El PSOE reitera su apuesta de cerrar «de forma progresiva y ordenada» el vertedero de Nerva

De forma que «no afecta ni a los trabajadores ni a la ciudadanía»

La parlamentaria por el PSOE de Huelva y secretaria de Ciudadanía y Derechos sociales en la Ejecutiva Regional del PSOE-A, Susana Rivas, ha reiterado este lunes que su formación apuesta por «el cierre progresivo y ordenado» del vertedero de Nerva, de forma que «no afecta ni a trabajadores ni a la ciudadanía».

A preguntas de los periodistas sobre la sanción impuesta a la empresa encargada del transporte de residuos desde Montenegro a Nerva, la socialista ha subrayado que «respeta todas las decisiones que se puedan tomar con respecto al tema de sanciones», pero ha querido dejar claro que el PSOE «tanto a nivel regional como estatal consideramos que ya se tiene que llevar a cabo el cierre progresivo del vertedero de Nerva».

«Eso sí, se tiene que hacer de una forma ordenada para que no perjudique a la ciudadanía, que por la proximidad a la que se encuentra el vertedero ya no resiste que vengan más vertidos a la planta. De hecho en la sanción también se le ha impuesto a la empresa que no venga ningún vestido de Montenegro», ha subrayado.

Por todo ello, Rivas ha reiterado que el PSOE apuesta por «un cierre ordenado que no perjudique ni a los trabajadores de la planta ni a la zona ni a la ciudadanía».

Estas declaraciones se suceden después de que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) haya impuesto una multa de 10.000 euros a la empresa francesa Valgo, encargada de la limpieza de residuos en Bijela (Montenegro) y su posterior envío al vertedero de Nerva (Huelva), por «notificación de menos carga de la transportada y en un barco distinto del consignado». Por ello, en un primer momento, el Miteco impuso a la empresa Valgo una multa de 50.000 euros.

De hecho, el ministerio resolvió en febrero de este año revocar una de las autorizaciones de traslado de residuos procedentes de Montenegro con destino al vertedero de Nerva (Huelva) y en junio decidió anular los envíos previstos de 40.000 toneladas de que aún restaban, tras notificar como «ilegal» dicha carga en los términos previstos por el Convenio de Basilea, que regula el transporte transfronterizo internacional de residuos peligrosos y su eliminación.

Precisamente, el alcalde de Nerva (Huelva), José Antonio Ayala, valoró este viernes «muy positivamente» la decisión del ministerio de sancionar a la empresa, no tanto por la cuantía «que es irrisoria», sino porque «el Gobierno ha entendido que esta situación no puede volver a suceder».

«Aunque la sanción económica entendemos que es bastante escasa e incluso ridícula, lo importante es que tenemos la tranquilidad de que no van a seguir llegando la cantidad de miles de toneladas que quedaban por llegar a Nerva», ha destacado el primer edil.