TINTO NOTICIAS

TINTO NOTICIAS

El periódico de la Cuenca Minera

Alfonso Pedro, finalista del Premio Nacional de Poes√≠a ‘Poeta de Cabra’

Comparte nuestras noticias

El escritor de Riotinto alcanza este logro con su poema ‘De Aszu a Ereb’

El escritor de Minas de Riotinto Alfonso Pedro ha sido finalista del VI Premio Nacional de Poes√≠a ‘Poeta de Cabra’, un privilegio que el poeta riotinte√Īo ha conseguido con su poema titulado ‘De Aszu a Ereb’, nombres de Asia y Europa en arameo.

As√≠ lo ha decidido el jurado del prestigioso certamen, formado por Inma J. Ferrero, Ana Garrido Padilla y Jos√© Mar√≠a Herranz Contreras, quienes han valorado la calidad del texto del escritor de Riotinto, en el que habla de Asia y Europa y “de c√≥mo tratamos en la actualidad a ese continente que nos dio el nombre”, asegura el propio Alfonso Pedro.

El poeta riotinte√Īo, autor de ‘Cuando sangra el cobre’, su √≥pera prima, y del poemario ‘Verso adentro’, no ha podido ocultar su satisfacci√≥n por este logro, al tiempo que se ha mostrado “abrumado” por las numerosas felicitaciones que ha recibido.

Tal y como ya inform√≥ Tinto Noticias -el peri√≥dico de la Cuenca Minera de Riotinto a trav√©s de esta publicaci√≥n de nuestra secci√≥n ‘Con nombre propio’, Alfonso Pedro tiene ya otra novela y un nuevo poemario que aguardan a ser publicados en breve, al tiempo que prepara la segunda edici√≥n de ‘Cuando sangra el cobre’.

Adem√°s, el escritor riotinte√Īo ha participado en m√°s de una docena de antolog√≠as, tanto po√©ticas como narrativas, entre las que puede destacarse el ‘I encuentro nacional de poetas En un lugar de La Mancha’, ‘Poetas andaluces, √°rabes y portugueses con Miguel Hern√°ndez’, ‘Poetas de Huelva por la Paz’, ‘Huelva es verso’ o ‘Porciones del alma’, esta √ļltima de car√°cter narrativo.

Este el poema ‘De Aszu a Ereb’, con el que ha resultado finalista del VI Premio Nacional de Poes√≠a ‘Poeta de Cabra’:

Te trajeron los pueblos del mar
desde la lejana Asia,
del viejo balcón de Aszu,
cuna del sol,
donde Siria se asomaba a occidente
para observar el crep√ļsculo.
Atravesaste el mar de la media tierra;
regaste campos y mentes
que te crecieron al amparo de plumas,
de ciencias y pinceles
para ponerte con honor en la historia.
Mas, sin darte cuenta, te desnudaron
y te vistieron primero de biblia,
luego de tul;
después con insensibles corbatas
y, finalmente,
con vaqueras telas.
Olvidaron tu origen,
tu pueblo y tus estrellas;
pronunciaron tu nombre
hasta convertirlo en cantinela
y lo mancharon
y lo ultrajaron
y lo ofendieron
y lo vejaron.
Te esgrimieron en conquistas,
en mil batallas, en mil contiendas.
Y en tu nombre se adue√Īaron
de otras gentes, de otros ocasos
y de otras tierras.
Hoy, presente doliente,
a aquel origen clamas defensa,
pero encuentras que el mar,
anta√Īo azul turquesa,
ha tornado en negro fosal,
en cementerio descomunal,
en monstruosa verg√ľenza
que, cual muro de Trump,
tu angustia no atiende,
ignora, no desvela.
¡Qué pena de cuna!
¬°Qu√© verg√ľenza de ocaso!
Silencio, Ereb,
volvemos a Aszu;
se ha puesto el sol.