Los Amigos del Pueblo Saharaui de Zalamea condenan las «últimas agresiones fronterizas»

Trasladarán a todos los grupos políticos municipales una moción en la que se pide al Gobierno de España que contribuya a la celebración del referéndum de autodeterminación y a frenar la «escalada de tensión»

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Zalamea la Real y la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, a través de su Delegación en Huelva, trasladarán a la consideración de los grupos políticos municipales que conforman el pleno del Ayuntamiento zalameño una moción de condena a las «violaciones territoriales» del Sahara Occidental por parte de Marruecos, así como de apoyo al pueblo al pueblo saharaui ante las «últimas agresiones fronterizas».

En la misma, se expone que, «desde hace varias semanas, la población civil saharaui ha estado protestando en la zona y cortando de forma pacífica este paso ilegal no contemplado en los acuerdos de alto el fuego y que utiliza Marruecos para la circulación de camiones hacia países subsaharianos con productos y recursos naturales robados del propio Sáhara Occidental».

«El pueblo saharaui lleva esperando cerca de 30 años a que la comunidad internacional, Naciones Unidas, cumpla con lo acordado, es decir, con la celebración del referéndum de autodeterminación que permita a la ciudadanía saharaui decidir libremente sobre su futuro», prosiguen desde estas organizaciones, que subrayan que «el papel de España es fundamental como potencia administradora del Sáhara Occidental que tiene una responsabilidad histórica y jurídica con la descolonización de este territorio».

A través de esta moción, se solicita, entre otras cuestiones, que el Ayuntamiento de Zalamea la Real muestre su apoyo y solidaridad con el pueblo saharaui ante la «agresión marroquí que viola las fronteras y los Acuerdos de Paz establecidos en 1991 y supone además una ruptura del alto el fuego».

Además, se expresa su «derecho irrenunciable al ejercicio del derecho de autodeterminación», así como instar al Gobierno español a que, «como potencia administradora y con responsabilidades históricas, colabore y contribuya a la celebración del referéndum de autodeterminación pendiente, así como promueva el diálogo entre las partes para frenar la escalada de tensión, para la no agudización del conflicto y para la vuelta al Alto el Fuego».