Featured Video Play Icon

Muestran el complejo industrial de Zarandas/Naya a través de un dron

José Antonio Portero continúa dando a conocer el patrimonio de la provincia con imágenes tomadas desde el aire

El onubense José Antonio Portero ha elegido de nuevo la Cuenca Minera de Riotinto para continuar con su incansable labor dedicada a mostrar el patrimonio de la provincia de Huelva a través de imágenes tomadas desde el aire con un dron. En este ocasión, el objeto de su trabajo es el ‘Zarandas/Naya’, título que le ha dado a su último vídeo, que ya puede verse a través de este enlace de su propia página de youtube o haciendo click en la imagen que ilustra esre artículo.

A través de estas imágenes, Portero realiza un recorrido por esta zona industrial de 992 hectáreas que sirve de ejemplo de la «gran actividad minera que se desarrolló en esta provincia por parte de compañías extranjeras a partir, principalmente, del último cuarto del siglo XIX», tal y como explica el propio autor en la reseña que acompaña al vídeo, que también puede leerse a través del referido enlace.

En esta zona industrial la compañía británica Rio Tinto Company Limited «realizaba las labores de transformación del mineral procedente de Corta Atalaya y que llegaba a estas instalaciones a través del famoso Túnel 16», señala Portero, tras lo que añade que «en este complejo se procedía a la trituración, cribado, clasificación y preparación de los minerales para su carga en los distintos trenes que partían desde esta zona hasta el puerto de Huelva».

La UHU consolida su liderazgo en investigación sobre el patrimonio cultural inmaterial

Un libro coordinado por la profesora Celeste Jiménez de Madariaga aporta un novedoso estudio

La Universidad de Huelva (UHU) ha acogido la presentación del libro ‘Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad’, una obra editada y coordinada por la doctora de la Onubense Celeste Jiménez de Madariaga y escrita por diversos investigadores e investigadoras, en su mayor parte pertenecientes al grupo de investigación Observatorio de Cultura y Patrimonio de la UHU.

El libro presenta interesantes novedades sobre este ámbito y sitúa a la Universidad de Huelva como “importante centro de investigación” del patrimonio cultural inmaterial, en el que “ya es un referente”, tal y como ha destacado la propia Jiménez de Madariaga, quien ha calificado la publicación como un libro “impactante, sorpresivo, muy arriesgado y novedoso”.

Se trata de una «obra coral, fruto del trabajo conjunto de diversos investigadores», ha proseguido la coordinadora del libro y directora, que ha resaltado el dinamismo del grupo de investigación Observatorio de Cultura y Patrimonio, un grupo “activo, dinámico y potente” que acaba de cumplir 10 años.

El libro “es uno de los resultados del proyecto de investigación ‘Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Patrimonialización, Gestión y Buenas Prácticas’, financiado en el marco del Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y Técnica de Excelencia, que se desarrolló entre 2016 y diciembre de 2020.

“En los últimos años se habla mucho de patrimonio cultural inmaterial, pero en la mayoría de los casos sin conocimiento y con una gran ligereza”, ha destacado Jiménez de Madariaga, tras lo que ha subrayado que “en este libro afrontamos las teorías del patrimonio cultural inmaterial de manera rigurosa y científica, apostando por la interdisciplinariedad y por utilizar los estudios de caso como contextos para descubrir potentes unidades de análisis: los criterios que se esconden tras una inscripción, la participación y los protagonistas del patrimonio, la construcción de las llamadas buenas prácticas de salvaguarda o la politización y turistificación de los referentes identitarios”.

El libro se inicia describiendo el camino recorrido hacia la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de 2003 y desgrana las formas conceptuales de ese patrimonio, por lo que supone una importante “aportación para quienes se hayan acercado buscando solo el lado atractivo y cultural del mismo”, ha subrayado. Además, muestra un sugerente mosaico de aspectos sobre la institucionalización del patrimonio cultural inmaterial, donde se encuentran tratados en profundidad, a modos de estudios de caso, la Fiesta de los Patios de Córdoba, la Revitalización de los Hornos de Cal de Morón o el Flamenco.

Para la coordinadora del libro, se trata de “una obra que subraya los procesos que han permitido la consolidación del concepto de patrimonio cultural inmaterial y que además señala, desde la teoría y la práctica, distintos ejemplos de patrimonialización”, ha agregado, tras lo que ha remarcado que “el resultado de esta obra pone de manifiesto, por un lado, la necesidad de seguir innovando respecto a la investigación y, por otro lado, el importante papel que juega el patrimonio cultural”.

Asimismo, Jiménez de Madariaga considera que esta obra “es fundamental no solo por la diversidad de líneas de investigación que ofrece, sino también por la necesidad del compromiso por compartir y generar conocimiento sobre el patrimonio cultural inmaterial hacia la sociedad en general”.

La presentación del libro, conducida por el vicedecano de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Facultad de Humanidades, Javier Bermejo, ha contado con la participación del cantaor flamenco onubense Arcángel, pues “en el patrimonio inmaterial es fundamental la participación de sus protagonistas, por lo que hay que darles voz a los protagonistas”, ha remarcado la propia Jiménez de Madariaga, a quien Arcángel ha mostrado su agradecimiento por la investigación, que es “una de las partes de las que adolece el flamenco”, ha destacado.

Por su parte, uno de los autores del libro e investigador miembro del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, Aniceto Delgado, ha mostrado el agradecimiento por parte de este Instituto por este libro que “va a ser un referente” y “espero que sea el comienzo de otras actuaciones en defensa del patrimonio inmaterial”, ha subrayado, mientras que el director del Centro de Estudios Andaluces de la Fundación Centra, Tristán Pertíñez, ha destacado que se trata de una “obra fundamental para desarrollar nuevos proyectos en los que tenemos que trabajar en el futuro”.

El embalse de Gossan, un emblema de la Cuenca Minera

Declarado Bien de Interés Cultural en 2005, es una obra de ingeniería muy singular que refleja claramente la historia de la industria de la Faja Pirítica

Muy conocida al encontrarse dividida por la carretera que une Minas de Riotinto y Campofrío, esta presa debe su construcción a la actividad minera de la zona. Siendo así, las balsas de Gossan y del Cobre cuentan con residuos mineros.

Un espacio de grandes dimensiones que comenzó a perfilarse en 1971, año a partir del cual se construyó este lugar conformado por cuatro diques levantados en cascada sobre el cauce del arroyo Rejoncillo, destinados al acopio de residuos mineros y al control de las aguas fluyentes. Un complejo que fue declarado Bien de Interés Cultural en 2005, estando recogidos sus datos en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

Y, sobre todo, más allá de sus características, esta construcción garantiza el abastecimiento de agua para una parte importante de la población onubense y las actividades económicas que se desarrollan en la provincia de Huelva, en sectores tan emblemáticos como la minería, la industria o la agricultura.

Además, en los últimos tiempos, también ha entrado a formar parte de los atractivos turísticos de la Cuenca Minera. Hacer senderismo o cualquier otra práctica deportiva al aire libre por estos parajes son propuestas muy recomendables, con rutas que pueden resultar muy interesantes y educativas para conocer el sistema natural, la climatología y la historia de la zona donde se encuentran estas presas y embalses.

No en vano, el Complejo Gossan uno de los casos más significativos en la provincia de Huelva como una obra de ingeniería que forma parte del patrimonio onubense, un conjunto singular que refleja claramente la historia de la industria de la Faja Pirítica. Incluso, es una zona muy fotografiada por la creación de esculturas que desafían las leyes de la naturaleza.

Un lugar que debemos admirar, peo también cuidar. No olvidemos que el agua es fuente de riqueza, pero también una garantía para la vida.

Featured Video Play Icon

Difunden el patrimonio de Riotinto con un vídeo sobre la trituradora Traylor de Zarandas-Naya

José Antonio Portero continúa dando a conocer el patrimonio de la provincia con imágenes tomadas desde el aire

El onubense José Antonio Portero ha elegido de nuevo la Cuenca Minera de Riotinto para continuar con su incansable labor dedicada a mostrar el patrimonio de la provincia de Huelva a través de imágenes tomadas desde el aire con un dron. En este ocasión, el objeto de su trabajo es la ‘Trituradora de minerales Traylor’ de Zarandas-Naya, título que le ha dado a su último vídeo, que ya puede verse a través de este enlace de su propia página de youtube o haciendo click en la imagen que ilustra esre artículo.

A través de estas imágenes, Portero realiza un recorrido por el nudo industrial y logístico que se desarrolló en Zarandas-Naya, en el actual término municipal de Minas de Riotinto, un complejo industrial que fue puesto en funcionamiento a principios del siglo XX y donde se procedía a la trituración, cribado, clasificación y preparación de los minerales para su carga en los distintos trenes que partían desde esta zona hasta el puerto de Huelva (Muelle de Riotinto) para su posterior distribución a los distintos mercados minerales, tal y como explica el propio Portero en la reseña que acompaña al vídeo.

El Campillo pone en valor su antiguo lavadero

«Queremos seguir recuperando nuestro patrimonio histórico», destaca el alcalde

El Ayuntamiento de El Campillo ha llevado a cabo una actuación de mejora y embellecimiento del antiguo lavadero de la localidad, situado a las afueras del municipio, concretamente junto al antiguo Matadero.

En concreto, el Consistorio campillero ha procedido al pintado de este equipamiento y al desbroce de los alrededores, con lo que el lavadero luce ahora en un estado «impecable», han destacado desde el Ayuntamiento.

El alcalde del municipio, Juan Carlos Jiménez, ha subrayado que con esta actuación «queremos poner en valor y seguir recuperando nuestro patrimonio histórico», una labor que comenzó recientemente con la recuperación de la singular fuente de la calle Granada, que 57 años después ha sido reconstruida bajo las premisas de su aspecto original, tal y como TINTO NOTICIAS informó a través de esta publicación.

«A nuestra historia también hay que cuidarla y conservarla», han recalcado desde el Equipo de Gobierno Municipal, tras lo que ha destacado que «desde el primer día adquirimos un serio compromiso con ensalzar el legado que nos han dejado y del que somos todos responsables».

‘La Mimbrera’, una mina de azufre que atestigua los orígenes romanos de El Campillo

El yacimiento cuenta con una masa de sulfuros masivos de gran belleza que lo convierten en un recurso con un gran atractivo para el sector turístico

Todos conocemos la riqueza mineral de la provincia de Huelva, pero a veces hay datos que han sido olvidados o poco difundidos y que no dejan de sorprendernos. Es el caso de la mina de ‘La Mimbrera’, situada en el término municipal de El Campillo, junto a la carretera N-435, que une San Juan del Puerto y Cáceres).

Se trata de una mina de azufre de gran belleza al contar con una masa de sulfuros masivos con afloramiento gossanizado que, sin duda, es uno de los atractivos turísticos de la zona.

Efectivamente, si seguimos la carretera, un poco antes de llegar a El Campillo encontraremos ‘La Mimbrera’, que fue una mina romana. Su pequeño tamaño y su ubicación en un paraje al noroeste del núcleo urbano del municipio han provocado que sea un entorno poco conocido fuera de la Cuenca Minera de Riotinto.

Pero más allá de las características mineras de la zona, ‘La Mimbrera’ pone de manifiesto unos orígenes de El Campillo que van más allá del siglo XIX, cuando se asienta en Huelva la Rio Tinto Company Limited S. A. para explotar diferentes yacimientos en la comarca.

Es cierto que entonces la localidad consiguió un crecimiento sin precedentes y pasó de vivir fundamentalmente de la agricultura y la ganadería a basar su actividad en la minería. También es cierto que, como consecuencia de ello, se construyó una estación de ferrocarril en El Campillo del conocido como ferrocarril de Riotinto, lo que provocó un gran desarrollo para los campilleros y campilleras.

Pero tampoco debemos olvidar que la existencia de esta mina romana de pequeñas dimensiones demuestran los orígenes romanos de este municipio que continúa formando parte activa de la Cuenca Minera. Unas raíces sobre las que se tienen pocos datos, pero que no podemos olvidar.

Featured Video Play Icon

Muestran el ‘cementerio de trenes’ de Riotinto a través de un dron

José Antonio Portero continúa dando a conocer el patrimonio de la provincia con imágenes tomadas desde el aire

El onubense José Antonio Portero ha elegido de nuevo la Cuenca Minera de Riotinto para continuar con su incansable labor dedicada a mostrar el patrimonio de la provincia de Huelva a través de imágenes tomadas desde el aire con un dron. En este ocasión, el objeto de su trabajo es el ‘Cementerio de trenes’ de Minas de Riotinto, título que le ha dado a su último vídeo, que ya puede verse a través de este enlace de su propia página de youtube o haciendo click en la imagen que ilustra esre artículo.

A través de estas imágenes, Portero realiza un recorrido por la zona industrial Zarandas-Naya para «contemplar sus ruinas y abandono, así como el paisaje generado». Comienza por los abandonados trenes mineros, con sus vagones de carga, donde se inicia el famoso ‘Túnel 16’, por cuyas entrañas un vaivén de locomotoras transportaba el mineral extraído de Corta Atalaya, el punto de partida del ferrocarril inaugurado en 1875 y que unía las minas de cobre de Riotinto con el muelle de la capital, tal y como explica el propio Portero en la reseña que acompaña al vídeo.

El Museo Minero de Riotinto y el Vázquez Díaz de Nerva, en el catálogo de Patrimonio Histórico Andaluz

El PP subraya la «apuesta decidida» de la Junta por el patrimonio histórico de la provincia

La Junta de Andalucía ha incluido un total de 11 bienes de la provincia de Huelva dentro del catálogo de Patrimonio Histórico Andaluz, entre los que se encuentran dos de la comarca objeto de atención preferente de TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-, concretamente los Fondos Museográficos del Museo Minero Ernest Lluch de Minas de Riotinto y del Centro de Arte Moderno y Contemporáneo Vázquez Díaz de Nerva.

La portavoz del Partido Popular de Huelva, Paqui Rosa, ha destacado que con ello se pone de manifiesto la apuesta del Gobierno de Juanma Moreno por el patrimonio histórico, una apuesta con la que se «apoya, protege y fomenta la cultura y el patrimonio de nuestra provincia”, que tiene «un legado cultural muy rico y diverso que debemos salvaguardar como factor de cohesión social y nuevas oportunidades económicas para nuestros municipios», ha agregado.

En concreto, en la provincia de Huelva, además de los dos antes referidos, también se han incluido al fandango, los Grabados rupestres de la Alcalaboza III en Aroche, Grabados rupestres de Los Lirios en San Silvestre de Guzmán, Petroglifos de las Tierras en Castillejos, Grabados rupestres de Los Azulejos en Santa Ana la Real, los Fondos Museográficos del Museo de la Villa en Almonte, la colección Museística de Andalucía y la colección estable del Museo de Huelva y el Museo Casa Dirección de Valverde del Camino.

En cuanto al fandango, la representante del Partido Popular ha celebrado la inclusión como Bien de Interés Cultural pues se trata de “una seña de identidad de Huelva que ya es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad gracias a la apuesta del Gobierno de Juanma Moreno por la cultura onubense”.

“Es incomprensible que con la relevancia cultural y los numerosos registros que tiene el fandango en la provincia de Huelva los anteriores gobiernos de la Junta no lo inscribieran en el Catálogo del Patrimonio Histórico de Andalucía”, ha dicho.

Así, ha insistido que las nuevas incorporaciones en el Catálogo de Patrimonio Histórico Andaluz son una apuesta decidida del Gobierno de Juanma Moreno por el patrimonio histórico andaluz, por su conservación, puesta en valor y por las extraordinarias consecuencias sociales y económicas que genera.

“Sabemos que esa inscripción en el catálogo supone un factor de transformación en los municipios, porque, cuando incorporamos un nuevo bien al Catálogo Andaluz de Patrimonio Histórico, esa declaración coloca al municipio que lo acoge en el mapa del turismo regional, nacional o internacional”, ha concluido.

La Iglesia de San Miguel de Campofrío, una joya construida sobre un antiguo templo gótico

Recordamos las características arquitectónicas y patrimoniales de esta parroquia que acaba de ser reinaugurada tras su reforma integral en un acto que contó con la presencia del obispo de Huelva, José Vilaplana

La Iglesia de San Miguel Arcángel de Campofrío está de actualidad después de que haya sido reinaugurada tras su reforma integral. Un proyecto patrimonial que se ha llevado a cabo a partir de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Campofrío y la empresa Atalaya Mining, junto a donativos de los propios feligreses.

Como motivo de su reapertura, el obispo de Huelva, José Vilaplana, presidía la eucaristía concelebrada el 4 de diciembre, festividad de Santa Bárbara, patrona de los mineros.

Una ocasión en la que queremos recordar las características arquitectónicas de este templo. Una iglesia que, como apunta el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), es de una sola nave y capillas laterales, cubierta con bóveda de cañón con arcos fajones.

“El crucero se forma al desaparecer las capillas laterales. El tramo central se compone de cuatro arcos de medio punto que reciben una bóveda semiesférica sobre pechinas. Estas capillas laterales, cinco a cada lado, presentan vanos de medio punto, y los centrales de cada lado constituyen los dos accesos al templo”, amplía el IAPH.

Esta iglesia tiene la sacristía que corresponde al crucero de una iglesia anterior gótica, posiblemente de los últimos años del siglo XV.

También se cree que en el siglo XVIII se realizó la ampliación de la iglesia, que llevaron a cabo los arquitectos Joseph Álvarez y Antonio Matías de Figueroa, quienes le añadieron la nave de tipo cañón de capillas hornacinas decorada al estilo tardo-barroco. A los pies, y en el lado del Evangelio, se encuentra la escalera que sube al coro alto y a la torre y en el otro lado se encuentra la capilla bautismal.

El interior llama la atención por el impacto visual que produce la doble cornisa que recorre todo el templo.

Por su parte, en el exterior de la iglesia, destacan, la torre con sus tres cuerpos característicos, el bajo, el campanario con vanos de medio punto entre pares de pilastras y el chapitel, y las portadas que presentan vanos enmarcados en pilastras y cornisa sobre canecillos. Superiormente presenta un frontón curvo partido con remates y ático central también con frontón curvo y remate.

Unas características que hemos querido poner en valor en estos momentos en los que esta Iglesia de San Miguel Arcángel vuelve a ser protagonista. Un edificio que forma parte del patrimonio de Campofrío y toda la Cuenca Minera.

Las centrales térmica y eléctrica de Riotinto, toda una revolución en la Cuenca Minera

Esta semana dedicamos nuestra sección de Patrimonio a dos edificaciones de inicios del siglo XX que fueron declaradas BIC y no se encuentran en buen estado

Aunque hoy pocos se acuerden de esta edificación, lo cierto es que la construcción de la Central Térmica de Minas de Riotinto fue toda una noticia para la Cuenca Minera a inicios del siglo XX, por ser toda una revolución en materia energética en la comarca.

Construida en 1908 con ladrillo y piedras, la Central Térmica Huerta Romana se inauguró el 1 de enero de 1909, estando situada cerca de la presa Sur (Dique Central o Dique Balneario) del que tomaba el agua para los enfriadores.

Una planta que daba servicio a las empresas, puesto que la primera conexión tuvo lugar en 1909 al Pozo Guillermo (Masa San Dionisio), así como a los propios ciudadanos, dado que se utilizó para el alumbrado público en Bellavista en 1909 y, para cocinar, en 1929. Luego, su utilización en El Valle y en otros pueblos de los alrededores tuvo lugar en 1920.

Según explica el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), “la generación se hacía a 3150 V y el transporte a 3000 V. Inicialmente los generadores eran dos máquinas BELLIS & MORCOM de vapor (190 p.s.h.) acoplados a dos alternadores de 750 Kw. El primer turbo alternador se instaló en 1911 y tenía una potencia de 1500 Kw. El cuarto y último instalado tenía una potencia de 10.000 Kw y era accionado por una caldera JOHN THOMPSON que suministraba vapor a 350 p.s.i. (1955)”.

Una tecnología que no evitaba que, a veces, hubiera restricciones, pues siempre se priorizaba la iluminación y electrificación de la mina y tan sólo se podía utilizar luz doméstica nocturna y luz conmutada.

La central se clausuró en el año 1966, teniendo entonces contrato con la Cía. Sevillana. Desde entonces, el edificio se fue deteriorando y, en la actualidad, esta antigua central presenta graves desperfectos, pues ha perdido casi la totalidad de la cubierta y su sostenimiento, lo que hace que se encuentre en un estado cercano a la ruina. Especialmente deteriorada se encuentra la chimenea, muy afectada por el paso del tiempo.

Del mismo modo, en Minas de Riotinto también puede apreciarse aún la edificación de la antigua central eléctrica, que fue construida por la Compañía Sevillana de Electricidad S. A. en 1926. Se trata de un edifico de unas dimensiones de 10 metros de ancho y 8 metros de altura, con estructura de muros de carga de ladrillos.

Dos edificios que se encuentran declarados Bien de Interés Cultural, en las categorías de Sitio Histórico de la Zona Minera de Riotinto-Nerva, según el decreto de la Junta de Andalucía de 2005. Dos muestras más, en definitiva, del rico patrimonio minero.