Rescatan a cinco mujeres extranjeras obligadas a ejercer la prostitución en Huelva

La Guardia Civil desarticula una organización criminal dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual

La Guardia Civil ha procedido a la detención de una persona y a la investigación de otras dos más en el marco de una operación policial desarrollada entre los meses de junio y septiembre en las provincias de Huelva, Sevilla y Lleida.

Los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de varios pisos, repartidos en las provincias Andaluzas de Huelva y Sevilla, donde los integrantes de la organización criminal dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, tenían alojadas a mujeres extranjeras que eran obligadas a ejercer la prostitución con clientes, que contactaban con ellas mediante anuncios de páginas de contactos en Internet.

Las mujeres eran captadas en sus países de origen, especialmente en zonas rurales deprimidas, mediante ofertas de trabajo engañosas y una vez que estas llegaban a España, eran trasladadas a los pisos donde, con la obligación de saldar la deuda contraída con la organización delictiva, las mujeres se veían abocadas a mantener relaciones sexuales con hombres, que frecuentaban dichas viviendas prácticamente durante las 24 horas del día.

Fruto de la intensa labor llevada a cabo por los agentes pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la  Comandancia de Huelva, con la colaboración de agentes especializados en trata de seres humanos de Madrid y componentes de este mismo Cuerpo pertenecientes a la Comandancia de Lleida, se ha podido poner a salvo a cinco víctimas, una de ellas menor de edad y desarticular la red que las explotaba, culminándose con la detención del cabecilla y la investigación de dos de sus colaboradores más cercanos.

La trata de seres humanos en cualquiera de sus formas, es calificada como la esclavitud del siglo XXI, por ello la Guardia Civil, tiene actualmente entre sus principales objetivos, en el marco de los planes de actuación contra la delincuencia organizada, la persecución de este tipo de delitos, que causa gran sufrimiento entre sus víctimas, especialmente mujeres y niñas.

Los detenidos y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial competente.

Desarticulan una red que explotaba sexualmente a mujeres paraguayas en pisos de Huelva

La organización tenía previsto reclutar a más víctimas pero la situación de confinamiento que en la que nos encontramos actualmente evitó este hecho

Agentes de la Policía Nacional han procedido a la detención de un matrimonio integrado por un ciudadano español y una mujer paraguaya y a la identificación y protección de una chica que era obligada a prostituirse en pisos de Huelva y Sevilla y cuya investigación ha supuesto el desmentelamiento de una organización de tráfico de seres humanos a los que explotaban sexualmente.

Los hechos se remontan al mes de mayo de 2018 cuando la víctima, hoy liberada, junto con cuatro chicas más viajaron desde Paraguay a España con la ilusión de trabajar en nuestro país en el mundo de la hostelería.

Una vez en España, la situación vivida difería considerablemente de la prevista por estas chicas que vieron cambiados sus sueños de trabajo y estabilidad por una pesadilla que se repetía día tras día, en la que eran obligadas a prostituirse.

Para que las víctimas no pudieran ganarse la confianza de clientes éstas eran cambiadas de domicilios y localidades entre la provincia de Huelva y Sevilla.

La organización tenía previsto reclutar a más víctimas pero la situación de confinamiento que en la que nos encontramos actualmente evitó este hecho. Para obtener la declaración de una de las chicas obligadas a prostituirse ha sido determinante la actuación de la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedad Documental (UCRIF) de Huelva, quien ha logrado establecer con la víctima una relación estrecha de confianza, que en estos casos resulta determinante para que ésta les relate todo lo sucedido, y de ese modo de conocimiento a los actuantes de las vejaciones, humillaciones y pérdida absoluta de la intimidad que este tipo de mujeres sufre cuando son obligadas a ser “objetos sexuales” a merced de explotadores.

Fruto de las actuaciones, el Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia que conoció en primera instancia de la causa, una vez que los detenidos pasaron a disposición judicial, decretó el ingreso inmediato en prisión de los presuntos autores de estos hechos.

En este caso destaca igualmente la colaboración, apoyo y dirección que se realiza desde la Fiscalía Especial de Extranjería en Huelva, quien comunicó los hechos a la Fiscalía General del Estado y ésta a su vez trasladó las actuaciones a la Fiscalía Especializada en Trata y Explotación Sexual de Paraguay con la que se estableció un nexo de colaboración que culminó con
la desarticulación del Grupo Criminal cuando, dando continuidad a las actuaciones llevadas a cabo, procedieron a la detención de dos integrantes allí asentadas que eran las que realizaban las actuaciones necesarias en aquel país.

Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual. La Policía Nacional cuenta con la línea telefónica 900 10 50 90 y un correo electrónico trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana, anónima y confidencial, de este tipo de delitos, no quedando la llamada registrada en la factura telefónica

Prostitución: ¿Legalizamos o perseguimos?

Actualmente nos encontramos en un momento en el que está abierto un complicado debate social, se discute a favor o en contra de legalizar la prostitución. Lo que hace replantearnos algunas preguntas ¿La legalización traería más consecuencias positivas o negativas? ¿Conseguiría reducir la trata de personas, o por el contrario la aumentaría? La prostitución es el segundo mayor negocio del mundo, mueve millones de euros y es un gran “lobby” con una enorme capacidad de presión social y política. Con ella se fomenta la trata de personas, algo de lo que no son conscientes una gran parte de los consumidores. Por eso, es fundamental educar e informar tanto a jóvenes como a adultos, para que puedan ver que más allá del simple ocio, se cometen delitos, secuestro, violaciones y maltrato.

Diría que precisamente la legalización no es la mejor solución para este problema, considero que es un paso atrás, ya que conseguiría empeorar la lamentable situación en la que se encuentran hoy en día muchas prostitutas. Esta medida es un regalo para los proxenetas y los traficantes. Lejos de progresar, esta opción no supone un control de la industria del sexo, sino que la expande. Además, al aumentar el número de burdeles se dispararía el tráfico de mujeres y bajarían los sueldos de estas, lo que conllevaría un incremento de la demanda y por lo tanto se estaría promoviendo el tráfico y el turismo sexual, de la misma manera que ha ocurrido en países como Ámsterdam.

Apoyo más la idea de poner en marcha un proceso de regulación que controle dicho servicio, ofrezca seguridad a las personas que se dedican a ello y les proporcione unos derechos. Me parece que lo correcto sería controlar este oficio desde dentro y establecer sus pilares legalmente, lejos de las mafias que se aprovechan de las mujeres para favorecer sus propios intereses.

Otro de los aspectos que refuerza la idea de regularizar la prostitución es la desigualdad, ya que sitúa a los hombres en una posición superior y con un cierto dominio sobre las mujeres, debido a que ellas hacen el trabajo, pero los beneficios van para las manos y los bolsillos de los empresarios que se dedican a este negocio. Los proxenetas no les dan a las prostitutas el dinero que les corresponde, más bien les roban, se aprovechan de su situación y de su trabajo para así enriquecerse a su costa, y ante eso ellas no pueden hacer nada, ya que se encuentran indefensas, desprotegidas ante la ley y privadas de derechos.

En conclusión, la regulación me parece la medida más acertada, ya que hoy en día no hay ninguna vigilancia. Si existiera, los hechos llevados a cabo en esta industria quedarían registrados y los proxenetas no tendrían tanta facilidad para mover sus hilos libremente. La prostitución se debería regular como cualquier otro empleo, con sus límites de horas de trabajo, días de vacaciones necesarios, salario digno y establecido, llevando a cabo los pertinentes controles de sanidad obligatorios. Hay que dejar claro que si lo que se busca es progresar en este sector, es vital impulsar y apoyar propuestas que sí supongan un avance en cuanto a los derechos humanos, el trato digno de los trabajadores y la mejora de las condiciones laborales.

Isabel Gómez Rodríguez, periodista

El Pleno de Zalamea aprueba las medidas contra el club ‘Don Mendo’

El Pleno del Ayuntamiento de Zalamea la Real ha aprobado por unanimidad la propuesta presentada por el grupo municipal de IU para acabar para siempre con la prostitución que “presuntamente” se ejercía en el club ‘Don Mendo’, establecimiento situado en el término municipal zalameño, junto a la carretera nacional 435, que cuenta con una licencia de apertura para la actividad ‘Bar Categoría Especial’, otorgada el 5 de enero de 1994.

Una vez que el establecimiento lleva unos meses cerrado, la moción presentada por el equipo de gobierno municipal de IU, tal y como ya adelantó Tinto Noticias, insta al propio Ayuntamiento a revocarle la licencia de apertura cuando se cumpla un año del cese de la actividad y a que, en caso de que vuelva a abrir antes de que cumpla ese año, pida a la Junta de Andalucía el cierre del local si comprueba que su licencia no se corresponde con la actividad que allí se ejerce.

La moción se basa en que, según el convenio suscrito entre la Consejería de Salud y el Consistorio zalameño el 17 de julio de 2000, la Junta de Andalucía es la encargada de la inspección y tramitación de procedimientos sancionadores en materia de salud pública, así como en que, según la ordenanza reguladora de la apertura de establecimientos, la licencia caducará en el caso de que se suspenda la actividad por un periodo superior a un año, tras lo que podría revocarse u otorgarse de nuevo.

El Ayuntamiento de Zalamea declara la guerra a la prostitución

El Ayuntamiento de Zalamea la Real quiere acabar para siempre con la prostitución que «presuntamente» se ejerce o se ejercía hasta hace muy poco en el municipio, concretamente en el club ‘Don Mendo’, que cuenta con una licencia de apertura para la actividad ‘Bar Categoría Especial’, otorgada el 5 de enero de 1994.

Una vez que el establecimiento lleva unos meses cerrado, el equipo de gobierno municipal de Izquierda Unida presentará una moción en el próximo Pleno del Consistorio, que se celebra este jueves 25 de enero, con la que se compromete a llevar a cabo una serie de medidas encaminadas a erradicar la prostitución.

En concreto, el Ayuntamiento revocará la licencia de apertura cuando se cumpla un año del cese de la actividad y, en caso de que vuelva a abrir con anterioridad, pedirá a la Junta de Andalucía el cierre del local si comprueba que su licencia no se corresponde con la actividad que allí se ejerce.

Este grupo municipal se basa para ello en que, según el convenio suscrito entre la Consejería de Salud y el Consistorio zalameño el 17 de julio de 2000, la Junta de Andalucía es la encargada de la inspección y tramitación de procedimientos sancionadores en materia de Salud Pública, así como en que, según la ordenanza reguladora de la apertura de establecimientos, la licencia caducará en el caso de que se suspenda la actividad por un periodo superior a un año, tras lo que podría revocarse u otorgarse de nuevo.

Así se establece en la moción, a la que ha tenido acceso Tinto Noticias, que se ha puesto en contacto con el alcalde del municipio, Marcos Toti, para conocer su valoración al respecto. En declaraciones a este periódico, el primer edil zalameño ha indicado que el objetivo del Ayuntamiento es que el citado club «no se abra más para ejercer la prostitución», para lo que «revocaremos la licencia cuando lleve un año cerrado y, en caso de que vuelva a abrir, pediremos a la Junta que vigile la actividad que se desarrolle y cierre el club si no se corresponde con la licencia».

Para el grupo municipal de IU, «la prostitución es una forma de explotación, de esclavitud, es una forma de violencia de género extrema», pues «lo que las mujeres prostituidas y hombres tienen que soportar equivale a lo que en otros contextos correspondería a la definición aceptada de abuso sexual y violación reiterada», añaden desde IU, que considera que «ésta debe ser abolida».