La onubense María Coronado pone ‘pólvora gastada’ en la luna

La escritora saca a la luz un nuevo poemario de la mano de Pábilo Editorial

“¿A qué huele la luna?”, le preguntaron a Eugene Cernan, comandante del Apolo XVII. Él contestó: “La luna huele a pólvora gastada”. Esta cita inicial sirve de punto de partida para ‘La luna huele a pólvora gastada’, poemario publicado por Pábilo Editorial en el que la autora onubense María Coronado saca a relucir su lado más íntimo para desnudarse a base de unos versos que como ella mismo dice van dedicados “a todas las mujeres que se sienten hijas o madres de la luna y a todos los hombres que respiran a través de su luz”.

Así, a lo largo de sus 132 páginas, Coronado construye 85 poemas libres que vienen refrendados por el prólogo del escritor onubense Ramón Llanes, quien refleja, con la sutileza literaria que le caracteriza, el sentido de esta obra: “La luna huele a pólvora gastada se trata exclusivamente de la luna, de todas sus formas, de sus genéticas y de su ingravidez, y por todo ello comprenderás por qué la luna huele a ti y acaso por qué se entiende que vivir es un cuerpo sin mentiras. El poemario ha pensado tratarte como se trata a los protagonistas, como si tú fueras una luna interna, con alma, y como si siempre hubiera acumulado sonrisas en tu matriz y ahora te las trajera a modo de este contraolvido”. Asimismo, la ilustración de portada es obra del artista David Morales Benito.

‘La luna huele a pólvora gastada’ está ya disponible en librerías de toda España, en la plataforma Todos tus libros y en la tienda online de http://pabiloeditorial.com. Además, será uno de los protagonistas de la programación de la Feria del Libro de Huelva, que se celebrará del 22 de abril al 2 de mayo en la plaza de las Monjas de la capital onubense, evento en el que se llevará a cabo la presentación oficial.

María Coronado (Huelva, 1969) escribe para no dejar de soñar. La prosa y la poesía conviven en su universo literario, en el que intenta transmitir todas las emociones que habitan en su interior. En el año 2022 fue coautora en el poemario La Paz como derecho, de la Plataforma Poetas de Huelva por la Paz. En el año 2020 la ONCE convirtió La profecía. El oráculo de Sira I, en audiolibro para todos sus afiliados. En el año 2020 quedó finalista en el concurso internacional de cuentos Juan Carlos García Vera con el relato Asael. En el año 2020 fue coautora en el libro Cofinaletra de Pábilo Editorial con el poema Irreal. En el año 2019 publicó su segunda novela El destino de Sira. El oráculo de Sira II (Pábilo Editorial). En el año 2017 publicó su primera novela La profecía. El oráculo de Sira I (Pábilo Editorial). Ha participado en varias antologías de relatos y poemas con la Tertulia Literaria Nuevo Horizonte de Huelva, a la que pertenece. El tiempo es nuestro, Alquimista de sueños, Tejiendo versos y palabras y Palabras de mujeres onubenses. Con la Plataforma de Poetas de Huelva por la Paz ha contribuido con sus versos en el poemario Huelva es verso. Entre otros reconocimientos, obtuvo el primer premio en el certamen literario ‘El arte de la literatura 2010’ con el relato corto El espejo y logró la 1ª mención en la III edición de los premios ‘Eduardo de Literatura 2009’ de Umbrales Ediciones con el relato Istanbul.

Antonio Pavón publica su segundo poemario, ‘Sueños Reflejados’

Los beneficios de la primera edición irán destinados a la Asociación Unidos Por El Alto

El escritor de Minas de Riotinto Antonio Pavón acaba de publicar su segundo poemario, que como ya avanzó TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto- el pasado mes de abril se titula ‘Sueños Reflejados’ y versa sobre los sueños que las personas ansían que se materialicen. Los beneficios de la primera edición estarán destinados a la Asociación Unidos Por El Alto de la localidad, que dispone de un refugio para animales y lleva muchos años trabajando en el fomento de la integración social de los jóvenes.

El libro trata los temas que tienen “todos los mortales”. Está escrito en tiempos de pandemia y pone el foco en los sueños que tienen todas las personas y que desean que se materialicen. Incluso versa sobre la eutanasia y la muerte, explica el autor en declaraciones a este periódico, donde deja claro que “no es un libro triste. Es una catarsis de saber afrontar los problemas que tenemos, esas angustias y miedos, de darles un vuelco y sacarle el lado positivo a esa situación”, matiza Pavón.

Pero también trata sobre el amor, el desamor y lo que el escritor denomina ‘sueños recuperados’, con lo que se referencia a la memoria histórica. Son “todas estas personas que se están sacando de las fosas. Son sueños recuperados porque son de las personas a las que les truncaron sus sueños, sus vidas, y muchas de ellas además muy jóvenes”, declara.

A pesar de esto, no termina de desprenderse de su tierra. El libro lleva diez acuarelas de la Cuenca Minera, realizadas por Anabel Carrasco, intercaladas entre los poemas. “Soy de Riotinto y mi familia paterna es de la Sierra de Aracena. La adolescencia la he pasado entre la Sierra y la Cuenca Minera. Tengo mi corazón dividido. Son mis grandes amores”, postula Pavón, cuyo primer poemario publicado en 2018 bajo el título Geometría Diletante iba encaminado a sus orígenes en la Cuenca Minera.

El autor está “muy contento” con el resultado y lo define como una obra “intimista”. “Muchas veces las personas a las que nos gusta escribir escribimos para nosotros mismos. Somos, en cierto modo, muy intimistas”, apunta. En esa línea, considera que la poesía no se puede leer como se leería el capítulo de una novela, sino que “se debe leer poco a poco”. “Con la poesía, a mí me pasa con otros autores, la tienes que leer varias veces porque, si no, no le encuentras el sentido. Yo creo que es un poemario que va a ayudar a otras personas porque van a empatizar y se van a sentir reflejados con los poemas del libro”, prosigue Pavón.

La presentación del libro se desconoce en qué fecha se hará debido a la covid-19. No obstante, el autor tiene pensado presentarlo en la Capilla Presbiteriana de Riotinto. Afirma que sus presentaciones son “algo atípicas”. “Yo lo que quiero es que el libro sea el centro de atención, el protagonista, y yo mantenerme en un segundo plano”, resalta Pavón. Suele comenzar con música y una breve exposición del libro que hace alguien de la editorial, en este caso la editorial de Huelva Libro Feroz. El autor elige varios temas y, entre estos, un amigo recita entre cinco o seis poemas de su poemario. “Y finalmente hablo yo unos diez minutos aproximadamente sobre por qué he escrito el libro y los agradecimientos a las personas que me han apoyado”, comenta.

El proceso de creación puede durar hasta un año. “Tengo más poemarios escritos ya terminados. Lo que pasa es que están ahí porque cada poemario necesita su momento y su tiempo para salir”, comenta. Entre esos poemarios se encuentra ‘Vidas partidas en blanco y negro’, compuesto por las fotografías de varias personas que viven en la calle y las sensaciones que le transmitieron al autor durante los cafés y almuerzos que compartieron.

Su proyecto futuro es seguir escribiendo porque para él es “liberador”. Actualmente se encuentra escribiendo una novela basada entre finales del año 1800 y principios del 1900, cuya historia transcurre en Nerva en la época victoriana. “La novela va a ser un poco escabrosa en cierto sentido y de un modo liberadora para muchas personas porque es el amor entre dos hombres”, explica el autor, quien con esta novela elaboró un microrrelato y ganó el primer premio de este año en el Certamen Literario de la Feria del Libro de Nerva.

Un día en el calendario del alma

Un día en el calendario del alma,
una fecha de sangre y fuego,
una grieta vulnerando la Historia,
una mano ciega en el tiempo.

Hay un día donde muere la hora,
donde el llanto inunda la Corta,
donde hasta el pensamiento duele,
hay un día en lo eterno de la memoria.

Siempre hay un día donde la vida perece,
aunque siga el latido;
siempre hay un día donde se oscurece el firmamento,
aunque el cielo nos muestre su brillo;
siempre hay un día donde los jirones del alma se esparcen por las esquinas,
aunque el cuerpo prosiga hasta la orilla.
Siempre habrá un grito silencioso
en este quebrado mutismo,
siempre habrá un cuatro de febrero
y un año de los tiros.» R.S. ©