El CSIF pone en entredicho los tests que se realizan a los sanitarios del Área Norte

La central sindical asegura que se están llevando a cabo por digitopunción en lugar de por vía venosa

El sector de Sanidad de CSIF Huelva ha reclamado a la dirección general de personal del SAS en la provincia que garantice la fiabilidad de las pruebas diagnósticas de Covid-19 que se están practicando a los profesionales de la sanidad del Área de Gestión Sanitaria Norte de Huelva (Agsnh), a la que pertenece la Cuenca Minera de Riotinto, la Sierra y parte del Andévalo, y que, para ello, los test se realicen siguiendo el procedimiento más fiable.

Desde la central sindical han realizado esta petición tras tener constancia, según el propio CSIF, de que en el hospital de Riotinto y en el centro de salud se están llevando a cabo pruebas diagnósticas a partir de sangre capilar (por digitopunción, en la yema del dedo), en lugar de sangre venosa, que es «el procedimiento a través del cual se garantizan los resultados», añaden.

En base a ello, para el CSIF existen «dudas razonables» sobre la fiabilidad de la prueba si se realiza con muestra de sangre por digitopunción, ya que, a su entender, esta puede dar resultados «discordantes» a los que se han registrado cuando la muestra de sangre ha sido extraída directamente de la vena (venopunción).

«El SAS ya tiene conocimiento de esta reclamación, pero la semana pasada argumentaba en mesa sectorial (en reunión con los representantes sindicales) que los resultados no variaban independientemente de dónde se obtuviera la muestra de sangre analizada», continúan desde el CSIF, que, ante tal respuesta, le ha pedido a la administración sanitaria «que realice un estudio comparativo de la fiabilidad que defiende y que aporte documentación debidamente firmada por el organismo competente que avale su eficacia».

Desde el sindicato aseguran que, en el caso de que se confirmara esta variabilidad de los resultados por el uso de una técnica inapropiada (la digitopunción), “sería, además de un nuevo golpe para los profesionales sanitarios, un auténtico derroche de dinero, al estar realizando pruebas cuyos resultados obligarían a repetirlas y malgastar más recursos”.

«Hay que recordar que los profesionales llevan reclamando estos test desde el inicio de la crisis sanitaria para detectar el personal contagiado y que ahora, cuando por fin han llegado, se están realizando en el Área Norte siguiendo un procedimiento que no contempla el propio fabricante”, denuncia el sindicato.

Finalmente, el CSIF asegura que espera «no tener que volver a denunciar a la administración sanitaria por no adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad y salud entre los profesionales de la sanidad pública».