Condenado a ocho meses de prisión por matar dos perros y arrojarlos a un arroyo en Beas

Habían entrado previamente en una finca de su propiedad

Un hombre ha sido condenado a ocho meses de prisión por el Juzgado de Instrucción 5 de Huelva por dos delitos de maltrato animal con resultado de muerte –cuatro meses de condena por cada uno– tras matar a tiros a dos perros que entraron en su finca en Beas y arrojarlos posteriormente a un arroyo que discurre por su propiedad.

Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, se considera probado que el acusado sobre las 7,45 horas del 4 de marzo de 2022 se encontraba en su parcela, sita en el camino de los Cinco Olivos del término municipal de Beas, cuando «enfadado a causa de que un perro de raza podenco y otro mezcla de razas había entrado en su propiedad le propino varios disparos con su escopeta de caza a uno de ellos, causándole la muerte y arrojándolo a continuación a un arroyo de su propiedad».

El escrito indica que, posteriormente, «se dirigió al otro le disparo mortalmente dos veces y tiró también su cadáver al arroyo», por lo que el magistrado considera que estos hechos «declarados probados» son constitutivos de dos delitos de maltrato animal con resultado de muerte.

Por estos hechos, además de la condena de ocho meses, le impone un año y 4 meses de inhabilitación especial para oficio o comercio que tenga relación con animales y para la tenencia de los mismos, así como el acusado tendrá que indemnizar al propietario de los perros en la cantidad que se acredite en ejecución de sentencia.

Finalmente, al carecer el acusado de antecedentes penales computables a efectos de reincidencia, así como cumplir los requisitos del artículo 80 y siguientes del Código Penal, se suspendido durante un plazo de dos años la pena de prisión impuesta «haciéndole todos los apercibimientos legales, quedando condicionada al abono de la responsabilidad civil».

Se pega un tiro en la cara tras agredir presuntamente a su expareja en Puebla de Guzmán

El hombre ha sido trasladado a un hospital mientras que la mujer fue atendida en el centro de salud

La Guardia Civil está investigando un extraño suceso presuntamente relacionado con la violencia de género ya que un hombre, de 46 años, se ha pegado un tiro en la cara con una escopeta después de haber agredido, presuntamente a su expareja. El hombre ha precisado de hospitalización aunque según fuentes santarias se encuentra bien dentro de la gravedad. Por su parte, la mujer tuvo que ser atendida en el centro de salud.

Fuentes del servicio Emergencias 112 Andalucía han confirmado que los hechos ocurrieron poco antes de las 22:00 horas del domingo, cuando se recibió una alerta por un hombre que se había disparado en la cara con un arma de fuego en la calle Barrio Chico de Puebla de Guzmán. Al parecer todo habría ocurrido delante de uno de los dos hijos que ambos tienen en común.

La Guardia Civil investiga un presunto caso de violencia de género ocurrido el pasado domingo en la localidad andevaleña de Puebla de Guzmán, donde un hombre de 46 años de edad acabó disparándose quedando gravemente herido tras agredir a su expareja delante de uno de los dos hijos menores de ambos.

No ha trascendido si existían denuncias previas por malos tratos

Un hombre de Riotinto recibe un disparo en la cabeza

Un hombre de Minas de Riotinto ha recibido un disparo en la cabeza mientras se encontraba en una finca de su propiedad ubicada en el municipio vecino de La Granada de Riotinto.

El suceso se produjo este pasado domingo 15 de abril poco antes de las 12.00 horas, momento en el que el hijo de la víctima encontró a su padre tumbado en el suelo de la citada finca.

Cuando se acercó para preguntarle qué le pasaba, éste le respondió que había sentido un «pinchazo en la sien», tras lo que fue trasladado al Hospital de Minas de Riotinto, donde «se pudo comprobar que tenía un objeto metálico incrustado en la cabeza».

A continuación, el herido fue trasladado a un hospital de Sevilla para la extracción del objeto, tras lo que, una vez extraído, «se pudo determinar inicialmente, a la espera de su análisis», que se trataba de «un proyectil de pequeño calibre».

Así lo han comunicado a Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto- desde la Guardia Civil de Huelva, que considera que el proyectil pudo provenir de «un disparo accidental producido a la larga distancia».

Las mismas fuentes, que han sido consultadas por este periódico tras tener conocimiento de un supuesto accidente en la citada finca, han asegurado que el herido esta «consciente y fuera de peligro».

Asimismo, la Guardia Civil ha informado a Tinto Noticias que ha iniciado una investigación para esclarecer lo sucedido, tras lo que este periódico ha podido saber que el herido es un vecino de Minas de Riotinto de aproximadamente unos 50 años.