Giahsa presenta su Memoria de Sostenibilidad afianzando su compromiso con la transparencia

La empresa pública presenta la Memoria de Sostenibilidad, en la que expone las acciones, retos y avances alcanzados a lo largo del pasado ejercicio

La empresa pública Giahsa, coincidiendo con la inminente celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, acaba de presentar la Memoria de Sostenibilidad 2020 en la que, como ha expuesto el director ejecutivo, Manuel Domínguez Limón, “afianzamos nuestro compromiso por la transparencia y la responsabilidad, haciendo públicas de manera clara y concisa las acciones, retos y avances que se han llevado a lo largo de 2020 y que contribuyen de un modo directo al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”. Uno de los objetivos principales ha sido “presentar a Giahsa ante la sociedad como un motor de desarrollo para la provincia de Huelva, como ha quedado patente durante la crisis sanitaria provocada por la pandemia”.

Los grandes logros que tienen reflejo en esta Memoria de Sostenibilidad, son, de un lado, el establecimiento de ayudas sociales directas para garantizar el suministro a los usuarios y bonificar al sector empresarial ante el cierre de negocios provocado por la crisis sanitaria. Del mismo modo se ha llevado a cabo el proyecto de automatización de la Planta de Selección de Envases Ligeros (PSEL) de Trigueros, se han sentado las bases para la reestructuración financiera y se han presentado proyectos de inversión en infraestructuras y tecnología. Finalmente, se ha conseguido reducir en casi un 25% el impacto de la huella de carbono en el periodo 2018-2020.

La importancia de los grupos de interés

En Giahsa, en palabras de su director ejecutivo, “somos plenamente conscientes de la importancia de nuestros grupos de interés, es decir, todas aquellas personas, colectivos o entidades que se ven afectadas de manera directa o indirecta por nuestra actividad. Al ser estos grupos de interés una parte esencial de nuestra organización, enfocamos las políticas y estrategias a dar respuesta a sus necesidades y expectativas”, detalla Domínguez Limón.

De tal forma, el concepto de solidaridad está muy presente en la vocación de servicio de una empresa pública como Giahsa, de ahí el firme compromiso establecido con los usuarios que se encuentran en situación de vulnerabilidad. El reflejo es la puesta en práctica de los distintos programas de acción social para garantizar el suministro: Fondo Social, Fondo Municipal de Vulnerabilidad, bonificaciones sociales, apoyo a entidades o ayudas derivadas del impacto del Covid-19.

Plan Estratégico y transparencia

De otro lado, a través del marco de trabajo establecido en el Plan Estratégico de Giahsa, la empresa contempla nuevas formas de gobernanza de lo público y de participación ciudadana, con el fin de conseguir un modelo de gestión más integrador, justo, equitativo y sostenible. El referido Plan se sustenta en la transparencia, el compromiso ambiental y el factor humano, integrando en la estrategia y modelo de negocio los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por Naciones Unidas. “Las líneas estratégicas se dirigen a la reducción del impacto ambiental derivado de nuestra actividad, el compromiso con la economía circular (minimización, reciclaje, reutilización…), toma de decisiones participativa centrada en las personas, y gestión eficiente de los recursos técnicos, humanos y económicos disponibles”, enumera el director ejecutivo.

A lo largo del ejercicio pasado se han llevado a cabo la presentación de 16 nuevos proyectos con el objetivo de optar a los fondos Next Generation, integrados en el Programa de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y que se han agrupado en tres bloques: infraestructuras, tecnologías y residuos urbanos. Por último, se sentaron las bases del actual Plan de Igualdad de Giahsa a través de un proceso dinámico y de participación de todos los empleados de la empresa y, al mismo tiempo, se ha fomentado la integración e inclusión de todas las personas dentro de las estructuras de la empresa, poniendo en práctica además actividades de sensibilización en materia de educación ambiental y suscribiendo convenios de colaboración con distintas entidades.

 

Fallece el exalcalde socialista de Riotinto Luis Cassá

El Ayuntamiento decreta un día de luto y lo despedirá «con los honores que se merece»

Este viernes 7 de mayo ha fallecido Luís Cassá Marín, quien fuera alcalde del Ayuntamiento de Minas de Riotinto desde el año 1987 hasta el año 1991. Luis fue anteriormente Concejal del Equipo de Gobierno de Gaby De La Fuente y Diputado Provincial de Hacienda, creando el servicio de recaudación provincial de impuestos.
 
En un bando firmado por la actual alcaldesa, Rocío Díaz Cano, era «un hombre de los pies a la cabeza; un profesor de los que ya no quedan; un político que dignificó esta profesión; uno de los padres del Socialismo en nuestra tierra minera; un riotinteño de pura cepa».
 
Desde el Ayuntamiento han querido dar «el más sentido pésame de la familia que hoy conforma la que fue su casa durante años. Que tu legado sirva de buen hacer para los que ahora llevamos el bastón de mando, ese que muchos de vosotros llevasteis con orgullo, trabajo y tesón».
 
También han querido enviar, «un abrazo de ánimo y toda la fuerza del mundo para su mujer, Manuela Capado, sus hijos, sus familiares, amigos y compañeros en estos momentos de tanto dolor».
 
Por ello desde el consistorio han decretado un día de luto y mañana sábado se despedirá a Luis Cassá «con los honores que merece».
 
«Descanse en Paz, Luis. Nunca te olvidaremos. Serás siempre historia viva de Minas de Riotinto» concluía la alcaldesa.

.

Las venas abiertas de Río Tinto y España

Si la historia de cada hombre o mujer es, como pensaba Brecht, simplemente contingencia y narratividad, no hay escritura ni imaginario posible que no pase por confrontar productivamente la mediación entre lo material y la proyección simbólica de la vida social, que no proyecte lo real y lo imaginario. Este principio es inexcusable y necesario en toda actividad de pensamiento no idealista, el alfa y omega de la crítica que consiste, básicamente, en aprender a pensar de otro modo, desde otra posición, articulando el sentido de la crítica como una crítica del sentido común. Desde este punto de vista, la autoría constituye una función pública de articulación de espacios de recuerdos y omisiones, trenzando constelaciones de patrimonio simbólico para el acuerdo o la controversia, más aún si se trata de un periodo tan conflictivo como la guerra civil. Y que nos emplaza a tratar de realizar un ejercicio de observación que hace emerger el recuerdo como promesa, pues la memoria, como afirma uno de los personajes de La paciencia de la araña es, por definición, terca: pasa de padres a hijos, de hijos a nietos, y termina por salir a flote invariablemente. Esta es una de las lecciones que nos brinda mi colega y compañero, Juan Carlos Rodríguez Centeno, autor de una nivola que recomendamos al lector, si quiere entender las venas abiertas de nuestra tierra en forma de fresco panorámico que, a través de los vencedores, nos cuenta el relato de una derrota, la historia en fin que no sé si se escribe con los renglones torcidos pero que, en este caso, se hace con el conocimiento histórico de un periodo que ha sido preferente en la obra académica del autor, tanto en su tesis doctoral como en numerosos trabajos que el atento lector puede seguir a lo largo de la dilatada trayectoria académica que atesora el profesor Rodríguez Centeno. Por ello es posible encontrar en sus páginas paisajes, personajes, escenarios, situaciones, escenas reconocibles habitualmente, todavía hoy, en Sevilla, o en su Huelva natal con toda la riqueza de detalles y modos de expresión que dan cuenta de un hondo y variado conocimiento sobre la cuestión. Suponemos que el autor ha querido jugar intencionadamente con tales espacios vitales (Casa Anselma, Bar El Plata, Vila Real de Santo Antonio) para ajustar cuentas con la memoria personal que es tanto como dialogar con la historia y su tiempo. No casualmente por ello la novela ya ha sido presentada en Sevilla, y antes en Nerva, y esperemos que pronto en Badajoz y Salamanca, ámbitos también en el que se desenvuelve la novela.

Cabe preguntarse, por cierto, por qué vuelve el autor a ciertos territorios o cartografías de lo vivido y sentido, o qué valor cabe reconocer en hacer revivir personajes nefastos de nuestra historia como Queipo de Llano, aún, por cierto, protegido en la Basílica de la Macarena, pese a los horrendos crímenes de guerra por él perpetrados. De qué hablamos cuando nos referimos a la paciencia de la araña: ¿a la red que tejemos para vivir y sobrevivir, o a la red metafórica que tejieron ciertos personajes arácnidos, con glándulas venenosas con las que paralizaron, por terror, a sus presas, usando las telarañas para la caza, captura y deglución de las víctimas del engaño del tejido no visible que se extiende en el aire, casi de forma imperceptible desde hace siglos en España?. Una respuesta posible es la de reconocer -cito literalmente- que «la mayoría de los españoles son infantiloides y el rey es la figura paterna a la que respetan, aman y temen. Sin rey están como huérfanos, sin autoridad, y entonces, cuando esto pasa, cuando falta el padre los hijos se pelean», dice Juan March en la obra expresando una concepción dominante en nuestro país. Este es el modo de pensar de los Ybarra, los Urquijo, los Medina, los Falcó, los Osbornes, la casa real, la oligarquía y caciquismo dominante. De ello bien sabemos y sufrimos en Andalucía, matriz del modelo premoderno y colonial del Estado uno, grande y libre, de destino universal, que prefiguraron para ocultar el latrocinio de la red de intereses comunes que ocultaron en la representación de la guerra. Y ello ha hecho posible, como reconoce uno de los personajes de la novela, que en España hayamos tenido monarcas adúlteros, puteros, ninfómanas, sifilíticos, enfermizos, asesinos, crueles, locos, medio tontos y tontos del todo sin solución de continuidad hasta el día de hoy. Como también esta es la causa de que haya vivido España cuarenta años en manos de un zoquete, enano, albondiguilla, castrati, figurón, sin pescuezo, inútil e incapaz de un generalito, «Paco la culona», cuyo mérito no fue otro que el oportunismo y arribismo magistralmente narrado por Rodríguez Centeno.

Pero no voy a hacer spoiler pues esta, como cualquier otra reseña, tiene por objeto sugerirles su lectura, analizar algunas ideas que evoca y, sobre todo, brindarles una invitación a sumergirse en el relato que espero les resulte jubiloso, más que nada porque he de confesar que la obra, siendo la primera novela del autor, atesora méritos que bien merecen se animen a buscar la obra publicada por Samarcanda. Puedo asegurarles que si así lo hicieran, encontrarán caminos y lecturas potenciales para repensar el campo social de nuestro presente, para develar el sentido de las nuevas construcciones ideológicas y el espesor material de los relatos de la crisis y contradicciones del proyecto España, si hemos de vindicar la MEMORIA que es tanto como definir lo común en un sentido proyectivo, para construir las bases de toda República, la simiente de la gobernanza y confiabilidad en el propio futuro, a modo de POLÍTICA DE LO COMÚN y definición dialógica del sentido y visión SOLIDARIA que hace posible la vida en sociedad frente a toda estrategia arácnida. De la paciencia a la impaciencia insobornable de una vida digna de ser vivida, tienen aquí elementos para comprender la restauración del orden natural que aquí cuestionamos y que nos deja varias lecciones sobre el tiempo de silencio, como metafóricamente expresara Martín Santos, que vivimos. Un tiempo que ha traído de actualidad el fascismo social y que cabe traer aquí las ideas expresadas por Francisco Ayala cuando señalaba cómo los intelectuales burgueses adheridos a la causa del proletariado llegaron al desengaño cuando las masas de adhirieron al nacionalismo en una suerte de conversión ideológica frente a la tradición internacionalista, federativa y cierto compromiso universalista del movimiento obrero. Un giro decepcionante que ya sabemos en qué terminó y cómo fue posible que la estrategia de la tela de araña funcionara. Por fortuna sabemos que, como bien advierte el autor citando a Virgilio, la mejor venganza contra los enemigos de la libertad es no claudicar. Así que, como decía Marcelino Camacho, ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar.

Por Francisco Sierra Caballero (www.franciscosierracaballero.net). Colección ‘Notas rojas’

‘Que la memoria te indigne’, el tributo literario a Laura Luelmo en el IES Vázquez Díaz

La consejera Rocío Ruiz acude a este acto de concienciación del alumnado 

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha presidido este viernes la entrega de premios del I Concurso literario contra la violencia de género Laura Luelmo en el IES Vázquez Díaz de Nerva con el objetivo de sensibilizar al alumnado a través de la literatura sobre una clara vulneración de los Derechos Humanos de mujeres y niñas en todo el mundo, la violencia de género.

Según ha informado la Junta en una nota de prensa, Ruiz ha subrayado que «como consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación uno de mis objetivos primordiales y sobre el que construyo y hago política feminista, es visibilizar y trabajar por erradicar todas las violencias machistas».

El concurso literario tiene como lema ‘Que la memoria te indigne’ y se organiza como un tributo a Laura Luelmo, quien se encontraba iniciando su labor como docente en el IES Vázquez Díaz de Nerva cuando fue asesinada en diciembre de 2018. A este respecto, la máxima responsable de las políticas de igualdad en Andalucía ha señalado que «recordar hechos trágicos y estremecedores como este, tener memoria, nos tiene que alentar a seguir gritando alto y claro que ni una más, ni una menos».

«Laura Luelmo fue asesinada por la violencia machista, aunque las cifras oficiales no la recojan porque el hombre que la asesinó no tenía una relación de afectividad con ella, la agredió por ser mujer, y finalmente la asesinó por ser mujer», ha dicho.

«Esto es violencia machista en estado puro y nuestra lucha y nuestro compromiso está en erradicar todas las violencias machistas, luchar contra todas las violencias que sufren las mujeres por el mero hecho de ser mujeres», ha destacado.

Asimismo, ha recordado que «nuestra legislación andaluza va un paso por delante de la ley estatal (1/2004), ya que reconoce todas las violencias, además de la producida por la pareja o la expareja, siguiendo el Convenio de Estambul». «Recientemente hemos publicado el primer protocolo de respuesta institucional de la Administración de la Junta de Andalucía que precisamente pretende dar respuesta como Gobierno a todas estas violencias contra las mujeres y niñas», ha continuado.

La consejera ha concluido que «el Gobierno trabaja para lograr una Andalucía libre de violencias machistas, donde no tengamos que despertar con noticias como la de Laura Luelmo, Diana Quer o casos como la Manada».

Invitan a los onubenses a conocer el estado de su memoria

AFA El Campillo ofrece valoraciones psicológicas gratuitas para mayores de 50 años

Todas las personas que quieran conocer en qué estado se encuentra su memoria tienen una oportunidad de saberlo en los próximos días en la Cuenca Minera de Riotinto.

Es gracias a una actividad organizada por Asociación de Familiares de Enfermos de la Cuenca Minera (AFA El Campillo), que ofrece valoraciones psicológicas gratuitas para mayores de 50 años.

La primera jornada tiene lugar este mismo martes, 11 de febrero, a las 16.30 horas, en el Centro Cultural Laura Luelmo de la localidad campillera, tras lo que la actividad se extenderá a los diferentes pueblos de la Cuenca Minera.

Desde AFA El Campillo, que organiza las jornadas junto a la Federación Provincial de AFAS, han destacado que este encuentro es una oportunidad para todas aquellas personas que tengan alguna duda o sospecha sobre su memoria o la de algún familiar.