El pleno municipal hispalense también se opone al tráfico portuario de estas sustancias

La descarga en el Puerto de Sevilla de residuos tóxicos con destino al vertedero de Nerva ha enfrentado a los diferentes grupos municipales durante la sesión ordinaria del pleno municipal del Ayuntamiento de Sevilla a raíz de la propuesta presentada por la concejal no adscrita Sandra Heredia, en la que se pedía la adopción de medidas necesarias para combatir el impacto medioambiental provocada por el transporte de esas mercancías desde el recinto portuario.

En este sentido, la moción ha sido aprobada con los votos de PSOE, Adelante y el de la concejal proponente, y el rechazo de Vox, Ciudadanos y PP. Heredia ha valorado que el Gobierno haya paralizado descargas de esta naturaleza al revocar el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) una de las autorizaciones de traslado de residuos desde Montenegro al citado vertedero.

La concejal no adscrita ha lamentado que con este tipo de actuaciones queda “dañada la imagen del puerto“. “Debemos dejar de ser el vertedero de Europa”, ha añadido.

Desde el grupo municipal de Vox entienden que el Ayuntamiento no es la autoridad competente para “fiscalizar” la materia objeto de debate y que “trascienden las competencias” del Consistorio, como ha asegurado el concejal de esta formación Gonzalo García de Polavieja.

En esa línea coincide con lo expresado por el portavoz adjunto de Cs, Miguel Ángel Aumesquet, quien ha hablado de “deslealtad” entre las administraciones. Este tipo de residuos, “desde el punto de partida al de llegada, es competencia del Gobierno, como ha quedado demostrado cuando ha comprobado que las cantidades transportadas no eran las consignadas y ha paralizado 40.000 toneladas en Montenegro“.

“Si los residuos han llegado a Sevilla y no a Huelva es porque aquí existen los controles de seguridad necesarios, si bien es cierto que se podrían haber distribuido mejor los residuos entre otros vertederos de España”, ha abundado Aumesquet.

El concejal popular Ignacio Flores ha insistido en la idea de que “quien creó el vertedero de Nerva fue el PSOE y fue el Ayuntamiento de esa localidad quien pidió permisos en su momento para su instalación”.

En respuesta a esas críticas, el delegado de Transición Ecológica, David Guevara, ha señalado al respecto que las condiciones que se dieron cuando se concedió la licencia del vertedero, “con una aceptación generalizada, no son las mismas que ahora“. “No tiene razón de ser, por lo que debe producirse su cierre responsable garantizar el trabajo de sus 42 trabajadores“.