aprecia en las imágenes que ilustran esta información, como han destacado desde el Consistorio riotinteño.

Desde el Ayuntamiento destacan que con ello se pone fin a «años de abandono y dejadez» en este emblemático lugar, tras lo que anuncian que «estamos trabajando para rehabilitar y colocar una réplica exacta de la puerta original» de este camposanto británico.

«Creemos que tanto los que aquí descansan como sus familiares, así como el patrimonio de Riotinto, merecen encontrarse este camposanto en inmejorables condiciones», han proseguido desde el Consistorio, que espera «organizar pronto una jornada de puertas abiertas para que todos y todas podáis visitar este espacio histórico».

Muestran la belleza de Bella Vista a través de un dron

José Antonio Portero continúa dando a conocer el patrimonio de la provincia con imágenes tomadas desde el aire

El onubense José Antonio Portero ha elegido el barrio inglés de Bella Vista para continuar con su incansable labor dedicada a mostrar el patrimonio de la provincia de Huelva a través de imágenes tomadas desde el aire con un dron.

En su nuevo vídeo, que puede verse haciendo click en este enlace, Portero exhibe la belleza de «un lugar muy curioso e histórico dentro de la provincia de Huelva» como es la citada barriada de Minas de Riotinto, «una antigua colonia británica que permanece intacta al paso del tiempo», explica.

Además del vídeo, José Antonio Portero ofrece la siguiente reseña histórica sobre esta barriada:

Un lugar muy curioso e histórico dentro de la provincia de Huelva es el barrio inglés de Bellavista, situado junto al municipio de Minas de Riotinto, una antigua colonia británica que permanece intacta al paso del tiempo.

En 1873, la Riotinto Company Limited adquirió los yacimientos mineros de Riotinto, entonces propiedad del Estado. Diez años después, en 1883, el director de las minas de Riotinto, Charles Prebble, decidió construir una barriada independiente de la población primitiva, para albergar en ella al creciente staff inglés.

Para la construcción del barrio de Bellavista se eligió una pequeña colina de escoriales antiguos al oeste del pueblo (actualmente Minas de Riotinto), desde donde se dominaban pequeños valles y planicies.

Comenzamos nuestras imágenes con el grupo de viviendas que se sitúan junto a las pistas de tenis.

La urbanización de Bellavista está formada por viviendas de dos y tres plantas en hilera, conocida como tipología inglesa semidetached houses, con la invariante regional de la teja curva y las paredes encaladas. Podemos distinguir varios tipos de viviendas: una fila de casas altas de tres pisos, las casas bajas, de una sola planta, y viviendas aisladas. Cada tipo de vivienda estaba ocupada por un directivo, dependiendo de su posición en la empresa.

El barrio de Bellavista es fruto de una planificación única y nace con la idea de constituirse como un conjunto cerrado en sí mismo en el que pudiera realizarse la trasposición de una auténtica colonia británica. Esta comunidad se rodeó de un muro de piedra con dos entradas y guardianes en sus puertas, y vivió aferrada a sus tradiciones y de espaldas al pueblo nativo, del que se distanciaría poco a poco, comenzando por la infancia: en Bellavista los niños gozaban de una educación que no existía aún en España. Sus casas contaban con personal como ama de llaves, camareros, cocineros y un mobiliario de estilo victoriano.

En nuestro recorrido por Bellavista vamos a ir observando algunos de sus elementos más destacados. Ya apreciamos una fila de casas altas adosadas de tres pisos. A su lado, las pistas de tenis, que anteriormente fue un minigolf.

Junto a las pistas de tenis se encuentra el club inglés, con su marquesina, construido con el fin de servir de espacio lúdico y como lugar de encuentro fuera de las horas de trabajo.

La Casa Consejo o Casa del General Manager es la construcción que más llama la atención. Esta vivienda, la cual observamos en las imágenes, tiene su origen en el año 1880, cuando la Riotinto Company Limited decide que sus directores generales residan en la propia comarca minera y no en Huelva capital. De este modo, esta vivienda se convertía en la casa habitual de los directivos de la compañía. Su primer huésped fue Charles Prebble, que llegaba al cargo de director general en 1883.

Nos contaron en el lugar que esta vivienda ha sido adquirida por la Universidad de Huelva.

Tras apreciar una amplia panorámica de los alrededores y del propio barrio de Bellavista, muy ajardinado, nos acercamos a la capilla anglicana, concebida con el fin de ofrecer servicio a los fieles de la religión protestante. El edificio presenta las características típicas de las capillas presbiterianas escocesas. Consta de una sola nave con ventanas y puertas ojivales de influencias neogóticas, estando cubierta por una techumbre a dos aguas de elevada inclinación con teja plana.

Aparte de crear su propio cementerio protestante y fundar el primer equipo de fútbol español, el primer campo de golf y la primera pista de tenis de España, queremos despedir estas imágenes con el monumento conmemorativo a los cinco británicos caídos en la Primera Guerra Mundial que residían en Bellavista. Erigido por el arquitecto de la compañía Mr. Targett, que residía en la casa nº 6 de Bellavista, se sitúa sobre un antiguo escorial romano muy cerca del barrio británico y la Corta Atalaya.

El pasado británico de la provincia de Huelva ha influido en muchos aspectos de la cultura y la sociedad onubenses. Y, así ha quedado reflejado para siempre en la arquitectura, como por ejemplo en este barrio de Bellavista, enmarcado en un paisaje y con características puramente onubenses.

La Casa 21 de Bella Vista reabre sus puertas al público

La sección etnográfica del Museo Minero puede visitarse de 16.30 a 19.30 horas

El Parque Minero de Riotinto ha reabierto las puertas de la Casa 21 del barrio inglés de Bella Vista, la sección etnográfica del Museo Minero, que puede visitarse ya en horario de 16.30 a 19.30 horas, tal y como han informado desde el propio Museo, que ha destacado que todos los puntos de visita del Parque Minero de Riotinto están adaptados a la covid-19.

La Casa 21 renovó a principios de este año parte de sus contenidos expositivos con el objetivo de ampliar la visión que se ofrece a los visitantes de los usos y costumbres de la comunidad británica que habitó el barrio a finales del siglo XIX y principios del XX y que se exponen en este inmueble, uno de los puntos incluidos en el Parque Minero de Fundación Río Tinto junto con el propio Museo, el ferrocarril turístico minero y la antigua mina de Peña de Hierro.

El inmueble, que cuenta con una superficie total de 540 metros cuadrados y consta de tres plantas (baja, primera y segunda), vio renovados sus contenidos en la planta superior, concretamente en la sala que muestra cómo era la vida social de los técnicos británicos y sus familias. Además de modificar y ampliar los elementos que se exponen, fotografías y paneles, se introdujeron nuevos textos sobre algunas de las celebraciones y sobre la práctica de deportes.

Así se muestra cómo era la principal festividad desde la llegada de Rio Tinto Co. LTD en 1873, el cumpleaños de la reina Victoria, el 24 de mayo, que se siguió celebrando tras la muerte de la monarca y que en los años 20 pasó a denominarse Día del Imperio, manteniendo el programa festivo.

En la sala se recrea la forma en que pasaban sus ratos de ocio, con especial atención a los deportes. La creación del Club Inglés de Río Tinto en 1878 supuso el inicio de la práctica del cricket, polo, billar, golf, tenis y fútbol en España. Si bien algunos solo fueron practicados por los británicos, otros arraigaron en la población local llegando a ser muy populares, como es el caso del fútbol. De este modo, Riotinto fue la cuna del fútbol en España.

Entre los recursos expositivos empleados en este espacio destaca la incorporación de material audiovisual relacionado con los temas que se exponen en la sala. Las imágenes proceden de la película ‘Riotinto 1929’, recientemente restaurada por Fundación Río Tinto a partir del material fílmico del Archivo Histórico, que incluye secuencias de un partido de fútbol, así como una demostración de los Exploradores de España, la sección de los ‘boys scouts’ creada por Mr. Twimmis, jefe del del Departamento de Geología de Rio Tinto Co. Ltd. Igualmente se presentan imágenes grabadas en 1966 de diferentes deportes en Riotinto, entre los que destaca la vela.

La Casa 21 de Bella Vista incorpora nuevos contenidos

La Fundación Río Tinto amplía los elementos expositivos en la sala que muestra cómo era la vida social de los técnicos británicos y sus familias

La Casa 21 del barrio inglés de Bella Vista, en Minas de Riotinto, ha renovado parte de sus contenidos expositivos con el objetivo de ampliar la visión que se ofrece a los visitantes de los usos y costumbres de la comunidad británica que habitó el barrio a finales del siglo XIX y principios del XX y que se exponen en esta Casa 21, sección etnográfica del Museo Minero de Riotinto y uno de los puntos incluidos en el Parque Minero de Fundación Río Tinto junto con el propio Museo, el ferrocarril turístico minero y la antigua mina de Peña de Hierro.

El inmueble, que cuenta con una superficie total de 540 metros cuadrados y consta de tres plantas (baja, primera y segunda), ha visto renovados sus contenidos en la planta superior, concretamente en la sala que muestra cómo era la vida social de los técnicos británicos y sus familias. Además de modificar y ampliar los elementos que se exponen, fotografías y paneles, se han introducido nuevos textos sobre algunas de las celebraciones y sobre la práctica de deportes.

Así se muestra cómo era la principal festividad desde la llegada de Rio Tinto Co. LTD en 1873, el cumpleaños de la reina Victoria, el 24 de mayo, que se siguió celebrando tras la muerte de la monarca y que en los años 20 pasó a denominarse Día del Imperio, manteniendo el programa festivo.

En la sala se recrea la forma en que pasaban sus ratos de ocio, con especial atención a los deportes. La creación del Club Inglés de Río Tinto en 1878 supuso el inicio de la práctica del cricket, polo, billar, golf, tenis y fútbol en España. Si bien algunos solo fueron practicados por los británicos, otros arraigaron en la población local llegando a ser muy populares, como es el caso del fútbol. De este modo, Riotinto fue la cuna del fútbol en España.

Entre los recursos expositivos empleados en este espacio destaca la incorporación de material audiovisual relacionado con los temas que se exponen en la sala. Las imágenes proceden de la película ‘Riotinto 1929’, recientemente restaurada por Fundación Río Tinto a partir del material fílmico del Archivo Histórico, que incluye secuencias de un partido de fútbol, así como una demostración de los Exploradores de España, la sección de los ‘boys scouts’ creada por Mr. Twimmis, jefe del del Departamento de Geología de Rio Tinto Co. Ltd. Igualmente se presentan imágenes grabadas en 1966 de diferentes deportes en Riotinto, entre los que destaca la vela.

Isabel Naylor da nombre a una sala de la Casa 21 de Bella Vista

La Fundación Río Tinto rinde homenaje a una «figura fundamental en la transmisión del legado británico de Huelva»

Uno de los espacios más singulares de la ‘Casa 21’ del barrio de Bella Vista de Minas de Riotinto lleva desde este viernes, 3 de mayo, el nombre de Isabel Naylor. Fundación Río Tinto (FRT), propietaria del citado inmueble, muestra así su reconocimiento a la figura de esta antigua vecina del barrio inglés, recientemente fallecida en Huelva, sin cuya aportación no habría sido posible recrear el modo de vida de sus habitantes a finales del siglo XIX y principios del XX, tal y como han recalcado desde la propia Fundación.

Los seis hijos de Isabel, Carmen, Cinta, Lucía, Alfonso, Carlos y Gladys Méndez Naylor, han asistido a un sencillo acto en el que se ha descubierto una placa con el nombre de su madre y la leyenda ‘In loving memory’, situada en la puerta de paso al comedor. Los familiares de Isabel Naylor han estado acompañados por el director general de Fundación Río Tinto, José Luis Bonilla, y los directores del Museo Minero y del Archivo Histórico de la Fundación, Aquilino Delegado y Juan Manuel Pérez.

La ‘Casa 21’, sección etnográfica del Museo Minero, es uno de los principales atractivos del Parque Minero de Riotinto. Cuando FRT decidió la musealización de la casa para retrotraerla al estado más parecido al de su construcción hacia 1883, se tomó contacto con Isabel -siempre dispuesta a colaborar con todo lo relacionado con el patrimonio británico-, que además de residente del barrio en los años 40 del siglo XX aportó sus conocimientos de los años vividos en Inglaterra. «Ella cogió un cuaderno –recuerda Aquilino Delgado- y fue pegando fotos de revistas de decoración británica, indicando los elementos que había que instalar en las habitaciones de la casa desde el salón, comedor, dormitorios, cocina, etc.».

Siguiendo sus consejos se adquirió el 80 por ciento del mobiliario, llegándose a construir otros como el reposapiés de la chimenea del salón al no ser posible encontrar uno original. «Su única petición –comenta el director del Museo- fue montar personalmente la mesa del comedor para el tea time. Para ello donó la vajilla de té completa, tetera, cubre tetera y cubertería. Desde entonces la mesa sigue igual que ella la dejó en 2005. Cada vez que se limpia se vuelve a colocar del mismo modo». Precisamente por ello el homenaje de este viernes ha tenido lugar a las cinco, tradicional hora del té. Además de los elementos del comedor, Isabel donó mobiliario para otras dependencias de la casa, así como láminas y libros originales para el salón.

Fue igualmente importante su colaboración con proyectos del Archivo Histórico de FRT. Su director, Juan Manuel Pérez, recalca que Isabel tenía debilidad por Riotinto, «desde que su padre Thomas Liddle Naylor empezara a trabajar en 1942 como ingeniero mecánico en Talleres Mina. Se sentía muy orgullosa de su padre, le encantaba regodearse con los certificados conservados en el archivo de todas las empresas en las que trabajó. A Isabel le encantaba recibir cada año a la Esquila en el club de Bella Vista donde había crecido y vivido su primera juventud hasta los 23 años, cuando se traslada a Huelva por el nombramiento de su padre como Jefe de Talleres Huelva en 1955».

Desde este viernes, esta «gran mujer», como la califican desde la Fundación, es recordada con la placa conmemorativa en su «barrio inglés» como homenaje a su «sensibilidad cultural para la salvaguarda del patrimonio y el conocimiento de la historia onubense. Siempre preocupada por el entendimiento y convivencia de las dos culturas, supo armonizar –dice Juan Manuel Pérez- su patriotismo británico, heredado de su padre, con su amor a la tierra onubense que la vio nacer. Nadie como ella supo aunarlas, con actos como depositar cada año las flores en la tumba del soldado William Martin, que le mereció la obtención de condecoraciones como la ‘Medalla de Huelva’ y la ‘Medalla extranjera del Imperio Británico'».

Riotinto ya tiene su segundo barrio inglés

Insersa construye una promoción de 24 viviendas con un diseño inspirado en Bella Vista

Minas de Riotinto cuenta desde ya con un segundo barrio inglés como el de Bella Vista. Es gracias a una promoción de 24 viviendas unifamiliares construidas con un diseño inspirado en la emblemática barriada levantada por los británicos a finales del siglo XIX para albergar a los altos cargos de la Rio Tinto Company Limited, la empresa que por entonces explotaba las minas de Riotinto.

Ese mismo diseño, que constituye una de las principales señas del legado británico en la Cuenca Minera y en la provincia de Huelva, ha servido ahora como modelo para la construcción de esta nueva promoción, denominada Villa de Riotinto, que se encuentra situada en la Avenida Gregorio García Cardoso de la localidad, precisamente junto al estadio de la Cuna del Fútbol, que recuerda que, también como consecuencia de la presencia inglesa, Riotinto es el primer lugar de España en el que se jugó al fútbol.

Las viviendas, que ya están a la venta, han sido construidas por Insersa y promovidas por Riotinto Building, también del Grupo Insersa, que ha agradecido la «predisposición» del Ayuntamiento de Minas de Riotinto para que este proyecto urbanístico sea ya una realidad.

Mª Dolores Carrasco descubre los secretos de la Biblioteca Victoriana de Bella Vista

Licenciada en Filología Inglesa y Humanidades por la Universidad de Huelva, María Dolores Carrasco Canelo es profesora de Enseñanza Secundaria en el IES del Andévalo de Puebla de Guzmán, además de una amante de la investigación, lo que le ha llevado a realizar algunos estudios de enorme interés, como el referido a la Biblioteca Victoriana del Club Inglés de Bellavista, en Minas de Riotinto.

Un arduo trabajo que veía la luz en el año 2014, cuando publicaba ‘Una Biblioteca Victoriana en Minas de Riotinto’, un libro editado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Huelva. Una obra presentada en el Club Inglés en Bella Vista dentro de los actos conmemorativos del 135 aniversario de este Club.

En concreto, esta biblioteca riotinteña estaba conformada por casi 2.000 ejemplares que se han conservado hoy en día, de una amplia variedad temática, a pesar de que esta cifra es tan sólo es una muestra de lo que llegó a ser. Ejemplares que hoy se custodian en la Onubense. Y es que este centro cultural vivió diferentes momentos a lo largo de su trayectoria, teniendo un punto de inflexión a partir de 1954, cuando las minas vuelven a manos españolas.

Entre las conclusiones de la publicación, esta profesora destaca que su principal característica está en haber sacado a la luz la existencia de esta colección de libros y su valor documental que ha estado olvidado e ignorado para el mundo académico durante mucho tiempo. Y es que, para muchos, esta biblioteca era algo totalmente desconocido.

Pero, además, para la autora, “este trabajo supone un ejemplo de cómo el pueblo británico se ha comportado siempre de forma muy recelosa con su identidad y cultura y la ha salvaguardado y mantenido, incluso cuando se ha encontrado fuera de las islas británicas. Aquí se demuestra que siempre se mantuvieron fieles a sus más puras señas de identidad, como son su idioma, ya que la mayoría de estos libros están escritos en inglés, y consecuentemente a su cultura”.

Además, la lectura de esta obra permitirá al usuario comprobar cómo se estructuraba la sociedad inglesa en Huelva, que mantenía su concepción ordenada y gusto por la cultura.

En definitiva, una publicación para recordar, teniendo en cuenta que Carrasco puso de manifiesto el enorme interés que los ingleses tuvieron siempre por la lectura, lo que propició que en Bellavista se fuera diseñando una biblioteca de enorme valor, creada de forma similar a este tipo de centros en Gran Bretaña para los ingleses que llegaban a Huelva para trabajar en las minas.

Un estudio necesario sobre el patrimonio cultural de las minas, que promete que pronto se ampliará. Y es que esta Biblioteca Victoriana fue de carácter único.

Fotos: Pedro Carrasco