TINTO NOTICIAS

TINTO NOTICIAS

El periódico de la Cuenca Minera

El Malacate del Pozo Maestro de Masa Planes, todo un símbolo de la Cuenca Minera

Comparte nuestras noticias

Instalado a la entrada del Museo Minero de Riotinto, esta infraestructura nos recuerda la actividad minera de otra época

El Malacate del Pozo Maestro de ‘Masa Planes’ fue construido a principios del siglo XX por la Rio Tinto Company Limited para la explotación de piritas en la zona de Cerro Salomón, muy cerca del río Tinto, en el término municipal de Minas de Riotinto, haciendo las veces también de ascensor para permitir la entrada de los trabajadores, además de tener aparejado un sistema de extracción de agua del pozo.

Con una altura de 12 metros, está fabricado en hierro, aunque contiene partes construidas en madera. En cuanto a su estructura, llama la atención la plataforma que remata el malacate, plataforma en la que se instalan dos poleas para el traslado del mineral y los trabajadores. Poleas que eran movidas por una maquinaria anexa, instalada en la ‘Casa de Máquinas’, donde se encontraba el motor eléctrico. Por su parte, su base está formada por dos pórticos trapezoidales, construidos con doble ‘T’ y sujetos al suelo mediante un acoplamiento con tornillos a cuatro zapatas de hormigón.

Este malacate estuvo funcionando desde su construcción a inicios del siglo XX hasta el año 1963, fecha en la que la masa estaba prácticamente agotada. Durante su vida útil extrajo una media anual de 50.000 toneladas de mineral, en su mayoría cobre.

En concreto, esta construcción fue utilizada en las labores en la minería subterránea de Masa Planes (1922-1954). Además, se conserva una de las cubas de acero inoxidable utilizadas en la última etapa operativa del pozo para el desagüe de las labores, tratando las aguas cobrizas por cementación, entre 1955 y 1965.

Lo habitual con este tipo de construcciones industriales es que, cuando dejan de tener utilidad, se desmantelan o se abandonan. Pero, para evitar la desaparición de este importante patrimonio, la empresa Rio Tinto Minera, propietaria entonces del malacate, y la Fundación Rio Tinto, decidieron en el año 1989 trasladarlo al Museo Minero para su conservación, convirtiéndose en un exponente de la cultura minera para todos los visitantes que recorren la Cuenca Minera de Huelva, dado que este Malacate se encuentra a la entrada del Museo Minero.

Todo un ejemplo de conservación y puesta en valor del patrimonio minero.