Unas 600 personas protestan contra el riesgo en los empleos de Organic Citrus

Es la primera movilización de un calendario que «puede alcanzar la huelga indefinida si es necesario»

Unas 600 personas, entre los que se encontraban los alcaldes de los municipios de la Cuenca Minera y diversos representantes sindicales, han participado este domingo en una protesta en defensa de los empleos de Organic Citrus (antigua Riotinto Fruit) que genera un millar de contratos en la zona y cuya deslocalización llevándose parte de la producción a Valencia, puede generar una gran inestabilidad económica en el entorno.

Organic Citrus continúa derivando parte de su producción de naranja ecológica cultivada en El Campillo a un centro de Valencia, lo que ha terminado con la paciencia de los trabajadores y trabajadoras de esta compañía asentada en esta referida localidad de la Cuenca Minera onubense desde hace más de 20 años.

Unos dos meses y medio después de que el Comité de Empresa denunciara esta situación, la realidad sigue siendo la misma, según han comunicado desde la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT Huelva, por lo que los representantes de la plantilla han acordado emprender un periodo de movilizaciones que ha comenzado este domingo con la manifestación.

El secretario general de UGT FICA en Huelva, Luciano Gómez, en declaraciones a TINTO NOTICIAS, ha señalado que los trabajadores de la empresa llevan ya «dos años sufriendo una empresa incumplidora tanto de salario mínimo, como en materia de prevención y de Responsabilidad Social Corporativa, además de institucional puesto que en este tiempo no ha recibido a los alcaldes de la zona».

Para Gómez «en esta estrategia incumplidora que estamos sufriendo venimos a plantear esta movilización que será el inicio de un calendario que si no se corrige puede ir a más». En este sentido, actualmente los trabajadores se están enfocando en la «deslocalización de la comercialización que tiene un efecto perverso con 100 empleos menos y un valor en salarios de 420.000 euros que se han dejado de percibir».

Para el responsable de UGT, la empresa esta es «una estrategia contrario a los trabajadores y que debe rectificar» de lo contrario se deberán determinar las acciones a seguir sin descartar la huelga indefinida si es necesario» como medio de presión para lograr «la estabilidad en el empleo».