Parralo destaca que más 100 mil onubenses verán subida su pensión

El incremento del 8,5 por ciento se hizo efectivo el pasado 1 de enero

La subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, ha destacado este miércoles que más de 101.000 pensiones que se abonan en la provincia de Huelva han subido un 8,5 por ciento con la revalorización impulsada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez para el año 2023.

«Desde hoy, día 25, millones de pensionistas de todo el país comienzan a recibir su paga y habrán percibido que tienen garantizado su poder adquisitivo. Se trata de un derecho inquebrantable, que hemos recuperado después de que el Gobierno del PP acabara con él», ha explicado Parralo en rueda de prensa.

La subdelegada ha puesto en valor que, con esta subida, la pensión media de jubilación en Huelva alcanza los 1.264 euros, lo que «supone un incremento de 99 euros al mes o de 1.386 euros al año», especificando que, «en la práctica, supone recibir más de una mensualidad extra o quince pagas al año».

En este sentido, Parralo ha recordado que el aumento, que se hizo efectivo el pasado 1 de enero, conlleva un incremento del 8,5 por ciento con carácter general de las pensiones del Sistema de Seguridad Social, así como que este aumento es el resultado del índice de precios de consumo (IPC) medio entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022, según la fórmula establecida en la Ley 20/2021 de garantía del poder adquisitivo de las pensiones, «aprobada hace un año y acordada con los interlocutores sociales».

«La revalorización se ha puesto en marcha con la máxima legitimidad social y política, tras las recomendaciones del Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados y el gran acuerdo con los interlocutores sociales de 2021, que se firmó en el Palacio de la Moncloa y de los que se beneficiaran 11,8 millones de pensionistas y perceptores de otras prestaciones de todo el país y en concreto 101.195 en nuestra provincia».

En este punto, ha subrayado que «nuestros mayores van a tener garantizado su poder adquisitivo en un contexto de alta inflación desconocido desde hace 30 años», al tiempo que ha incidido en que ligar las pensiones al IPC «es una medida social y una cuestión de justicia y dignidad, que corrige la fórmula existente antes de 2018, que podía suponer la depreciación de la cantidad que recibe este importante colectivo».

La subdelegada ha defendido «el compromiso» del Gobierno de España «para sacar adelante esta medida, a pesar, de las muchas presiones recibidas para no revalorizar las pensiones conforme a la inflación por parte de la derecha».

«Entendemos que la garantía de mantener el derecho adquisitivo es una parte intrínseca del derecho a una pensión pública. Las pensiones se revalorizan gracias a las medidas sociales adoptadas por el Ejecutivo y que están muy lejos de otras políticas anteriores de recortes, que estaban encaminadas a la depreciación y a la pérdida de poder adquisitivo de nuestros mayores», ha asegurado Manuela Parralo.

Al respecto, ha señalado la «importancia» de adoptar esta decisión en un momento como el actual, «con una elevada inflación y una gran incertidumbre internacional». «Es ahora cuando tiene más sentido impulsar esta medida, ya que los pensionistas no tienen capacidad de reacción en estas situaciones. Con la fórmula del PP, la subida era siempre de un exiguo 0,25 por ciento, que en este contexto hubiera supuesto una fuerte pérdida del poder adquisitivo», ha aclarado.

Parralo ha explicado que, en 2018, la pensión media de jubilación en Huelva era de 1.038 euros, mientras que en este ejercicio de 2023 será de 1.264 euros, es decir, 226 euros más. «Con la fórmula anterior, la pensión media sería un 23 por ciento más baja», ha agregado.

La representante del Ejecutivo en la provincia ha indicado que este incremento es «totalmente compatible con el saneamiento del sistema» ya que «las cuentas del Sistema Público de Pensiones están fuertes, porque las medidas de protección y mejora de la calidad del empleo, impulsadas por la reforma laboral y otras normas, están mejorando los ingresos y avanzando hacia el equilibrio presupuestario», ha analizado.

Así, ha destacado que en 2023, está previsto «un ingreso récord» por cotizaciones sociales, que «llegarán a suponer el 10,9 por ciento sobre el total del PIB, más de 152.000 millones de euros», así como ha puesto el acento en «la certidumbre que ahora tienen los pensionistas de este país».

«Hasta ahora, no había una fórmula cierta de revalorización, lo que hacía que la evolución de las pensiones estuviera en manos de la discrecionalidad del Gobierno de turno. Con la medida que hemos aprobado, hemos dado un paso decisivo para que el poder adquisitivo de los pensionistas esté garantizado de forma permanente», ha manifestado.

Igualmente, ha apuntado que el Gobierno también ha acordado el incremento de las 6.043 pensiones de jubilación e invalidez no contributivas, así como del Ingreso Mínimo Vital que será, «de manera extraordinaria», del 15 por ciento, «tal y como se dispone en el Real Decreto-Ley de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la Guerra de Ucrania y a otras situaciones de vulnerabilidad», al tiempo que ha recordado que el Ingreso Mínimo Vital (IMV) llega a más de 8.300 hogares y protege a casi 23.073 onubenses, de los que más 10.000 son menores de edad.

En concreto, y en el caso de la provincia de Huelva, el importe de la nómina de las pensiones del mes de diciembre de 2022, «es decir antes de la subida, fue de 100.47 millones de euros», mientras que, «en enero de 2023 esta cuantía asciende a casi 108.5 millones de euros».

«Es un incremento de más de 8,5 millones de euros para la provincia de Huelva y que ayudarán a este importante colectivo a hacer frente a la inflación. El Gobierno está dando pasos para blindar el sistema y garantizar recursos dignos y suficientes a los pensionistas», ha concluido.

Caja Rural del Sur lanza un plan de pensiones con una rentabilidad garantizada del 1,3%

Se trata de un nuevo plan de pensiones que garantiza un interesante tipo a vencimiento a los ahorradores, tanto si ya son clientes de Caja Rural del Sur como si disponen de productos de ahorro en otras entidades

El escenario internacional y la incertidumbre económica está provocando que los mercados financieros se vuelvan inciertos e inestables, una circunstancia de la que también son conscientes los ahorradores, que miran con preocupación la evolución de su dinero.

Los partícipes de planes de pensiones no son ajenos a esta situación, y también buscan la seguridad en los ahorros que generan a lo largo de los años para su jubilación. Para todos ellos, Caja Rural del Sur ofrece el plan de pensiones RGASeguridad 2027 III, un producto a 4 años y 3 meses que ofrece una rentabilidad TAE, garantizada por el Banco Cooperativo Español, del 1,3% a su vencimiento, abril de 2027. La oferta es limitada hasta agotar la inversión.

Este plan de pensiones es un producto de ahorro dirigido a todos los ahorradores, sean clientes de Caja Rural del Sur o no y, sin lugar a duda, es un excelente refugio para esos ahorros hasta 2027.

Raíces

En Fahrenheit 451, Ray Bradbury nos presenta una sociedad que quema libros y castiga a quienes los utiliza. Yo no soy capaz de imaginar una sociedad así. Los libros forman parte de mis raíces, de mis orígenes, y considero que son inherentes a la evolución racional del ser humano. Da igual la forma en que el ser humano los escriba y las distintas posibilidades de recepción que se empleen. La necesidad de comunicar o de conocer, la búsqueda de la aquiescencia colectiva, del desahogo personal, de la catarsis reponedora, de la evasión confortable, y sobre todo la urgencia de la denuncia valiente… Son todos caminos sin los que no seríamos lo que somos. Sin semejantes raíces nada sería igual.

En esta novela, el personaje principal, Guy Montag, termina adentrándose en el bosque de los hombres-libro para ser ayudado en su huida. Los hombres-libro habían memorizado textos de libros para que estos no se perdieran. Eran antiguos profesores. Eran héroes que decidieron poner sus capacidades al servicio de la especie. Mantuvieron con su memoria nuestras raíces.

Muchas de las personas mayores y ancianas que nos acompañan son especies de “hombres-libro” o “mujeres-libro”, cuyo valor reside, más allá del cariño, en su experiencia: sus ojos han visto cosas que apenas podríamos creer (como diría el replicante Roy Batty). Por ello, entre otras muchas razones, debemos cuidarlas. Son tesoros cuyo legado depende de nosotros, de cómo lo recibamos y de cómo lo hagamos perdurar. Nuestras raíces permanecerán firmes si logramos que ese tesoro nos acompañe en nuestras vidas.

Por desgracia, últimamente los mayores y los ancianos son noticias única y exclusivamente por motivos económicos. Ya he leído y oído en varios medios el término “viejenials”, para referirse a personas mayores jubiladas o prejubiladas. Se los trata como a consumidores seniors, a los que su creciente peso demográfico y económico lo convierten en manjares para las marcas alimenticias y tecnológicas, y para las agencias de viaje, principalmente. Son pensionistas con dinero y mucho tiempo libre. La salud, la preocupación por una alimentación sana, y las urgencias temporales los convierten en objetivo comercial fácil y prioritario.

Pero, evidentemente, cuando las élites políticas les tocan sus pensiones, esos viejenials estadísticos y numerados se muestran como realmente son: personas de vuelta de todo, luchadores y luchadoras que saben que para lograr algo hay que esforzarse. Con su protesta hacen visible la tremenda brecha entre los gobiernos deshumanizados que les ha tocado vivir (no pensemos que solo el PP los ha maltratado) y lo que su realidad esconde. Son rostros arrugados, pero firmes. Ponen cara cercana y justa a las reivindicaciones. Son mis padres, tus tíos, sus abuelos.

El incumplimiento del artículo 50 de nuestra constitución ya bastaría para legitimar sus protestas: “Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”. Pero si añadimos a ello el argumento humanístico, el que debería tener una validez universal por encima de cualquier trozo de papel, solo queda una posibilidad para mí: todo gobierno que no cuide o perjudique a sus mayores y ancianos deberá ser inmediatamente sometido a referéndum popular para ser o no cesado. Solo así lograremos ser mejores personas, porque ellos son nuestras raíces y, no lo olvidemos, la belleza de una flor depende del cuidado de sus raíces.

José Enrique Santana, Licenciado en Filología Hispánica

Las pensiones en España: ni generosas ni insostenibles

El gobierno de Mariano Rajoy sigue insistiendo en su política de recortes en el poder adquisitivo de nuestros mayores. Según el último informe de la OCDE sobre el sistema de pensiones español ofrecía unos datos intencionadamente sesgados sobre el cálculo de la tasa de reemplazo.

En primer lugar, ofrecía un cálculo sobre la base de un supuesto casi descartable precisamente por su bajísima probabilidad. El resultado de esta tasa era de un 82% basándose en un joven de 20 años que comenzaba su vida laboral en 2016 y llegaba a la jubilación con un periodo completo de cotización. Lo que la OCDE no ha tenido en cuenta, o no ha querido tenerlo, es que en España hay una tasa de paro del 16,5% de la que el 37,4% corresponde a paro juvenil. Si nos centramos en la provincia de Huelva, el dato del paro corresponde a un 23,4% con casi un 10% de paro juvenil menor de 25 años. No habla de la calidad del empleo que se está generando, un empleo precario (que enmascara las cifras del paro) con precarias cotizaciones a la Seguridad Social y numerosas entradas y salidas del empleo al paro y viceversa. Tampoco habla de la probabilidad de que en caso de conseguir un empleo indefinido lo pierda en futuras crisis y pase largos períodos de tiempo en el desempleo llegando a agotar la protección frente al mismo. Como tampoco habla de la probabilidad de que pierda su empleo con 50 años o más y no encuentre otro o inicie un período laboral devaluado salarialmente y con fuertes discontinuidades. Todos estos ingredientes no hacen más que demostrar que esa “generosidad” de nuestro sistema de pensiones no está basada en una realidad laboral española sino en una mera hipótesis errónea desde principio.

En segundo lugar, la presentación de la OCDE sobre el sistema de pensiones español, sorprendentemente, no tiene en cuenta la previsión a largo plazo de la tasa de reemplazo, facilitada por el gobierno tras la reforma de las pensiones de 2013. Según estos datos oficiales, el índice de revalorización y el factor de sostenibilidad hará que la tasa de reemplazo de las pensiones se vea reducida de un 81% actual al 48% en 2060.

Por segundo año consecutivo, las pensiones sufren un recorte y el gobierno ha empezado a enviar cartas “de la vergüenza”, la misma que le falta al gobierno, a los pensionistas para informarles que su pensión se verá incrementada en un 0,25%, menos de 2€ de media al mes.

En UGT Huelva llevamos cuatro años exigiendo al gobierno que suba las pensiones con el IPC, tal como se ha venido haciendo hasta 2013, antes de la reforma impuesta por el Ejecutivo actual. De seguir con esta política de recortes de las pensiones, lo único que consigue es empobrecer a 10 millones de pensionistas. Es realmente una política cruel, recortar la pensión a quien ya no puede trabajar ni obtener ingresos de otra manera para remediar una situación que, de no prevenirse, los sume en un deterioro constante para acabar finalmente en la pobreza. Así es como paga el Gobierno a unos pensionistas que, con su trabajo, son los responsables del nivel de desarrollo y riqueza que tiene nuestro país. Con copagos farmacéuticos causantes del abandono de más de 400.000 pensionistas de sus tratamientos médicos el año pasado. Y es doblemente cruel, porque la subida del 0,25% le supone al gobierno 300 millones de euros mientras con el copago el gobierno les exprime a los ya menguados pensionistas hasta 1000 millones de euros. Si la Seguridad Social está en déficit es por culpa del gobierno de Rajoy al cual la gente le votó en base a un programa que, una vez llegado al poder hace seis años, incumplió punto por punto imponiendo una Reforma Laboral responsable de la situación de pobreza y desigualdad en la que nos encontramos.

En Huelva hay mas de 95.000 mil pensionistas con una pensión media de 855€, eso significa que es un 7% mas baja que la pensión media española, lo cual reflejaría que es como si cobraran una paga menos, 13 en vez de 14. Igualmente el 50% de los pensionistas cobran por debajo de SMI, el 70% por debajo de 1000€ y mas de un 38% vive bajo el umbral de la pobreza. Y aun mas sangrante es que con sus pensiones de miseria son los que han posibilitado el sustento de sus familias, (hijos, nietos, etc.,), ante la perdida de sus empleos.

Desde UGT Huelva, denunciamos esta exigua, insuficiente y paupérrima subida que se contrapone, alarmantemente, con las abusivas imposiciones en necesidades básicas como pueden ser luz, gas, alimentos de primera necesidad, etc. Todo esto, con la connivencia de los gobiernos pasados y presentes que se caracterizan por hacer la vista gorda hacia situaciones de incremento de pobreza, exclusión y desigualdad generadas con sus políticas capitalistas y neoliberales.

Reclamamos la reforma inmediata de las fuentes de financiación, mediante una nueva recomendación del Pacto de Toledo que permita que el sistema no solo se financie a través de cotizaciones, si no también adicionalmente vía impositiva. Igualmente acabar con las bonificaciones a la contratación soportadas por la seguridad social y recayendo dichas bonificaciones en los PGE.

Tenemos que hacer que esto pare y aún no lo hemos conseguido, pues el año que viene el recorte será mayor con la entrada en vigor del factor de sostenibilidad. Por todo esto, desde UGT Huelva hacemos un llamamiento a que todo el mundo use el lazo marrón como símbolo de la disconformidad con esta política y, al mismo tiempo, como símbolo de que sabemos lo que pasa. ¡Basta de deteriorar el sistema público de pensiones para fomentar los privados, basta de crisis falsas y forzadas del sistema de pensiones, que ya sabemos que entró en crisis en 2012 con la Reforma Laboral y en 2013 con la reforma de las pensiones!

¡¡CONVIRTAMOS EL LAZO MARRÓN EN EL
SÍMBOLO DE NUESTRA LUCHA!!

Sebastián Donaire Salas, Secretario General de UGT Huelva