Desarrollan una macrooperación contra el narcotráfico en la costa de Huelva

Al menos 10 personas han sido detenidas

Agentes de la unidad de Vigilancia Aduanera y de la Guardia Civil de Huelva están desarrollando desde este lunes una macrooperación contra el narcotráfico y blanqueo de capitales en diferentes puntos de la Costa Occidental de la provincia.

Según han indicado a Europa Press fuentes de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), esta operación se ha desplegado por diferentes puntos de la geografía onubense, pero no han podido precisar ni los lugares exactos ni el número de detenidos al tratarse de una operación aún abierta.

No obstante, desde la Aeat han explicado que esta operación surge a raíz de varias aprehensiones realizadas esta primavera en la provincia y que, como resultado de las investigaciones llevadas a cabo, ha dado como resultado esta nueva acción.

Hasta el momento, al menos diez personas han sido detenidas dentro de este dispositivo, que se activó a primeras horas de la mañana.

Intervienen 592 kilos de hachís tras una persecución por carretera a dos vehículos

La operación contra el narcotráfico internacional ha tenido lugar en El Rincón

El Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Huelva ha intervenido 592 kilos de hachís en El Rincón (Huelva) en una operación contra el narcotráfico internacional. Durante las labores de vigilancia de una finca de la localidad, los agentes intentaron interceptar a dos vehículos sospechosos que se dieron a la fuga y tras varios kilómetros de persecución se logró intervenir a la furgoneta que llevaba la mercancía.

Según informa la Agencia Tributaria en una nota de prensa, la operación se inició a partir de las sospechas de los investigadores del Servicio de Vigilancia Aduanera de que en una finca de El Rincón se almacenaba droga.

Así, fruto de la vigilancia realizada sobre la finca, se detectó que la organización estaba trasladando la droga a otro lugar utilizando para ello una furgoneta precedida de un vehículo lanzadera.

Tras ello, los funcionarios trataron de interceptar a los vehículos que, haciendo caso omiso de las señales de los agentes para que se detuvieran, se dieron a la fuga poniendo en peligro la integridad de los demás vehículos que circulaban en ese momento.

Después de varios kilómetros de persecución se consiguió intervenir la furgoneta que transportaba la mercancía. El conductor y sus pasajeros consiguieron huir. Una vez efectuado el recuento de la mercancía, dio como resultado la recuperación de 592 kilos de hachís.

Esta intervención es fruto de las actividades de inteligencia, investigación y control que llevan a cabo los funcionarios de Vigilancia Aduanera, que analizan el ‘modus operandi’ de las organizaciones criminales especializadas en la introducción de grandes cantidades de hachís por vía marítima usando embarcaciones de pesca o recreativas. La investigación sigue abierta y no se descartan detenciones en los próximos días.

Un total de 22 detenidos por tráfico de drogas en una organización con raíces en Ayamonte

Featured Video Play Icon

Intervenidos 30 kilos de hachís, 300 gramos de cocaína y numerosas armas

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal, formada por clanes gallegos y andaluces, dedicada al tráfico de drogas entre Andalucía y Galicia y con fuertes raíces en la localidad onubense de Ayamonte. El grupo andaluz proveía de estupefaciente al gallego, el cual disponía de varios pisos en Ferrol para su distribución. Han sido detenidas 22 personas en Ferrol (17), Sanlúcar de Barrameda (3), Ayamonte (1) y Jerez (1) y se han intervenido cuatro armas cortas, una escopeta de cañones recortados, 30.297 gramos de hachís, 300 gramos de cocaína, 1.725 plantas de marihuana, 40.000 gramos de cogollos de marihuana, 1.500 gramos de sustancia para corte, 20.000 euros en efectivo y dos uniformes de la Guardia Civil.

La investigación se inició a mediados del pasado mes de septiembre cuando los agentes detectaron el desplazamiento de personas vinculadas al narcotráfico desde Ferrol (A Coruña) hasta la localidad de Isla Cristina (Huelva) para negociar el traslado de estupefacientes desde Andalucía a Galicia. Asimismo, planificaron el traslado a Ferrol de los contactos andaluces para continuar con las gestiones de distribución de derivados cannábicos.

Tras la realización de numerosas labores de investigación, dadas las importantes medidas de seguridad que adoptaban sus miembros tanto en sus contactos como en sus comunicaciones, los agentes lograron averiguar la estructura del entramado, así como su vinculación con las mafias dedicadas a la distribución de hachís.

La evolución de la investigación permitió determinar el “modus operandi” de la organización, tanto para el cultivo de marihuana como para la distribución del derivado cannábico. Además, se estableció la ubicación de distintos inmuebles con los que contaba la organización a modo de “guardería” de la droga antes de su distribución en el mercado.

Piso de seguridad en Ferrol para alojar a los transportistas andaluces

Los investigadores determinaron que la organización contaba con un piso de seguridad en la localidad de Ferrol en el que se alojaban los transportistas cuando llegaban a Galicia con la sustancia estupefaciente. En la vivienda  se procedía a su guarda antes de ser distribuida entre los vendedores locales. Asimismo en dicha vivienda, a finales del mes de enero, se produjo un incendio fruto del cual se intervinieron más de 25 kilogramos de hachís y se detuvo a 5 personas.

Finalmente en abril se llevó a cabo la explotación de la Operación “Ruta de la Plata”, en la que se detuvo a 22 personas en Ayamonte, Ferrol, Jerez y Sanlúcar de Barrameda. Además se realizaron registros donde se intervinieron cuatro armas cortas, una escopeta de cañones recortados, 30.297 gramos de hachís, 300 gramos de cocaína, 1.725 plantas de marihuana, 40.000 gramos de cogollos de marihuana, 1.500 gramos de sustancia para corte, 20.000 euros en efectivo y dos uniformes de la Guardia Civil.

Una macrooperación contra el narcotráfico en Ayamonte se salda con 17 detenidos y seis lanchas intervenidas

La Guardia Civil se ha incautado además de 2.780 kilos de hachís y 12 vehículos

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han desmantelado una organización que introducía grandes cantidades de hachís por las costas de Huelva y han detenido a 17 personas e incautado casi tres toneladas de hachís.

Tanto Vigilancia Aduanera como la Guardia Civil tuvieron conocimiento de que una organización criminal estaba introduciendo, mediante embarcaciones recreativas, fardos de hachís en la zona de Isla del Moral, en Ayamonte, por lo que se inicia la denominada operación ‘Mastín’ con la intención de desarticular la organización.

Los investigadores tuvieron conocimiento de la adquisición de una nave industrial en Ayamonte por miembros de la organización, que serviría de centro logístico y guardería de embarcaciones y motores, así como de almacenamiento de combustible.

Por otro lado, el pasado mes de noviembre se detectó una embarcación de la organización que navegaba a gran velocidad y sin luces. Tras organizar un operativo conjunto, los investigadores observaron que, al llegar a tierra, los sospechosos descargaron la embarcación e introdujeron los fardos en una furgoneta.

El conductor del vehículo hizo caso omiso a las señales luminosas y acústicas de los vehículos policiales e incluso llegó a arremeter contra ellos. Tras varios minutos se consiguió detener al conductor, al que se le imputa, además de un delito de narcotráfico, un delito contra la seguridad vial. En la furgoneta se encontraron 30 fardos de hachís, con un peso aproximado de 960 kilos.

Tras este hecho, se siguió investigando y en diciembre del pasado año se detectó de nuevo actividad de la organización: los investigadores localizaron dos embarcaciones recreativas navegando a baja velocidad y sin iluminación alguna en las inmediaciones del río Carreras. Ambas embarcaciones tenían dos tripulantes cada una y siete metros de eslora, además de potentes motores fueraborda. La organización estaba actuando en el mismo lugar que en el alijo anterior y utilizando también una furgoneta para trasportar la droga tras la descarga. En ese momento, los agentes intervinieron deteniendo a siete personas e incautando 55 fardos que contenían unos 1.760 kilos de hachís y la furgoneta, que había sido previamente sustraída.

Embarcaciones con identificación inexistente o falsa

La organización asentada en Ayamonte utilizaba para introducir la droga embarcaciones recreativas con motores potentes, que realizaban el transbordo en alta mar desde semirrígidas procedentes de Marruecos. Estas embarcaciones recreativas carecían de la identificación preceptiva, o bien poseían identificación falsa, o bien simplemente habían sido robadas.

Una vez que se tiene conocimiento pleno de la organización y de su manera de actuar se solicita al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Ayamonte realizar cinco registros domiciliarios y un registro de una nave industrial. En una de las viviendas, situada en una urbanización de Ayamonte, se localizaron 60 kilos de hachís y 16.000 euros en efectivo. Además, se incautaron cinco embarcaciones preparadas para alijar que estaban fondeadas en Ayamonte y se detuvo a otras nueve personas.

Finalmente, la operación ‘Mastín’ ha concluido con 17 detenidos, entre ellos los cabecillas, residentes en Ayamonte. Además, se han incautado un total de seis embarcaciones, dos armas largas y 16.000 euros entre efectivo y divisas, así como dos furgonetas y diez turismos.

Cuatro de los acusados en el macrojuicio por narcotráfico aceptan una condena inferior a cinco años de prisión

Fueron interceptados en una embarcación con 1.800 kilos de droga

Cuatro de los 15 acusados que se enfrentan a más de 164 años de condena por los delitos de tráfico de drogas y de pertenencia a grupo criminal en el juicio que ha comenzado este miércoles en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva han llegado a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía por el que tres de ellos aceptan la pena de prisión de tres años y siete meses –se enfrentaban a cinco años y diez meses y a 18 meses por los presuntos delitos– y el cuarto ha aceptado una pena inferior a cinco años.

De este modo, durante la sesión, la defensa de los acusados que han llegado al acuerdo de conformidad han informado de su intención de solicitar la suspensión de la pena al considerar que actuaban «bajo los efectos de sustancias estupefacientes» y cambiar la misma por la realización de un tratamiento de desintoxicación en un organismo autorizado.

En concreto, tres de los acusados que han llegado a este acuerdo de conformidad –de tres años y siete meses– fueron interceptados en la embarcación semirrígida transportando un alijo de 60 fardos de hachís, que arrojó un total de 1.800 kilos de esta droga.

Asimismo, en esta jornada se han matizado las conformidades y no se han producido declaraciones testificales ni periciales, así como se ha acordado reducir el número de estas comparecencias eliminando las de testigos que se consideran «no necesarios».

Igualmente, estos cuatro acusados se enfrentaban también a dos multas de diez millones de euros cada una, que han sido suspendidas al declararse insolventes, por lo que cumplirán 15 días más de cárcel por cada una –un mes más–, lo que ha elevado la pena a los tres años y siete meses.

Por otra parte, el juicio continúa este jueves para el resto de acusados –once– y, aunque en principio solo estaban previstas dos sesiones, se ha ampliado a una más, que previsiblemente se celebrará el próximo día 3 de noviembre.

La acusación

Estas personas fueron detenidas en 2019 durante una operación en la que se llevaron a cabo registros en domicilios y lugares empleados por la red para mantener su infraestructura en las provincias de Huelva –Bollullos, Palos de la Frontera, San Juan del Puerto y Gibraleón–, Cádiz –Algeciras– y Sevilla –Huévar del Aljarafe–.

Asimismo, el Ministerio Fiscal señalaba como un hecho en su escrito que «desde al menos el mes de marzo de 2019, los acusados, de manera estable y continuada en el tiempo desarrollaron tareas ilícitas conjuntas con la finalidad de lograr la introducción de sustancias estupefacientes, concretamente hachís, por vía marítima en las costas españolas».

De la misma manera, detalla que los acusados se estructuraban «de una manera clara», y «con un reparto de funciones que permitía lograr su propósito delictivo común, vinculado al tráfico de drogas» y destaca a cuatro de ellos como los responsables principales de la rama operativa, de la logística marítima, y de la logística terrestre.

Igualmente, la Fiscalía considera que los acusados no se ponían de acuerdo «únicamente» para «la comisión puntual de un hecho delictivo vinculado al tráfico de drogas», sino que «esta organización dedicada a la introducción de sustancias estupefacientes por las costas españolas suponía una ilegal y lucrativa fuente de ingresos, y a su vez les permitía disponer de un entramado logístico que facilitó el éxito de sus propósitos criminales».

La Fiscalía considera que dicho entramado «permitía a los acusados obtener la infraestructura necesaria para preparar las embarcaciones adecuadas para la introducción vía marítima de la sustancia estupefaciente».

Finalmente, los días 10 de julio, 26 de julio, 30 de julio y 31 de julio de 2019 se realizaron alijos con la una embarcación que transportaba la droga entre Cádiz y Huelva y que fue avistada por las fuerzas y cuerpos de seguridad, con la huida de sus tripulantes e intervención final de un alijo de 1.800 kilos de hachís, compuesto por 60 fardos con un valor en el mercado ilícito de más de 2,8 millones de euros.

Piden 164 años de prisión para 15 acusados de pertenecer a un grupo criminal de narcotráfico

Operaban en Bollullos, Palos de la Frontera, San Juan del Puerto y Gibraleón

La Fiscalía de Huelva ha solicitado 164 años y tres meses de prisión para 15 personas que se enfrentan a los delitos de tráfico de drogas y de pertenencia a grupo criminal en el juicio que se celebrará los próximos días 27 y 28 de octubre en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva. Además, once de ellos han sido acusados también de un delito de contrabando.

Estas personas fueron detenidas en 2019 durante una operación en la que se llevaron a cabo registros en domicilios y lugares empleados por la red para mantener su infraestructura en las provincias de Huelva –Bollullos, Palos de la Frontera, San Juan del Puerto y Gibraleón–, Cádiz –Algeciras– y Sevilla –Huevar del Aljarafe–.

Asimismo, según recoge el escrito del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, se pide para ellos una multa que, entre todos, asciende a más de 300 millones de euros, por el delito de pertenencia a grupo criminal y en algunos de los acusados con la circunstancia agravante de reincidencia.

De este modo, la Fiscalía señala como un hecho que «desde al menos el mes de marzo de 2019, los acusados, de manera estable y continuada en el tiempo desarrollaron tareas ilícitas conjuntas con la finalidad de lograr la introducción de sustancias estupefacientes, concretamente hachís, por vía marítima en las costas españolas».

De la misma manera, el escrito detalla que los acusados se estructuraban «de una manera clara», y «con un reparto de funciones que permitía lograr su propósito delictivo común, vinculado al tráfico de drogas» y destaca a cuatro de ellos como los responsables principales de la rama operativa, de la logística marítima, y de la logística terrestre.

Igualmente, la Fiscalía considera que los acusados no se ponían de acuerdo «únicamente» para «la comisión puntual de un hecho delictivo vinculado al tráfico de drogas», sino que «esta organización dedicada a la introducción de sustancias estupefacientes por las costas españolas suponía una ilegal y lucrativa fuente de ingresos, y a su vez les permitía disponer de un entramado logístico que facilitó el éxito de sus propósitos criminales».

La Fiscalía señala asimismo que dicho entramado «permitía a los acusados obtener la infraestructura necesaria para preparar las embarcaciones adecuadas para la introducción vía marítima de la sustancia estupefaciente, disponiendo para ello de medios de transporte para el traslado y ocultación de las mismas, así como para su reparación y puesta a punto».

Prosigue el escrito que «del mismo modo se nutrían de ingentes cantidades de combustible adecuadas al elevado gasto de este tipo de embarcaciones», así como que «también efectuaban numerosos viajes a Marruecos a fin de concretar los detalles del suministro constante de sustancia estupefaciente».

En este punto, el Ministerio Fiscal expone que los acusado se hicieron con una embarcación semirrígida de 12 metros de eslora, considerada «género prohibido» a la que «en días posteriores» se le colocaron tres motores Yamaha de 350 cv de potencia cada uno», empleando «los días siguientes en acondicionar la semirrígida a efectos del tráfico de sustancias estupefacientes planeado».

Esta embarcación se guardaba desde el 14 de marzo de 2019 en una nave de un polígono industrial de San Juan del Puerto –en la que también guardaban diverso material– y fue botada al agua en la bahía de Algeciras (Cádiz) a las 5,30 horas de del día 10 de abril de 2019 y fue abandonada sobre las 20,30 horas del 15 de abril de 2019 en la desembocadura del Río del Castor con playa del Padrón, Málaga.

Desde la bahía de Algeciras, según señala el escrito, se realizaron numerosos viajes a Marruecos «a fin de concretar los detalles del suministro constante de sustancia estupefaciente». Uno de los cuales «se materializó en junio de 2019» con el uso de una nueva embarcación.

Finalmente, los días 10 de julio, 26 de julio, 30 de julio y 31 de julio de 2019 realizaron alijos con la nueva embarcación que transportaba la droga entre Cádiz y Huelva y que fue avistada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, con la huida de sus tripulantes e intervención final de un alijo de 1.800 kilos de hachís, compuesto por 60 fardos con un valor en el mercado ilícito de más de 2,8 millones de euros.

El escrito recoge que, a consecuencia de estos hechos, «con fecha 15 de octubre de 2019 se practicaron diligencias de entrada y registro en varios de los domicilios de los investigados».

Desarticulada una red que distribuía droga en Huelva con avionetas y helicópteros

La operación desplegada por la Guardia Civil contra el narcotráfico en las provincias de Sevilla, Huelva, Cáceres, Badajoz, Toledo y Murcia suma hasta el momento 23 detenidos y 24 registros, así como la intervención de tres avionetas, un helicóptero, tres armas de fuego y diversas cantidades de hachís introducidas desde Marruecos por mar y aire y otras cantidades de marihuana.

Según la Guardia Civil, la operación ‘Limoneros’, en la que participan unos 400 guardias civiles, esta dirigida a desmantelar una presunta organización criminal que introducía grandes cantidades de hachís por vía aérea y marítima.

La actuación de la Guardia Civil ha arrancado este lunes alrededor de las 6,00 horas, trascendiendo a primera hora de la mañana el operativo desplegado en la provincia de Sevilla, concretamente en el entorno de las localidades de Fuentes de Andalucía y Carmona, tal como han confirmado fuentes de cuerpo.

En este dispositivo contra el narcotráfico, han participado las Comandancias de Sevilla, Huelva, Cáceres, Badajoz, Toledo y Murcia, además del Órgano de Coordinación contra el Narcotráfico (OCON Sur), el Centro Regional de Análisis e Inteligencia contra el Narcotráfico (Crain), el Grupo de Acción Rápida (GAR), el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) y el Servicio Aéreo.

Ya cerca de finalizar la jornada, la operación contabilizaba 23 detenidos; así como 24 registros, en concreto, en la provincia de Sevilla las entradas han sido en Huévar del Aljarafe, Sanlúcar la Mayor, La Campana, Fuentes de Andalucía, Carmona, La Puebla del Río, Utrera y Los Palacios y Villafranca.

En la provincia de Huelva, los registros han sido acometidos en Cartaya, San Bartolomé de la Torre y Aljaraque; en la provincia de Cáceres, cuatro registros en el municipio de Navalmoral de la Mata; en Toledo en la localidad de Oropesa y en Murcia en el municipio de Los Alcázares.

Los agentes han decomisado unos 75.000 euros en efectivo, tres avionetas, un helicóptero, tres armas de fuego, vehículos, abundante material de navegación y material informático y eléctrico, así como cantidades por pesar de hachís y marihuana.

La Guardia Civil interviene una embarcación con 31 fardos de hachís frente a Punta Umbría

La droga estaba oculta en la bodega del pesquero y la embarcación fue trasladada al Puerto de Huelva para la descarga de la droga

La Guardia Civil ha procedido a la detención de una persona como presunto autor de un delito de tráfico de drogas.

El dispositivo se llevó a cabo el día 2 de septiembre, cuando agentes del Servicio Marítimo de la Guardia Civil procedieron a inspeccionar un barco de pesca que se encontraba a siete millas de la localidad de Punta Umbría.

Una vez en su interior, los agentes localizaron en la bodega, una gran cantidad de fardos de hachís, procediéndose a la detención de su patrón.

La embarcación fue trasladada al Puerto de Huelva, y una vez descargada la droga, se intervinieron un total de 31 fardos de hachís.

El detenido y las Diligencias Instruidas han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial competente junto con la embarcación y la droga intervenida.

Los cuatro marroquíes detenidos en Mazagón están relacionados con el narcotráfico

La Guardia Civil asegura que han sido detenidos por no tener los papeles en regla

Los cuatro marroquíes que fueron detenidos en la mañana de este miércoles en Mazagón y que llegaron en una zodiac estarían vinculados con el narcotráfico según han confirmado a Tinto Noticias fuentes cercanas a la investigación. Los hechos sucedieron la mañana de este miércoles cuando un total de cuatro personas procedentes de Marruecos llegaron en una zodiac a primera hora de este miércoles, 19 de mayo, a la playa de Las Dunas de Mazagón, a donde han acudido, sobre las 7 de la mañana, efectivos de la Policía Local de Palos de la Frontera y de la Guardia Civil.

Los agentes han trasladado a estas cuatro súbditos marroquíes, todos varones jóvenes y mayores de edad, hasta el centro de salud del núcleo costero, donde han sido atendidos por el personal sanitario, quienes les han realizado un reconocimiento médico rutinario y les han practicado una prueba PCR para descartar que portaran el virus de la covid, tal y como han adelantado desde TCD Palos.

La Guardia Civil se llevaba esta mañana detenidas a estas cuatro personas de nacionalidad marroquí para conocer los detalles de este suceso hasta que se resuelva si los devuelven o no a su territorio. De momento, según han confirmado fuentes de la benemérita a Tinto Noticias, se les acusa de entrada ilegal en el país al no tener documentación en regla. Las mismas fuentes no han querido confirmar si se trata de un caso de narcotráfico en tanto no se esclarezca la investigación, aunque fuentes de toda solvencia consultadas por este periódico así lo aseguran.

Los detenidos en la ‘Operación Soterrado’ colapsan la cárcel de Huelva

El sindicato Acaip denuncia la incidencia que ha tenido está acción policial en la que 30 personas han ingresado en prisión

El sindicato de funcionarios de prisiones Acaip ha denunciado el colapso sufrido en la prisión provincial de Huelva tras una operación policial en la que hubo 60 detenidos de los que 30 ingresaron en prisión. En la mañana del miércoles se dio a conocer en los medios de comunicación que gracias a la labor policial, donde participaron aproximadamente 350 guardias civiles de diversas provincias, se posibilitó la detención de 60 personas, de las cuales 30 de ellas fueron ingresadas en el centro penitenciario de Huelva.

Desde Acaip Huelva han felicitado a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en esta operación contra el narcotráfico y «como no podía ser de otra manera, también a los funcionarios de la prisión de Huelva por la labor realizada  estos días,  de una manera admirable, para que las 30 personas detenidas estuvieran custodiadas y en perfectas condiciones para comparecer ante las autoridades judiciales que se ocupan de la instrucción del caso».

No obstante desde Acaip indican que esto ha sido posible pese a que la prisión de Huelva «no tiene ni los medios ni personal suficiente para absorber en tan poco tiempo y con ninguna previsión y ninguna coordinación con Guardia Civil en el ingreso, en muchos casos temporal,  de este número personas, en contraposición con el despliegue de medios que hemos citado para esta operación policial de los fuerzas y cuerpos de seguridad. Ni tampoco la unidad de ingresos reúne las condiciones arquitectónicas para acoger semejante número de detenidos a la vez».

De un tiempo a esta parte y de una forma «frecuente, se dan este tipo de situaciones que colapsan el centro penitenciario, no sólo por el déficit histórico de personal en todas las áreas, denunciado por este sindicato y negado por instituciones penitenciarias», y  también «no tiene en cuenta que la provincia de Huelva se está convirtiendo, en uno de los puntos neurálgicos  del narcotráfico en España». Todo ello «sin contar que el ingreso de un número tan elevado de personas dificulta las medidas especiales de prevención que se están realizando por los trabajadores penitenciarios en relación al COVID en la prisión de Huelva».

En tales circunstancias. desde Acaip aseguran que el ministro del interior, Fernando Grande Marlaska «obvia que los funcionarios de prisiones son una parte imprescindible del ministerio para garantizar que los detenidos acudan a los juzgados en condiciones de seguridad».