De la metafísica de Aristóteles al metaverso de Zuckerberg

En GaiaTitans estamos de vuelta con un tema muy discutido en los medios en estos meses y como no, estamos aquí una vez más para aplicar el pensamiento crítico e intentar relacionar el asunto con las geociencias. Se trata del tan deseado (¿temido?) Metaverso que está ya tocando a nuestra puerta.

Habréis leído y escuchado ya bastante sobre el tema, por lo que lo introduciremos de forma breve y luego discutiremos ventajas, desventajas y posibles aplicaciones en el mundo minero. ¡Empecemos!

Una de las cosas que diferencia a los humanos de los animales es el lenguaje verbal – las palabras. Éstas tienen mucho poder sobre nosotros y nuestro día a día, son un arma de doble filo, tanto nos pueden esclarecer las cosas como nublarnos la mente y confundirnos. Por lo tanto, es primordial en primer lugar partir de los conceptos. Vamos a hacer uso de la etimología de la palabra “metaverso”. En la RAE encontramos lo siguiente: “La palabra metaverso no está en el Diccionario”. ¡Claro! ¿Y cómo no? Es una palabra recién introducida en la sociedad española, pero no por ello de origen nuevo. Cuando algo es complejo, procedemos a separarlo en partes. Nos encontramos con el prefijo “meta-“ que sí figura en la RAE y significa “’junto a, después de, entre, con o acerca de” y tiene su origen en la lengua griega. Denota algo “más allá” del concepto que lo sigue, por ejemplo “metafísica” como la obra homónima más estudiada de Aristóteles (de donde es el lema de este blog, por cierto, el que figura arriba a la izquierda). Ahora bien, buscando en inglés, nos encontramos con otro significado más del prefijo “meta-“ que dice “cambio de posición o condición” como en “metamorfosis”. Hasta aquí bien. Por otro lado tenemos “verso” que proviene del latín “versus”, el participio pasado de “vertere” que indica un movimiento giratorio. De allí universo incluye un punto y todo que se une y gira alrededor. Así que “metaverso” se podría “traducir” etimológicamente como algo más allá de lo que nos rodea.

Puede seguir leyendo haciendo click en este enlace.

Por Michelle Grantcharova

Un estudio sobre la contaminación de las Marismas del Odiel llega a la prestigiosa Conferencia Internacional de Goldschmidt

La ingeniera geóloga Michelle Grantcharova alerta de su «importante enriquecimiento en metales potencialmente tóxicos no solo para el ecosistema, sino también para los humanos»

La ingeniera geóloga búlgara residente en Huelva Michelle Grantcharova ha participado recientemente en la prestigiosa Conferencia Internacional de Goldschmidt, un evento promovido por la Sociedad Americana y la Asociación Europea de Geoquímica que reúne cada año a más de 4.000 expertos con el objetivo de propiciar la presentación e intercambio de ideas científicas relacionadas con este ámbito.

En concreto, Grantcharova ha presentado un estudio sobre las reacciones provocadas por los residuos mineros en las marismas del Odiel, para lo que esta ingeniera geóloga que desde 2016 reside en Huelva ha pronunciado una conferencia titulada ‘Reacciones geoquímicas y mineralógicas provocadas por la generación de aguas ácidas y la liberación de metales por los residuos mineros de pirita incorrectamente depositados sobre los suelos de las marismas en la costa suroeste de España’.

En líneas generales, el estudio, realizado por la propia Michelle Grantcharova, desvela que las marismas del Odiel, declaradas por la Unesco como Reserva de la Biosfera, están “afectadas en sus márgenes por drenaje ácido de los residuos piríticos abandonados y presentan un importante enriquecimiento en metales potencialmente tóxicos no solo para el ecosistema, sino también para los humanos, de ahí la necesidad de su urgente remediación”, tal y como ha destacado la propia ingeniera en declaraciones a esta redacción.

El evento, que en un principio iba a celebrarse en la ciudad francesa de Lyon, tuvo finalmente que desarrollarse de forma virtual como consecuencia de la crisis sanitaria del covid-19, tal y como ha explicado a este periódico la propia Grantcharova, quien además se ha alzado con el primer premio de la Noche de Quiz Científico organizado por la referida Conferencia.

Sobre Michelle Grantcharova

Tal y como ya informó TINTO NOTICIAS, Michelle Grantcharova es una ingeniera geóloga búlgara de 31 años que desde 2016 reside en Huelva y, desde entonces, ha explorado minas en todo el mundo.

La protagonista de este artículo nació en 1989 en Bulgaria, concretamente en Plovdiv, una de las ciudades más antiguas de Europa, pero con solo 19 años se trasladó a Salamanca (España) para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica y, poco después, en 2016, llegó a Huelva para cursar el Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales, impartido por la Universidad de Huelva (UHU) y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Desde entonces, Michelle tiene fijada su residencia habitual en Huelva, desde donde se ha dedicado a explorar minas en todo el mundo, tanto en la misma provincia onubense como en lugares tan lejanos y dispares como el Este de Europa, Finlandia, México, Perú o Zimbabue, además de en otras provincias andaluzas como Sevilla y Córdoba, lo que la convierte en una referente de la provincia onubense en el sector minero y, más concretamente, en la exploración de yacimientos.

Su vinculación con España comenzó desde pequeña, cuando vivía en su país, ya que estudió en el prestigioso instituto bilingüe de español de la capital, Sofía, donde se empapó de la cultura hispánica, hasta el punto de que, cuando aún era una niña, ganó un concurso de arte con una escultura de Don Quijote, tras lo que, poco después, logró el primer premio de otro concurso, en este caso de jóvenes investigadores, por un estudio comparativo sobre la contaminación en dos ríos búlgaros.

Esta vinculación con la cultura hispánica y su interés por la geología la llevaron a trasladarse a España para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica en Salamanca, atraída también por ser esta «la Universidad más antigua de Europa», asegura, tras lo que, una vez licenciada, decide completar su formación en Huelva, donde primero realiza el antes citado Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales y, después, el Máster en Tecnología Ambiental, ambos con Matrícula de Honor. En éste último, además, le fue concedido el Premio al Mejor Trabajo Fin de Máster de la Universidad.

Su primera experiencia profesional la tuvo mientras todavía cursaba su carrera universitaria, trabajando para la junior canadiense Euromax Resources durante el verano, tras lo que su primer máster en Huelva la llevó a realizar sus prácticas en el departamento de Exploración Geológica de Minas de Aguas Teñidas (Matsa), lo que constituyó su primera incursión en el sector empresarial onubense.

A continuación trabajó con la multinacional Trafigura en proyectos de inversión en el sector minero del Este de Europa, tras lo que ha trabajado en Matsa, México, Perú, Zimbabue, Finlandia, Sevilla y Córdoba, además de en Atlantic Copper, al tiempo que ha prestado servicios a grandes corporaciones internacionales como S&P Global Market Intelligence.

En Matsa trabajó como geóloga de exploración y después intervino en una auditoría de operaciones mineras en México y Perú, concretamente, en este último país, en la mina de Porvenir, una de las minas más profundas de Latinoamérica, donde trabajó para una consultora australiana. Luego trabajó en proyectos de inversión en Zimbabue para inversionistas búlgaros y, posteriormente, como geóloga de proyecto, en Finlandia, en la mina de níquel y cobalto Terrafame, en parte propiedad de Trafigura.

Actualmente, a sus 31 años, Michelle Grantcharova trabaja como geóloga de exploración para Pan Global Resources, una empresa canadiense dedicada a la exploración de yacimientos de cobre con la que desarrolla dos proyectos, uno en Escacena del Campo (Huelva) y otro en Córdoba, donde se dedica a la interpretación de la geología y el modelamiento del yacimiento, con lo que se pretende conocer sus dimensiones, tonelaje y ley.

Entre los hitos más importantes de esta ingeniera geóloga residente en Huelva está el importante aumento del contenido de níquel en las reservas, de casi un 20 por ciento, en Finlandia, lo que fue posible gracias al proyecto desarrollado por el equipo de Michelle Grantcharova. Además, «en Matsa conseguimos aplicar, por primera vez en la parte española de la Faja Pirítica Ibérica, un método de prospección sísmica para aumentar el conocimiento del yacimiento de Magdalena», subraya.

De otra parte, Michelle Grantcharova se decida a la difusión de sus conocimientos sobre ciencia y minería entre la población desde hace cinco años a través del blog Gaia Titans y, desde hace unas semanas, también a través de este periódico, con lo que esta ingeniera geóloga quiere contribuir a acabar con un problema que a su juicio padece este sector: el hecho de ser «bastante desconocido» para la ciudadanía en general, afirma.

La minería, este ‘monstruo’ desconocido

Con este post voy a abrir la sección de Minería de GaiaTitans. Este tema se me ocurrió hace poco, después de una conversación con mis compañeros del máster en la que hablamos sobre los pros y los contras de la minería y sobre la opinión popular de este “monstruo” desconocido.

¿Qué es la minería y por qué se hace? La minería es una actividad extractiva que se lleva a cabo para obtener recursos minerales y energéticos de la corteza terrestre. El recurso es una fuente o suministro del cual se produce un beneficio. La minería es una de las actividades económicas que forman parte del sector primario, junto a la agricultura, la ganadería, la pesca, entre otras ramas. Este sector reúne actividades que proporcionan los productos más importantes para la subsistencia del hombre y de la sociedad. Por lo tanto, el sector primario se considera el sector básico y de suma importancia para un país.

La minería existe desde la Prehistoria. Se cree que la mina más antigua tiene 43.000 años (La Cueva del León, Suazilandia, África), de la cual se extraía hematites para obtener pigmentos. Después, la minería sigue existiendo en el Antiguo Egipto, en Grecia, en Roma, así como en el continente de Asia y en América. Todo el esplendor de los antiguos imperios tiene su origen en la minería. Y no me refiero sólo al esplendor en términos de la belleza de las piedras preciosas, el oro, la plata, los mármoles y de otras rocas que adornan los palacios, las plazas de las ciudades, las estatuas, los templos, etc. Me refiero también al poder de un imperio. Un estado es tanto más independiente, cuánto más autosuficiente es. Es decir, si un país dispone de recursos minerales y energéticos para satisfacer las necesidades de su población, y además dispone de los medios imprescindibles para poder extraerlos y aprovecharlos, entonces este país no va a depender de la economía, ni de las decisiones políticas de otros países. Su economía va a ser más estable y por lo tanto la calidad de vida de las personas será mejor. Todo eso suena muy bien, pero ¿de verdad éste es el fundamento sobre el cual se basa la actividad minera hoy en día?

A algunos de vosotros no se les va a escapar pensar que las empresas actuales buscan yacimientos en todo el mundo, obviamente una empresa canadiense, por ejemplo, no se va a limitar a buscar recursos sólo dentro de Canadá. Entonces, hay empresas extranjeras que explotan recursos de otro país que no es el suyo. Esto es el primer punto que produce opinión negativa entre cierta parte de la sociedad. Si no pensamos en términos radicales, ya que eso, según mi opinión, sería demostrar mediocridad, esta explotación minera por parte de empresas extranjeras sin duda tiene muchos puntos positivos, aunque, por supuesto, tiene negativos también.

Veréis, hay países que no tienen los medios necesarios para extraer sus recursos. Sin embargo, estos recursos son de suma importancia para que la sociedad siga desarrollándose con la misma rapidez. Son sustancias imprescindibles para todos nosotros y sin los que no podremos imaginar cómo será ni un solo día de nuestra vida cotidiana. El oro, el petróleo, las tierras raras, etc., todos son necesarios para que nuestra sociedad funcione: el sistema monetario, el transporte, la tecnología. Así que hay que extraer los recursos estén donde estén, donde la naturaleza los haya originado. Ahora, cómo el país que los tiene va a “jugar sus cartas” es otro asunto. Allí las cosas son muy delicadas. Depende mucho de negociaciones políticas, administrativas, legislativas. Un país debe saber cómo perseguir y defender los intereses de sus ciudadanos y cómo extraer el mayor beneficio para su población. Si todo esto se ha conseguido, el país goza de un crecimiento económico y de una mejora de la vida de las personas. Por lo tanto, la minería como actividad en sí, siempre da beneficio.

Puede seguir leyendo el artículo haciendo click en este enlace

La ingeniera geóloga Michelle Grantcharova se incorpora a Tinto Noticias

Tras explorar minas en todo el mundo, esta experta búlgara de 31 años, que desde 2016 reside en Huelva, aportará a los lectores del periódico sus conocimientos sobre ciencia y tecnología

Tinto Noticias continúa creciendo. Tras las recientes incorporaciones del prestigioso catedrático de Comunicación de la Universidad de Sevilla Francisco Sierra, de la experta en educación y conocida activista andaluza en defensa de la escuela pública Susana Pedraza y del reconocido ingeniero de minas Héctor Arsenio Vélez Rosales, este medio de comunicación digital da ahora la bienvenida a Michelle Grantcharova, una ingeniera geóloga búlgara de 31 años que ha explorado minas en todo el mundo.

Grantcharova, que desde 2016 reside en Huelva, aportará a los lectores de este periódico de la provincia de Huelva, que tiene una dedicación especial a la Cuenca Minera de Riotinto, sus conocimientos sobre ciencia y minería, labor que ella misma viene desarrollando desde hace cinco años a través del blog ‘Gaia Titans’, una herramienta que esta ingeniera geóloga puso en marcha, precisamente, con el objetivo de difundir conocimientos de interés divulgativo sobre minería y así contribuir a acabar con un problema que a su juicio padece este sector: el hecho de ser «bastante desconocido» para la ciudadanía en general, afirma.

Tal y como ya informó Tinto Noticias, Michelle Grantcharova nació en 1989 en Bulgaria, concretamente en Plovdiv, una de las ciudades más antiguas de Europa, pero con solo 19 años se trasladó a Salamanca para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica y, poco después, en 2016, llegó a Huelva para cursar el Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales, impartido por la Universidad de Huelva (UHU) y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Desde entonces, Michelle tiene fijada su residencia habitual en Huelva, desde donde se ha dedicado a explorar minas en todo el mundo, tanto en la misma provincia onubense como en lugares tan lejanos y dispares como el Este de Europa, Finlandia, México, Perú o Zimbabue, además de en otras provincias andaluzas como Sevilla y Córdoba, lo que convierte a esta ingeniera geóloga búlgara residente en Huelva en una referente de esta provincia en el sector minero y, más concretamente, en la exploración de yacimientos.

Su vinculación con España comenzó desde pequeña, cuando vivía en su país, ya que estudió en el prestigioso instituto bilingüe de español de la capital, Sofía, donde se empapó de la cultura hispánica, hasta el punto de que, cuando aún era una niña, ganó un concurso de arte con una escultura de Don Quijote, lo que la llevó a realizar un primer viaje a Madrid. Poco después, otro concurso, en este caso de jóvenes investigadores, la trae de nuevo a España, concretamente a Zaragoza, ya que se alzó con el primer premio gracias a un estudio comparativo sobre la contaminación en dos ríos búlgaros.

Esta vinculación con la cultura hispánica y su interés por la geología la llevaron a trasladarse a España para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica en Salamanca, atraída también por ser esta «la Universidad más antigua de Europa», asegura, tras lo que, una vez licenciada, decide completar su formación en Huelva, donde primero realiza el antes citado Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales y, después, el Máster en Tecnología Ambiental, ambos con Matrícula de Honor. En éste último, además, le fue concedido el Premio al Mejor Trabajo Fin de Máster de la Universidad.

Experiencia profesional

Su primera experiencia profesional la tuvo mientras todavía cursaba su carrera universitaria, trabajando para la junior canadiense Euromax Resources durante el verano, tras lo que su primer máster en Huelva la llevó a realizar sus prácticas en el departamento de Exploración Geológica de Minas de Aguas Teñidas (Matsa), lo que constituyó su primera incursión en el sector empresarial onubense y el punto de partida de una experiencia profesional que la ha llevado a viajar y explorar yacimientos mineros por todo el mundo.

En primer lugar, trabajó con la multinacional Trafigura en proyectos de inversión en el sector minero del Este de Europa, tras lo que ha trabajado en Matsa, México, Perú, Zimbabue, Finlandia, Sevilla y Córdoba, además de en Atlantic Copper, al tiempo que ha prestado servicios a grandes corporaciones internacionales como S&P Global Market Intelligence.

En Matsa trabajó como geóloga de exploración y después intervino en una auditoría de operaciones mineras en México y Perú, concretamente, en este último país, en la mina de Porvenir, una de las minas más profundas de Latinoamérica, donde trabajó para una consultora australiana. Luego trabajó en proyectos de inversión en Zimbabue para inversionistas búlgaros y, posteriormente, como geóloga de proyecto, en Finlandia, en la mina de níquel y cobalto Terrafame, en parte propiedad de Trafigura.

Actualmente, a sus 31 años, Michelle Grantcharova trabaja como geóloga de exploración para Pan Global Resources, una empresa canadiense dedicada a la exploración de yacimientos de cobre con la que desarrolla dos proyectos, uno en Escacena del Campo (Huelva) y otro en Córdoba. Concretamente, la nueva colaboradora de TINTO NOTICIAS se dedica a la interpretación de la geología y el modelamiento del yacimiento, con lo que se pretende conocer sus dimensiones, tonelaje y ley.

Entre los hitos más importantes de esta ingeniera geóloga residente en Huelva está el importante aumento del contenido de níquel en las reservas, de casi un 20 por ciento, en Finlandia, lo que fue posible gracias al proyecto desarrollado por el equipo de Michelle Grantcharova. Además, «en Matsa conseguimos aplicar, por primera vez en la parte española de la Faja Pirítica Ibérica, un método de prospección sísmica para aumentar el conocimiento del yacimiento de Magdalena», subraya.

Actualmente, la mujer representa el 8 por ciento del sector minero, pero Michelle está convencida de que podría ser mucho más si la mujer se interesara más por este sector. «Tienen las puertas abiertas. Si yo he podido, es porque es posible», indica, tras lo que manifiesta que «las mujeres deben dedicarse a lo que más les guste» y que «se les debe dar la oportunidad de llevarlo a cabo».

Michelle Grantcharova, la ‘onubense’ que explora minas en todo el mundo

Esta ingeniera geóloga búlgara de 31 años, que desde 2016 reside en Huelva, ha trabajado en yacimientos de varias provincias andaluzas y de zonas como el Este de Europa, Finlandia, México, Perú o Zimbabue

Michelle Grantcharova nació en 1989 en Bulgaria, concretamente en Plovdiv, una de las ciudades más antiguas de Europa, pero con solo 19 años se traslada a Salamanca para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica y, poco después, en 2016, llega a Huelva para cursar el Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales, impartido por la Universidad de Huelva (UHU) y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Desde entonces, Michelle tiene fijada su residencia habitual en Huelva, desde donde se ha dedicado a explorar minas en todo el mundo, tanto en la misma provincia onubense como en lugares tan lejanos y dispares como el Este de Europa, Finlandia, México, Perú o Zimbabue, además de en otras provincias andaluzas como Sevilla y Córdoba, lo que convierte a esta ingeniera geóloga búlgara residente en Huelva en una referente de esta provincia en el sector minero y, más concretamente, en la exploración de yacimientos.

Su vinculación con España comenzó desde pequeña, cuando vivía en su país, ya que estudió en el prestigioso instituto bilingüe de español de la capital, Sofía, donde se empapó de la cultura hispánica, hasta el punto de que, cuando aún era una niña, ganó un concurso de arte con una escultura de Don Quijote, lo que la llevó a realizar un primer viaje a Madrid. Poco después, otro concurso, en este caso de jóvenes investigadores, la trae de nuevo a España, concretamente a Zaragoza, ya que se alzó con el primer premio gracias a un estudio comparativo sobre la contaminación en dos ríos búlgaros.

Esta vinculación con la cultura hispánica y su interés por la geología la llevaron a trasladarse a España para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica en Salamanca, atraída también por ser esta «la Universidad más antigua de Europa», asegura, tras lo que, una vez licenciada, decide completar su formación en Huelva, donde primero realiza el antes citado Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales y, después, el Máster en Tecnología Ambiental, ambos con Matrícula de Honor. En éste último, además, le fue concedido el Premio al Mejor Trabajo Fin de Máster de la Universidad.

Experiencia profesional

Su primera experiencia profesional la tuvo mientras todavía cursaba su carrera universitaria, trabajando para la junior canadiense Euromax Resources durante el verano, tras lo que su primer máster en Huelva la llevó a realizar sus prácticas en el departamento de Exploración Geológica de Minas de Aguas Teñidas (Matsa), lo que constituyó su primera incursión en el sector empresarial onubense y el punto de partida de una experiencia profesional que la ha llevado a viajar y explorar yacimientos mineros por todo el mundo.

En primer lugar, trabajó con la multinacional Trafigura en proyectos de inversión en el sector minero del Este de Europa, tras lo que ha trabajado en Matsa, México, Perú, Zimbabue, Finlandia, Sevilla y Córdoba, además de en Atlantic Copper, al tiempo que ha prestado servicios a grandes corporaciones internacionales como S&P Global Market Intelligence.

En Matsa trabajó como geóloga de exploración y después intervino en una auditoría de operaciones mineras en México y Perú, concretamente, en este último país, en la mina de Porvenir, una de las minas más profundas de Latinoamérica, donde trabajó para una consultora australiana. Luego trabajó en proyectos de inversión en Zimbabue para inversionistas búlgaros y, posteriormente, como geóloga de proyecto, en Finlandia, en la mina de níquel y cobalto Terrafame, en parte propiedad de Trafigura.

Actualmente, a sus 31 años, Michelle Grantcharova trabaja como geóloga de exploración para Pan Global Resources, una empresa canadiense dedicada a la exploración de yacimientos de cobre con la que desarrolla dos proyectos, uno en Escacena del Campo (Huelva) y otro en Córdoba. Concretamente, la protagonista de este reportaje se dedica a la interpretación de la geología y el modelamiento del yacimiento, con lo que se pretende conocer sus dimensiones, tonelaje y ley.

Entre los hitos más importantes de esta ingeniera geóloga residente en Huelva está el importante aumento del contenido de níquel en las reservas, de casi un 20 por ciento, en Finlandia, lo que fue posible gracias al proyecto desarrollado por el equipo de Michelle Grantcharova. Además, «en Matsa conseguimos aplicar, por primera vez en la parte española de la Faja Pirítica Ibérica, un método de prospección sísmica para aumentar el conocimiento del yacimiento de Magdalena», subraya.

La mujer en la minería

En una entrevista concedida a TINTO NOTICIAS, esta ingeniera geóloga aborda también el papel de la mujer en el sector minero. Actualmente, representa el 8 por ciento, pero Michelle está convencida de que podría ser mucho más si la mujer se interesara más por este sector. «Tienen las puertas abiertas. Si yo he podido, es porque es posible», indica, tras lo que manifiesta que «las mujeres deben dedicarse a lo que más les guste» y que «se les debe dar la oportunidad de llevarlo a cabo».

No obstante, «la minería es un gremio bastante desconocido por la sociedad en general, con gente altamente cualificada», prosigue Michelle, quien cree por ello que «hay que darle más difusión». Con ese mismo objetivo, ella misma puso en marcha, en 2016, el blog de ciencia y tecnología ‘Gaia Titans’, al que puede accederse a través de este enlace: gaiatitans.wordpress.com.

Por último, Michelle Grantcharova responde a las preguntas de esta redacción sobre sus objetivos y los retos de futuro de la minería. «Mi objetivo es seguir creciendo, mejorando, hasta llegar a ser geóloga senior y CEO de una compañía minera», confiesa, tras lo que se muestra muy optimista respecto a la situación del sector. «Hay mucho futuro en el cobre porque el precio está en momentos históricos. El interés de la sociedad por la mejora del medio ambiente y las energías renovables genera necesidad de cobre. Lo mismo ocurre con el litio. España necesitará la exploración de sus yacimientos de litio, que los hay de gran riqueza».