El desaparecido de Lepe en la tragedia de Terranova está a un mes de jubilarse

El alcalde la localidad lo ha definido como «un hombre de mar de toda la vida»

El alcalde de Lepe (Huelva), Juan Manuel González, ha señalado este miércoles que uno de los marineros desaparecidos de la tripulación del ‘Villa de Pitanxo’, el buque gallego con 24 personas a bordo naufragado frente a la isla de Terranova (Canadá), es un marinero del municipio de 55 años y que estaba a un mes de jubilarse.

En declaraciones a Canal Sur Radio, recogidas por Europa Press, el regidor ha detallado que se trata de un hombre de 55 años, patrón de pesca y vecino de Lepe, que, según ha explicado el primer edil, «reside en el municipio, que estaba a 23 días de regresar, allá por el mes de marzo, y estaba a un mes de jubilarse». Un profesional que el propio alcalde ha definido como «un hombre de la mar de toda la vida muy acostumbrado a estas largas travesías».

«A primera hora hemos contactado con los familiares y con las administraciones para conocer la última hora y nos han trasladado que este vecino se encuentra entre los desaparecidos, por lo que aún hay un hilo de esperanza, aunque, según me comentan, las aguas de esa zona son muy complicadas», ha explicado el primer edil.

González ha señalado que desconocía que este vecino de Lepe se encontrara por esa zona y que fue sobre las 15,00 horas del martes cuando «comunicaron que había un marinero de Lepe, por lo que hemos estado investigando, llegamos hasta el presidente de la Xunta, hasta que nos confirmaron la noticia».

Asimismo, ha indicado que desde el Consistorio van a «prestar toda la ayuda posible a sus familiares», así como ha habilitado «un servicios de psicólogos para atenderles».

El ‘Villa de Pitanxo’ naufragó en la madrugada del martes frente a las costas de Terranova y, de acuerdo con los últimos datos oficiales, hay siete fallecidos, 14 desaparecidos y tres personas rescatadas con vida. De estas últimas, uno es el patrón del barco, Juan Padín.

De los 24 tripulantes que iban a bordo del ‘Villa de Pitanxo’, 16 tienen nacionalidad española, cinco la peruana y otros tres la ghanesa. Entre los 16 españoles figuran al menos tres vecinos de Cangas, otros tres de Marín, uno de Moaña, uno de Bueu, uno de Lepe y otro de Canarias.

Las devastadoras imágenes de la riada de Nerva tratan de buscar soluciones hasta el 16 de enero

La Plataforma Ciudadana de afectados ha programado esta cita cultural y reivindicativa en el Paseo de Nerva

La Plataforma Ciudadana de Afectados por la Inundación de Nerva ha despidido el año con una exposición en el Paseo de Nerva de instantáneas de la catástrofe que asoló el municipio el 19 de diciembre de 2019, titulada “Imágenes de una Tragedia Inolvidable, 2 Años en Busca de una Solución”. La exposición ha recibido el año nuevo desde las calles que se vieron asoladas por la inundación y se extenderá hasta el próximo 16 de enero.

Se trata de devolver al escenario del desastre, aquellas imágenes que, aunque siguen en la mente de todos los que lo vivieron en primera persona, se encuentran desaparecidas de las conciencias de aquellos que «olvidaron rápidamente su desdicha, obligándolas a vivir continuamente en peligro, sintiendo permanentemente como sobre nuestros negocios, viviendas y familias, pende una amenaza constante que parece no importarle a nadie», han indicado desde la plataforma en una nota de prensa.

Desde la plataforma aseguran que «no pedimos reparación para los cuantiosos daños económicos y psicológicos que sufrimos y que desde hace tiempo sabemos que no serán debidamente reparados. Sin embargo, nos resistimos a aceptar que esas autoridades políticas de las que depende la subsanación de este peligro palpable e inminente, no hayan sido capaces aún de poner sobre la mesa un proyecto que disipe nuestros miedos».  

Así, aseguran, «esperamos llegar al corazón de los responsables de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, para que cese ese abandono en el que tienen sumido a la población de Nerva y entiendan de una vez que nuestra seguridad, si de verdad les importa, no puede seguir dependiendo de la virulencia que alcancen las precipitaciones».

Del mismo modo, desde la plataforma no quieren «dejar pasar la oportunidad sin dar nuevamente las gracias a aquellos hombres y mujeres anónimos que, con su solidaridad, su sacrificio y su altruismo demostraron que, a día de hoy, la conciencia y la bondad humana están, y es muy preocupante, muy por encima del compromiso demostrado por las distintas administraciones».

Para los miembros de la Plataforma, «han sido tantos los ejemplos de empatía, cercanía y colaboración desinteresada que no es posible nombrarlos, primero porque seguro que se nos olvidaría alguien y segundo porque ninguno de ellos pretendió con su gesto, alcanzar la más mínima notoriedad o relevancia».