El Ayuntamiento reurbanizará la barriada de Nuevo Molino

Con una inversión de 1,7 millones de euros, el proyecto paliará los problemas de asiento del terreno y los desniveles entre el viario y los accesos a los bloques

Ya está publicada en la plataforma de contratación, la licitación de la primera fase de la reurbanización de la barriada de Nuevo Molino. Hasta el 5 de diciembre, disponen las empresas constructoras para presentar unas ofertas que suponen la puesta en marcha de “un macroproyecto sin precedentes en la ciudad, porque implican la completa reurbanización de todo un barrio afectado por problemas de asiento del terreno que han provocado importantes desniveles entre el viario y los accesos a los edificios”.

Se trata, como ha anunciado el teniente alcalde de Urbanismo, Medio Ambiente y Transición Ecológica del Ayuntamiento de Huelva, Manuel Gómez Márquez, de “una firme apuesta por la accesibilidad y con ello de la habitabilidad urbana para garantizar un correcto funcionamiento del tráfico peatonal, evitar accidentes y sus consecuentes afecciones a personas y bienes, favorecer la movilidad y proteger las calles del barrio de un deterioro progresivo que amplificaría los daños afectando a todas las infraestructuras, provocando la multiplicación del coste de reposición de la misma”.

Gómez Márquez ha asegurado que es “más que un compromiso, una responsabilidad con los vecinos, para reparar los acerados hundidos e infraestructuras deterioradas, para dar una nueva imagen de este barrio con el objetivo de revitalizar todo el entorno en apoyo a los residentes y a un sector comercial pujante”. “Vamos a hacer de los acerados perimetrales a las edificaciones, unos espacios confortables y seguros para el tránsito y paseo de los ciudadanos, para mejorar la calidad de vida en el barrio y facilitar el acceso a los locales ubicados en los bajos de cada bloque”, detalla el teniente alcalde.

La reurbanización total de la barriada de Nuevo Molino supone una inversión de 1.700.00 euros, para la renovación y adecuación de las aceras en una superficie total de 27.500 metros cuadrados, además de la reforma de los elementos de acceso, rampas y escaleras, integrándolos en una ordenación conjunta que permita la adecuación a la normativa actual sobre accesibilidad, garantizando unos recorridos adecuados y cómodos tanto a los residentes, como a los visitantes.

Debido a la magnitud del proyecto, se ha dividido en dos fases. La primera, que ya se encuentra en licitación, supone una inversión de 900.000 euros para actuar en una superficie total aproximada de 17.000 metros cuadrados, comprendidos en los acerados que bordean los cinco bloques del sector Norte de la barriada, formalizado por los viarios principales de calle Punta Umbría, Avenida de la Unión Europea y Avenida Costa de la Luz.

En concreto, el ámbito de la primera fase linda al Sur con la Avenida Costa de la Luz, hasta su encuentro con el paso inferior; limita al Norte con la Calle Punta Umbría, hasta su acerado con el Hospital Quirón; al Este, con el bloque 9 de la Avenida de la Unión Europea; y al Oeste con los acerados afectados en la fachada del bloque 5.

Las obras de esta primera fase, que cuentan con un plazo de ejecución de seis meses, continuarán con un segundo proyecto para abordar una superficie de 10.504 metros cuadrados y abarcar todos los acerados perimetrales a los nueve bloques de edificios plurifamiliares ubicados en las calles Diego de Almagro, avenida Costa de la Luz, calle Punta Umbría, Paseo de las Palmeras y avenida Unión Europea, completando así la barriada

El Proyecto

La reurbanización de la barriada de Nuevo Molino consiste en la adecuación de los elementos de acerado y viario a las nuevas rasantes proyectadas, así como a la nueva alineación prevista, para aumentar y mejorar las condiciones de accesibilidad adaptándose a la normativa vigente, así como corregir los deterioros que presentan los acerados como consecuencia de los asientos que ha sufrido por las malas condiciones del terreno subyacente, rehabilitando de esta manera sus condiciones constructivas.

En toda la barriada se puede apreciar los deterioros causados por los asentamientos diferenciales sufridos por los acerados respecto a las edificaciones, que presentan una cimentación profunda a diferencia de la superficial de los viarios. La falta de resistencia de las capas base que constituyen el firme de los acerados y viales, han ocasionado que se produzcan saltos y diferencias de nivel que hacen, además del evidente daño estético, que no se cumplan unas mínimas condiciones de accesibilidad.

El proyecto plantea la modificación de las rasantes de acerado y ordena los accesos a las plataformas elevadas de los portales de las edificaciones mediante la incorporación de rampas y escaleras que se adapten a la normativa vigente de accesibilidad.

Hospitalizado tras un accidente en la barriada del Carmen

La policía local hizo la prueba de alcohol dando la misma positiva

A primera hora de la mañana de este domingo la Policía Local de Huelva ha actuado en el siniestro vial con varón que es trasladado al Hospital Juan Ramón Jiménez de la Capital en una ambulancia. El incidente tuvo lugar junto a la barriada de El Carmen.

Se requirió también a la unidad de atestados para la realización de diligencias con alcoholemia la cual resultó ser positiva por vía administrativa. Fue necesario cortar la circulación para la retirada del vehículo y la limpieza de las piezas que dejó el coche sobre la calzada.

Derriban cuatro construcciones de la barriada ‘Marismas del Odiel’

El Ayuntamiento asevera que incumplen la normativa urbanística y que seguirá vigilante

El Ayuntamiento de Huelva, a través de la Concejalía de Urbanismo, Medio Ambiente y Transición Ecológica, ha procedido por ejecución subsidiaria a la demolición de cuatro construcciones ilegales en la barriada de Marismas del Odiel, tras el incumplimiento de la orden de demolición notificada a los responsables de estas actuaciones.

Una iniciativa que se enmarca en la campaña de vigilancia que se viene llevando a cabo por el Consistorio para evitar la proliferación de edificaciones que incumplen la normativa urbanística, según ha informado el Ayuntamiento por medio de una nota.

Los derribos se han llevado a cabo en las calles Carreta, Santa Ana y la trasera de esta vía, después de que los técnicos municipales detectaran varias obras en fase de construcción, destinadas a viviendas, que se realizaban de manera irregular y sin las condiciones de seguridad y salubridad que exige el ordenamiento.

Ante esta situación se abrió a los infractores un procedimiento para exigirles la restitución de la legalidad, y por su incumplimiento, ha llevado al Ayuntamiento a proceder finalmente a la ejecución subsidiaria de los derribos.

El teniente de alcalde responsable del área, Manuel Gómez Márquez, ha hecho hincapié en «la obligación municipal de velar por el respeto a las normas urbanísticas y de actuar con eficacia restaurando la legalidad ante este tipo de incumplimientos».

«Con este tipo de derribos queremos impedir que se transmita una sensación de impunidad que acabe multiplicando estas infracciones», ha destacado.

Gómez Márquez ha incidido en «el carácter precario de este tipo de construcciones que, además de no reunir las condiciones mínimas de habitabilidad, comprometen la transformación urbanística del barrio, la generación de nuevos servicios y dotaciones públicas para mejorar la calidad de vida de sus vecinos, y la construcción de viviendas para el realojo de la población que ya tiene unos derechos adquiridos en esta zona».

El Ayuntamiento ha llevado a cabo la demolición de dos viviendas ilegales en fase de construcción en la calle Carreta, otra vivienda en la calle Santa Ana y una construcción a medio derribar en la trasera de esta misma calle, y se ha hecho cargo de la gestión de los residuos de todo el proceso, recogiendo los escombros, limpiando los solares y restituyendo su estado inicial.

El teniente alcalde ha insistido en que la institución municipal, a través del departamento de Disciplina Urbanística, continúa trabajando en la vigilancia del cumplimiento de la legalidad sobre el uso de los suelos, que han dado como resultado la apertura de nuevos expedientes para frenar otras irregularidades urbanísticas detectadas en Marismas del Odiel.

Manuel Gómez Márquez ha advertido que «desde el Ayuntamiento no vamos a bajar la guardia y continuaremos con las labores de inspección y con los procedimientos administrativos necesarios para la desaparición de este tipo de construcciones ilegales que dificultan el desarrollo urbanístico de la barriada y deterioran la convivencia vecinal»