Los tribunales tumban el Pasaporte Covid para entrar en bares y restaurantes

La Sala considera que la medida cumple los requisitos de necesidad e idoneidad, pero no de proporcionalidad al exigir dicho pasaporte a “cualquier persona” que acceda al interior  

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Granada, ha acordado no ratificar la orden relativa al certificado COVID o prueba diagnóstica para el acceso al espacio interior de establecimientos de hostelería, ocio y esparcimiento. Pese a considerar que la medida planteada por la Junta de Andalucía cumple con los requisitos de necesidad e idoneidad, señala que no supera el requisito de proporcionalidad ya que la orden tendría que aplicarse, tal y como está redactada, a “cualquier persona” que accediese al interior, lo que incluiría a los trabajadores.  

Para la sala, la aplicación de la medida a los “usuarios de estos establecimientos no ofrece ninguna duda en cuanto a su proporcionalidad, habida cuenta de que el acceso será absolutamente voluntario y al objeto de recibir un servicio de carácter no esencial”, por lo que explica que existe la posibilidad de que la Administración autonómica pueda solicitar una nueva ratificación en la que se contemple la aplicación de la orden únicamente respecto de los usuarios de los establecimientos.  

En este sentido, el auto del TSJA precisa que el pasaporte Covid, según la orden, “se exige a cualquier persona que pretenda acceder al interior de estos establecimientos, con total independencia de cuál sea la finalidad que motiva este acceso”. Por ello, “será de aplicación a todos los trabajadores que, incluso con carácter ocasional, tuvieran que acceder a los establecimientos por las características propias de su ocupación laboral”. Así, considera que no existe la proporcionalidad para los trabajadores que para el ejercicio de su actividad estarían obligados a vacunarse –a pesar de no ser obligatorio en nuestro país- o tendrían que aportar una prueba negativa cada 48 o 72 horas como presupuesto indispensable para el ejercicio de su actividad y, además, costear la misma hasta la finalización de la medida.

Recuerda, además, que continúa plenamente vigente la obligación del uso de la mascarilla en interiores por parte de estos empleados. Y no es posible extender a estos trabajadores los mismos motivos que justifican su imposición a los usuarios, pues las “circunstancias de consumo e interacción social prolongadas no son equiparables”.   La norma, por tanto, podría suponer en la práctica, siquiera de forma indirecta, la obligación de vacunarse como requisito para el mantenimiento del puesto de trabajo. Por este motivo, la incidencia y proporcionalidad de la orden en los intereses de estos profesionales “es mucho más intensa que la que cabe desprender de los usuarios”.

Además, la orden contempla su aplicación en establecimientos de distinta naturaleza, entre ellos, los de hostelería, donde habrá trabajadores que apenas tendrán contacto con clientes o su trabajo se desarrollará el en exterior, aunque tengan que acceder en ocasiones al interior. Por lo que exigir los mismos requisitos a estos trabajadores, “carece de una sólida motivación”.  

Idoneidad y necesidad  

Pese a ello, la resolución judicial indica que la medida es necesaria e idónea. “Es necesaria al objeto de reducir de forma inmediata la tasa ascendente de contagios” y es considerada idónea porque limita el acceso a los establecimientos a personas que potencialmente pueden poseer mayor riesgo de transmisión de la enfermedad. En este sentido, recuerda la sentencia del Tribunal Supremo que concluyó con una medida idéntica implantada en otra Comunidad Autónoma que “es una medida adecuada para prevenir la transmisión de la enfermedad; es una medida necesaria porque es menor agresiva que otras y no afecta significativamente a la posibilidad de acceso a dichos establecimientos  ni, desde luego a la actividad que realizan y una medida proporcionada porque sirve para preservar la salud y reducir los riesgos vitales que comporta la pandemia, mientras que incide tenuemente en los derechos a la igualdad y a la intimidad”.  

En cuanto a la vigencia temporal, –la totalidad del periodo navideño hasta el día 15 de enero- la Sala señala que se trata de una vigencia temporal idéntica a la ya ratificada en el auto de 7 de diciembre y con una justificación similar. Así, el auto explica que se encuentra debidamente motivada y resulta idónea por abarcar la totalidad del periodo navideño que comporta un incremento de los desplazamientos y reuniones familiares y sociales, lo que implica “una mayor afluencia en los establecimiento contemplados en la orden” y un tiempo razonable para evaluar la medida.

Por último, en cuanto a la limitación espacial, indica que aunque el territorio completo de la Comunidad Autónoma es muy amplio, la Orden tiene justificación por la fase ascendente en la tasa de contagios en la que se encuentra todo el territorio andaluz, y “las fiestas navideñas, dada la multiplicación de las interacciones sociales y desplazamientos, supondrán un incremento del potencial riesgo de contagio”.  Y junto a ello, durante las fiestas navideñas se incrementará notablemente la movilidad entre territorios.

Huelva sustituye su Feria de la Tapa por un circuito por bares y restaurantes

Un cartel de Alfonso Aramburu identificará a los establecimientos adheridos

El patio del Ayuntamiento de Huelva ha acogido esta mañana la presentación del cartel de la Feria de la Tapa 2021, realizado por el artista Alfonso Aramburu, un evento que, igual que el pasado año, no volverá a celebrarse como medida de seguridad ante la pandemia, pero que tendrá como alternativa un circuito de tapas en los establecimientos que se suman a esta iniciativa promovida por la Concejalía de Comercio y Mercados y la Asociación Provincial de Bares y Restaurantes de Huelva (Bareca), integrada en la Federación Onubense de Empresarios (FOE).

Acompañado del presidente de Bareca, Rafael Acevedo, y de Alfonso Araumburu, el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, ha descubierto un cartel que, con el slogan Volveremos 2022, “supone un anuncio al optimismo y a la esperanza porque en 2022 tendremos Feria de la Tapa como es habitual en la Plaza de Las Monjas y en su fecha tradicional a principios del otoño”. En palabras de Cruz, “esta iniciativa se enmarca con la vertiente de promoción y de posicionamiento de la gastronomía onubense”, recordando que “la feria volverá y que este año tendrá una variante en los bares y restaurantes adheridos que se identificará con este cartel”.

Al respecto, Rafael Acevedo ha explicado que, del 11 al 14 de noviembre, unos 60 establecimientos de la capital ofrecerán una tapa simbólica y alusiva a la Feria de la Tapa, al precio de 2,5 euros. “La responsabilidad nos ha llevado a no celebrar este año la feria, pero vamos a ofrecer algo distinto, un circuito de tapas por nuestra ciudad que nos servirá para la recordarla”, ha destacado.

El cartel, como ha descrito su autor, representa a la Plaza de Las Monjas a través del Monumento de Cristóbal Colón, ubicación tradicional de la feria, junto a varios platos vacíos alusivos a las ediciones 2020 y 2021 y sobre algunos de los productos más emblemáticos de la gastronomía onubense, como el jamón y las gambas.

Los establecimientos que se han sumado a la iniciativa son los siguientes: 9 Balcones, Abacería La Bronce, Alkuza, Azafrán Vinos y Tapas, Azabache, Cafetería Puerto, Casa Miguel, La Estrella, Los Maestres, Casa Lalo, Nuevo Nuestro, Cafetería FOE, Casa A’poliña Calviño, El Gallo Negro Plaza Vieja, Cervecería El Rey del Barril, La Bohemia, La Mafia se Sienta a la Mesa, Mono Bombín, Pika Pika Bar, Pizzerías Carlos, Puerto Colón, La Cantina, Macha, Rocataliata, Salvaje Lobster&Burguer, Tomás Castaño 1890, Patrón, La Cuerda Floja, La Copa, Los Varales, Casa Lalo Taberna, Cervecería El Gallo Negro, Coma Tapas&Punto, D’Altura, El Paraíso de Gonzalo, Pizzería Theatre, Gran Vía Uno, La Piedra Larga, La Teja, La Temporada, Las Meigas, Maldita Mía, Oraque, Juan José, Ziaro, Bodeguita La Ibérica, El Picoteo, Garden, Bar Parque Moret, Casa Manuela, Bar Plaza de La Alegría, Churrería Isla Chica, Cafetería La Florida, Cafetería Nebraska y Las Tinajas.

Los bares de Huelva se apuntan a la comida a domicilio

Establecimientos hosteleros onubenses ponen en marcha nuevos servicios para afrontar las restricciones horarias de la menor manera posible

La crisis sanitaria del coronavirus y las diferentes medidas que se han ido estableciendo desde el pasado mes de marzo para hacer frente a la pandemia han llevado a bares y restaurantes a reinventarse para afrontar la situación de la mejor manera posible.

Afectados por las últimas restricciones horarias, que los obligan a cerrar a las 18.00 horas, son muchos los establecimientos hosteleros que han diversificado su negocio con la puesta en marcha de un servicio de comida a domicilio y comida para llevar, una práctica hasta ahora no tan extendida en este tipo de locales.

En Huelva, un ejemplo de ello puede encontrarse en la calle Rábida, donde la mayoría de los bares y restaurantes han puesto en marcha este servicio a lo largo de este año. Durante el primer estado de alarma, cuando se decretó el confinamiento y el cierre de los establecimientos hosteleros, se sumaron a esta práctica La Bohemia y Azafrán, tras lo que, a raíz de las últimas restricciones horarias, también lo ha hecho La Paka.

Las personas interesadas en degustar en casa los deliciosos manjares de estos restaurantes pueden hacerlo, en el caso de La Paka, a través de este enlace, donde también puede verse la carta del establecimiento. En el caso de La Bohemia, pueden hacerlo llamando al teléfono 686397430 y ver la carta en este enlace, mientras que, en el caso de Azafrán, pueden hacerlo a través del teléfono 646019816 y ver la carta en este enlace.

Esta no es la única medida llevada a cabo por estos establecimientos para adaptarse a los nuevos tiempos. De hecho, La Bohemia, La Paka y Azafrán pusieron en marcha recientemente lo que han bautizado con el nombre de Rábida Gastronómica, una marca bajo la que estos tres restaurantes ofrecen a los onubenses eventos gastronómicos novedosos y de interés.

La última iniciativa que llevaron a cabo es la Ruta del Pintxo, gracias a la cual todos los onubenses que quieran degustar estos deliciosos manjares, propios de la gastronomía vasca, pueden hacerlo todos los miércoles y jueves en estos tres locales de la calle Rábida, situada en pleno centro de Huelva. Los clientes no tienen más que pedirse una bebida para poder degustar, de forma gratuita, un delicioso pintxo.

Zalamea anima a consumir comida a domicilio de sus bares y restaurantes

Bajo el lema #consumezalamea se pueden disfrutar de numerosas comidas en los locales del municipio

El Ayuntamiento de Zalamea la Real ha querido lanzar un mensaje de apoyo al sector de la hostelería en la localidad «que se está viendo muy afectado por las normativas restrictivas decretadas como medida preventiva del COVID-19».
 
Según han destacado en una publicación de su Facebook, la Junta de Andalucía ha decidido este pasado viernes introducir una excepción a la limitación horaria que exige el cierre de los establecimientos de hostelería y restauración a partir de las 18.00 horas vigente desde el pasado martes 10 de noviembre, para permitir que continúen con su actividad hasta las 23.30 horas «exclusivamente para el servicio de entrega a domicilio, fijando las 22.30 horas como la hora límite para realizar pedidos.
 
Según han indicado desde el Ayuntamiento, «nuestro sector local de hostelería y restauración están haciendo un gran esfuerzo para adaptar sus negocios a esta nueva situación y queremos aunar esfuerzos para, de alguna manera, ayudarlos en la difusión del servicio y la carta que ofertan».
 
Bajo el lema #consumezalamea se puede disfrutar de extraordinarios desayunos, tapas variadas y platos para todos los gustos en locales como Bar El Pilar, cafetería Bla Bla, el Ágora, el Capriccio de Goda, Bar Perea, el Quemaito, el Pensionista, Peña Taurina, el Cómic, Bar Calero, Restaurante Casa Marsal, Bar Gonzalo, 200 Doce, Bar los amigos y Onva.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Javier Candón, de Minas de Riotinto a conquistar Washington con sus propios restaurantes

Natural de Minas de Riotinto, Javier Candón lleva más de 18 años afincado en Estados Unidos, donde ha conquistado a todos con su apuesta por la gastronomía española y, en concreto, onubense. Un amante del sector de la restauración, que comenzó su trayectoria en la Escuela de Hostelería de Sevilla.

Esta formación le permitió comenzar a trabajar en diversos establecimientos hoteleros y restaurantes de diferentes puntos de Europa e, incluso, de América, puesto que formó parte de la plantilla de hoteles, como el Meliá de Sevilla, Relais & Chateau Mas d’Artiny en Francia y RIU Melao y RIU Palacio de Macao, en la República Dominicana.

Tras estos primeros pasos, a Javier le ofrecieron dirigir un conocido restaurante en Washington, ‘El Alabardero’, una propuesta interesante que “acepté con la condición de que sólo me quedaría un año. Sin embargo, en este periodo de tiempo conocí a la que hoy es mi mujer, Christiana Campos. Ella era clienta del restaurante y, ahora, tenemos dos hijos, un niño y una niña”, nos confiesa. Un aspecto de su vida personal que ha sido determinante para que se asentara en esta ciudad norteamericana.

En América, Candón ha ido adquiriendo una gran experiencia en el sector de la hostelería, al haber trabajando en grandes restaurantes, como sucedió durante cinco años en la cadena de comida española estadounidense llamada ‘La Tasca’. Este bagaje le animó a montar su propio restaurante, lo que consiguió cuando creó SER, que respondía a las siglas de ‘Sencillo, Fácil, Real’, su primer establecimiento.

“Al principio de abrir ‘SER’ mantuve mi actividad en ‘La Tasca’, pero ante la consolidación de mi restaurante, me lancé a la gestión de forma independiente. Nuestra propuesta, basada en comida sana española, ha gustado mucho. De hecho, estamos teniendo un gran éxito”, nos comenta este restaurador de Minas de Riotinto. En concreto, ‘SER’ se encuentra situado en Arlington, un condado urbano de la Mancomunidad de Virginia, separado de Washington D.C. por el río Potomac.

Ante la buena acogida de su propuesta basada en comida española, Javier Candón abría el pasado año 2017 otro restaurante en Washington: ‘Joselito’, un nombre con el que quiso hacer un homenaje a su padre, que se llamaba así. Y es que, para Javier, el menor de ocho hermanos, su familia es fundamental. De hecho, su esposa trabaja con él en la gestión de sus establecimientos.

En su nuevo restaurante, Javier ha apostado por trasladar la cocina onubense al corazón de Washington, un dato que convierten a este restaurador y a su establecimiento en unos excelentes embajadores de la gastronomía de Huelva en Estados Unidos. En concreto, si en su restaurante ‘SER’ ofrece platos tan típicos y conocidos de la cocina española como la paella, en ‘Joselito’ ha querido centrarse en la cocina andaluza, con un claro protagonismo de los platos más típicos de Huelva.

Por ejemplo, en la carta de su nuevo restaurante podemos encontrar comidas tan reconocibles para nosotros como el jamón de Jabugo, las gambas de Huelva, las puntillitas, las habas con choco, las caballas, las sardinas, la mojama de Isla Cristina, el secreto ibérico o el tocino de cielo, todos ellos inspirados en la cocina de su abuela y su madre, natural de Galaroza.

Pero, además, Candón no olvida sus raíces y con ‘Joselito’ también ha querido hacer todo un homenaje a sus raíces, sin olvidar, por supuesto, a la Cuenca Minera, donde residió hasta los 10 años, pues entonces sus padres se mudaron a vivir a Sevilla.

Una fórmula que está funcionando muy bien, puesto que, según afirma, “desde que hemos abierto estamos llenos todos los días. Estamos muy contentos, porque ‘Joselito’ está gustando mucho”.