Las ‘rosas’ de Zufre y de Puebla de Guzmán, cuando la desigualdad de género llega a la Memoria Histórica

La búsqueda de estas 31 mujeres ha sido infructuosa hasta el momento

La ansiada igualdad de género sigue siendo una asignatura pendiente en nuestra sociedad, a pesar de los grandes avances conseguidos en este aspecto. Evidencias de esta afirmación existen muchas, incluso en cuestiones a priori tan alejadas de este ámbito como la Memoria Histórica.

La desigualdad social también ha afectado a la recuperación de lo sucedido en la Guerra Civil española (1936 – 1939), dado que, en ocasiones, hemos tenido menos datos de las mujeres que fueron enterradas en fosas comunes que de las víctimas masculinas. O, en otras ocasiones, se ha obviado el hecho de que ellas fueron víctimas simplemente por ser esposas, hermanas o madres, es decir, por ser mujer.

Una cuestión que ha quedado demostrada en trabajos como el desarrollado por el grupo ‘Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía (RMHSA)’ del sindicato CGT, que afirmaba que en Andalucía Occidental existieron fosas comunes destinadas a las mujeres asesinadas tras el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

Y la provincia de Huelva, precisamente, cuenta con dos casos muy significativos de esta situación. Se trata de las llamadas ’16 rosas de Zufre’ y ‘15 rosas de Puebla de Guzmán’.

16 rosas de Zufre

Aunque se trata de un episodio de la Guerra Civil poco conocido, este suceso hace referencia a 16 mujeres de Zufre que fueron asesinadas en Higuera de la Sierra, siendo enterradas en una fosa común del cementerio. Por este motivo, han pasado a ser llamadas como las ’16 rosas de Zufre’, haciendo una analogía con las ’13 rosas’ asesinadas en Madrid cuatro meses después de finalizar la Guerra Civil  (en agosto de 1939), cuya historia fue llevada al cine en 2007 por Emilio Martínez-Lázaro.

Los hechos ocurrieron el 4 de noviembre de 1937, cuando estas serranas fueron asesinadas por el bando franquista en las tapias del cementerio de Higuera -donde aún pueden verse algunas señales de aquel terrible episodio-, sin que mediera ningún juicio ni sentencia previa. Todas ellas fueron acusadas de auxiliar a fugitivos, que, en muchos casos, eran sus familiares, si bien otras fuentes hablan de haber participado en el martirio de Rosario Expósito por votar a la derecha en las elecciones de 1936. No hay que olvidar que, durante la guerra, el bando franquista consideraba delito el pertenecer a un sindicato o ser madre, hermana o mujer de un republicano.

Diversos medios de comunicación han recogido las investigaciones históricas sobre como Antonia Blanca, Amadora Domínguez, Alejandra Garzón, Carlota Garzón, Teodora Garzón, Remedios Gil, Modesta Huerta, Josefa Labrador, Encarnación Méndez, Elena Ramos, Bernabela Rodríguez, Dominica Rodríguez, Felipa Rufo, Mariana Sánchez, Amadora Sánchez y Faustina Ventura…, fueron detenidas y humilladas públicamente al ser paseadas por la localidad -incluso, fueron torturadas y, algunas, violadas- antes de ser asesinadas. Porque todo parece indicar que fueron transportadas en un camión y les fueron atadas las manos con alambres. Tenían entre 29 y 62 años.

El hecho tuvo una enorme repercusión en la pequeña localidad de Higuera de la Sierra, donde prácticamente no hubo guerra.  Tal fue el escándalo que se ordenó que no hubiera más fusilamientos en un municipio que entonces apenas superaba los 2.000 habitantes.

Un fusilamiento colectivo que ha sido estudiado por los historiadores Francisco Espinosa Maestre y José María García Márquez y expuesto en el artículo titulado ‘La desinfección del solar patrio’, incluido en el libro La gran represión.

A través de la Ley de Memoria Histórica, la exhumación de sus cuerpos fue aprobada en 2019 junto a otros trabajos a desarrollar en las localidades onubenses de Berrocal y Cortegana, así como en las sevillanas de Alcalá del Río, Almadén de la Plata, Benacazón y Salteras. Una medida aprobada por la Junta de Andalucía, que daba vía libre a la búsqueda de la fosa común en la que estaban enterradas, al parecer, junto a otros cinco hombres. Unos trabajos que fueron desarrollados por los arqueólogos Elena Vera y Jesús Román y el antropólogo Juan Manuel Guijo.

Sin embargo, a pesar de meses de búsqueda y de los indicios que mostraban dónde podían estar enterradas, los trabajos fueron infructuosos y todavía no pudieron ser recuperados sus restos.

15 rosas de Puebla de Guzmán

Muy significativo es también el caso de las 15 mujeres asesinadas en la fosa de Puebla de Guzmán, conocidas como las ’15  Rosas de Puebla de Guzmán’. Primero fueron secuestras, vejadas y asesinadas nueve mujeres, a las que sumaron luego otras seis. Todas ellas fueron fusiladas en el cementerio de la localidad andevaleña sin que mediara juicio o prueba alguna.

Una de las mujeres asesinadas fue María San Blas ‘Blasa’, madre de José Domínguez Álvarez, conocido como Pedro ‘El Sastre’, cuya historia recoge en su libro Perseguidos el periodista y escritor onubense Rafael Moreno, una obra reeditada en 2022 por el Comisionado de Memoria Democrática de la Diputación Provincial de Huelva. Gracias a esta investigación pudo conocerse esta historia y comenzar a trabajarse en recuperar a estas quince mujeres secuestradas y asesinadas en septiembre de 1937.

Precisamente, el testimonio de José Domínguez fue vital para que el Ayuntamiento de Puebla de Guzmán apoyara la demanda de los familiares de los represaliados a intervenir en las fosas del cementerio para localizar y exhumar los restos. Así nació un proyecto que fue presentado a la Dirección General de Memoria Democrática tras ver la luz en unas jornadas de la Asociación de Memoria Histórica y Justicia de Andalucía (Amhyja).

Sin embargo, aunque las tareas de búsqueda de estas 15 rosas comenzaron en 2014, sus cuerpos nunca aparecieron debido a que la fosa donde habían sido enterradas había sido removida, vaciada y, posteriormente, rellenada con una capa de piedra triturada entre los años 1973 y 1974 durante las obras de construcción de nuevos nichos. En esta ocasión, los trabajos fueron desarrollados por el equipo formado por Elena Vera, Juan Manuel Guijo y Elisabet Conlin.

María San Blas Álvarez Cano; Beatriz Álvarez Gómez; Dolores Clemente Martín; Catalina García Márquez, María Márquez González, Mª Dolores Rodríguez Gallardo; María Roldán García, Mercedes Álvarez Pérez; Antonia Beltrán; María Rodrigo Domínguez Ponce; Concha Orta Blanco; Concepción Orta; María Peña Domínguez Suárez, Sampedro Álvarez Rodríguez Dolores Ponce Barbosa son los nombres para la memoria de las 15 rosas de La Puebla.

En definitiva, los casos de Zufre y Puebla de Guzmán forman parte de otros episodios ocurridos en Andalucía Occidental, donde la represión franquista sesgó la vida de, al menos, 40 mujeres que fueron asesinadas de forma irregular, aunque esta cifra podría ser mucho mayor ante la falta de datos.

Difundir sus historias, sin duda, es la mejor forma de que sus nombres no caigan en el olvido. Nunca es demasiado tarde para hacer justicia.

La Iglesia de Santa Bárbara de Riotinto, icono de la actividad minera de la comarca

La edificación, de 1917, goza de características singulares y cuenta en su interior con un Crucificado de León Ortega y una Inmaculada y un Corazón de Jesús de Jesús de Castillo Lastrucci

La Iglesia de Santa Bárbara guarda mucha simbología, mucho más allá de sus características arquitectónicas, debido a que esta edificación construida entre 1915 y 1917, año de su inauguración, vino a sustituir a la antigua iglesia de ‘La Mina’, ubicada en El Valle, y que fue dinamitada en 1918, dejando su huella sólo en las crónicas de la época. Recordemos que la antigua parroquia del poblado minero desapareció debido a los avances de los trabajos mineros de la Corta Filón Sur. Fue un templo que presentaba rasgos similares a la parroquia de Zalamea la Real, con dos torres, muy propio de los pueblos serranos de los siglos XVI y XVII.

Según recoge el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), el antiguo templo no estaba ubicado en el centro de la zona poblada, tal y como era habitual, sino que se situó detrás y en un extremo del poblado minero.

Una vez destruida, se diseñó la nueva Parroquia de Santa Bárbara en Minas de Riotinto que, aunque mantiene la línea de las iglesias de la zona, aporta unas características muy particulares, diferentes a las típicas del norte de la provincia de Huelva, un hecho que la dotan de una gran personalidad. Así queda patente, sobre todo, en su fachada, que destaca por su verticalidad, donde llama la atención la zona superior, donde se encuentran las campanas y el reloj.

Construida en mampostería, tiene tres naves, contando con pequeñas ventanas de medio punto en la zona central, mientras que en las laterales se observa desde la fachada huecos de arco de medio punto. “La puerta de la entrada principal se enmarca con dos grandes pilastras que se desarrollan hasta la espadaña de la misma. Dicha espadaña recoge dos campanas en su parte baja y otra más en la zona de remate. Un reloj completa el conjunto”, describe el IAPH, que añade que el techo está realizado a dos aguas de elevada inclinación con teja plana, presentando una altura más baja las dos naves laterales. La cubierta es de teja plana.

Por último, entre otros elementos a destacar, comentar que la iglesia riotinteña cuenta con un Crucificado de León Ortega y una Inmaculada y un Corazón de Jesús, obra de Castillo Lastrucci, en su interior.

La riotinteña Rosario Izquierdo presentará ‘Lejana y rosa’ este jueves en la Biblioteca de Huelva

La Cuenca Minera es la protagonista del nuevo trabajo de la escritora y socióloga de Minas de Riotinto

La Biblioteca Provincial de Huelva acoge este jueves, 28 de abril, la presentación de la nueva novela de la socióloga riotinteña Rosario Izquierdo. Una obra titulada Lejana y rosa, que ha sido publicada por la Editorial Comba, contando con el apoyo de la Diputación Provincial de Huelva. El acto, que tendrá lugar a las 19.00 horas, estará presentado por el escritor almonteño Juan Villa. Una oportunidad de adentrarse en esta historia después de que se diera a conocer en el Ayuntamiento de Minas de Riotinto, su localidad natal.

Un relato sobre el que el periodista Santi Fernández Patón ha asegurado en eldiario.es que “seguramente ha escrito Rosario Izquierdo la gran novela sobre Riotinto”. Y es que la historia y el paisaje de Riotinto inspiran esta obra, que se desarrolla en el territorio mítico de Tarsis, creado por la autora para situar en él esta narración que transcurre a lo largo del siglo XX, centrándose en las décadas de los 20 (años de colonización británica de las Minas de Riotinto) y los 70 (los años de la transición política española).

Su protagonista, Carmela Estévez, nos cuenta su iniciación al amor, el sexo, la historia y la escritura. Rosario Izquierdo firma una hermosa novela que recoge una parte de la historia de Riotinto y Huelva, del movimiento obrero en España, de la memoria histórica transmitida a través de las mujeres, y donde el paisaje minero es casi un personaje más.

Rosario Izquierdo, una amplia trayectoria

Aunque nació en Huelva en 1964, Rosario Izquierdo Chaparro se crio en Minas de Riotinto, por lo que se considera riotinteña de corazón. Y eso que ha vivido en diferentes ciudades a lo largo de su vida. En plena juventud, Charo se marchó a Madrid, donde vivió diez años, para estudiar la carrera de Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense. Como socióloga, ha trabajado con población en riesgo de exclusión social en diferentes barrios de Madrid, pero también en Huelva y Sevilla.

Tras estudiar Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, trabajó en diferentes barrios de la capital madrileña, Huelva y Sevilla con personas en riesgo de exclusión social. Una experiencia vital que le marcó a lo largo de su vida y que plasmó en su novela Diario de Campo, publicada en 2013. También ha escrito El hijo zurdo, ambas con gran éxito de crítica.

Como escritora, ha practicado diversas formas de escritura, recibiendo algunos premios de poesía, relato y cuento infantil. También es socia de la SGAE como autora de letras de canciones y tuvo una columna de opinión semanal, primero en Huelva Información y, más tarde, en El Mundo Huelva Noticias durante unos 5 años. Trataba sobre todo temas sociales, culturales y relacionados con la Cuenca Minera de Riotinto.

Actualmente, esta riotinteña trabaja en la Delegación de Igualdad del Ayuntamiento de Dos Hermanas, donde realiza tareas de comunicación, al tiempo que imparte Talleres de Escritura Creativa para mujeres.

El embalse de Gossan, un emblema de la Cuenca Minera

Declarado Bien de Interés Cultural en 2005, es una obra de ingeniería muy singular que refleja claramente la historia de la industria de la Faja Pirítica

Muy conocida al encontrarse dividida por la carretera que une Minas de Riotinto y Campofrío, esta presa debe su construcción a la actividad minera de la zona. Siendo así, las balsas de Gossan y del Cobre cuentan con residuos mineros.

Un espacio de grandes dimensiones que comenzó a perfilarse en 1971, año a partir del cual se construyó este lugar conformado por cuatro diques levantados en cascada sobre el cauce del arroyo Rejoncillo, destinados al acopio de residuos mineros y al control de las aguas fluyentes. Un complejo que fue declarado Bien de Interés Cultural en 2005, estando recogidos sus datos en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

Y, sobre todo, más allá de sus características, esta construcción garantiza el abastecimiento de agua para una parte importante de la población onubense y las actividades económicas que se desarrollan en la provincia de Huelva, en sectores tan emblemáticos como la minería, la industria o la agricultura.

Además, en los últimos tiempos, también ha entrado a formar parte de los atractivos turísticos de la Cuenca Minera. Hacer senderismo o cualquier otra práctica deportiva al aire libre por estos parajes son propuestas muy recomendables, con rutas que pueden resultar muy interesantes y educativas para conocer el sistema natural, la climatología y la historia de la zona donde se encuentran estas presas y embalses.

No en vano, el Complejo Gossan uno de los casos más significativos en la provincia de Huelva como una obra de ingeniería que forma parte del patrimonio onubense, un conjunto singular que refleja claramente la historia de la industria de la Faja Pirítica. Incluso, es una zona muy fotografiada por la creación de esculturas que desafían las leyes de la naturaleza.

Un lugar que debemos admirar, peo también cuidar. No olvidemos que el agua es fuente de riqueza, pero también una garantía para la vida.

Las minas de Riotinto inspiran la nueva novela de la socióloga riotinteña Rosario Izquierdo

La escritora presentará ‘Lejana y rosa’ el próximo martes en Riotinto con la presencia del jefe de Actividades Culturales del Instituto Cervantes de Londres, Juan Blas Delgado Ramos

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Minas de Riotinto acoge el próximo martes, 28 de diciembre, la presentación de la nueva novela de la socióloga riotinteña Rosario Izquierdo. Una obra titulada Lejana y rosa, que ha sido publicada por la Editorial Comba. El acto, que tendrá lugar a las 12.00 horas, estará presentado por el jefe de Actividades Culturales del Instituto Cervantes de Londres, Juan Blas Delgado Ramos.

Un relato sobre el que el periodista Santi Fernández Patón ha asegurado en eldiario.es que “seguramente ha escrito Rosario Izquierdo la gran novela sobre Riotinto”. Y es que la historia y el paisaje de Riotinto inspiran esta obra, que se desarrolla en el territorio mítico de Tarsis, creado por la autora para situar en él esta narración que transcurre a lo largo del siglo XX, centrándose en las décadas de los 20 (años de colonización británica de las Minas de Riotinto) y los 70 (los años de la transición política española).

Su protagonista, Carmela Estévez, nos cuenta su iniciación al amor, el sexo, la historia y la escritura. Rosario Izquierdo firma una hermosa novela que recoge una parte de la historia de Riotinto y Huelva, del movimiento obrero en España, de la memoria histórica transmitida a través de las mujeres, y donde el paisaje minero es casi un personaje más.

Rosario Izquierdo, una amplia trayectoria. Aunque nació en Huelva en 1964, Rosario Izquierdo Chaparro se crio en Minas de Riotinto, por lo que se considera riotinteña de corazón. Y eso que ha vivido en diferentes ciudades a lo largo de su vida. En plena juventud, Charo se marchó a Madrid, donde vivió diez años, para estudiar la carrera de Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense. Como socióloga, ha trabajado con población en riesgo de exclusión social en diferentes barrios de Madrid, pero también en Huelva y Sevilla.

Tras estudiar Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, trabajó en diferentes barrios de la capital madrileña, Huelva y Sevilla con personas en riesgo de exclusión social. Una experiencia vital que le marcó a lo largo de su vida y que plasmó en su novela Diario de Campo, publicada en 2013. También ha escrito El hijo zurdo, ambas con gran éxito de crítica.

Como escritora, ha practicado diversas formas de escritura, recibiendo algunos premios de poesía, relato y cuento infantil. También es socia de la SGAE como autora de letras de canciones y tuvo una columna de opinión semanal, primero en Huelva Información y, más tarde, en El Mundo Huelva Noticias durante unos 5 años. Trataba sobre todo temas sociales, culturales y relacionados con la Cuenca Minera de Riotinto.

Actualmente, esta riotinteña trabaja en la Delegación de Igualdad del Ayuntamiento de Dos Hermanas, donde realiza tareas de comunicación, al tiempo que imparte Talleres de Escritura Creativa para mujeres.

Su última novela ya ha tenido, como las anteriores, muy buena acogida, hasta el punto de que ha sido difundida a través de un medio nacional, concretamente El Diario, que ha publicado una reseña sobre el libro que puede leerse haciendo click en este enlace.

Foto: Bárbara Arrante Izquierdo

‘La Batea de los 15’ compite por el I Premio Internacional de Teatro Virtual José Cedena

La asociación cultural de Riotinto es seleccionada como finalista del certamen junto con más de 100 grupos de España e Iberoamérica

Los ciudadanos pueden dar su voto a las representaciones de la entidad riotinteña hasta el próximo 31 de diciembre

Los miembros de la Asociación Cultural ‘La Batea de los 15’ de Minas de Riotinto han sido elegidos para participar en el I Certamen Internacional de Teatro Virtual ‘José Cedena’. Se trata de un nuevo reto en el que este grupo de la Cuenca Minera participa con las obras ‘La consulta de don Melquiades’, representada en Nerva, y ‘La rutina diaria de San Pedro’, interpretada en la XVII Semana Cultural ‘Adela Frigolet’, ambas escritas por el propio José Cedena.

Según explica a TINTO NOTICIAS el director de ‘La Batea de los 15’, José Gregorio Prieto, “nos ha hecho mucha ilusión poder formar parte de este concurso, dado que hemos sido elegidos entre 103 participantes, por lo que nos gustaría contar con el apoyo de toda la Cuenca Minera, dado que, además, todas las representaciones que realizamos son con carácter solidario. Creo que sería muy bonito contar con el apoyo de todos”.

La elección de los ganadores del certamen, en el que participan grupos de toda España e Iberoamérica, se realizará por votos virtuales a través de la página de Facebook del certamen (‘Obras y sainetes de José Cedena), donde aparecen identificadas las obras participantes. Por este motivo, desde la asociación riotinteña se anima a todos sus seguidores a votarles y comentar sus videos, para situarse en lo más alto de la página y alcanzar la primera posición en el concurso. La votación permanecerá abierta hasta el próximo 31 de diciembre.

Sus interpretaciones pueden verse en los siguientes enlaces de YouTube:

Asociación Cultural La Batea de los 15

Esta asociación inició su actividad el 5 de septiembre de 2011, cuando se reúnen en el Centro de Día de Mayores de Minas de Riotinto para continuar con el taller de teatro al que habían acudido, promovido por la Delegación de Igualdad y Bienestar Social y que se tuvo que cancelar por motivos económicos.

Fue así como se planteó la alternativa de continuar solos con los ensayos y estrenar la obra ‘Los Viejos no Deben Enamorarse’, de Alfonso R. Castelao, que la que estaban preparando. Lograron su objetivo, consiguiendo un éxito total de crítica y público. Un éxito que fue un incentivo para constituirse en asociación cultural con la conseguir ayudas que les posibilitaran disfrutar con su afición al teatro, así como otras actividades internas. Desde entonces no han parado de animar la vida cultural de la zona, habiendo cosechado numerosos aplausos.

Entre otros, los trabajos realizados con la entidad han sido la cita obra ‘Los Viejos no deben enamorarse’, de Alfonso R. Castelao (Minas de Riotinto y Zalamea, 2011; y Lepe, en 2013); ‘Amores de ayer y de hoy’, de José Gregorio Prieto (Minas de Riotinto en 2014 a beneficio del Banco de Alimentos de Huelva y Alimentos Infantiles; y en Nerva en 2014 a beneficio del Comedor de Verano, Parroquia San Bartolomé y Todos con Lidia); ‘Todo fue por el dinero’ de José Gregorio Prieto (Minas de Riotinto en 2015 a beneficio del Comedor Escolar de Cerano; y en Nerva en 2015 a beneficio del comedor social y la Parroquia de San Bartolomé); ‘Pastillas para el corazón’ de José Gregorio Prieto (Minas de Riotinto en 2016 a beneficio de las Asociaciones del Cáncer y el Alzheimer de Campillo; Nerva en 2016 a beneficio de Cáritas; y El Campillo en 2016 para el Alzheimer); Sainetes ‘Sangre gorda, el clero y ganas de reñir’ de diferentes autores (Minas de Riotinto en 2016 a beneficio de Amigos del Alto y, de nuevo, en 2017 en esta localidad); ‘Está ocupado’, de José Gregorio Prieto (Minas de Riotinto en 2018 a beneficio de Unidos por el Alto; en Nerva en 2018 en la Semana Cultural del Seper Adela Frigolet; en El Álamo en 2018; en Zalamea en 2018 a beneficio del Pueblo Saharaui; y en Nerva en 2018 a beneficio de Caritas Parroquial); ‘La Rutina diaria de San Pedro’ (en El Álamo, en 2019); Sainetes como ‘La Consulta del Doctor Melquiades y ‘La Rutina Diaria de San Pedro’ en diferentes fechas en La Residencia de Nerva, en la Obra de Jesús Nazareno y en la Velada de Santa Ana.

Cinco historiadoras se unen para abordar el pasado y el futuro de la Cuenca Minera

El Museo Vázquez Díaz de Nerva acogerá unas jornadas que tendrán como ponentes a María Antonia Peña, Consuelo Domínguez, Marta Fernández Peña, Nieves Verdugo y Patricia Chapela

El Museo Vázquez Díaz de Nerva acogerá el próximo miércoles 10 de noviembre las jornadas ‘Biografías históricas vinculadas a la Cuenca Minera: investigación y transferencia’, un encuentro de carácter científico organizado por el proyecto de investigación ‘De los archivos a la calle: rutas biográficas en la cuenca minera de Huelva (siglos XVIII-XX)‘ y dirigido por la profesora de Historia Contemporánea de la Universidad de Huelva (UHU) Marta Fernández Peña.

Financiada por la Cátedra de La Provincia de la Universidad de Huelva, la actividad ha despertado un enorme interés y contará con la participación de cinco expertas e investigadoras que analizarán cuestiones de diversa índole con las que invitan a los asistentes a reflexionar no solo sobre el pasado de la comarca, sino también sobre el presente y futuro de una zona cuya actividad minera ha marcado en gran parte la historia contemporánea onubense desde el punto de vista económico, político, social y cultural.

El programa de las jornadas se inicia a las 17.00 horas con la conferencia titulada ‘Hugh M. Matheson: su actividad empresarial y filantrópica en las Minas de Riotinto’, a cargo de la historiadora campillera Consuelo Domínguez Domínguez, profesora y autora del libro ‘Hugh M. Matheson, un victoriano en las minas de Río Tinto’, en el que describe la actividad del que fuera presidente de la compañía minera entre 1873 y 1898.

A continuación, a las 17.30 horas, intervendrá la rectora de la Onubense y catedrática de Historia Contemporánea, María Antonia Peña Guerrero, que disertará sobre ‘Guillermo Sundheim y la minería onubense en el siglo XIX’, una figura de vital importancia en la historia de Huelva al ser propietario de la Rio Tinto Company Limited y promotor del desarrollo económico y comercial de la provincia.

La programación continuará a las 18.00 horas con las palabras de la propia Marta Fernández Peña, que analizará la huelga de 1920 en la Cuenca Minera desde el punto de vista de los ‘Obreros, sindicalistas y directivos’, óptica desde la que abordará aquel episodio huelguístico en el que participaron cerca de 11.000 mineros y que continúa siendo bastante desconocido, y ello a pesar de que tuvo graves consecuencias, pues la difícil situación de los mineros se unió la crisis económica que sacudió a Europa tras la I Guerra Mundial.

‘Entre el retorno y el olvido: la emigración de mineros de Huelva a Estados Unidos durante la crisis de 1920’ será la siguiente ponencia, que será ofrecida las 19.00 horas por la historiadora y profesora onubense Nieves Verdugo Álvez, experta en este tema. Y es que, a causa de la huelga que se registró en Minas de Riotinto hacia 1920, muchos mineros de la zona se vieron obligados a repartir a sus hijos entre familias de acogida, de la provincia y de fuera de ella, para su subsistencia, al tiempo que otros muchos trabajadores tuvieron que emigrar a Estados Unidos, especialmente a Ohio.

La intervención dará paso a las 19.30 horas a la conferencia de la historiadora, guía de patrimonio minero e intérprete del paisaje Patricia Chapela. La titula ‘Los itinerarios culturales como generadores de Patrimonio: su labor pedagógica en los espacios mineros’, sin duda una oportunidad de conocer las múltiples posibilidades que en materia turística ofrece el rico patrimonio de la cuenca.

La intensa jornada finalizará con un debate sobre las diferentes cuestiones planteadas a lo largo de la tarde por estas cinco investigadoras, quienes abordarán temas de enorme relevancia para la Cuenca Minera y, por ende, para toda la provincia de Huelva.

‘La Mimbrera’, una mina de azufre que atestigua los orígenes romanos de El Campillo

El yacimiento cuenta con una masa de sulfuros masivos de gran belleza que lo convierten en un recurso con un gran atractivo para el sector turístico

Todos conocemos la riqueza mineral de la provincia de Huelva, pero a veces hay datos que han sido olvidados o poco difundidos y que no dejan de sorprendernos. Es el caso de la mina de ‘La Mimbrera’, situada en el término municipal de El Campillo, junto a la carretera N-435, que une San Juan del Puerto y Cáceres).

Se trata de una mina de azufre de gran belleza al contar con una masa de sulfuros masivos con afloramiento gossanizado que, sin duda, es uno de los atractivos turísticos de la zona.

Efectivamente, si seguimos la carretera, un poco antes de llegar a El Campillo encontraremos ‘La Mimbrera’, que fue una mina romana. Su pequeño tamaño y su ubicación en un paraje al noroeste del núcleo urbano del municipio han provocado que sea un entorno poco conocido fuera de la Cuenca Minera de Riotinto.

Pero más allá de las características mineras de la zona, ‘La Mimbrera’ pone de manifiesto unos orígenes de El Campillo que van más allá del siglo XIX, cuando se asienta en Huelva la Rio Tinto Company Limited S. A. para explotar diferentes yacimientos en la comarca.

Es cierto que entonces la localidad consiguió un crecimiento sin precedentes y pasó de vivir fundamentalmente de la agricultura y la ganadería a basar su actividad en la minería. También es cierto que, como consecuencia de ello, se construyó una estación de ferrocarril en El Campillo del conocido como ferrocarril de Riotinto, lo que provocó un gran desarrollo para los campilleros y campilleras.

Pero tampoco debemos olvidar que la existencia de esta mina romana de pequeñas dimensiones demuestran los orígenes romanos de este municipio que continúa formando parte activa de la Cuenca Minera. Unas raíces sobre las que se tienen pocos datos, pero que no podemos olvidar.

La riotinteña Carmen Monís quiere ofrecer visitas teatralizadas en su pueblo

Enamorada de su localidad natal, esta productora teatral, que reside en Cartagena, ha llevado sus montajes a escenarios de todo el país

Nacida en Minas de Riotinto, Carmen Monís Salvador es una productora teatral que lleva más de quince años recorriendo escenarios de todo el país con sus propuestas, dedicadas en su mayoría a toda la familia. Y es que, desde pequeña, es una gran amante del teatro, como también lo es de la Cuenca Minera, donde tiene sus raíces, de las que se siente muy orgullosa, a pesar de residir lejos de su localidad natal, de la que se marchó “debido a que mis padres tuvieron que irse por las circunstancias”.

Es más, reside en Cartagena (Murcia), pero “me encanta Riotinto y, aunque mi compañía está en Cartagena, mi alma está en Riotinto. También he vivido en Madrid y Barcelona, pero, vaya donde vaya, siempre digo que soy de Riotinto, porque estoy muy orgullosa de dónde vengo”.

Fue precisamente en Minas de Riotinto donde Carmen se enamoró del teatro. Según recuerda, “mi afición comenzó en esas veladas teatrales que hacían los vecinos en Riotinto, donde siempre ha habido mucha afición. Yo lo veía y pensaba que quería hacer lo mismo”.

De hecho, anima a los riotinteños a mantener viva esa llama por el teatro: “Me enteré de que había una Escuela Municipal de Teatro y que Jesús Chaparro era el director y me alegró mucho. También recuerdo que en el año 2014 se organizó una exposición de carteles de obras que se habían representado en el Teatro Cobos Wilkins y me pareció una actividad muy bonita”.

Desde entonces, mantuvo esa idea. Sin embargo, “cuando le dije a mis padres que quería estudiar Arte Dramático se llevaron las manos a la cabeza, así que tuve que buscarme la vida. Primero hice Trabajo Social y luego un Máster en Método e Investigación Social, porque algo había que hacer”, nos cuenta Monís, tras lo cual quiso formarse en teatro: “entonces mis padres vivían en el País Vasco y yo empecé a trabajar profesionalmente en el ámbito sociológico, mientras que todo el dinero que tenía me lo gastaba en formarme en teatro, que era mi hobby”.

En este aspecto, un punto de inflexión en su vida se produjo cuando viajó a Argentina, donde conoció a la gran actriz Indira Ledesma.

Fue así cómo logró alcanzar su sueño: dedicarse al teatro, siendo, en la actualidad productora de teatro musical, enfocado sobre todo al teatro familiar. Tal y como afirma en esta entrevista concedida a Tinto Noticias, “mi primera producción tuvo un presupuesto de tan sólo 500.000 pesetas. Y ahí empezó todo”.

Balance profesional muy positivo

Desde entonces hasta ahora han pasado más de 15 años, a lo largo de los cuales ha logrado grandes éxitos, llevando sus montajes por todo el país. Es más, considera que “el 99% de mis producciones siempre ha evocado un poco a Minas de Riotinto y a esos recuerdos de mi familia en esa época en la que vivimos en Huelva”. Antes de tener su propia productora había estado en otras compañías, porque era su profesión soñada, aunque anteriormente había trabajado mucho también en el ámbito del Trabajo Social.

Su productora lleva el nombre ‘Monís’ en homenaje a mi padre, porque, según nos dice, “mi padre no confiaba en mí y, además, mis padres eran muy conocidos en el pueblo, en Riotinto”.

A la hora de haber balance se considera “una privilegiada, porque he podido vivir de lo que me gusta. El teatro es mi vida y lo será siempre. Cuando deje de ponerme nerviosa antes de subirse el telón, supondrá que el teatro ya no me importa”. Incluso, está casada con un chico que estudió Arte Dramático, con lo que comparte su vida con otra persona amante del teatro.

Por todo ello, su balance es más que positivo. Para ella, “este es un mundo apasionante para quien le guste, pero también un trabajo muy duro, con momentos buenos y momentos malos, aunque, si te gusta, al final, sigues. Mi balance es bueno. Para mí, el éxito es vivir de lo que te gusta, aunque sea de forma módica. Hay momentos que hemos hecho 20 giras y ha sido un año muy bueno, pero sabiendo que otras veces, como sucede ahora, se vivirán momentos peores. Siendo así, siempre hemos sido precavidos por si teníamos una temporada mala. Como está ocurriendo ahora con la crisis sanitaria, porque tengo a mucha gente a mi cargo. En este aspecto, estoy muy orgullosa de que todos los que han trabajado conmigo han podido cobrar la ayuda, porque siempre los he contratado como artistas”.

Consecuencias de la Covid-19

Tras esta extensa carrera, Carmen reconoce que la situación creada por la pandemia de Covid-19 está siendo muy complicada para el sector cultural. Según afirma, “ahora está todo muy mal. Yo tenía programa una gira por Canarias y por todo el norte de España y otra por Castilla León, pero muchos de estos espectáculos se han cancelado y otros, se han pospuesto”. Y es que tiene claro que la cultura “está muy mal, por lo que tengo claro que voy a participar en la movilización del día 17, porque ahora se vuelven a reducir los aforos y nunca hemos tenido ayudas o hemos tenido muy pocas. Todo siempre de nuestro bolsillo”.

A pesar de ello, esta riotinteña mira al futuro con optimismo, puesto que afirma que “este sector ha pasado por muchos baches y, después, siempre nos recuperamos. Por ello, imagino que saldremos de esto, al igual que hemos salido de otras situaciones anteriores. Soy confiada y espero que todo vaya bien”.

Enormes posibilidades turísticas de Minas de Riotinto

Precisamente, pensando en nuevos proyectos, a Carmen Monís le gustaría poner en marcha una nueva iniciativa que, precisamente, tiene a Minas de Riotinto como protagonista. Se trata de poner en marcha rutas teatralizadas en la localidad riotinteña, porque asegura que “es una zona con muchas posibilidades turísticas. Tengo una casita en la zona, que era de mi abuela, y cuando voy a la Cuenca y veo las casas de Bellavista tengo claro que se puede hacer una bonita teatralización con personajes históricos relevantes de la época en la comarca. Y es que, además de los musicales, también hago rutas teatralizadas”.

De hecho, ya tiene la idea bastante perfilada y tiene intención de presentar el proyecto a la alcaldesa de Minas de Riotinto, a la que tuvo la oportunidad de conocer recientemente.

Una propuesta muy interesante, más aún en Riotinto, “donde tengo entendido que hay mucha afición al teatro, como siempre ha sido. Es algo que siempre ha gustado”.

Por este motivo, para despedirse, Carmen Monís espera que “Riotinto siga con esa afición al teatro que siempre ha mantenido. Y no sólo Minas de Riotinto, sino toda la Cuenca, “que es un auténtico modelo y ejemplo a seguir cuando se habla de cultura. No sé si será por el legado dejado por los ingleses en la comarca, pero lo cierto es que siempre ha sido un referente cultural. Y estoy segura que lo seguirá siendo. Así que, desde aquí, los animo a continuar con esta línea, con los certámenes de teatro aficionado, porque son muy importantes también para los profesionales. En definitiva, les pido que sigan con esa afición tan bonita, porque, para mí, el teatro es mi vida y mi cultura. Y Minas de Riotinto es un pueblo con mucha identidad y mucha cultura”.

Omar Romero investiga las pinturas aparecidas en la Iglesia de Campofrío

El historiador y arqueólogo aracenense estudia los orígenes de la localidad y su devoción por Santiago Apóstol

Tras la aparición de unas pinturas murales durante la restauración de la Iglesia San Miguel Arcángel de Campofrío, el Ayuntamiento de la localidad ha querido dar un paso más para poner en valor este importante descubrimiento relativo al patrimonio cultural del municipio. Una inquietud que está siendo resuelta a través del trabajo que está llevando a cabo el historiador y arqueólogo Omar Romero de la Osa Fernández, que está traduciendo el Libro de Cofradías de Santiago Apóstol, una obra que indaga en los orígenes del municipio campofrieño y en su devoción hacia su patrón.

La investigación, cuyas conclusiones aún están por determinar, ha generado un enorme interés, dada su relevancia. No en vano, tal y como explicaba la alcaldesa de Campofrío, Mercedes López, se está llevando a cabo un estudio exhaustivo sobre la historia de la Cofradía de Santiago Apóstol a cargo de “Omar de la Osa, historiador fascinado por nuestra iglesia y por nuestro pueblo, tras conocer las pinturas que aparecieron en las Capillas de Santiago y de las Ánimas Benditas, tras la restauración de la Iglesia. Esto acaba de empezar, pues, gracias a él, descubriremos con detalle los orígenes de nuestro precioso pueblo, como se forjó y cuáles fueron sus etapas cruciales hasta el día de hoy”.

Por este motivo, Tinto Noticias ha querido entrevistar a este aracenense de 36 años, licenciado en Historia y doctor en Arqueología por la Universidad de Sevilla, que se declara un auténtico apasionado del patrimonio histórico y de su territorio. Una entrevista en la que Omar Romero de la Osa nos adelanta algunos de los detalles de su estudio, que, sin duda, llamará la atención a todos los habitantes de la Cuenca Minera.

– Omar, estás trabajando en una investigación sobre la iglesia de Campofrío. ¿En qué consiste este estudio?

– El Ayuntamiento de Campofrío está apostando por recuperar su pasado. Un conector en la actualidad de su historia es la Cofradía de Santiago y las fiestas en torno al toro. La construcción de la parroquia va ligada al patrón Santiago. De hecho, la Cofradía de Santiago tuvo mucho que ver en su financiación. La festividad de Santiago remite a las mentalidades y la organización social de Campofrío durante la Edad Moderna, pues, a la celebración religiosa y devocional, se unía la fiesta en torno al toro que reunía a los ganaderos de los alrededores en el Coso de Santiago.

En este sentido, me encuentro inmerso en la investigación de la cofradía a través de su primer libro de cuentas. Se trata de un documento de archivo en formato libro y cubiertas de pergamino donde se contiene la vida de la cofradía desde 1634 hasta 1745. Muestran sus primeras reglas de 1634 y los acuerdos de 1740 referente a la organización de los hermanos y de la actividad ganadera a la que iba asociada la cofradía. También recoge las cuentas de sus diferentes mayordomos y la lista de hermanos, datos fundamentales para elaborar el análisis histórico de la cofradía. El proyecto, por tanto, abarca la transcripción y edición del documento, así como de su posterior estudio histórico.

– ¿Cuál ha sido el hallazgo que se ha realizado en la iglesia durante las obras de restauración del templo?

– La historia es apasionante. En el trascurso de uno de mis trabajos en el patrimonio construido de la Sierra de Aracena, tuve la oportunidad de conocer las obras de adecentamiento de la Parroquia de San Miguel acompañado de Inmaculada López Carrión, teniente de alcalde del Ayuntamiento. Cuando los trabajadores se disponían al decapado de la pintura en mal estado de las capillas laterales del lado de la Epístola se abrió paso la pintura original. Se trata de la pintura mural que revestía al templo simulando elementos arquitectónicos. Estuvimos en el momento y el lugar justo.

Ante el hallazgo, en días posteriores elaboré junto al director del Museo de Riotinto, Aquilino Delgado Domínguez, un informe técnico donde se especificaba de forma primaria las características de las pinturas murales. Los restos que nos dan más pistas del tipo de pintura mural son los hallados en la cuarta capilla. Se trata de elementos tipo decorativos sencillos de líneas oscuras formando un rectángulo que sirve a modo de marco, se juega con el grosor de la línea para dar mayor profundidad. En la parte inferior se observa una decoración de roleos de color azul y motivos vegetales sobre fondo de color rojo/ocre.

Aunque predomina los colores azules y rojos en el marco, también se aprecia el beige y el negro para las líneas del marco. En el pilar derecho de la cuarta capilla existe además una serie de letras sobre fondo azul todavía ilegibles hasta su decapado total de la superficie.

– ¿Con qué hipótesis trabajas?

– Las pinturas murales de San Miguel Arcángel de Campofrío suponen una manifestación del diseño del edificio, de cómo se quiso mostrar el edificio a todos. Como tal, debemos considerarla como parte indisociable del edificio y caracterizarla como bien inmueble.

– ¿Qué relevancia tiene para Campofrío esta investigación?

– El estudio de la historia local se muestra muy importante como desarrollo social. La parroquia tiene dos planos: el material y el humano (feligresía). La restauración de las pinturas y la investigación histórica asociada persigue un doble proceso de recuperación de unas pinturas que son parte del diseño del edificio y del contexto histórico de las mismas que remiten a la iglesia como sociedad. La recuperación de las pinturas murales se torna muy interesante en el plano patrimonial, puesto que las iglesias durante los episodios epidémicos en el siglo XIX encalaron las paredes tapando el estado original de las iglesias. En este estado de conservación, si bien conocemos la recuperación de pintura mural medieval con las ermitas de San Mamés de Aroche, Santa Eulalia de Almonaster la Real y Santo Domingo de Aracena, no es tan común en la edificación barroca y tardobarroca, un buen ejemplo donde mirar es la iglesia inacabada del Castaño del Robledo. La recuperación de las pinturas de San Miguel aumentará el acervo cultural constructivo y artístico de un periodo aún desconocido en muchos aspectos.

– La iglesia es el principal monumento de la localidad…

– Efectivamente, la Parroquia del Arcángel San Miguel es el principal monumento de Campofrío. Se trata de un edificio construido a finales del siglo XVIII a partir de otro anterior de cuyo único vestigio queda en la actualidad el ábside hoy en funciones de sacristía. Precisamente de los restos del ábside, se puede conocer las trazas del templo originario, que sería del tipo de una sola nave y ábside diferenciado y avanzar en su cronología, pues su sistema de cubrición mediante arcos ojivales apeados sobre ménsulas remite a finales del siglo XVI.

El templo actual, levantado en la década de 1790 es un magnífico ejemplo de arquitectura tardo barroca de los arquitectos de la archidiócesis hispalense José Álvarez y Antonio de Figueroa. Éste modifica la disposición de su planta y construye un edificio de mayores dimensiones de una sola nave donde destaca la torre campanario anexa.

De todas formas, la parroquia nos remite a monumentalidad, pero, sobre todo, a la sociedad que sintió la necesidad de levantar un edificio de estas características de tal forma que es indisociable respecto al paisaje urbano donde se erige. Claramente, la parroquia de San Miguel es un catalizador cultural y económico en los siglos XVII y XVIII.

– No es la primera vez que estudias la historia y el patrimonio de la localidad…

– Mi acercamiento al patrimonio campofrieño se enmarca en mis estudios sobre las ermitas y, en concreto, tuve la oportunidad de caracterizar la ermita de la Santísima Trinidad de las Ventas de Arriba. Siempre me ha parecido muy interesante el estudio de la iglesia en sus diferentes elementos. A nivel constructivo, Campofrío muestra gran atractivo por el origen de la parroquia, como hemos comentado anteriormente, y por la presencia en sus inmediaciones de otras iglesias, como la de Nuestra Señora de la Granada en las inmediaciones del Odiel.

– ¿Qué importancia tiene el patrimonio de Campofrío?

– Campofrío presenta un rico patrimonio histórico, fruto de su importancia ganadera y minera a lo largo de la historia a caballo entre la Sierra y la Cuenca Minera. Por su importancia, han sido varios los estudios sobre Campofrío, de los cuales debemos destacar, en el plano arqueológico, el libro Explotaciones romanas de Campofrío, del profesor de la Universidad de Huelva Juan Aurelio Pérez Macías, el de la geografía en Campofrío. Una forma de vida entre la Sierra y la Mina, de Domingo Ávila Fernández, y, finalmente, la reciente monografía sobre su historia por Miguel Burguillos Peña. Los esfuerzos del Ayuntamiento se encaminan en continuar esta senda cultural incidiendo en aquellos aspectos menos conocidos, como es el caso del estudio de la Cofradía de Santiago.

– Para terminar, ¿qué mensaje le darías a los campofrieños?

– Apostar por el patrimonio cultural en una economía caracterizada por la tercerización supone apostar por el futuro de la población. Para ello, es necesario comenzar por la investigación histórica y puesta en valor que genere recursos diferenciadores donde mostrarse a los demás y conocerse a uno mismo. En el caso de Campofrío, es para sentirse orgulloso.

Trayectoria del investigador Omar Romero de la Osa Fernández (1984)

Natural de Aracena (Huelva), es doctor arqueólogo por la Universidad de Sevilla y un apasionado del patrimonio histórico y de su territorio. Es licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla (2007), DEA en Ideologías y movimientos políticos del siglo XX (Universidad de Sevilla), Master en Arqueología (Universidad de Sevilla), Master sobre la Monarquía católica y la Europa barroca (Universidad de Granada) y es doctor en Arqueología de la Arquitectura por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla en 2017.

Dentro de su campo, continúa formándose con diversos cursos de postgrado en archivística (UNED), así como de documentación del patrimonio cultural por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), además de realizar numerosas participaciones en congresos, jornadas y publicaciones especializadas. Finalmente acaba de publicar (diciembre 2018) su primer libro, Arquitectura religiosa en el espacio rural del Reino de Sevilla. Análisis edilicio, constructivo y estructural en la Sierra de Aracena durante los siglos XIII–XV, en la editorial internacional especializada en arqueología BAR Publishing, una monografía sobre la arquitectura religiosa medieval de la Sierra de Aracena.

En el ámbito laboral destaca su participación en las diferentes campañas arqueológicas realizadas en el Recinto Fortificado de Aracena desde 2007, así como en la dirección de intervenciones en la Parroquia de San Martín de Almonaster, Villanueva de los Castillejos, Sotiel Coronada, entre otras. Además, ha colaborado en proyectos arqueológicos en las Minas de Aljustrel (Beja, Portugal) bajo la dirección del Arqueólogo de la Universidad de Huelva Juan Aurelio Pérez Macías, o proyectos de documentación e intervención en patrimonio construido en el Muelle de Tharsis del Puerto de Huelva (Delegación Territorial de Cultura de Huelva, ETSAS) o en el estudio paramental y de diagnóstico de la escalera de acceso al Jardín del Cupreso, en el Palacio del Generalife, junto a la arquitecta María Carretero para el Patronato de la Alhambra y el Generalife.