El joven futbolista campillero Fermín López se proclamó este domingo campeón de Liga con el Cadete B del Fútbol Club Barcelona tras la victoria de su equipo por cero a tres ante La Floresta y a falta de cuatro jornadas para finalizar el campeonato, con lo que el mediapunta de El Campillo culmina de nuevo con éxito su segunda temporada en el club blaugrana, en la que ya ha marcado 12 tantos, el último, el primero de los tres que el Barça le endosó este domingo a su rival.

Fermín y sus compañeros festejan el título de Liga

La consecución del título de Liga pone la guinda a la gran campaña realizada por este futbolista campillero de 14 años, que ha sido incluido en varias ocasiones en el once ideal de la Masía que cada semana selecciona el diario Sport y no ha dejado de recibir elogios por parte de la prensa deportiva nacional. El último le vino precisamente del Sport, que se hacía eco de que los entrenadores que le habían seguido ya lo veían como “un chico con una calidad que sólo poseen los elegidos”. Posteriormente fue el diario Marca el que alababa las cualidades de Fermín: “Es un mediapunta con unas condiciones técnicas espectaculares”, señalaba textualmente una información firmada por Miguel A. Morán.

Fermín, tras proclamarse campeón de Liga

También es digno de recordar el encuentro de Liga que enfrentó al Barça con el San Ildefonso el pasado 11 de marzo, cuando el joven campillero anotó un nuevo golazo al más puro estilo Messi. Tal y como puede apreciarse en el vídeo que ilustraba esta información, el pequeño Fermín robó un balón en la frontal del área, desde donde, tras driblar a varios contrincantes, superó al guardameta de tiro cruzado.

Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto- dedicó a Fermín López el primer artículo de la sección ‘Con nombre propio’, dedicada a difundir la trayectoria de personas de esta comarca que destacan por su labor social, cultural, deportiva o profesional. Durante sus vacaciones navideñas, el futbolista campillero y sus padres, Fermín López y Dolores Marín, abrieron las puertas de su casa de El Campillo a esta redacción para conversar con el pequeño Fermín, quien, pese al éxito que ya llevaba cosechado, se mostraba igual de humilde que siempre y con los pies en el suelo. “Aún tengo mucho que aprender y que demostrar”, aseguró a este periódico.

Su sueño es “debutar en Primera División y, si puede ser con el Barça, mucho mejor”, pero tiene claro que, si ese sueño no llegara a hacerse realidad, lo que está viviendo ahora ya es “una experiencia espectacular e inolvidable, dure lo que dure”, añadió, aunque, eso sí, espera que sea “mucho”. Fermín López se siente “muy contento y muy cómodo” en el Barça, al que considera como su “segunda familia”. Además, aunque admite que es “un poco duro” estar lejos de su casa, se ve compensado por el hecho de que “mi familia viene mucho a verme y yo vuelvo muchas veces de vacaciones”.

Y si contento se mostraba el pequeño Fermín López más lo parecían, si cabe, sus padres. Les resultó “duro” estar más lejos, físicamente, de su hijo mayor, pero “nos sacrificamos porque entendemos que para él es una gran oportunidad y además es lo que le hace feliz”, destacó Fermín padre, quien se siente “muy orgulloso” de la “bonita” experiencia que está viviendo su hijo y, aunque considera que el mundo del fútbol “es un mundo muy difícil y con muchos obstáculos”, tiene claro que, “llegue donde llegue, bien está”, pues esta etapa también “le está sirviendo para viajar mucho y vivir muchas experiencias, lo que le viene muy bien para crecer como persona”, destacó.

Además, el club también “se porta muy bien” con los padres de su joven promesa, que a menudo viajan a Barcelona, junto a su hijo pequeño, Juan Antonio, para estar con el mayor de los dos hermanos campilleros. “Nos facilitan el viaje y el trato personal es muy bueno”, asegura el padre del jugador barcelonista, quien también está “encantado” con los cuidados y el trabajo que realizan con su hijo en la Masía. “Saben trabajar muy bien con niños de esta edad”, subrayó.

De hecho, la vida diaria del pequeño Fermín López en Barcelona es muy parecida a la de cualquier chico o chica de su edad que viva en su casa. Todos los días se levanta a las siete de la mañana para desayunar e ir al colegio, donde está hasta las dos de la tarde. Luego viene el almuerzo, un descanso, clases de repaso, la merienda y el entrenamiento con sus compañeros de equipo.

Fermín López inició su trayectoria como futbolista con sólo siete años en la Escuela de Fútbol Base de El Campillo y en el club de su pueblo, donde ya prometía, pues jugaba en categoría Benjamín B con un año menos que sus compañeros. Sólo un año después, a los ocho años, pasa al Recreativo de Huelva, tras lo que, en la temporada siguiente, da el salto al Real Betis Balompié, donde estuvo cuatro temporadas y fue el máximo goleador de su categoría en tres de ellas.