Bernardo Montoya ingresa en la prisión de Morón donde cumplirá condena por el asesinato de Laura Luelmo

El reo está a la espera de conocer la sentencia y podría enfrentarse a Prisión Permanente Revisable

Bernardo Montoya, considerado por el jurado popular culpable de la detención ilegal, agresión sexual y asesinato de la joven zamorana Laura Luelmo en El Campillo en diciembre de 2018, ha ingresado esta tarde en la cárcel de Sevilla II, en Morón (Sevilla), donde cumplirá su condena.

A la espera de conocer la sentencia que tendrá que cumplir, Montoya ha sido trasladado a la cárcel sevillana en un transporte especial no previsto, en el que solo viajaba él junto a agentes de la Guardia Civil, han informado fuentes penitenciarias.

Aunque inicialmente se había previsto que permaneciese en la cárcel de Huelva hasta que se conociese la sentencia que debe emitir el magistrado-presidente del juicio, Florentino G. Ruiz Yamuza, al final ha sido enviado al penal en el que ha estado en prisión preventiva desde que se produjeron los hechos.

En esa prisión, Montoya se ha negado a hacer cursos sobre violencia y agresores sexuales porque, como ha venido manteniendo en el juicio, no asume ni el delito de agresión sexual, ni el de asesinato, achacándole este último a una expareja suya.

La sentencia, que debe conocerse en los próximos días, debe de ser de acuerdo con lo manifestado por las partes y en el sentido en que se ha pronunciado el jurado.

Tanto la Fiscalía como las acusaciones que ejercen la familia y la Junta de Andalucía solicitan las mismas penas, 20 años de cárcel por un delito de detención ilegal, 12 por el de agresión sexual y prisión permanente revisable por el de asesinato.

Bernardo Montoya permanecerá en la cárcel de Huelva hasta conocer la sentencia

Fue considerado culpable de todos los cargos pero tiene que esperar la pena que le imponga el juez

Bernardo Montoya, considerado el pasado viernes por el jurado popular culpable de la detención ilegal, agresión sexual y asesinato de la joven zamorana Laura Luelmo en El Campillo en diciembre de 2018, continúa en la cárcel de Huelva a la espera de su traslado de la Sevilla II, en Morón.

Según han informado fuentes penitenciarias aún no hay fecha cerrada para que Montoya vuelva a la cárcel sevillana, aunque «seguramente» permanezca en el penal onubense hasta que se conozca la sentencia que contra él debe emitir el magistrado-presidente del juicio, Florentino G. Ruiz Yamuza.

Asimismo, han indicado que hasta el momento Montoya, que ha estado en prisión preventiva hasta ahora, se ha negado a hacer cursos sobre violencia y agresores sexuales porque, como ha venido manteniendo en el juicio, no asume ni el delito de agresión sexual, ni el de asesinato, achacándole este último a una ex pareja suya.

La sentencia, que debe de conocerse en los próximos días, debe de ser de acuerdo con lo manifestado por las partes y en el sentido en que se ha pronunciado el jurado.

Tanto la Fiscalía como las acusaciones que ejercen la familia y la Junta de Andalucía solicitan las mismas penas, 20 años de cárcel por un delito de detención ilegal, 12 por el de agresión sexual y prisión permanente revisable por el de asesinato

El jurado que enjuicia el crimen de Laura Luelmo se retira a deliberar

Está compuesto por nueve miembros, cinco hombres y cuatro mujeres

El jurado popular del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Huelva contra Bernardo Montoya, el único acusado de agredir sexualmente y asesinar en el mes de diciembre de 2018 a Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años, en la localidad de El Campillo, se ha retirado a deliberar pasadas las 12,30 horas después de que el magistrado-presidente del juicio entregara el objeto del veredicto a los miembros del mismo.

En concreto, este jurado popular está compuesto nueve miembros, cinco hombres y cuatro mujeres, así como hay otras dos personas –un hombre y una mujer– que también han sido citados como suplentes. Ahora, tendrán que responder a las 19 preguntas de las que está compuesto el objeto del veredicto, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Aunque estaba previsto que el objeto del veredicto fuera entregado a las 10,00 horas, se ha producido un retraso al tener que cambiar «ciertos puntos» con los que había «divergencias», según ha informado el abogado de Montoya, Miguel Rivera, en declaraciones a los periodistas a su salida de la Audiencia.

Así, ha explicado que los cambios son «irrelevantes» y que se han realizado «simplemente para hacerlo más accesible al jurado», pero que en «lo sustancial» ha habido «prácticamente unanimidad».

Con respecto a las palabras de su defendido, quien a la entrada de los juzgados dijo sentir «odio» tras ser cuestionado sobre si se sentía nervioso frente a esta jornada, Rivera ha matizado que «habrá querido decir que siente impotencia» ante «lo que él considera una situación distinta a lo que debería ser», por lo que cree que «ha dicho odio como podía haber dicho que se siente indignado».

Una vez entregado el objeto del veredicto habrá que esperar a la decisión que tomen los miembros del jurado con respecto a si consideran o no culpable a Montoya de los cargos que se le imputan. Una decisión que podrá dilatarse si lo consideran necesario.

Cabe recordar que este jueves la Fiscalía, las acusaciones que ejercen la familia y la Junta, y la defensa del investigado presentaron sus informes finales y tanto el Ministerio Público como la acusación popular que ejerce la Junta de Andalucía han mantenido las peticiones de pena incluidas en sus respectivos escritos de conclusiones provisionales, mientras que la acusación particular elevó las penas que solicitaba inicialmente.

Prisión Permanente Revisable

El Ministerio Público ha solicitado prisión permanente revisable por el delito de asesinato para Bernardo Montoya, el cual fue detenido el 18 de diciembre de 2018, apenas un día después del hallazgo del cuerpo de la profesora en la zona conocida como Las Mimbreras a las afueras de El Campillo, localidad donde residía en la misma calle que su presunto asesino. La joven estaba recién llegada a la localidad para impartir clases en el instituto del vecino municipio de Nerva.

Además, la Fiscalía considera que los hechos acontecidos son constitutivos de un delito de detención ilegal, un delito de agresión sexual y otro de asesinato, toda vez que argumenta que se dan las agravantes de género en el caso del delito de agresión sexual y la de reincidencia, en el de asesinato.

Por tanto, en su escrito señaló que procede imponer a Montoya la pena de 20 años por el delito de detención ilegal, doce por agresión sexual y la pena de prisión permanente revisable por el delito de asesinato. Hay que recordar que la acusación popular que ejerce la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en el caso se ha adhirió a la petición de la Fiscalía.

El asesinato de esta profesora conmocionó al país ya que fueron masivas las concentraciones de repulsa y las carreras que se convocaron en recuerdo de la joven, que iba con ropa deportiva en el momento de su desaparición el 12 de diciembre de 2018.

La denuncia fue interpuesta por la familia y se activó el correspondiente dispositivo de búsqueda para dar con su paradero, siendo encontrada el día 17 de diciembre de ese año. Un voluntario que participaba en las labores halló prendas de mujer en la zona de Las Mimbreras y la Guardia Civil encontró el cuerpo a unos 200 metros del lugar del hallazgo de las prendas, semioculto en una zona de terraplén y matorrales.

Bernardo Montoya, con graves antecedentes penales como el asesinato de una anciana, se encuentra desde su detención en prisión provisional como presunto responsable. Éste confesó el crimen en el interrogatorio policial en un primer momento, pero posteriormente cambió su declaración y desde el 4 de abril de 2019 mantiene la versión de que fue su exnovia la presunta responsable de la muerte de la chica.

Por su parte, en todo este tiempo la familia de la profesora ha pedido el mayor de los respetos e intimidad para afrontar este trágico acontecimiento y de hecho el juicio ha sido a puerta cerrada, como solicitó su abogado. La acusación particular anunció en su momento que solicitaba la prisión permanente revisable para Montoya.

Montoya dice sentir «odio» antes de escuchar su veredicto

Su abogado cree que la sentencia será excesiva y ya piensa en la apelación

Bernardo Montoya, el único acusado de agredir sexualmente y asesinar en el mes de diciembre de 2018 a Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años, en la localidad de El Campillo, ha afirmado este viernes a la entrada a la Audiencia de Provincial de Huelva que siente «odio».

Así se ha expresado ante los medios de comunicación cuestionado por si se mostraba nervioso en la jornada en la que se entrega el objeto del veredicto al jurado popular para que se retire a deliberar sobre su relación en cuanto a los delitos que se le imputan.

De otro lado, su abogado, Miguel Rivera, ha señalado que su cliente afronta el día «con bastante entereza y confiado en el sistema de recursos» ya que, como indicó este jueves, da por hecho que tendrá que recurrir al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) al entender que la sentencia será desfavorable y, además, cree que será «excesiva» en primera instancia porque ve «atenuantes».

De este modo, Rivera se ha mostrado contrario a la aplicación de la prisión permanente revisable. Asimismo, ha recordado que su cliente se ratificó este jueves en su última versión, que inculpa a su expareja como la presunta autora del crimen.

Además, el letrado ha reiterado que Montoya pidió perdón a la familia de Laura Luelmo durante el uso de su derecho constitucional a la última palabra durante la cuarta y última sesión del juicio. En este sentido, Rivera explicó que «lamenta todo lo ocurrido» pero «sin perjuicio de dar su versión», algo que considera que es «perfectamente conciliable» al estar «involucrado» ya que «reconoce haber trasladado el cuerpo», por lo que «motivos para pedir perdón tiene», enfatizó.

Este jueves la Fiscalía, las acusaciones que ejercen la familia y la Junta, y la defensa del investigado presentaron sus informes finales y tanto el Ministerio Público como la acusación popular que ejerce la Junta de Andalucía han mantenido las peticiones de pena incluidas en sus respectivos escritos de conclusiones provisionales, mientras que la acusación particular elevó las penas que solicitaba inicialmente, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

El magistrado-presidente del juicio entregará este viernes a las 10,00 horas el objeto del veredicto a los miembros del jurado, que se retirarán entonces a deliberar.

PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE

El Ministerio Público ha solicitado prisión permanente revisable por el delito de asesinato para Bernardo Montoya, el cual fue detenido el 18 de diciembre de 2018, apenas un día después del hallazgo del cuerpo de la profesora en la zona conocida como Las Mimbreras a las afueras de El Campillo, localidad donde residía en la misma calle que su presunto asesino. La joven estaba recién llegada a la localidad para impartir clases en el instituto del vecino municipio de Nerva.

Además, la Fiscalía considera que los hechos acontecidos son constitutivos de un delito de detención ilegal, un delito de agresión sexual y otro de asesinato, toda vez que argumenta que se dan las agravantes de género en el caso del delito de agresión sexual y la de reincidencia, en el de asesinato.

Por tanto, en su escrito señaló que procede imponer a Montoya la pena de 20 años por el delito de detención ilegal, doce por agresión sexual y la pena de prisión permanente revisable por el delito de asesinato. Hay que recordar que la acusación popular que ejerce la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en el caso se ha adhirió a la petición de la Fiscalía.

El asesinato de esta profesora conmocionó al país ya que fueron masivas las concentraciones de repulsa y las carreras que se convocaron en recuerdo de la joven, que iba con ropa deportiva en el momento de su desaparición el 12 de diciembre de 2018.

La denuncia fue interpuesta por la familia y se activó el correspondiente dispositivo de búsqueda para dar con su paradero, siendo encontrada el día 17 de diciembre de ese año. Un voluntario que participaba en las labores halló prendas de mujer en la zona de Las Mimbreras y la Guardia Civil encontró el cuerpo a unos 200 metros del lugar del hallazgo de las prendas, semioculto en una zona de terraplén y matorrales.

Bernardo Montoya, con graves antecedentes penales como el asesinato de una anciana, se encuentra desde su detención en prisión provisional como presunto responsable. Éste confesó el crimen en el interrogatorio policial en un primer momento, pero posteriormente cambió su declaración y desde el 4 de abril de 2019 mantiene la versión de que fue su exnovia la presunta responsable de la muerte de la chica.

Por su parte, en todo este tiempo la familia de la profesora ha pedido el mayor de los respetos e intimidad para afrontar este trágico acontecimiento y de hecho el juicio ha sido a puerta cerrada, como solicitó su abogado. La acusación particular anunció en su momento que solicitaba la prisión permanente revisable para Montoya.

Montoya pide perdón a la familia de Laura Luelmo pero no reconoce los hechos

Se ha ratificado en su última versión en la que inculpa a su expareja de lo sucedido

Bernardo Montoya, el hombre acusado de agredir sexualmente y asesinar en el mes de diciembre de 2018 a Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años, en la localidad de El Campillo, ha pedido perdón a la familia de la joven al hacer uso de su derecho constitucional a la última palabra durante la cuarta y última sesión del juicio que se celebra contra él en la Audiencia Provincial de Huelva, aunque no ha reconocido los cargos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual que se le imputan.

Así lo ha indicado su abogado, Miguel Rivera, en declaraciones a los medios tras concluir esta cuarta sesión, donde ha señalado que su defendido se ha ratificado en su última versión que inculpa a su expareja como la presunta autora del crimen, al tiempo que ha señalado que Montoya «lamenta todo lo ocurrido» pero «sin perjuicio de dar su versión», algo que considera que es «perfectamente conciliable» al estar «involucrado» ya que «reconoce haber trasladado el cuerpo», por lo que «motivos para pedir perdón tiene», ha enfatizado.

Asimismo, este jueves la Fiscalía, las acusaciones que ejercen la familia y la Junta, y la defensa del investigado han presentado sus informes finales y tanto el Ministerio Público como la acusación popular que ejerce la Junta de Andalucía han mantenido las peticiones de pena incluidas en sus respectivos escritos de conclusiones provisionales, mientras que la acusación particular ha elevado las penas que solicitaba inicialmente, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

El abogado de Montoya ha afirmado que en su alegato final ha negado «todo», toda vez que ha manifestado que no ha visto «ninguna consistencia» y que lo deja «todo» a la fase de recurso.

Cuestionado por si su cliente pudiera tener algún tipo de disociación, ha señalado que «no es así», al tiempo que ha remarcado que Montoya es una persona «inteligente» y que su cabeza rige «como un reloj suizo», así como ha explicado que Montoya solicitó que su expareja declarara en el juicio pero que no se ha dado «porque se sobreseyó la causa contra ella».

En este punto, ha remarcado que da por hecho que tendrá que recurrir al TSJA ya que entiende que la sentencia será desfavorable y «excesiva» en primera instancia «aún en el caso de que se desestime» la inculpación a la expareja de su defendido, porque ve «atenuantes» y considera «excesiva» la prisión permanente revisable.

El magistrado-presidente del juicio entregará este viernes a las 10,00 horas el objeto del veredicto a los miembros del jurado, que se retirarán entonces a deliberar.

Prisión Permanente Revisable

El Ministerio Público ha solicitado prisión permanente revisable por el delito de asesinato para Bernardo Montoya, el cual fue detenido el 18 de diciembre de 2018, apenas un día después del hallazgo del cuerpo de la profesora en la zona conocida como Las Mimbreras a las afueras de El Campillo, localidad donde residía en la misma calle que su presunto asesino. La joven estaba recién llegada a la localidad para impartir clases en el instituto del vecino municipio de Nerva.

Además, la Fiscalía considera que los hechos acontecidos son constitutivos de un delito de detención ilegal, un delito de agresión sexual y otro de asesinato, toda vez que argumenta que se dan las agravantes de género en el caso del delito de agresión sexual y la de reincidencia, en el de asesinato.

Por tanto, en su escrito señaló que procede imponer a Montoya la pena de 20 años por el delito de detención ilegal, doce por agresión sexual y la pena de prisión permanente revisable por el delito de asesinato. Hay que recordar que la acusación popular que ejerce la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en el caso se ha adhirió a la petición de la Fiscalía.

El asesinato de esta profesora conmocionó al país ya que fueron masivas las concentraciones de repulsa y las carreras que se convocaron en recuerdo de la joven, que iba con ropa deportiva en el momento de su desaparición el 12 de diciembre de 2018.

La denuncia fue interpuesta por la familia y se activó el correspondiente dispositivo de búsqueda para dar con su paradero, siendo encontrada el día 17 de diciembre de ese año. Un voluntario que participaba en las labores halló prendas de mujer en la zona de Las Mimbreras y la Guardia Civil encontró el cuerpo a unos 200 metros del lugar del hallazgo de las prendas, semioculto en una zona de terraplén y matorrales.

Bernardo Montoya, con graves antecedentes penales como el asesinato de una anciana, se encuentra desde su detención en prisión provisional como presunto responsable. Éste confesó el crimen en el interrogatorio policial en un primer momento, pero posteriormente cambió su declaración y desde el 4 de abril de 2019 mantiene la versión de que fue su exnovia la presunta responsable de la muerte de la chica.

Por su parte, en todo este tiempo la familia de la profesora ha pedido el mayor de los respetos e intimidad para afrontar este trágico acontecimiento y de hecho el juicio ha sido a puerta cerrada, como solicitó su abogado. La acusación particular anunció en su momento que solicitaba la prisión permanente revisable para Montoya.

Arranca el tercer día de Juicio contra Montoya con la comparecencia conjunta de seis forenses

Han participado en el levantamiento del cadáver y en la autopsia

Este miércoles prosigue en la Audiencia Provincial de Huelva el juicio con jurado popular contra Bernardo Montoya, el varón acusado de agredir sexualmente y asesinar en el mes de diciembre de 2018 a Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años, en la localidad de El Campillo. La tercera sesión ha comenzado sobre las 10,45 horas con la comparecencia conjunta de los seis médicos forenses citados, algunos de los cuales intervinieron en el levantamiento del cadáver y otros en la autopsia.

De este modo, esta jornada está previsto que se realicen las pruebas periciales con la comparecencias de estos médicos forenses, así como con la agentes de distintos grupos de la Guardia Civil, entre ellos del Departamento de Escena del Crimen, del Servicio de Criminalística y de la Policía Judicial.

En declaraciones a los medios antes del inicio de la tercera sesión, el abogado del acusado, Miguel Rivera, ha indicado que «confía» en que las pruebas de ADN «exculpen» a su defendido de la agresión sexual.

De este modo, Rivera ha apuntado que el hecho de que haya prueba de ADN «no implica que haya habido agresión sexual». En este contexto, cuestionado por qué se hallaron restos en zonas íntimas de la víctima, el abogado ha defendido que puede ser «perfectamente» porque «la tapó con una manta».

Por otra parte, con respecto a las pruebas que se practicaron a Montoya para certificar si sufría impotencia, Rivera ha señalado que el resultado de las mismas «no ha trascendido» y que incluso él «desconoce» ese resultado, pero espera que se conozcan en esta jornada porque «va a ser determinante para establecer una postura u otra» en su línea de defensa.

Así, Rivera se ha ratificado en que Bernardo Montoya «niega hasta la muerte haberla violado», así como que las respuestas en su declaración del lunes con respecto a ser el autor del asesinato de la profesora fueron «ambiguas», por lo que ha manifestado que cuando vuelva a hacer uso de la palabra «se podrá esclarecer algo más». En este punto, ha insistido en que «de momento no hay respuestas claras, concisas y precisas» con respecto a este extremo.

Por otra parte, el abogado ha señalado que Montoya se encuentra «seguro, sereno, tranquilo» y con «buen aspecto físico», toda vez que ha reiterado que, con las preguntas que se formulen este miércoles y las respuestas que obtengan, se aferrará a su «deber» de «impedir y evitar a toda costa que sea castigado por algo que él sostiene que no ha hecho».

Cuestionado por la posibilidad de la prisión permanente revisable, el letrado ha explicado que si su defendido fuera responsable de una agresión sexual, así como del asesinato «cabría la prisión permanente revisable», por lo que para evitarla la defensa se basa en excluir la agresión sexual.

Llega Bernardo Montoya a los juzgados entre fuertes medidas de seguridad

En la sesión de tarde de hoy tendrá lugar la declaración de 12 testigos

Bernardo Montoya, acusado de agredir sexualmente y asesinar en el mes de diciembre de 2018 a Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años, en la localidad de El Campillo (Huelva), ha llegado este lunes sobre las 9,36 horas a la Audiencia Provincial, donde esta jornada comienza el juicio con jurado popular por este crimen.

En las inmediaciones de la Audiencia hay un dispositivo de seguridad para garantizar que todo transcurra durante el juicio con total normalidad y la llegada del acusado se ha producido sin incidente alguno.

Este lunes está prevista la constitución del jurado. Tras dicha constitución, tendrá lugar la declaración del acusado y de dos testigos. Además, se resolverán una serie de cuestiones previas planteadas por las partes. En la sesión de tarde de esta jornada, tendrá lugar la declaración de 12 testigos

Se trata de un caso que despierta un gran interés mediático. De hecho, se han acreditado para su cobertura un total de 35 medios de comunicación, entre periódicos, televisiones, radios y medios digitales.