El Comisionado de Memoria Democrática reedita el libro ‘Perseguidos’ de Rafael Moreno

La obra, con prólogo de Baltasar Garzón, recoge las historias reales de represaliados en la provincia de Huelva durante el periodo de la Guerra Civil y los años posteriores

El Salón de Plenos de la Diputación ha acogido la presentación de ‘Perseguidos’, libro del periodista y escritor onubense Rafael Moreno, que ha sido reeditado por el Comisionado de Memoria Democrática. El libro, que ha sido presentado por el diputado provincial de Memoria Democrática, Salvador Gómez y el autor, recoge las historias de represaliados en la provincia de Huelva, durante el periodo de la Guerra Civil y los años posteriores, recuperando la vida quienes vivieron en primera persona el drama de la represión franquista.

‘Perseguidos’ es un libro que entrelaza una serie de historias que se desarrollan en un tiempo de represión y miedo. Los hechos que se narran están basados en las vivencias personales de personajes reales. Por un lado , la intensa vida del republicano José Domínguez ‘El Sastre’ (Puebla de Guzmán) y su testimonio sobre el crimen de las Rosas de Guzmán, un asesinato colectivo de quince mujeres que sobrecoge por su cruel significado. También recoge el manuscrito del ‘topo’ Rodrigo Miguela, que sobrevivió a la guerra civil oculto en un pequeño zulo excavado en su propia casa.

El texto saca del olvido las vicisitudes, hambruna y torturas que sufrieron miles de presos en el Campo de Concentración de Isla Saltés a través del viaje de Tomás Gento y el testimonio de Emilio Fernández ‘El Platero’. Vidas al filo de lo imposible.

Asimismo relata la captura en Portugal y envío a las cárceles de Huelva del poeta Miguel Hernández Gilabert, que resume a la perfección la suerte que corrió el poeta de Vientos del Pueblo en la España de Franco. Finalmente, el libro sirve para recuperar aquellas vivencias de la España del Estraperlo a través de la figura de Juan Rosa Gómez Moreno, militante comunista e integrante de las partidas que sobrevivieron en La Raya con Portugal.

El juez Baltasar Garzón, autor del Prólogo de esta edición escribe que ‘Perseguidos’ “tiene la virtud de romper el silencio, de recoger esas vivencias tan dolorosas, de una crueldad inimaginable, y recogerlas, trenzadas en un relato que no habla solo de los protagonistas que nos presenta, sino que va más allá y consigue que nos sumerjamos en la vida rota de un pueblo, el horror de los campos de concentración; en los sentimientos de quienes se veían presos, desesperados por sus familias, sabiendo que su vida no valía nada para sus verdugos. Y, por ello, podían perderla por una denuncia interesada, por una venganza o la codicia de arrebatar algún bien ajeno. O por pura y dura brutalidad”.

Según Baltasar Garzón, el autor de ‘Perseguidos’ «ha hecho un trabajo excelente de recopilación y de investigación. Pero a mí me ha impresionado en especial la manera de ponerse en la piel del otro y recrear los sentimientos y los escenarios». Para Garzón, quien tanto arriesgó y trabajó por esclarecer estos crímenes fascistas y aportar luz a esta etapa tan oscura de la historia de España, Rafael Moreno «ha conseguido asomarse, -y dejar que nos asomemos- a esa dimensión en que las sombras vuelven para contarnos quienes son y qué les sucedió. Eso es memoria histórica”.

WofestHuelva lleva a los estudiantes de la UHU el documental ‘Pico Reja’ de Remedios Malvárez

La realizadora onubense ha presentado su película en una charla-coloquio en el Campus del Carmen

La directora Remedios Malvárez ha estado hoy en la proyección que WofestHuelva y la Universidad de Huelva han programado de su documental ‘Pico Reja’, una cita a la que han asistido alumnos y profesores de la UHU y estudiantes de Secundaria de toda la provincia. Se trata de la primera de las actividades complementarias de la VII Muestra de Cine Realizado por Mujeres, que se celebra entre hoy y el próximo sábado día 12, gracias la que, además de la proyección, los alumnos asistentes han podido charlar con la directora onubense.

“Pico Reja” trata de crear un espacio para la reflexión, que analiza el pasado y las claves para comprender el presente. A través de los encuentros de dos artistas, que se unen para componer una obra musical sobre esta fosa, y de los testimonios de los familiares de las víctimas se abordarán cuestiones de una época de España aún por resolver y que perduran en la actualidad. Abrir la fosa de Pico Reja es una deuda pendiente con la memoria de los represaliados y con la propia historia de España. El documental ha recibido diversos premios y reconocimientos, como la Mención de Honor del Jurado SEFF 2022; el Premio Juan Ramón Jiménez a la mejor película Andaluza; el Premio del público del Festival Huelva. Cine Iberoamericano 2021 y, el más reciente, el Premio a la mejor película Andaluza de no ficción de los Premios de Cine Andaluz 2021.

WofestHuelva ha querido traer a la Universidad en esta edición un tema de indudable actualidad e interés, como lo demuestra la amplia demanda de participantes para la proyección y la posterior charla. Nacida en Huelva y afincada en Sevilla, Remedios Malvárez comenzó en la fotografía en 1989 y montó su estudio profesional en 1993. Licenciada en Derecho, su vida profesional ha estado vinculada siempre al audiovisual, recibiendo varios galardones durante su trayectoria, como el premio Clara Campoamor 2016 por su defensa de la igualdad de género, el premio ASFAN 2016 por su contribución al nuevo cine documental andaluz, el premio UGT Andalucía 2018, el premio RTVA 2019 a la mejor cineasta andaluza y el premio Mujer 2020 del Ayuntamiento de Sevilla.

En 2011 creó Producciones Singulares junto a Arturo Andújar, una plataforma de profesionales independientes del mundo de la publicidad, el diseño, la música y la imagen. Como directora, ha rodado, entre otros, el cortometraje “Silencio” y el largometraje “Alalá”, centrado en otras de sus grandes pasiones, el flamenco. A WofestHuelva 2022 vuelve con “Pico Reja”, una cinta documental. Es miembro de AAMMA, de ASECAN y de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Fue Medalla de la Ciudad de Huelva en 2020.

El vínculo de WofestHUELVA con el mundo académico se mantiene desde la primera edición de la muestra, gracias a la realización de actividades patrocinadas por la Universidad de Huelva y por la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

El Campillo inicia los trabajos para localizar fosas comunes del franquismo el próximo lunes

La FEMP concendió al consistorio una ayuda de 14.000 euros para poner en marcha estos trabajos

El pasado mes de noviembre, la Federación Española de Municipios (FEMP) concedió al Ayuntamiento de El Campillo una ayuda de 14.000 euros para el proyecto de localización de fosas comunes en el Cementerio Municipal. Tras la firma del contrato con la empresa encargada de su gestión, Aratispi Gestión Integral del Patrimonio, el ayuntamiento ha anunciado que los trabajos comenzarán el próximo lunes con la redacción del proyecto.

Según testimonios documentales y orales, podrían estar enterradas en la fosa común del cementerio un mínimo de 350 personas asesinadas por los golpistas tras la sublevación militar del 18 de julio de 1936. El trabajo a desarrollar tiene varias vertientes, dejando de manifiesto que la investigación documental ha sido llevada a cabo en años anteriores.

Centrados en la revisión de toda la bibliografía y trabajos de investigación existentes al respecto, habiendo organizado toda la información generada, y estando concedido el permiso de acceso a los terrenos por parte del Ayuntamiento, al ser titularidad pública el recinto del Cementerio de El Campillo la propuesta de este proyecto es iniciar el trabajo de campo consistente en la delimitación y evaluación de las áreas susceptibles de contener las fosas comunes con víctimas de la represión franquista de este primer periodo represivo.

A continuación, localizada físicamente la fosa común y delimitada en extensión, una vez evaluada las características de la misma, se procederá a la exhumación y estudio antropológico.

Los trabajos que se pretenden desarrollar en el Cementerio Municipal de la localidad se fundamentan, principalmente, en la solicitud por parte de familiares, algunos de ellos son hijos que aún viven, y de la Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva (AMHPH) como representante de los mismos.

El Comisionado de Memoria Democrática rinde un emotivo homenaje a Fernando Pineda

El órgano memorialista reconoce al presidente de la Amhph por su labor de muchos años en el ámbito de la investigación, divulgación y ayuda y asesoramiento a los familiares de las víctimas

El Comisionado de Memoria Democrática de la Diputación Provincial de Huelva ha rendido este lunes un emotivo homenaje al presidente de la Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva (Amhph), Fernando Pineda, durante la inauguración de las Jornadas ‘Educación y Memoria Democrática’, un evento que durante este lunes y martes se desarrolla en la Universidad de Huelva (UHU) y que ha contado con la participación del Secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez.

Durante el acto, el portavoz del equipo de gobierno del ente supramunicipal, Salvador Gómez, ha hecho entrega de un distintivo al presidente de la entidad memorialista en reconocimiento a su labor durante muchos años no solo en el ámbito de la investigación y divulgación sobre la represión franquista en la provincia de Huelva, sino también en el de la atención permanente a los familiares de las víctimas, a quienes ayuda y asesora en la búsqueda de información y en la tramitación para la recuperación de los restos.

Pineda, que fue alcalde de El Campillo durante 20 años (De 1979 a 1991 y de 1999 a 2007) y es autor del libro ‘Memorias recuperadas – El Campillo Salvochea’, ha recibido con sorpresa este homenaje que no esperaba, tal y como él mismo ha reconocido. Tras unos minutos embargado por la emoción, que no le permitió articular palabras, y tras los aplausos del público, el presidente de la Amhph, que participa en las jornadas como ponente, ha mostrado su agradecimiento por este reconocimiento «que no merezco», ha indicado, al considerar que con esa labor no hace otro cosa que «cumplir con mi obligación y mi compromiso», ha remarcado.

Remedios Malvárez y Arturo Andújar hacen «un trabajo necesario» en ‘Pico Reja’

Los directores reivindican el documental como “una mirada hacia el futuro con esperanza”

Los directores Remedios Malvárez y Arturo Andújar han presentado este miércoles su largometraje documental ‘Pico Reja’ con el que compiten en la 47 edición del Festival de Huelva de Cine Iberoamericano, dentro de la Sección Talento Andaluz.

El documental tiene como eje central los trabajos de reapertura de la fosa común de ‘Pico Reja’, situada en el cementerio sevillano de San Fernando. Se estima que esta fosa puede albergar a más de 2.000 víctimas civiles de la represión franquista.

Los directores advierten que ‘Pico Reja’ no es un documental histórico sino una reconstrucción del recuerdo que trata de crear un espacio para la reflexión, que analiza el pasado y las claves para comprender el presente. “La idea no era hacer una película histórica sino una película desde el presente, porque la fosa es presente porque se está abriendo y está abierta hoy día y porque todas esas cosas que ocurrieron al final también nos definen como sociedad y como país y, por supuesto, tienen una repercusión en el futuro, porque si no conocemos nuestra historia probablemente vamos a seguir cometiendo muchos errores de cara el futuro”, ha explicado Andújar en Huelva.

En este sentido, Remedios Malvárez ha asegurado que ‘Pico Reja’ es mucho más que un mero proyecto audiovisual para ellos. “Tenemos la sensación de haber hecho un trabajo necesario”, ha dicho, explicando que tenía un interés personal por “dejar cierto legado sobre este tema”. En cualquier caso, ha admitido, no ha sido una tarea fácil. “Vivir un año dentro de una fosa es algo muy duro”, ha asegurado. Al pasar tanto tiempo “rodeados de restos terminas poniéndoles caras y dándote cuenta de que estás entre personas y eso no nos ha dejado indiferentes, es imposible, no te puedes quedar igual después de hacer este trabajo”, ha reconocido.

La película, ha detallado Andújar, tiene tres patas: el retrato de los trabajos en la fosa, el contexto donde se desarrollan estos trabajos y un planteamiento que ha buscado aportar una “connotación artística” desde el presente. Malvárez ha explicado que esta tercera parte es “toda una metáfora, es un hilo conductor de la película donde esta misma historia tan trágica y tan dolorosa la trasladamos al arte” mediante la música original del documental, obra del poeta Antonio Manuel y la cantaora Rocío Márquez. Andújar considera que se trata de una música “maravillosa” que “redondea toda la película y es un oasis a la esperanza con la que acabamos la película, porque esa era la idea, terminar con algo en postivio y con una mirada hacia el futuro con esperanza”.

Remedios Malvárez (Huelva, 1968) ha sido galardonada con el Premio RTVA a la mejor cineasta andaluza en 2019, la Medalla de la Ciudad de Huelva en 2020, el Premio del Ayuntamiento de Sevilla Mujer 2020 y el Premio Meridiana 2021 de la Junta de Andalucía. Entre sus últimos trabajos destacan ‘Alalá’, seleccionado en más de 40 festivales, donde ha obtenido numeros premios, entre otros, el Premio Asecan o la Biznaga de Plata en XXV Festival de Cine de Málaga; y ‘Menese’, premio ASECAN 2019 al mejor documental andaluz y 2º Premio Imagenera Junta de Andalucía.

Arturo Andújar (Sevilla, 1974), tiene postgrados en Comunicación y Publicidad y en Administración de Empresas y estudios de cine, fotografía y diseño. En 2011 fundo la productora Producciones Singulares, junto a su socia Remedios Malvárez, en la que desempeña las funciones de productor, realizador, editor, guionista, diseñador y fotógrafo. A lo largo de los últimos años ha realizado numerosos proyectos audiovisuales, películas documentales, acumulando importantes premios, como los ASECAN del cine andaluz y ha empezado también su carrera en la docencia.

La nieta de Martín Moya pide de nuevo al Ayuntamiento de Huelva la exhumación de su abuelo

Concha Martín posa por primera vez sobre los restos del vecino de Aracena asesinado en abril del 37

Una nieta de Miguel Martín Moya, vecino de Aracena asesinado en abril de 1937 en las inmediaciones del cementerio de La Soledad de Huelva, ha solicitado de nuevo al Ayuntamiento de la capital que interceda ante la Junta de Andalucía para que se lleve a cabo la exhumación de los restos de su abuelo, que se encuentran en una fosa común del camposanto onubense.

Concha Martín Pérez, que ya pidió la exhumación de Martín Moya al Gobierno andaluz en septiembre de 2020, se ha dirigido ahora al Ayuntamiento de Huelva, por segunda vez, tras tener conocimiento de que su requerimiento anterior, realizado el pasado 31 de agosto por mediación del Grupo de Trabajo por la Recuperación de la Memoria Histórica y Democrática de Huelva, no ha sido tramitado por el Consistorio, ya que el Equipo de Gobierno comunicó recientemente que no tenía conocimiento de tal solicitud en respuesta a una pregunta plenaria realizada por el concejal no adscrito Jesús Amador.

Ante ello, esta nieta de Martín Moya ha registrado directamente su solicitud en el propio Ayuntamiento, donde ha estado acompañada por miembros de la referida entidad memorialista, tras lo que se ha dirigido a las fosas comunes del cementerio de La Soledad para trasladar la información sobre su abuelo al equipo de arqueólogos y arqueólogas que actualmente está llevando a cabo los trabajos de identificación y delimitación de las fosas.

Guiada por los miembros del equipo, Concha Martín ha podido posar por primera vez justo encima de donde se encuentran los restos de su abuelo, concretamente, tal y como se recoge literalmente en la diligencia del registro, en en el patio San Antonio de Padua, «distando de la placa por el norte veintiocho metros; por el sur, seis metros; por el este, tres metros; y por el oeste, seis metros», justo el lugar que se aprecia en la imagen principal que ilustra esta información, donde se ve a la propia Martín señalando a Miguel Martín Moya.

La nieta de este vecino de Aracena asesinado en el 37 no ha podido ocultar su emoción por ese momento, si bien al mismo tiempo conocía que la exhumación de su abuelo no podrá llevarse a cabo como consecuencia de estos trabajos actuales de delimitación de las fosas. Una de las arqueólogas del equipo le explicó, en presencia de TINTO NOTICIAS, que la zona queda fuera de los sondeos a realizar en base a este proyecto, con lo que la última petición realizada por Concha Martín cobra más importancia aún.

Miguel Martín Moya

Eran las 05.30 horas del 13 de abril de 1937 cuando Miguel Martín Moya, vecino de Aracena, zapatero, campesino y miembro de la Sociedad de Trabajadores de la Tierra de UGT, fue asesinado en las inmediaciones del cementerio municipal de La Soledad de Huelva por seis efectivos de la Guardia Civil, que daban así cumplimiento a una sentencia dictada contra él por el consejo de guerra permanente de la ciudad de Huelva.

Más de 83 años después, el pasado 28 de septiembre de 2020, su nieta Concha Martín Pérez, ayudada por el presidente de la Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva, Fernando Pineda, solicitó a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y Democrática, que proceda a desarrollar las actuaciones necesarias para recuperar los restos de su familiar y que «se me realicen las pruebas genéticas oportunas para una futura identificación» de los mismos, tal y como expone Concepción en su solicitud, a la que ha tenido acceso este periódico.

Más de un año después de aquella solicitud, Concha Martín Pérez aún no ha tenido respuesta de la Junta de Andalucía, por lo que, el pasado 31 de agosto de este mismo 2021, pidió la colaboración del Ayuntamiento de Huelva, para lo que contó con la ayuda del Grupo de Trabajo por la Recuperación de la Memoria Histórica y Democrática de Huelva, entidad memorialista que fue la encargada de realizar la primera solicitud al Consistorio onubense para que inste a la Consejería a proceder a la exhumación y recuperación de los restos de su familiar represaliado.

En un escrito dirigido al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, desde esta entidad se explicó que «Concepción Martín Pérez, nieta de Miguel Martín, actualmente vecina de Sevilla, ha solicitado la ayuda y colaboración de este grupo de trabajo memorialista para interceder ante este Excmo. Ayuntamiento que usted preside y recuperar, a la mayor brevedad posible, los restos de su abuelo represaliado y poder otorgarle así la debida dignidad a su memoria».

«Por todo ello, tenemos a bien contactar con usted con objeto de poder iniciar dicho procedimiento administrativo que pueda dar respuesta a la solicitud de Dª Concepción Martín y en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía (Ley 2/2017 de 28 de marzo), la cual, en su artículo 9, delega en las entidades locales la obligación de instar a la consejería competente en materia de memoria democrática a realizar las acciones pertinentes que den como resultado la exhumación y recuperación de los restos de los familiares represaliados durante el genocidio franquista», prosiguieron en el escrito.

En base a ello, desde este grupo de trabajo solicitaron al Ayuntamiento que inicie, «a la mayor brevedad posible, los procedimientos y actuaciones necesarias para la exhumación y entrega a los familiares de los restos de Miguel Martín Moya, que se encuentran depositados el cementerio municipal de La Soledad de esta capital», tal y como se expone textualmente en el escrito, al que se adjuntó, como documento adicional, copia de la inscripción de la defunción de Miguel Martín Moya en el Registro Civil de Huelva.

Piden la exhumación de un vecino de Aracena asesinado en el 37 en el cementerio de La Soledad

Una nieta de Miguel Martín Moya solicita al Ayuntamiento de Huelva que interceda ante la Junta de Andalucía tras casi un año sin obtener respuesta

Eran las 05.30 horas del 13 de abril de 1937 cuando Miguel Martín Moya, vecino de Aracena, zapatero y campesino y miembro de la Sociedad de Trabajadores de la Tierra de UGT, fue asesinado en las inmediaciones del cementerio municipal de La Soledad de Huelva por seis efectivos de la Guardia Civil, que daban así cumplimiento a una sentencia dictada contra él por el consejo de guerra permanente de la ciudad de Huelva.

Más de 83 años después, el pasado 28 de septiembre de 2020, una nieta de Martín Moya, Concepción Martín Pérez, que actualmente reside en Sevilla, solicitó a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y Democrática, que proceda a desarrollar las actuaciones necesarias para recuperar los restos de su familiar y que «se me realicen las pruebas genéticas oportunas para una futura identificación» de los mismos, tal y como expone Concepción en su solicitud, a la que ha tenido acceso TINTO NOTICIAS.

La nieta de Manuel Martín Moya conoce incluso dónde fueron depositados exactamente los restos de su abuelo, en el patio San Antonio de Padua de la fosa común del referido cementerio, «distando de la placa por el Norte veintiocho metros, por el Sur seis metros, por el Este tres metros y por el Oeste seis metros», tal como se recoge literalmente en diligencia del registro.

Casi un año después de aquella solicitud, Concepción Martín Pérez aún no ha tenido respuesta de la Junta de Andalucía, por lo que, el pasado 31 de agosto de este mismo 2021, pidió la colaboración del Ayuntamiento de Huelva, para lo que ha contado con la ayuda del Grupo de Trabajo por la Recuperación de la Memoria Histórica y Democrática de Huelva, entidad memorialista que ha sido la encargada de solicitar al Consistorio onubense que inste a la Consejería a proceder a la exhumación y recuperación de los restos de su familiar represaliado.

En un escrito dirigido al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, desde esta entidad se explica que «Concepción Martín Pérez, nieta de Miguel Martín, actualmente vecina de Sevilla, ha solicitado la ayuda y colaboración de este grupo de trabajo memorialista para interceder ante este Excmo. Ayuntamiento que usted preside y recuperar, a la mayor brevedad posible, los restos de su abuelo represaliado y poder otorgarle así la debida dignidad a su memoria».

«Por todo ello, tenemos a bien contactar con usted con objeto de poder iniciar dicho procedimiento administrativo que pueda dar respuesta a la solicitud de Dª Concepción Martín y en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía (Ley 2/2017 de 28 de marzo), la cual, en su artículo 9, delega en las entidades locales la obligación de instar a la consejería competente en materia de memoria democrática a realizar las acciones pertinentes que den como resultado la exhumación y recuperación de los restos de los familiares represaliados durante el genocidio franquista», prosiguen en el escrito.

En base a ello, desde este grupo de trabajo solicitan al Ayuntamiento que inicie, «a la mayor brevedad posible, los procedimientos y actuaciones necesarias para la exhumación y entrega a los familiares de los restos de Miguel Martín Moya, que se encuentran depositados el cementerio municipal de La Soledad de esta capital», tal y como se expone textualmente en el escrito, al que se adjunta, como documento adicional, copia de la inscripción de la defunción de Miguel Martín Moya en el Registro Civil de Huelva.

La AMHPH pide que la nueva Ley de Memoria goce del máximo consenso

La Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva reclama «madurez política» a todos los partidos con representación en las Cortes

La Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva (AMHPH) ha reclamado madurez política a todos los partidos con representación parlamentaria en las Cortes Generales para que la nueva Ley de Memoria, que va a ser sometida a debate, pueda contar con el máximo consenso y con todo el apoyo posible. Los memorialistas de Huelva, que han debatido abiertamente sobre la cuestión, creen que España “está obligada a reponer el daño causado a millones de personas que han sido víctimas directas o colaterales de una guerra civil terrible y de una represión cruenta, que provocaron sufrimientos que no debe caer en el olvido en una sociedad democrática madura como es la nuestra”, manifiesta el presidente de la asociación provincial, Fernando Pineda.

Además, la AMHPH considera urgente que España y los partidos que nos representan, cuyos diputados y diputadas tienen la legitimidad que le han dado las urnas, escuchen el reclamo de los organismos internacionales para que España “haga frente de una vez por todas a ese pasado que cada día está más presente por no haberle hecho frente en el momento adecuado”. No obstante, «nunca es tarde para reparar el daño y la nueva Ley que el Consejo de Ministros ha remitido ya a las Cortes para su debate y aprobación persigue cerrar esas heridas que permanecen abiertas para que haya por fin una convivencia en paz y duradera a este respecto», agregan.

La nueva Ley de Memoria, que regulará la situación integral de este asunto en todo el ámbito nacional, recoge las aportaciones que los movimientos memorialistas de toda España trasladaron al Gobierno de España hace dos años, en agosto de 2019, cuando se gestaba el proyecto y en encuentros posteriores. Las políticas de memoria se convertirán así en políticas de Estado, junto con el cumplimiento que se da a los principios de justicia, verdad, reparación y deber de memoria como obligación para no repetir los hechos, tal y como venían recomendando los organismos internacionales de derechos humanos, como Naciones Unidas o el Grupo de trabajo de desapariciones forzosas e involuntarias.

Por primera vez, el nuevo texto incluirá en su primer artículo el repudio y la condena del golpe militar de julio de 1936 y la posterior dictadura franquista. Se declarará expresamente la nulidad de las condenas y sanciones dictadas por tribunales ilegítimos, se establecerá el derecho de las víctimas a conocer la verdad y el Estado asumirá el liderazgo de la búsqueda de las personas desaparecidas y las exhumaciones de fosas comunes, con medidas tan necesarias como la creación de un banco de ADN y un censo de víctimas, así como la protección de los documentos referidos a esta etapa de nuestra historia; y la garantía del derecho de acceso a esos fondos documentales. Eso, entre otras muchas y relevantes cuestiones de importancia que recoge el articulado.

La junta directiva de la AMHPH ha mostrado su esperanza en este proyecto que «por fin vamos a ver publicado en el Boletín Oficial del Estado», lo que significará su aplicación inmediata. En Huelva, los memorialistas llevan años trabajando para recuperar la memoria de las miles de víctimas que el golpe de Estado dejó a lo largo y ancho de la provincia. “Siempre decimos que aquí no hubo guerra, salvo algunos focos de resistencia. Hubo una represión brutal desde el primer día y es una de los territorios donde más asesinatos fueron perpetrados”, ha apuntado Pineda, quien pronto, a título particular, sacará a la luz un diccionario de víctimas en el que viene trabajando desde hace años y que ha puesto a disposición de las instituciones para ayudar a encontrarlas y reparar así el dolor de las familias.

Con esta Ley, todas las generaciones podrán conocer qué ocurrió realmente y cómo se fue forjando nuestra democracia, ya que el texto incluirá la obligatoriedad de estudiar la memoria democrática en las escuelas y nadie podrá exaltar un régimen criminal como el sufrido durante décadas por los españoles y españolas.

Emotivo homenaje a los fusilados de la Columna Minera por el 85 aniversario de sus asesinatos

El escritor e investigador nervense Juan Carlos Rodríguez Centeno promueve una ofrenda de flores y la colocación de todos sus nombres en la antigua cárcel provincial de Sevilla donde estuvieron presos

Los integrantes de la Columna Minera que fueron fusilados el 31 de agosto de 1936 en Sevilla han recibido este martes un emotivo homenaje en la Antigua Cárcel Provincial de La Ranilla, en la capital hispalense, donde estuvieron presas las víctimas de aquella barbarie que tuvieron que soportar un auténtico calvario desde que fueron apresadas, el 19 de julio de 1936, hasta su posterior fusilamiento, casi mes y medio después.

El homenaje ha sido promovido por el escritor e investigador de Nerva Juan Carlos Rodríguez Centeno, autor de la novela histórica sobre la guerra civil española ‘La paciencia de la araña’ y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, donde dirige su Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad.

Rodríguez Centeno, que ha contado con la ayuda de algunos amigos y amigas «amantes de la memoria», ha querido rendir este emotivo homenaje a aquellas víctimas de la Columna Minera cuando se cumplen justo 85 años de sus asesinatos, para lo que ha llevado a cabo una ofrenda de flores en la citada prisión provincial de Sevilla, declarada Lugar de Memoria Histórica de Andalucía y actualmente «abandonada», sostiene.

Asimismo, el investigador nervense y sus compañeros han colocado a las puertas del edificio la relación completa de los 67 integrantes de la Columna Minera que fueron fusilados el 31 de agosto, además del lugar y hora de fusilamiento y procedencia de cada uno de ellos, datos todos extraídos del libro ‘Memoria Vindicada’, de los investigadores riotinteño y campillero Alfredo Moreno Bolaños y Gilberto Hernández Vallecillo.

La Columna Minera

La Columna Minera constituye un crucial episodio de la guerra civil española que fue protagonizado por un grupo de jóvenes mineros y campesinos que fueron reclutados por políticos y militares republicanos con el objetivo de acabar con el intento de golpe de estado perpetrado un día antes contra la República.

El 19 de julio de 1936 emprendieron para ello una marcha, planeada desde Madrid, hacia Sevilla. Sin embargo, no alcanzaron la capital hispalense. A las puertas de la ciudad, en la barriada de La Pañoleta del municipio de Camas, los mismos guardias civiles que tenían órdenes de acompañarles, liderados por el comandante Gregorio Haro Lumbreras, les tendieron una sangrienta emboscada.

El resultado: más de una decena de muertos y unos setenta detenidos encerrados en el Cabo Carvoeiro, la prisión improvisada en un barco de cabotaje atracado en el Guadalquivir. En sus estrechas bodegas, en pleno verano, permanecieron en condiciones inhumanas y fueron sometidos al fin a un macrojuicio que fue, con toda probabilidad, el mayor Consejo de Guerra celebrado en los albores de la Guerra Civil en España.

El calvario sufrido por los miembros de la Columna Minera fue rescatado por el periodista y escritor Rafael Adamuz en su novela histórica ‘La memoria varada’, cuya segunda edición, publicada por Pábilo Editorial, salió a la luz en 2018 cargada de nuevos contenidos, como un prólogo de Baltasar Garzón, el discurso de Miami, anexos y diverso material original, entre otras.

La obra refleja el calvario que soportaron los reclusos a través de unas cartas enviadas por uno de ellos, Luis Marín Bermejo, quien da cuenta de su presidio y arroja datos reveladores. Los textos permanecieron ocultos hasta la muerte de su único hijo varón, que fue el encargado de custodiarlos.

Juan Carlos Rodríguez Centeno

El escritor e investigador nervense Juan Carlos Rodríguez Centeno publicó en 2019 la novela ‘La paciencia de la araña’, una obra con la que da a conocer hechos hasta entonces poco conocidos de la guerra civil española. Ambientada en los primeros meses de la contienda, la publicación tiene a Sevilla como escenario principal, aunque también recrea acontecimientos acaecidos en otros lugares como la Sierra de Huelva, Madrid y Salamanca.

Todos los hechos que se relatan en la obra se basan en acontecimientos reales que posteriormente son ficcionados por el autor, que inicia la novela con un hecho poco conocido pero real: un comando falangista se reúne en Sevilla para organizar una operación de rescate a José Antonio Primo de Rivera, preso en Alicante, tras lo que, mientras se planifica la operación, el protagonista es testigo de la vida en la ciudad y de los acontecimientos, anécdotas y sucesos que se producen en la misma.

Por la novela desfilan personajes reales como el Duque de Alba, el banquero Juan March, el general Queipo de Llano, el terrible jefe de la represión Manuel Criado, artistas flamencos como Manuel Vallejo o la Niña de la Puebla, toreros como El Algabeño o el cardenal Ilundáin, entre otros, así como personajes ficticios: ganaderos, jerarcas nazis, combatientes italianos, nobles, buscavidas, etc. Y todo ello mientras las tropas de Franco se aproximan a Madrid y todos piensan que la guerra terminará pronto con una fácil victoria.

Además de la exposición de acontecimientos reales acaecidos durante la guerra civil, a Juan Carlos Rodríguez Centeno le interesa especialmente «narrar la doble vida de la ciudad», por un lado «alegre, festiva, eufórica y luminosa», pero por otra parte «terrible», con «asesinatos, fusilamientos, represión, cárcel, venganzas, etc», como destacó el propio autor en declaraciones a TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-.

‘La paciencia de la araña’ es la primera novela de Juan Carlos Rodríguez Centeno, que cuenta con más de 30 publicaciones académicas entre libros, artículos o ponencias, todo un ejemplo de la amplia trayectoria investigadora de este nervense que nació en Minas de Riotinto en 1968 y pasó toda su infancia y adolescencia en Nerva, hasta los 18 años, cuando se trasladó a Madrid. Allí estudió Ciencias de la Información en la rama Publicidad, tras lo que marchó a Sevilla, donde se doctoró y es profesor de la Facultad de Comunicación desde 1995.

Juan Carlos Rodríguez Centeno es hijo de los nervenses Carlos Rodríguez y Carmela Centeno. Su abuelo materno, Felipe Centeno, procedía de Riotinto y fue un industrial de cierta relevancia en Nerva, donde tuvo varios negocios, como una fábrica de aguardientes, anises y gaseosas, un estanco y hasta una banca privada, algo muy usual por entonces en lugares alejados de las capitales, mientras que su abuela materna, Carmen Hinojosa, procedía de El Campillo, donde fue Miss Salvochea, y es descendiente directa del bandolero José María El Tempranillo.

Por su parte, la familia de su padre era de procedencia obrera. Sus abuelos paternos, Claudio Rodríguez y Eloína Domínguez, procedían de Linares de la Sierra, desde donde se trasladaron a Nerva. Él era minero y trabajó toda su vida en la Fundición, al igual que su hijo, Carlos Rodríguez, que empezó a trabajar en Explosivos Riotinto con 14 años, tras lo que estudió peritaje de Minas y, hasta su jubilación, trabajó siempre en la misma empresa.

Juan Carlos Rodríguez Centeno guarda grandes recuerdos de su infancia en su pueblo. «Al poco de yo nacer, mi padre fue trasladado a Huelva, pero nuestra vinculación con Nerva era continua. Mis abuelos continuaron allí y nuestras visitas al pueblo eran asiduas: fines de semana, fiestas de san Bartolomé, La Villa, etc. Tengo muchos recuerdos de mi infancia en el paseo y otros lugares de Nerva», destacó.

A continuación, cuando se fue a estudiar a Madrid, con 18 años, «empecé a perder vinculación con la Cuenca», señaló Rodríguez Centeno, pero esta se recupera hace cinco años, cuando «mi madre compra una casa en Nerva», por lo que «actualmente paso fines de semana y festivos en el pueblo y sus alrededores», concluye.

La Junta destina 18.000 euros para la exhumación de la fosa común de Cala

Se deberán afrontar los trabajos antes de que termine el año

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado la aprobación de los proyectos de investigación, indagación, localización, exhumación y dignificación de fosas comunes de represaliados durante la Guerra Civil y el franquismo que Andalucía debe ejecutar en 2021. Entre estas resoluciones para toda Andalucía para los que se destina más de medio millón de euros, tan solo 18.000 euros irán destinados a la provincia de Huelva, un total de 18.000 euros para la fosa común de Cala.

En la resolución, de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática del Ministerio de la Presidencia, se formaliza también la transferencia de las cantidades asignadas a esta comunidad autónoma por un total de 507.813,46 euros, según ha anunciado el Gobierno central en una nota.

Estos compromisos financieros con Andalucía se acordaron en la I Conferencia Sectorial de Memoria Democrática, celebrada el pasado 29 de marzo de 2021.

En ese marco se aprobó el reparto de tres millones de euros, previstos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para este año, para actividades de búsqueda e identificación de personas desaparecidas durante la Guerra Civil o la represión política posterior tanto en las comunidades autónomas como en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla.

Este montante de más de medio millón de euros permitirá financiar seis actuaciones en la comunidad autónoma andaluza. En la provincia de Cádiz se van a llevar a cabo trabajos de investigación, localización y delimitación de la fosa de La Línea de la Concepción: el presupuesto total es de 50.265,43 euros.

En la provincia de Granada se van a culminar los trabajos de exhumación y dignificación de las fosas del Barranco de Víznar. El importe es de 150.000 euros. Y en la provincia de Huelva se procederá a la exhumación de la fosa de Cala, con una cuantía de 18.029 euros.

En Jaén capital se van a realizar los trabajos de investigación, localización y delimitación de la fosa 702 del cementerio de San Eufrasio: la inversión, de 60.000 euros, permitirá afrontar la exhumación de más de un millar de víctimas. Esta actuación se desarrollará a través de un convenio que implica a la Administración General del Estado, a la Junta de Andalucía, a la Diputación Provincial de Jaén y al Ayuntamiento jiennense.

En la provincia de Málaga se acometerán los trabajos de investigación, localización y delimitación de la fosa de Almargen. Para acometer estas labores se destinarán 40.000 euros. Por último, en la provincia de Sevilla se procederá a la exhumación de la fosa de Osuna, con un importe de 189.519,02 euros.

Desde que se creó la Secretaria de Estado de Memoria Democrática en enero de 2020, y a pesar de la pandemia, se han invertido 1.412.363,46 euros en actuaciones en fosas de Andalucía con cargo a los PGE.

Dentro del plan de choque de exhumaciones, implementado por la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, se han financiado ocho proyectos de intervención en fosas en 2020. Estas actuaciones se han desarrollado mediante la convocatoria de subvenciones a entidades sin ánimo de lucro por un importe total de 177.550 euros.

Además, se han destinado ayudas a 46 ayuntamientos andaluces para exhumaciones, a través de la FEMP, por una cuantía total de 462.000 euros, y la Secretaría de Estado de Memoria Democrática financia con 265.000 euros la exhumación de la fosa de Pico Reja en el cementerio San Fernando de Sevilla.