Retoman los trabajos de exhumación de las fosas comunes de Nerva

El equipo de arqueólogos dirigido por Andrés Fernández espera recuperar los restos de otra veintena de víctimas del franquismo

La Coordinadora Cuenca Minera del Río Tinto para la Memoria Histórica ha retomado los trabajos de exhumación de las fosas comunes del cementerio de Nerva, cuya primera fase se desarrolló entre mayo y agosto de 2019 y finalizó con la exhumación de los restos de 23 víctimas del franquismo, lo que constituyó casi una décima parte de los al menos 221 cuerpos que, según los trabajos previos de indagación, localización y delimitación llevados a cabo en 2018, fueron inhumados en estas fosas.

La entidad memorialista ha retomado los trabajos gracias a la subvención de 29.400 euros que el pasado mes de noviembre de 2020 le fue concedida por el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Histórica, una ayuda que también le ha permitido contar con el mismo equipo de arqueólogos que desarrolló la primera fase de exhumación y los antes referidos trabajos previos, dirigido por Andrés Fernández, que espera en esta nueva fase recuperar los restos de otra veintena de víctimas de la represión franquista.

Tal y como ya informó TINTO NOTICIAS, con esa ayuda, el Gobierno central daba cumplimiento al compromiso asumido en marzo de 2020 por el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez, durante una visita realizada a las fosas comunes nervenses, donde el representante del Ejecutivo de la nación estuvo acompañado por la delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García, y la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, además de otros representantes institucionales y de asociaciones memorialistas.

Martínez anunció, en concreto, el inicio de un plan cuatrienal de exhumaciones en el que se incluirían las fosas de Nerva, lo que sería posible, añadió, gracias a un paquete de ayudas que el Gobierno de España iba a poner en marcha a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

La primera fase de exhumación, realizada gracias a un convenio firmado con la Diputación de Huelva, tuvo lugar después de los trabajos previos de indagación, localización y delimitación de las fosas, trabajos que tuvieron su origen en el acuerdo firmado entre la Junta de Andalucía y la Diputación de Huelva el 2 de agosto de 2018, cuando el entonces consejero de Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, y el entonces presidente del ente supramunicipal, Ignacio Caraballo, firmaron un convenio marco para el desarrollo de acciones encaminadas a la recuperación de la memoria histórica en la provincia.

Las conclusiones de los primeros trabajos de indagación, localización y delimitación desarrollados en las fosas comunes del cementerio de Nerva indicaron que estas cuentan con al menos 221 víctimas del franquismo, tal y como señaló el director del equipo de arqueólogos, Andrés Fernández, si bien destacó que la cantidad real de cuerpos podía verse aumentada debido a las ejecuciones que no fueron registradas en documentos.

Esa era una de las conclusiones de aquella actuación, que también dio como resultado, una vez evaluados los restos óseos detectados, que era posible llevar a cabo una exhumación individual y ordenada de los cuerpos, según añadió el propio director del proyecto. Y ello pese a que el PH del terreno no es el más adecuado para la conservación de los restos, agregó.

Las actuaciones de indagación, localización y delimitación se desarrollaron en una superficie de 100 metros cuadrados, donde se localizaron cuatro fosas de 70 metros de superficie, todas con dos metros de anchura y con longitudes diversas que van desde los cuatro a los 20 metros, según explicó Fernández, para quien el resultado de los trabajos, que se llevaron a cabo durante varios meses, fue positivo, pues se confirmó la presencia de fosas de víctimas de la Guerra Civil al detectarse restos de cuerpos arrojados en enterramientos colectivos y fracturas por impacto de proyectiles propios de la época, al tiempo que se confirmó la tesis de que el conjunto de la Cuenca Minera pudo contar con unas 1.500 víctimas de la represión franquista.

Foto: Onda Minera RTV Nerva