Convocan la II Acción Verde para el cuidado del Parque de Los Cipreses

La Asociación Cultural Monago pretende «rescatar de su abandono» a este gran espacio público de El Campillo

El Parque Municipal Los Cipreses de El Campillo acoge este viernes la segunda acción del Proyecto Jornadas Verdes 2018-2019, una iniciativa de la Asociación Cultural Monago con la que esta organización social pretende «rescatar de su abandono» a este gran espacio verde de la localidad, una tarea en la que la asociación que preside el campillero Juan José Gómez Márquez ha implicado al Ayuntamiento, el CEIP La Rábida, el Bar Los Cipreses y una serie de voluntarios y voluntarias.

En concreto, esta II Acción Verde, que se desarrollará entre las 10.00 y las 12.00 horas, consistirá en el desbroce de «malas hierbas» primaverales para regenerar la grama, la habilitación de los postes de las viejas farolas eléctricas con una iluminación basada en la energía solar, la siembra de los brotes recién nacidos en el semillero de la asociación, la instalación de casetillas en los árboles que faciliten la nidación de las aves y la limpieza de la zona.

La Asociación Cultural Monago se decantó por promover estas jornadas debido al «lamentable estado de deterioro» que a su juicio lleva padeciendo este espacio de «importancia» para toda la Cuenca Minera y la provincia durante las dos últimas décadas, tal y como señalan desde la entidad, que dan buena muestra de esta realidad a través de esta pormenorizada radiografía del parque.

«Parte de su perímetro se encuentra a intervalos enmarcado aún por un seto de tuyas en estado arbóreo. Hay algunos cipreses enmarañados en su interior y una palmera al fondo sin podar. Hay viejos postes férreos despintados de antiguas farolas que llevan años sin luz, una vieja fuente sin agua y algunos bancos de hierro en derredor, las más de las veces enterrados por las malas hierbas y los pastos. La ausencia de papeleras aumenta la basura que se va acumulando en la zona durante el año, llegando a veces a tener aspecto de estercolero. Diversas arquetas no tienen tapadera y son auténticos agujeros. Como fondo se levanta un escenario de obra igualmente en mal estado de conservación, cuyos propios escombros suelen rondarlo. Debajo, un almacén sin luz ni agua corriente con un servicio igualmente inacabado. Ni por dentro ni por fuera suele estar pintado. Ante él se halla una pista de hormigón con barandas de hierro galvanizado con una sola entrada en su extremo sureste. El mantenimiento cotidiano es inexistente en todo el parque».

Ante ello, el objetivo de la asociación es llevar a cabo una intervención general en el parque para, a largo plazo, ir regenerándolo en su ámbito natural y cultural, conservar su rica flora y fauna, fomentar la cultura naturalista y volver a convertirlo en una decente zona verde pública no sólo para el esparcimiento de los vecinos del municipio, sino también para que sea foco de atracción de foráneos hacia el pueblo.

Las jornadas comenzaron con una primera acción invernal en diciembre que consistió en el desbroce, poda y adecentamiento del parque, tras lo que, una vez finalizada esta segunda, tendrán lugar otras dos más: una en junio, en la que además se habilitará la vieja fuente e introducirá el sistema de riego de cara al verano, y otra en septiembre, coincidiendo con el Festival Ecléctico, en el que se fijará la escultura ‘El Guerrero’, icono de la nueva conciencia activa.

Además, el proyecto cuenta con una acción permanente, denominada EcoEscuela Los Cipreses, que tiene como objetivo «llenar de vida nueva nuestro parque durante todo el año y fomente la sensibilización y la acción medioambiental-cultural.

A través del Proyecto Jornadas Verdes, la Asociación Cultural Monago quiere promover una actividad de acercamiento entre las distintas capas de la comunidad y del conjunto de ellas con la naturaleza por medio de una intervención consensuada. El objetivo es conformar una «conciencia social activa y respetuosa con nuestro medio circundante», para lo que el proyecto «aúna la sensibilización medioambiental y la acción directa en el medio» y promueve el «trabajo en equipo en la defensa de nuestros intereses comunes», explican.

 

Destrozan algunos de los nuevos árboles plantados en el Parque Los Cipreses de El Campillo

Algunos de los 116 nuevos árboles plantados por el Ayuntamiento de El Campillo en su Parque Municipal Los Cipreses no han durado ni tres meses. Alrededor de cinco o seis ejemplares han sido destrozados por actos vandálicos ocurridos el pasado fin de semana en este emblemático espacio verde de la localidad, según han informado desde el Ayuntamiento del municipio.

Vecinos alertaron al Consistorio de que se estaban produciendo actos vandálicos contra la repoblación, tras lo que el Ayuntamiento comprobó que habían sido quitados los protectores de unos cinco o seis nuevos árboles, según ha explicado a Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto- el concejal de Medio Ambiente de la localidad, Manuel Guerrero.

El edil campillero ha anunciado que desde el Ayuntamiento se pedirá a la Policía Local que refuerce su labor de vigilancia en el Parque Municipal Los Cipreses, al tiempo que ha pedido a los ciudadanos y ciudadanas que informen al Consistorio o a la Policía Local cada vez que vean que se producen actos de este tipo.  

La plantación de 116 nuevos árboles en el Parque Municipal de Los Cipreses es una de las principales actuaciones acometidas por el Ayuntamiento de El Campillo en su nuevo plan de recuperación de los espacios naturales del municipio, que ha supuesto una inversión de 10.000 euros y se llevó a cabo desde noviembre de 2017 hasta enero de 2018.

La repoblación se produjo tras la tala obligada de árboles centenarios que estaban afectados por una enfermedad propia de esta especie, tras lo que el Consistorio campillero llevó a cabo labores de limpieza y la citada plantación, con la que se ha repoblado el pulmón verde de la localidad con cuatro especies diferentes de ciprés y algunos madroños.

Otra de las medidas incluidas en el plan, que fue ejecutado por una empresa local y permitió la creación de dos puestos de trabajo, fue la limpieza del camino que bordea la aldea de Traslasierra, una actuación que se ha llevado a cabo, destacó Guerrero, «por primera vez en la historia».

A ello hay que sumar otras tres actuaciones: una limpieza de las moreras del camino del cementerio; una siembra de árboles en la Plaza Iryda, conocida popularmente como de ‘las lajas’, en la zona de la piscina municipal y en el Paseo del Ayuntamiento; y dos actuaciones forestales urgentes, una en un terreno de una empresa local, donde se ha habilitado un cortafuegos, y otra junto al Restaurante El Pantano, que ha consistido en una tala de eucaliptos que afectaban al establecimiento.

Con este plan, según destacó el propio Guerrero, «seguimos con nuestra lucha continua por la recuperación de nuestros parques y espacios naturales», ha indicado, tras lo que ha hecho un llamamiento a la concienciación ciudadana “para que se respete lo plantado”.