Ratifican los seis años de internamiento para el menor que asesinó a su madre en La Antilla

Tendrá un tratamiento ambulatorio de Salud Mental durante este periodo

El Tribunal Supremo (TS) no ha admitido el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuestos por la Fiscalía y la defensa del menor condenado por homicidio doloso con agravante de parentesco por matar a su madre en julio de 2020 en el núcleo lepero de La Antilla (Huelva) en una sentencia dictada en abril por el Juzgado de Menores, y confirmada posteriormente por la Audiencia Provincial, por lo que ratifica la misma sin observar ningún cambio.

La misma le imponía al joven seis años de internamiento en régimen cerrado con tratamiento ambulatorio de salud mental, complementada con tres años de libertad vigilada con asistencia educativa.

Así, la defensa del menor solicitó en la Audiencia Provincial la revocación de la sentencia del Juzgado de Menores y pedía su absolución del delito de homicidio doloso y que «subsidiariamente se establezca la medida de internamiento» en el mismo centro en el que había cumplido la medida cautelar como interno «por plazo de un año» como «autor de un delito de homicidio imprudente».

Igualmente, la defensa consideraba que no había quedado «suficientemente acreditada cuál fue la causa exacta del fallecimiento de la madre del menor», por lo que añadía que «subsidiariamente, al no existir dolo específico del homicidio imputado al expedientado, su responsabilidad lo sería como autor de un delito de homicidio imprudente».

Por su parte, la Fiscalía se mostraba en desacuerdo con el tiempo de internamiento acordado ya que había solicitado la medida de ocho años de internamiento en régimen cerrado con tratamiento ambulatorio de salud mental, seguida de una medida cinco años de libertad vigilada con asistencia educativa. Igualmente no se mostró conforme con la aplicación de la atenuante «analógica» de confesión.

De este modo, en el recurso presentado al Supremo se solicitaba, por un lado, la exclusión de agravante de parentesco y consideraba que debía apreciarse la circunstancia, subsidiariamente, de arrebato u obcecación y, por otro, se solicitaba que no se aplicara la atenuante «analógica» de confesión y sí la atenuante de confesión, según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press.

Así, según indica la sentencia del Supremo, «la cuestión central en este tipo de recursos estriba en la unificación de doctrina, esto es, las sentencias de contraste lo que tienen que poner de manifiesto es que la sentencia recurrida se ha apartado de la interpretación de la norma que en las otras sentencias se mantiene».

De la misma manera, indica que «la sentencia del Juzgado de Menores apunta en la fundamentación la preocupación que la madre tenía por el bajo rendimiento académico del acusado, manteniendo ambos una relación complicada donde las discusiones eran frecuentes, resultando evidente que los hechos se produjeron en el seno de la relación materno filial».

Por ello, la Sala de lo Penal del Supremo considera que la circunstancia mixta de parentesco «está fundada en la existencia de una relación parental a la que se asimila una relación de análoga afectividad dentro de los grados descritos en el artículo».

Asimismo, señala que «en su versión de circunstancia agravante, la justificación del incremento de pena se encuentra en el plus de culpabilidad que supone la ejecución del hecho delictivo contra las personas unidas por esa relación de parentesco o afectividad que el agresor desprecia, integrándose la circunstancia por un elemento objetivo constituido por el parentesco dentro de los límites y grado previsto».

«Y el subjetivo, que se concreta en el conocimiento que ha de tener el agresor de los lazos que le unen con la víctima, bastando sólo ese dato y no exigiéndose una concurrencia de cariño o afecto porque como tal exigencia vendría a hacer de imposible aplicación de la agravante pues si hay afecto, no va a haber agresión, salvo supuestos muy excepcionales en los que la circunstancia podría operar como atenuación, lo que no concurre en el supuesto de esta casación».

Además, indica que el relato de hechos probados es «claro» al afirmar que «no queda acreditado que en el momento de los hechos el joven expedientado tuviera sus facultades cognitivas o volitivas afectadas total o parcialmente», así como que en la autopsia practicada el día 20 de julio de 2020 se constató como causa de la muerte «asfixia por estrangulación».

Con respecto a la atenunate de confesión, la sentencia apunta que el recurrente mantiene que debió ser aplicada la atenuante de confesión y, «no como hicieron el Juzgado de Menores primero y la Audiencia Provincial después», la atenuante «analógica» de confesión, lo que «debe llevar a una moderación de la medida impuesta». En este sentido, el Supremo señala que «carece la cuestión de trascendencia o importancia alguna en tanto ambas atenuantes tienen el mismo efecto atenuador».

Por todo ello, la Sala de lo Penal del Supremo ha acordado que «no ha lugar a la admisión» del recurso de casación formalizado por la parte recurrente contra sentencia dictada por la Audiencia Provincial de origen, «en la causa referenciada en el encabezamiento de esta resolución».

Según el escrito de la sentencia condenatoria, el Juzgado de Menores considera probado que el 19 de julio de 2020 se inició una discusión entre el joven y la madre por la negativa de esta ante las pretensiones del menor de marcharse al domicilio en el que vivían el resto del año, durante la cual «le arrebató el teléfono móvil y lo lanzó por la ventana» y, a continuación, «agarró a su madre por el cuello sabiendo que con esa conducta causaría el fallecimiento de la misma, presionando hasta causarle la muerte por asfixia».

Así, según rezaba la sentencia, «a continuación, el joven expedientado trasladó el cuerpo de la fallecida a la habitación de esta para que el perro no la viera, y tras preparar unos cubos con agua y comida para el perro, se fue a la habitación con el referido animal, donde transcurrió un tiempo» y proseguía que «a las 16,26 horas fue cuando realizó una llamada para manifestar que había matado a su madre».

En este punto, según la sentencia, una vez personados los efectivos de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial en la vivienda «el joven comunicó a los agentes que había matado a su madre y, si bien en dependencias policiales se negó a declarar, en la Fiscalía reconoció que la había matado».

Por otra parte, explicaba que «no queda acreditado que en el momento de los hechos el menor tuviera sus facultades cognitivas y volitivas afectadas parcial o totalmente y que la autopsia constató como la causa de la muerte la asfixia por estrangulación».

Asimismo, recogía que de la prueba practicada en la Audiencia «queda acreditado que los hechos ocurrieron tal y como se describen en los declarados como probados», destacando como «prueba principal incriminatoria» la propia confesión del acusado, «que desde un inicio reconoce los hechos cometidos», que son «corroborados» por otras pruebas como el informe de la autopsia, las testificales desarrolladas en la Audiencia y las periciales ratificadas en el plenario.

Según la sentencia, «la mecánica del estrangulamiento excluye cualquier consideración de comisión imprudente, toda vez que se trata de un modo de obtención del resultado de muerte en el que es necesario un comportamiento mantenido en el tiempo».

Asimismo, la jueza rechazó las alegaciones sobre la concurrencia de la eximente de trastorno mental transitorio reclamada por la defensa, porque de los informes psicológicos y psiquiátricos «no queda en modo alguno acreditado que el joven sufriera enfermedad alguna».

El Gobierno construirá un espigón en La Antilla

El alcalde de Lepe mantiene un encuentro para comprobar los avances del proyecto

El alcalde de Lepe Juan Manuel González, ha mantenido un encuentro con el subdirector general de la Costa y el Mar del Gobierno de España, Ángel Muñoz, para abordar la situación en la que se encuentra el proyecto de construcción del espigón de la playa de La Antilla, en la que también han participado los tenientes de alcalde del Ayuntamiento de Lepe, Ana Delgado y Jesús Toronjo.

Según informa el consistorio lepero, en el encuentro, celebrado a petición del Ayuntamiento de Lepe, el subdirector general de la Costa y el Mar ha explicado que el proyecto ha culminado ya la fase de calificación de impacto ambiental, por lo que en breve pasará a fase de licitación y contratación de la obra del espigón, que irá ubicado en la zona de levante de La Antilla con una longitud de 150 metros.

De este modo, el alcalde lepero ha señalado que la construcción de este espigón es una actuación que el Consistorio «había demandado desde hace tiempo», ya que, «conllevará claros beneficios para la playa como la reducción en la pérdida de arena, el crecimiento de la zona de bajamar y la disminución de daños en caso de temporales, como los que se han producido en los últimos años».

Así, el proyecto cuenta con una inversión pública prevista por Costas de 4.300.000 euros y, además de la construcción del espigón, contempla una nueva regeneración de la playa de La Antilla.

Condenado a 3,5 años de prisión por robar en una vivienda de La Antilla

El hombre de 35 años fue detenido tras escalar una vivienda para desvalijarla

La Policía Local de Lepe ha informado de una resolución judicial por la cual un ladrón ha sido condenado a 3,5 años de prisión por desvalijar una casa de veraneo en La Antilla.

Los hechos tuvieron lugar el 31 de agosto de 2021, cuando agentes de la Policía Local de Lepe procedieron a la detención del ahora condenado M.S.P., de 35 años de edad, por un robo con escaló en vivienda habitada. Los agentes pudieron recuperar íntegramente el dinero y objetos sustraídos, que fueron devueltos una hora después a la víctima del robo y donde, el detenido pasó posteriomente a disposición judicial, decretando el juzgado de guardia su ingreso en prisión preventiva hasta la celebración del juicio hoy lunes.

Cabe destacar que gracias a la rápida actuación de los agentes se pudieron esclarecer los hechos, resultando condenado el autor en la mañana de hoy a 3 años y 6 meses de prisión en sentencia firme.

El Gordo deja cuatro millones de euros en Huelva

Una administración de Ayamonte vendió un billete completo del 86.148, mientras que un cuarto premio deja 100.000 euros en La Antilla

El Gordo ha vuelto a caer en Huelva. Por segundo año consecutivo, tras el aluvión de millones que dejó el año pasado, el primer premio de la Lotería de Navidad de 2021 ha dejado cuatro millones de euros en Ayamonte, donde se vendió un billete completo (10 décimos) del número 86148, el agraciado con el Gordo de Navidad.

La Administración de Lotería que ha repartido los cuatro millones de euros es la número 2 de la localidad ayamontina, denominada San Pancracio y situada en el número 1 de la Calle Angustias, donde su responsable no ha podido ocultar su alegría por haber vendido el Gordo.

A ello hay que sumar otros 100.000 euros que han caído en La Antilla (Lepe), en este caso por cinco décimos del número 91179, uno de los cuartos premios del sorteo, que fueron vendidos en la administración Piscis, ubicada en la Avenida Castilla del núcleo costero lepero, donde el año pasado también se vendió un décimo de un quinto premio.

En total, la Lotería de Navidad 2021 ha dejado, por tanto, 4.200.000 euros en la provincia de Huelva, una cantidad muy por debajo, eso sí, de la que dejó en tierras onubenses el sorteo extraordinario de 2020, cuando cayeron 240 millones de euros en Punta Umbría (600 décimos del Gordo), dos décimos de un quinto premio en Cartaya y Ayamonte (12.000 euros) y siete décimos de un quinto premio en Huelva capital, Cortegana y La Antilla (30.000 euros).

Desactivada la búsqueda de Lorenzo al aparecer en perfecto estado

La intensa búsqueda de familiares y ciudadanos ha dado sus frutos

La Guardia Civil y la Policía Local de Lepe han desactivado la búsqueda de Lorenzo, un ciudadano que había desaparecido esta mañana de La Antilla y del que durante horas no se supo de su paradero, sin embargo, gracias a la eficiente búsqueda de familiares, Guardia Civil y ciudadanos anónimos que han difundido su fotografía, ha conseguido ser encontrado.

La alerta la dio la Policía Local de Lepe que solicito a través de las redes sociales la colaboración ciudadana para encontrar a un hombre desaparecido en la mañana de este viernes en La Antilla y que responde al nombre de Lorenzo. Según la última información de la que disponen los agentes locales salió esta mañana de viernes a dar un paseo y aún no ha sido localizado.

De igual forma, la Policía ha explicado que lleva puesta una gorra, además de una camisa de rayas finas en azules y blancas, y un pantalón camel.

Sofocan el incendio de una vivienda en La Antilla

Los bomberos del Consorcio Provincial Bomberos Huelva del parque de Ayamonte han intervenido en un incendio de una vivienda en Urbasur, La Antilla, sobre las 11:30 horas de este martes.

Los efectivos desconocen las causas por las que se produjo el incendio. Los cuatro bomberos del turno se desplazaron al lugar con dos vehículos de intervención, una bomba urbana pesada y una bomba rural ligera.

La vivienda quedó muy afectada por la intensidad de las llamas tal y como se aprecia en las imágenes

Una zalameña salva la vida de una mujer en el Paseo Marítimo de La Antilla

Eva María Vélez Pichardo la atendió durante los 50 minutos que tardó en llegar el equipo médico en una playa que carece de servicio de urgencias a partir de las 20.00 horas

Una mujer salvó su vida en la madrugada de este pasado domingo en la playa de La Antilla (Lepe) gracias a la colaboración ciudadana, o mejor dicho, gracias a la colaboración de una ciudadana, concretamente de una mujer de Zalamea la Real, municipio de la comarca objeto principal de TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-.

Su nombre es Eva María Vélez Pichardo y es maestra y directora del colegio público de Berrocal. Eva María, que se encuentra estos días veraneando en La Antilla, salió de casa sobre las 01.40 horas para sacar de paseo a su perra, tras lo que vio que una mujer se encontraba tirada en el suelo del Paseo Marítimo de este núcleo costero en medio de gente que la rodeaba.

Nadie hacía nada. Simplemente la miraban y se preguntaban qué le pasaba, así que esta zalameña llamó al Servicio de Emergencias 112 para informar de lo que estaba sucediendo y, a continuación, la atendió mientras convulsionaba y puso en práctica sus conocimientos de primeros auxilios, una labor con la que evitó que la mujer se durmiera durante la media hora que tardó en llegar la ambulancia.

En ese momento, Eva María, que explicó por teléfono lo que intuía que le estaba ocurriendo a la mujer, se sorprende cuando ve que la ambulancia no estaba provista de equipo médico. «El técnico me dice que no puede hacer nada solo y que necesita un equipo médico. Le digo que eso es lo que yo he pedido hace media hora. Llama él e insiste que es esencial que acuda un médico», tras lo que este aparece y «actúa lo más rápido posible», pero tardó otros 20 minutos en llegar, tal y como narra esta zalameña, a quien los profesionales sanitarios le explicaron que el centro de salud de La Antilla cierra a las 20.00 horas y que, desde ese momento, las urgencias se derivan a Lepe.

El médico le dijo: «Le ha salvado la vida. Esta mujer se lo agradecerá siempre». Y por ello Eva María se fue satisfecha a la cama, aunque no sin lamentar «profundamente que los sanitarios tengan que hacer encajes de bolillos para atender una urgencia» y que «una playa no tenga servicio de atención médica a partir de las ocho de la tarde, con la multitud de personas que se concentran en un núcleo costero», expone esta vecina de Zalamea la Real, que además es la presidenta de la Hermandad de la Santa Cruz de El Romerito.

Eva María Vélez Pichardo da «las gracias a la labor del técnico, de los médicos y de la Policía Local, que en todo momento han hecho lo que estaba a su alcance», sostiene, tras lo que lanza un llamamiento a los partidos políticos y administraciones públicas: «Sin ánimo de entrar en cuestiones políticas y en dimes y diretes os digo y recuerdo que la salud está por encima de todo y que no se puede recortar en un servicio esencial para la vida», remarca.

Unos 50 bañistas ayudan a sofocar un incendio junto al Paseo Marítimo de Islantilla

La Policía Local de Lepe agradece la colaboración ciudadana, que ha hecho posible que el fuego se quede en un conato

Unos 50 bañistas y transeúntes que se encontraban a mediodía de este lunes en la playa de Islantilla han ayudado a sofocar un incendio que se ha declarado en una zona de matorrales situada junto al paseo marítimo de este núcleo costero, perteneciente a los municipios de Lepe e Isla Cristina.

Así lo han comunicado desde la Policía Local de Lepe, que ha destacado que «la pronta respuesta» de este cuerpo, Protección Civil, Guardia Civil y bomberos, «a la que se han sumado una cincuentena de bañistas y transeúntes», ha hecho posible que el incendio haya quedado en conato.

En total, han ardido unos 1.000 metros cuadrados de superficie matorral, «todo ello gracias a la colaboración ciudadana», han explicado desde la Policía Local, que ha mostrado su agradecimiento a la ciudadanía que, «tras dar aviso de fuego a los Servicios de Emergencias, ha colaborado luego en la extinción de forma activa», han agregado.

Salvan la vida de un bañista que sufrió un infarto en La Antilla

Voluntarios de Protección Civil le practicaron la reanimación durante 45 minutos

Un bañista de 75 años de edad pudo ser rescatado del agua en La Antilla, este viernes, después de que sufriese un desvanecimiento.

Voluntarios de Protección Civil han salvado la vida de un bañista de 75 años de edad que sufrió un infarto mientras estaba en el agua lo que puso su vida en peligro de forma grave. Los miembros de protección civil llevaron a cabo labores de reanimación y después de 45 minutos de reanimación pudo ser trasladado a un hospital donde lo estabilizaron.

En concreto, los efectivos que cubren el dispositivo de seguridad en la playa de La Antilla acudieron a la línea de playa tras desvanecerse un hombre, vecino de Coria del Río, que acababa de entrar en el mar, y había sufrido una parada cardiorrespiratoria, según ha adelantado el diario digital Aion Sur.

De este modo, comenzaron con la reanimación, una labor a la que se sumaron más miembros del cuerpo y agentes de la Policía Local y Guardia Civil, hasta llegar un equipo del centro de salud de la playa onubense.

Las labores de soporte vital avanzado realizadas a pie de orilla por Protección Civil fueron vitales para que el hombre no falleciese, según las mismas fuentes.

Hasta 3.000 euros de multa por entrar en la playa de La Antilla con un remolque repleto de botellines

Accedió a la orilla a través de la pasarela de madera para los peatones

La Policía Local de Lepe ha propuesto para multa con hasta 3.000 euros de sanción a un conductor que cargó la parte trasera de su todoterreno con botellines de cerveza y se adentró en la playa de La Antilla para pasar el día. El hecho de llegar casi a la orilla con el vehículo y transitar por la pasarela de madera para llegar allí le puede costar muy caro.

A través de Facebook la Policía Local de Lepe ha aclarado que «no se puede acceder a la playa con vehículos no autorizados, la Ley de Costas lo prohíbe. Aunque pueda parecer muy guay, acceder a la zona de baño con un todoterreno cargado de botellines en plan ‘colegueo’ puede derivar en sanciones que rondan los 3.000 euros, y más aún, si lo hace por una pasarela habilitada para el público y a la que se le han causado algunos desperfectos”.