Organizan una marcha desde Nerva a El Campillo en honor a Laura Luelmo

La iniciativa, organizada por el Club Runners Nerva, partirá desde el IES Vázquez Díaz, donde la joven zamorana impartía clases

Todas las personas que quieran rendir homenaje a Laura Luelmo, la joven zamorana de 26 años asesinada en El Campillo, tienen la oportunidad de hacerlo el próximo domingo. Es gracias a una iniciativa del Club Runners Nerva, que ha organizado una marcha que partirá desde el IES Vazquez Díaz de la localidad nervense, donde Laura ejerció como profesora de Plástica desde el 4 de diciembre hasta el día de su desaparición, el pasado miércoles día 12, hasta El Campillo, donde residía la joven.

La salida de la marcha tendrá lugar a las 10.00 horas en el IES Vázquez Díaz, desde donde los participantes partirán hacia El Campillo pasando por Zarandas, Minas de Riotinto y la vía verde que une a este municipio con la localidad campillera, donde Laura Luelmo desapareció el pasado 12 de diciembre y donde, cinco días después, fue hallada muerta con signos de violencia.

Respecto a las investigaciones sobre el crimen, cabe recordar que el único detenido, Bernardo Montoya Navarro, confesó este miércoles, durante su declaración en la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, a la que fue trasladado a las 02.20 de esta pasada madrugada, que es el autor de la muerte de la joven zamorana, a quien, según su propia declaración, intentó violar, golpeó y dejó malherida en el campo el mismo miércoles, día de su desaparición.

A continuación, la Guardia Civil ha registrado nuevamente la vivienda y de forma aún más minuciosa para esclarecer qué ocurrió con la joven desde su desaparición hasta su muerte, que, según los datos revelados por la autopsia, no se produjo hasta dos o tres días después, el viernes 14 o el sábado 15 de diciembre. Por ello, los agentes tratan de averiguar si Bernardo Montoya la tuvo retenida o si, por el contrario, la dejó en el campo como él mismo mantiene.

La Guardia Civil detuvo a Bernardo Montoya Navarro, que había llegado recientemente al municipio campillero tras cumplir condena por asesinato, este pasado martes en Cortegana, después de que efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO) inspeccionaran su vivienda de la calle Córdoba de El Campillo, en la que también residía Laura, que había llegado al municipio sólo unos días antes de su desaparición tras incorporarse, el pasado 4 de diciembre, como profesora del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Vázquez Díaz de Nerva.

Mientras tanto, personal especializado del Equipo Central de Inspecciones Oculares (ECIO) de la Guardia Civil continuaba en la zona donde fue hallado el cuerpo de Laura para buscar pruebas que ayuden a esclarecer el caso, para lo que contaron con un helicóptero, el mismo que se usó en el caso del accidente del Yak-42, y un laboratorio móvil, pertenecientes al Departamento de Identificación del Servicio de Criminalística.

Tal y como confirmaron fuentes oficiales del Instituto Armado que está al tanto de la investigación, el cuerpo de la joven fue hallado semioculto entre jaras altas y arbustos sobre las 12.00 horas de este lunes, a raíz de que un voluntario que llevaba a cabo las labores de búsqueda avistó ropa de Laura Luelmo, tras lo que éste dio aviso a miembros de una patrulla del Seprona que se encontraba en la zona, uno de los cuales halló el cadáver a unos 200 metros de donde había sido encontrada la ropa.

A continuación, la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Valverde del Camino, encargado del caso, decretó el secreto de sumario sobre las actuaciones que se llevan a cabo para investigar las causas de la muerte de Laura Luelmo, cuyo cuerpo llegó este lunes al Instituto Anatómico y Forense de Huelva para serle practicada la autopsia.

Una vez realizado el examen forense, la autopsia determinó que Laura Luelmo no murió hasta dos o tres días después de su desaparición, el viernes o sábado, uno o dos días después de que la familia de la joven pusiera la denuncia ante la Policía Nacional de Zamora. Además, el informe forense señala que la muerte se produjo por un fuerte golpe en la frente.