El Ayuntamiento de El Campillo se personará como acusación en la causa del crimen de Laura

El Consistorio solicitará que Bernardo Montoya sea desterrado del municipio

El autor confeso del crimen de Laura Luelmo, Bernardo Montoya, no se enfrentará únicamente a la Fiscalía y a la acusación particular, representada por la familia de la joven zamorana de 26 años asesinada la semana pasada en El Campillo, sino también al Ayuntamiento de esta localidad, que se personará en la causa como acusación popular.

Así lo ha comunicado la alcaldesa del municipio, Susana Rivas, quien ha explicado que el Consistorio no puede personarse como acusación particular al no haber sido perjudicado, como tal, por este crimen cuya causa instruye el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Valverde del Camino, por lo que se personará bajo la modalidad de acusación popular.

A preguntas de este periódico, la regidora campillera ha explicado que el Ayuntamiento será representado por los servicios jurídicos de la Diputación Provincial de Huelva, para lo que, según ha indicado, el Consistorio ya se ha puesto en contacto con esta institución y se lo solicitará formalmente en los próximos días.

Sobre la pena que el Ayuntamiento solicitará para Bernardo Montoya, que ingresó en la cárcel de Huelva en la madrugada de este sábado por los presuntos delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual, Susana Rivas ha preferido no posicionarse aún, a la espera de que el caso sea estudiado por los citados servicios jurídicos, pero sí ha dejado claro que, en caso de que el autor del crimen pudiera alguna vez salir de prisión, el Consistorio solicitará que sea desterrado de este municipio, para lo que, según ha indicado, es necesario personarse en esta causa.

La alcaldesa ha hecho estas declaraciones a este periódico después de la multitudinaria y kilométrica marcha en homenaje a Laura Luelmo que tuvo lugar este domingo en su pueblo, donde varios miles de personas realizaron el recorrido, de ida y vuelta, que separa a esta población de su aldea de Traslasierra, tras lo que Rivas ha remarcado que espera que el autor del crimen «pague por todo el daño que ha generado a Laura, a su familia y a todo el pueblo de El Campillo».

Por último, Rivas ha defendido que se lleven a cabo «las reformas oportunas» para evitar que se repitan casos como el de esta joven zamorana de 26 años, asesinada presuntamente por quien entonces era un exconvicto desconocido en el pueblo y que se instaló en el municipio tras haber cumplido una condena por asesinato.

Cronología

Laura Luelmo comenzó a residir en El Campillo el pasado lunes 10 de diciembre tras incorporarse, seis días antes, como profesora de plástica del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Vázquez Díaz de la localidad vecina Nerva. Sólo dos días después, el miércoles 12 de diciembre, tal y como adelantó Tinto Noticias -el periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-, la joven profesora desapareció, tras lo que su cuerpo fue hallado sin vida, cinco días después, el lunes 17 de diciembre, en el paraje de La Mimbrera, situado a unos cuatro kilómetros de la población campillera.

Un día después, el martes 18, era detenido en Cortegana, como sospechoso, un vecino de Laura, Bernardo Montoya, quien al día siguiente, el miércoles 19, confesaba ser el autor del crimen, tras lo que en la madrugada de este pasado sábado día 22 regresó a la cárcel de Huelva tras el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza decretado por la magistrada que instruye el caso, que de momento le atribuye los presuntos delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual.

La autopsia practicada al cuerpo de Laura revela que la joven falleció por un fuerte golpe en la frente entre el viernes 14 y el sábado 15 de diciembre, esto es, dos o tres días después de que desapareciese y uno o dos días después de que su familia denunciase su desaparición ante la Policía Nacional de Zamora, por lo que la principal incógnita del caso es conocer qué ocurrió desde el miércoles día 12 hasta el momento de su muerte, que ha sumido en el dolor y la consternación a todo el municipio de El Campillo.