El PP pierde la mayoría absoluta en Riotinto

El Partido Popular de Minas de Riotinto, que logró siete de los once concejales del Ayuntamiento en las pasadas elecciones municipales de 2015, ha perdido el control del Pleno. A la marcha de uno de sus ediles, Juan José Ramos, que abandonó el grupo municipal del PP y se constituyó como edil independiente en 2017, se ha unido ahora un hecho qu ya ha dejado al Equipo de Gobierno en minoría: dos concejales del grupo popular, Alberto Aceituno y Celia Martínez, han roto la disciplina de voto de su partido en los dos puntos del orden del día. En uno de ellos, ambos ediles han votado en contra de la propuesta de su grupo, mientras que, en el otro, se han abstenido.

Además, antes del inicio de la sesión, Martínez presentaba en el Consistorio un escrito de renuncia a sus áreas de gobierno y a seguir perteneciendo al grupo municipal del PP, lo que ya deja en minoría a los ‘populares’, aunque la edil no ha querido de momento realizar valoraciones a Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto- sobre los motivos de su decisión. Tampoco el otro edil discordante, al menos hasta ahora tercer teniente de alcalde del municipio, ha realizado valoraciones sobre su decisión durante el Pleno, en el que ha estado presente este periódico, si bien uno de los puntos del orden del día puede dar pistas sobre la causa de tal decisión.

En concreto, el punto en cuestión ha sido un cambio del régimen de dedicación y retribuciones de Tenencia de Alcaldía, que ha consistido, a propuesta de la alcaldesa, Rosa Caballero, en suprimir la retribución que el Ayuntamiento pagaba a Alberto Aceituno, que ascendía a 35.000 euros anuales, y liberar a la primera teniente de alcalde y alcaldesa accidental, Fátima Fernández, con una retribución anual de 30.000 euros.

Rosa Caballero, en el centro, junto a Fátima Fernández

Los dos concejales que han roto la disciplina de voto de su partido aún siguen siendo concejales del PP y, al menos de momento, no han anunciado que vayan a seguir los pasos de Ramos y constituirse como ediles independientes, pero lo ocurrido en esta sesión plenaria hace más que previsible esa posibilidad. También ha sido significativa la posición que ambos ediles han ocupado en el Pleno, donde han estado bastante alejados de sus compañeros de grupo, hasta el punto de que Celia Martínez ha estado sentada durante toda la sesión junto al concejal independiente Juan José Ramos, que se marchó del PP después de que la alcaldesa le dejase fuera del Equipo de Gobierno y le quitase también su régimen de dedicación y retribuciones.

Juan José Ramos y Celia Martínez, juntos en el Peno

Rosa Caballero ha dado explicaciones sobre su decisión, que ha sido consensuada, ha explicado, «con los concejales que han querido asistir a las reuniones». En concreto, la alcaldesa ha argumentado que la primera teniente de alcalde lleva «el 80 por ciento del peso» de la gestión municipal, por lo que considera «de justicia» que sea Fátima Fernández, que «trabaja de lunes a domingo», quien perciba una retribución económica del Ayuntamiento.

La regidora riotinteña ha admitido que esta decisión le puede costar, si no lo ha hecho ya, la mayoría absoluta. «Soy consciente de las consecuencias que este hecho puede tener, que de hecho ya se están viendo», ha asegurado, pero «tenía que elegir entre guardar las formas y continuar como si no pasara nada o actuar en conciencia, y esta segunda ha sido mi decisión», ha explicado.

Rosa Caballero, durante su intervención

Desde el principal grupo de la oposición, el PSOE, no han querido valorar el cambio del Régimen de Dedicación, pero han lamentado que estas decisiones comprometan la estabilidad política del Ayuntamiento, «lo que afecta a los ciudadanos de Riotinto», ha destacado la concejala socialista Rocío Díaz. «Me da igual quién gane los 30.000 euros, pero no que las personas sufran las consecuencias de las peleas de este equipo de gobierno», ha continuado Díaz, tras lo que ha indicado que ya son «cinco o siete cambios» los que se han producido en el seno del equipo de gobierno en la presente legislatura.

Rocío Díaz interviene en el Pleno

La pérdida de control del Pleno por parte del PP no ha impedido que esta medida haya sido aprobada, lo que ha sido posible gracias a la abstención de los cuatro concejales del PSOE, pues la modificación del Régimen de Dedicación ha contado con el rechazo de los dos concejales del Partido Popular antes citados y del edil independiente, por lo que sólo ha recibido el voto favorable de cuatro concejales del PP.

También ha salvado el equipo de gobierno de Rosa Caballero el otro punto del orden del día del Pleno, más importante aún si cabe que el anterior, al menos desde el punto de vista de la gestión municipal. En concreto, la sesión plenaria ha aprobado, con el voto a favor de los mismos cuatro ediles ‘populares’ y la abstención de los siete restantes, una serie de «medidas coercitivas a adoptar por incumplimiento de la Regla de Gasto en la Liquidación del Presupuesto del ejercicio de 2016», tal y como señala textualmente el punto del orden del día.

Las medidas suponen un recorte de 153.616,85 euros que se retienen de unas 20 partidas del presupuesto municipal. La alcaldesa ha destacado que la mayor parte del ahorro se producirá en materia de retribuciones a cargos políticos, donde el recorte es, ha indicado, de 62.000 euros, pues a los 5.000 euros menos que percibirá Fátima Fernández respecto a lo que hasta ahora percibía Alberto Aceituno hay que sumar los 39.000 euros que dejó de percibir Rosa Caballero tras ser pensionada y los 18.000 que recibía Juan José Ramos.

La medida ha generado un arduo cruce de declaraciones entre los tres grupos políticos. La alcaldesa ha atribuido la situación a la «deuda heredada», tras lo que ha destacado que, pese a ello, la subida de impuestos contemplada en el plan de ajustes se quedó paralizada en 2014 y «hasta la fecha hemos conseguido generar empleo», a lo que ha añadido que no habrá recorte de gastos en materia de obras y actos deportivos y culturales, pues «los podemos mantener», ha indicado.

No son de la misma opinión los grupos de la oposición. Para el PSOE, lo aprobado en este punto sólo es fruto de «una mala gestión de los recursos del Ayuntamiento por parte del equipo de gobierno del PP», ha señalado la concejala socialista Nuria Hernández Romero, mientras que el edil independiente ha criticado que se recorte en determinadas partidas económicas mientras «se gastan 20.000 euros en un acto», tras lo que ha lamentado lo que ha calificado como un «toque de atención del Gobierno central», sobre el que Ramos ha indicado que espera «que se quede aquí».