Muestran la belleza de Bella Vista a través de un dron

José Antonio Portero continúa dando a conocer el patrimonio de la provincia con imágenes tomadas desde el aire

El onubense José Antonio Portero ha elegido el barrio inglés de Bella Vista para continuar con su incansable labor dedicada a mostrar el patrimonio de la provincia de Huelva a través de imágenes tomadas desde el aire con un dron.

En su nuevo vídeo, que puede verse haciendo click en este enlace, Portero exhibe la belleza de «un lugar muy curioso e histórico dentro de la provincia de Huelva» como es la citada barriada de Minas de Riotinto, «una antigua colonia británica que permanece intacta al paso del tiempo», explica.

Además del vídeo, José Antonio Portero ofrece la siguiente reseña histórica sobre esta barriada:

Un lugar muy curioso e histórico dentro de la provincia de Huelva es el barrio inglés de Bellavista, situado junto al municipio de Minas de Riotinto, una antigua colonia británica que permanece intacta al paso del tiempo.

En 1873, la Riotinto Company Limited adquirió los yacimientos mineros de Riotinto, entonces propiedad del Estado. Diez años después, en 1883, el director de las minas de Riotinto, Charles Prebble, decidió construir una barriada independiente de la población primitiva, para albergar en ella al creciente staff inglés.

Para la construcción del barrio de Bellavista se eligió una pequeña colina de escoriales antiguos al oeste del pueblo (actualmente Minas de Riotinto), desde donde se dominaban pequeños valles y planicies.

Comenzamos nuestras imágenes con el grupo de viviendas que se sitúan junto a las pistas de tenis.

La urbanización de Bellavista está formada por viviendas de dos y tres plantas en hilera, conocida como tipología inglesa semidetached houses, con la invariante regional de la teja curva y las paredes encaladas. Podemos distinguir varios tipos de viviendas: una fila de casas altas de tres pisos, las casas bajas, de una sola planta, y viviendas aisladas. Cada tipo de vivienda estaba ocupada por un directivo, dependiendo de su posición en la empresa.

El barrio de Bellavista es fruto de una planificación única y nace con la idea de constituirse como un conjunto cerrado en sí mismo en el que pudiera realizarse la trasposición de una auténtica colonia británica. Esta comunidad se rodeó de un muro de piedra con dos entradas y guardianes en sus puertas, y vivió aferrada a sus tradiciones y de espaldas al pueblo nativo, del que se distanciaría poco a poco, comenzando por la infancia: en Bellavista los niños gozaban de una educación que no existía aún en España. Sus casas contaban con personal como ama de llaves, camareros, cocineros y un mobiliario de estilo victoriano.

En nuestro recorrido por Bellavista vamos a ir observando algunos de sus elementos más destacados. Ya apreciamos una fila de casas altas adosadas de tres pisos. A su lado, las pistas de tenis, que anteriormente fue un minigolf.

Junto a las pistas de tenis se encuentra el club inglés, con su marquesina, construido con el fin de servir de espacio lúdico y como lugar de encuentro fuera de las horas de trabajo.

La Casa Consejo o Casa del General Manager es la construcción que más llama la atención. Esta vivienda, la cual observamos en las imágenes, tiene su origen en el año 1880, cuando la Riotinto Company Limited decide que sus directores generales residan en la propia comarca minera y no en Huelva capital. De este modo, esta vivienda se convertía en la casa habitual de los directivos de la compañía. Su primer huésped fue Charles Prebble, que llegaba al cargo de director general en 1883.

Nos contaron en el lugar que esta vivienda ha sido adquirida por la Universidad de Huelva.

Tras apreciar una amplia panorámica de los alrededores y del propio barrio de Bellavista, muy ajardinado, nos acercamos a la capilla anglicana, concebida con el fin de ofrecer servicio a los fieles de la religión protestante. El edificio presenta las características típicas de las capillas presbiterianas escocesas. Consta de una sola nave con ventanas y puertas ojivales de influencias neogóticas, estando cubierta por una techumbre a dos aguas de elevada inclinación con teja plana.

Aparte de crear su propio cementerio protestante y fundar el primer equipo de fútbol español, el primer campo de golf y la primera pista de tenis de España, queremos despedir estas imágenes con el monumento conmemorativo a los cinco británicos caídos en la Primera Guerra Mundial que residían en Bellavista. Erigido por el arquitecto de la compañía Mr. Targett, que residía en la casa nº 6 de Bellavista, se sitúa sobre un antiguo escorial romano muy cerca del barrio británico y la Corta Atalaya.

El pasado británico de la provincia de Huelva ha influido en muchos aspectos de la cultura y la sociedad onubenses. Y, así ha quedado reflejado para siempre en la arquitectura, como por ejemplo en este barrio de Bellavista, enmarcado en un paisaje y con características puramente onubenses.