Familiares de víctimas pueden sumarse a la petición de exhumación de la fosa común de El Campillo

La solicitud ya ha sido cursada por Francisco Javier Sánchez Rubio, María de los Ángeles Benito Oliva y Manuel Curtido Oliva 

Familiares de víctimas del franquismo cuyos restos puedan estar depositados en la fosa común de El Campillo, situada en el cementerio de la localidad, pueden sumarse a la solicitud realizada por el Ayuntamiento de que la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía lleve a cabo la indagación, localización y exhumación de esta fosa común para, a continuación, proceder a la identificación de los restos y entrega de los mismos a sus familiares.

Todos los interesados e interesadas pueden dirigirse al Consistorio campillero para unirse a esta petición, tal y como de momento ya han hecho tres familiares: Francisco Javier Sánchez Rubio, que solicitó formalmente la exhumación de los restos de su tío Dámaso Sánchez Tarriño, María de los Ángeles Benito Oliva, nieta y sobrina nieta de dos hermanos asesinados, y, desde Málaga, Manuel Curtido Oliva, que pidió la exhumación, a través de la Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva, de su tío Manuel Oliva García.

La solicitud del Ayuntamiento, firmada por la alcaldesa, Susana Rivas, se basa en el «compromiso» con la «dignificación de las víctimas del franquismo» y en la «certeza» de la existencia de una fosa común en el camposanto campillero en la que fueron depositados los cuerpos de personas asesinadas por los golpistas durante la guerra civil española, tal y como indica la propia Rivas.

La alcaldesa también señala en su escrito, como ya adelantó Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto-, que «a fecha de hoy hay documentadas 352 víctimas del municipio», para lo que se basa en una investigación histórica realizada por el que fuese alcalde de la localidad, Fernando Pineda, y publicada en 2016 en el libro ‘Memorias Recuperadas. El Campillo-Salvochea’.

El Campillo, llamado por entonces Salvochea, «sufrió una brutal represión por los militares golpistas de julio de 1936, hasta el punto de desaparecer hasta el nombre», relata Rivas, tras lo que señala que la localidad «fue incendiada y bombardeada a finales de agosto de 1936».

La propuesta de la alcaldesa va acompañada de la relación de asesinados en el municipio y de un escrito del investigador antes citado, quien, en calidad de presidente de la Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva, da su apoyo a la solicitud formulada por la regidora campillera. «La dignificación y reparación moral de las víctimas es muy importante para quienes nacimos allí y tuvimos conocimiento de la atroz represión sufrida en el antiguo municipio de Salvochea, actual El Campillo», indica.