Semana Santa: La Junta pide mascarillas en las aglomeraciones y realizar test de antígenos a los costaleros

También pide a los ayuntamiento un esfuerzo en los transportes públicos para evitar la propagación del virus

Mantener las mascarillas -en interiores y en espacios abiertos con aglomeraciones-, extremar las medidas higiénico sanitarias y realizar test de antígenos a los costaleros un máximo de 24 horas antes de salir en procesión. Estas son las principales recomendaciones aprobadas por la Junta de Andalucía cara a la próxima Semana Santa, la primera que se celebrará con la pandemia como telón de fondo.

Así lo ha acordado el Gobierno andaluz en el Consejo de Gobierno celebrado este martes en el Palacio de San Telmo, en Sevilla. Durante la rueda de prensa posterior, el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, ha detallado las pautas fijadas por la Consejería de Salud y Familias para el desarrollo de las procesiones religiosas durante la Semana Santa, que arrancará el domingo 10 de abril.

«Se acerca fechas importantes: Semana Santa, ferias… y todos queremos que vuelvan con normalidad. Lo que pido en nombre del gobierno de Andalucía es responsabilidad. Y ello significa continuar con la mascarilla, dado que se ha demostrado que es la mejor herramienta junto a la vacunación o el gel de manos para luchar contra el coronavirus», ha insistido Bendodo.

En concreto, las recomendaciones del Ejecutivo autonómico son: mantener las mascarillas en espacios cerrados, usarla en espacios abiertos «cuando haya aglomeraciones de personas», extremar las medidas higiénico sanitarias «y que los costaleros, hombres de tronos, se hagan un test diagnósticos un máximo de 24 horas antes de las estaciones de penitencia», ha enumerado Bendodo. «Además, pedimos un esfuerzo adicional a los ayuntamientos en la frecuencia del transporte público a las zonas donde se produzcan más aglomeraciones», ha agregado. Desde la Junta, ha aclarado, no se pondrán limitaciones ni aforos en los templos, «pedimos que se imponga el sentido común». «Nos merecemos una Semana Santa normal, pero mantengamos la guardia alta», ha concluido el consejero al tiempo que ha recordado que la incidencia actual va al alza.

Andalucía ha notificado este martes un total de 6.568 positivos por Covid-19 registrados en los últimos cuatro días, al tiempo que ha sumado 23 muertos. Según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), la tasa en la región se sitúa en 319,5 por cada 100.000 habitantes, por lo que sube 9,5 puntos respecto al viernes. La tasa no estaba tan alta desde el 1 de marzo (339,3).

Una mascarilla inteligente avisa si se superan los límites de CO2 en su interior

Científicos e ingenieros de la Universidad de Granada diseñan una FFP2 que avisa al usuario a través de su teléfono móvil

Científicos e ingenieros de la Universidad de Granada (UGR) han desarrollado y evaluado una mascarilla FFP2 inteligente, que avisa al usuario a través de su teléfono móvil cuando se superan los límites de dióxido de carbono (CO2) permitidos dentro de ella.

Este importante avance científico pone solución a un problema muy importante desde que comenzó la pandemia: el CO2 que reinhalamos dentro de nuestra mascarilla. Cuando utilizamos mascarillas tipo FFP2, se produce una concentración de CO2 entre la cara y la mascarilla superior al ambiental (~0.04%) debido al gas exhalado durante la respiración, cuya reinhalación provoca efectos adversos para la salud, incluso en personas sanas, como malestar, dolor de cabeza, fatiga, disnea, mareos, sudoración, aumento de la frecuencia cardiaca, debilidad muscular y somnolencia.

Además, se sabe que dichos efectos negativos están relacionados tanto con la duración de la exposición, como con la concentración de gas en sí mismo. A modo de ejemplo, algunas normativas sanitarias recomiendan un valor máximo de 0.5% de CO2 en el ambiente laboral (promediado durante una jornada de 8 horas), o que se considere una exposición de 30 minutos al 4% de CO2 como muy perjudicial para la salud.

“Desde la declaración de pandemia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a la propagación de la COVID-19, el uso universal de mascarillas se ha recomendado o impuesto a la población en general, en un esfuerzo por prevenir la rápida propagación del SARS-CoV-2. Sin perjuicio de la evidencia generalizada a favor de las mascarillas para reducir la transmisión comunitaria, también existe un amplio acuerdo sobre los posibles efectos adversos causados ​​por su uso prolongado, principalmente como consecuencia del aumento de la resistencia respiratoria y la reinhalación del CO2 situado en esa región interior de la mascarilla”, señalan los autores de esta investigación.

La mascarilla FFP2 inteligente diseñada en la UGR permite determinar en tiempo real, mediante un teléfono móvil, el dióxido de carbono reinhalado. Este método supone un avance significativo como sistema vestible caracterizado por su bajo coste, escalabilidad, fiabilidad y confort para la monitorización de magnitudes de interés para la salud.

Este trabajo, publicado en la prestigiosa revista Nature Communications, ha sido realizado por el equipo de investigación multidisciplinar ECsens entre los departamentos de Química Analítica y Electrónica y Tecnología de los Computadores de la UGR, que han desarrollado un sistema de detección portátil en tiempo real y sin batería para la medida del CO2 gaseoso en dicho volumen interior de la mascarilla.

Sensores para medir parámetros de interés

Si bien las mascarillas estándar simplemente actúan como filtros de aire para las vías nasal y/o bucal, la integración de sensores para medir parámetros de interés se considera un valor añadido para mejorar su uso y efectividad, creando un nuevo paradigma de mascarillas inteligentes.

“El sistema que proponemos consiste en la inclusión, dentro de una mascarilla FFP2 estándar, de una etiqueta flexible compuesta por un sensor de CO2 optoquímico novedoso de desarrollo propio junto a toda la electrónica de procesamiento de la señal. Ambos se han impreso en un sustrato polimérico ligero y flexible, conformando a lo que denomina una ‘etiqueta sensora’, sin originar ningún malestar para el usuario”, destacan los autores. La etiqueta fabricada no usa baterías, porque se alimenta de forma inalámbrica con el enlace de comunicación NFC (el que se usa para el pago inalámbrico, por ejemplo) de un teléfono inteligente mediante una aplicación de Android. Dicha app también se utiliza para el procesamiento de datos, la gestión de alertas y la visualización y el intercambio de resultados.

Los científicos de la UGR han realizado pruebas preliminares de esta mascarilla inteligente con sujetos, tanto con actividad sedentaria como durante la realización de ejercicio físico. “Nuestros resultados, que están en línea con ensayos clínicos previos, proporcionan valores de CO2 entre el 2% durante actividades sedentaria hasta valores máximos de casi un 5% durante ejercicio físico de alta intensidad. Estos valores son significativamente mayores al rango de 0.04% – 0.1% de CO2 que se tienen en atmósfera abierta o ambientes típicos de trabajo considerados saludables. Si bien las pruebas realizadas no constituyen un ensayo clínico formal, su propósito es dar una idea del potencial del sistema desarrollado en el campo de los sensores vestibles para el control no invasivo de la salud”, señalan los autores.

Los científicos destacan que esta mascarilla es 100% respetuosa con el medio ambiente, ya que no usa baterías, e implementa la alimentación de manera inalámbrica mediante el teléfono móvil estándar.

Todas estas características refuerzan las aplicaciones del dispositivo de bajo coste propuesto en los campos de la monitorización de la salud no invasiva, la investigación preclínica, el pronóstico y el diagnóstico con dispositivos electrónicos portátiles, pudiendo extenderse su uso mediante la inclusión de otros sensores para monitorizar otras magnitudes de interés.

El Ayuntamiento de El Campillo dona 36.000 mascarillas y geles para los escolares del pueblo

El alcalde hace entrega del material al director del CEIP La Rábida

El Ayuntamiento de El Campillo ha entregado a los docentes del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) La Rábida un total de 36.000 mascarillas y geles hidroalcohólicos para los alumnos y alumnas del centro educativo de la localidad.

La entrega ha sido realizado por el alcalde del municipio, Juan Carlos Jiménez, acompañado por la teniente de alcalde, María Monterrubio, y la concejala de Educación, María José Bermejo, quienes han trasladado el material al centro, donde ha sido recogido por el director del mismo, Fernando Mora.

Las mascarillas se entregarán a diario a cada niño y niña del colegio con el fin de prevenir el contagio de coronavirus de los más pequeños de la localidad, tal y como han destacado desde el propio Consistorio, que pretende con ello «velar por su seguridad y bienestar».

Para el Ayuntamiento, esta medida pone de manifiesto su «compromiso con la enseñanza y el presente y futuro de nuestro municipio», han manifestado desde el Consistorio, que se ha mostrado convencido de que «al Covid-19 lo seguiremos frenando entre todos».

Exigen a la Junta que compruebe si se usan mascarillas con grafeno en sus centros de trabajo

El CSIF reclama que, en caso de que se estén utilizando, se retiren de forma inmediata

El sindicato CSIF ha reclamado a la Junta de Andalucía la inspección de los distintos centros de trabajo que dependen de la misma para comprobar si se están utilizando mascarillas con grafeno y, en tal caso, ha exigido su retirada preventiva inmediata, al tiempo que ha informado de que el Sector de Sanidad ya solicitó la semana pasada la inspección de los centros sanitarios públicos para verificar si se ha usado este tipo de mascarilla.

Desde la central sindical se pide el cese inmediato del uso de equipos de protección individual que contengan grafeno, que tiene capacidad de atravesar la barrera celular, convirtiéndose en una sustancia tóxica cuya inhalación puede ocasionar lesiones pulmonares, según advierten desde el sindicato.

“Todo ello supone un elevado riesgo tóxico para la salud de los profesionales, incumpliendo así la ley de prevención de Riesgos Laborales”, añaden desde el CSIF, que subraya, además, que “es la Administración andaluza la encargada de la dotación a los trabajadores y las trabajadoras tanto de mascarillas como del resto de elementos destinados a garantizar las medidas de protección e higiene derivadas de la actual situación de pandemia por Covid-19”.

En concreto, CSIF pide que se proceda a la inspección en los distintos centros de trabajo a los que se haya dotado de mascarillas para comprobar si se estuvieran utilizando mascarillas que contengan grafeno en su composición (ya sean quirúrgicas o FFP2), así como, en su caso, su retirada total e inmediata, así como la eliminación de existencias en los almacenes centrales y de los distintos centros.

Igualmente, CSIF demanda que se informe adecuadamente y con transparencia a los Comités de Seguridad y Salud Laboral sobre los riesgos reales demostrados, centros donde se ha distribuido, marca y tipo de mascarilla por la que se ha sustituido, así como sobre los estudios que vayan a llevarse a cabo y sus conclusiones.

Además, la central sindical reclama que se realicen reconocimientos médicos a todas las personas trabajadoras que hayan hecho uso de estas mascarillas, con una escrupulosa valoración del aparato respiratorio.

Donan 6.000 mascarillas a la Hermandad del Rocío de Huelva

Termik Control, conocida por vender mascarillas a ocho céntimos a domicilio por internet, pretende con esta donación hacer llegar sus productos a las personas más necesitadas de la ciudad

La empresa nacional Termik Control, líder en la venta de las mascarillas más baratas de España, ha cerrado un acuerdo con la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Huelva para la donación de 6.000 mascarillas a repartir entre familias de toda la ciudad onubense con recursos limitados y el Comedor Social ‘Virgen de la Cinta’ o las Asociaciones Madre Coraje y Madre Soltera ‘Oasis’, entre otras. Termik Control ha donado 50.000 en toda Andalucía y tiene como objetivo donar 300.000 hasta el final del mes de abril, según han informado desde la compañía.

La empresa destaca que, en el marco de la «firme responsabilidad» que tiene Termik Control con todos los españoles, hacen llegar este material de primera necesidad a la población por dos vías: la donación a asociaciones y organismos humanitarios y de ayuda social para los mas necesitados y, para el resto de la población, «con los precios más baratos de España a través de su página web».

En www.termikcontrol.com se pueden adquirir sus mascarillas desde 0,055 céntimos la unidad en el caso de las quirúrgicas y desde 0,38 céntimos en el caso de las FFP2. Además, la empresa explica que «estas mascarillas 100% homologadas pueden adquirirse a través de la web de la empresa con entrega en 24 horas y envío gratuito a partir de 39 euros», así como que «el 10% de cada venta realizada en la web van destinadas a los más necesitados».

La donación realizada a esta Hermandad onubense ayudará a las más de 70 familias con las que la misma trabaja semanalmente a través de su obra social y las asociaciones que trabajan estrechamente con la Hermandad, como son la Asociación de Madres Soleteras ‘Oásis’, el Comedor Social ‘Virgen de la Cinta’, Madre Coraje, asilos de ancianos onubenses, etc. Además, la empresa subraya que la Hermandad del Rocío de Huelva destaca entre las hermandades rocieras por su gran apuesta social, incluyendo en su día a día repartos a personas necesitadas, sin techo, a la Fundación de Equinoterapia, etc.

Termik Control explica que trabaja sin intermediarios, con empresas nacionales, europeas e internacionales para la fabricación de sus productos, lo que «hace posible la puesta a disposición de los españoles de los mismos productos a unos precios tan competitivos».

La empresa nace de la expansión y cambio sufrido por la empresa ‘Los Manolitos’, referente nacional en la venta de protectores de tacón especialmente dedicados para los eventos y las bodas, que se ha reinventado ante la crisis del COVID-19 que tanto ha perjudicado a este sector. Así, «luchando contra el posible despido de sus trabajadores, y junto a profesionales del sector médico, han dado lugar a la fundación de una nueva empresa: Termik Control».

Termik Control

Termik es una empresa española fundada con el objetivo de ser un referente a nivel nacional en el asesoramiento y venta de productos sanitarios. Desde la empresa se encargan del asesoramiento al cliente para ofrecerle todo cuanto sea necesario en los procesos de adquisición de productos que ayuden a paliar los efectos del COVID-19. Desde Termik se asegura que la seguridad de las personas es lo primero, y es por ello por lo que se ha creado «un sistema eficiente que genera clientes satisfechos, brindándoles el mayor apoyo y eficiencia tanto a nivel personal como a nivel profesional».

Termik Control vende sus productos en su negocio electrónico, www.termikcontrol.com, y hace envíos a toda España y Portugal.

Mascarillas desechables provocan atascos en las redes de alcantarillado

Alertan del peligro de tirarlas al inodoro

La empresa pública Giahsa se suma hoy a la celebración del Día Mundial del Retrete, que en esta edición apuesta por el saneamiento sostenible y el cambio climático. El caballo de batalla al que sigue enfrentándose el sector de los servicios del agua urbana es dar a conocer a la población los terribles efectos que provocan los productos no aptos para ser desechados a través del inodoro. En concreto, la problemática de las toallitas húmedas se viene agravando ahora con el de las mascarillas desechables usadas para combatir los riesgos de la Covid-19, provocando atascos en redes de alcantarillado y colectores que terminan por colapsar las cabeceras de las estaciones depuradoras. Ello comporta agresiones ambientales, sobrecostes económicos y, además, un alto riesgo de inundaciones en los casos de lluvias intensas.

El director ejecutivo de Giahsa, Manuel Domínguez Limón, entiende que “el saneamiento sostenible es una de las mayores preocupaciones en el trabajo diario de los profesionales de esta empresa pública. En este sentido, la concienciación es determinante para atajar problemáticas como la de los atascos provocados por las toallitas, las mascarillas y otros productos de higiene, cuyo único destino debe ser la papelera, nunca el retrete”. Es el mismo usuario, explica Domínguez, el que al final “termina padeciendo esos atascos que se provocan en los sistemas de depuración, por lo que no tiene sentido lanzar piedras sobre nuestro propio tejado”.

En efecto, no se puede olvidar que este tipo de problemas afecta también a los hogares particulares y comunidades de vecinos, que han de hacer frente a atascos y riesgos de inundaciones con graves daños a propiedades y enseres. El impacto económico en España se establece entre los 4 y 6 euros por persona al año y el encarecimiento de casi un 15% de las actividades de mantenimiento, tratamiento y depuración de las aguas residuales, lo que supone un sobrecoste de unos 230 millones de euros al año.

Con la adhesión al Día Mundial del Retrete, desde Giahsa se alerta también de que las inundaciones, la sequía y el aumento del nivel del mar suponen una seria amenaza para los sistemas de saneamiento, desde los inodoros de los particulares hasta las fosas sépticas y las plantas de tratamiento. El objetivo común es plantearse la meta de un saneamiento sostenible para todos, que ayude a proteger y mantener nuestra seguridad, preservar nuestra salud y detener la propagación de cualquier tipo de enfermedad.

Snell dona 4.000 mascarillas a los escolares de la Cuenca Minera

El operador de telecomunicaciones de la Cuenca Minera da un nuevo ejemplo de solidaridad en la comarca

El operador de telecomunicaciones Snell Cuenca Minera ha dado un nuevo ejemplo de solidaridad con los vecinos y vecinas de la comarca, en esta ocasión, de nuevo, para contribuir a evitar la propagación del coronavirus entre la población de la zona.

Con ese objetivo, la empresa, ubicada en Nerva, ha hecho entrega de 4.000 mascarillas infantiles a los colegios Virgen del Rosario, de Minas de Riotinto, La Rábida, de El Campillo, San Vicente Mártir, de Zalamea la Real, y Maestro Rojas, de Nerva, tal y como han comunicado desde la propia compañía, convencida de que «entre todos podemos protegernos mejor», han subrayado.

Esta no es la primera vez que Snell Cuenca Minera realiza donaciones para la lucha contra la covid-19. De hecho, durante el pasado mes de abril, en pleno confinamiento, la empresa repartió 10.000 pantallas de protección facial entre diversos colectivos de profesionales que trabajaban en la comarca durante aquel periodo de Estado de Alarma.

Asimismo, el pasado mes de octubre, la compañía, que desde hace cuatro años ofrece servicios de internet de fibra óptica con planes combinados de televisión y telefonía móvil, donó un cheque por valor de 300 euros a la asociación comarcal contra el cáncer Acamacum, situada en El Campillo, una aportación que fue recaudada gracias a la participación de los fans de su página de Facebook al compartir una imagen sobre la lucha contra el cáncer de mama.

A ello hay que añadir, además, otra iniciativa solidaria reciente de Snell Cuenca Minera, en este caso en beneficio de las empresas más afectadas por la crisis del coronavirus que tienen contratado sus servicios de Internet con esta compañía. En concreto, la empresa nervense decidió realizar un descuento del 100 por 100 en dos facturas (mayo y junio) a todos los establecimientos y empresas cuyas actividades eran consideradas no esenciales durante aquel estado de alarma, un descuento que afectó a los servicios tanto de Internet como de televisión.

Uno de los propietarios de Snell Cuenca Minera, Miguel González Cardoso, mostró su satisfacción por llevar a cabo este tipo de iniciativas, con las que «queremos poner nuestro granito de arena en la lucha contra el coronavirus en la comarca», subrayó.

Estas iniciativas son una nueva muestra de solidaridad de esta empresa con el conjunto de la Cuenca Minera de Riotinto, donde Snell viene desarrollando una amplia labor de responsabilidad social corporativa. De hecho, la compañía nervense patrocina la gran mayoría de eventos culturales y deportivos que se desarrollan en la zona.

El Ayuntamiento de El Campillo repartirá mascarillas a domicilio

También los campilleros y campilleras recibirán mascarillas en sus domicilios. Así lo ha anunciado este martes el Ayuntamiento de El Campillo, que se suma así a la iniciativa puesta ya en marcha por los consistorios de Minas de Riotinto y Nerva y anunciada también por el de Zalamea.

Desde el Ayuntamiento campillero han informado que realizará el reparto «a lo largo de esta semana» en colaboración con la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de la localidad, tras lo que ha pedido a los vecinos y vecinas que «sigan las instrucciones de las autoridades sanitarias para su uso».

«Pronto volveremos a llenar las calles de nuestro municipio, volveremos a disfrutar, pero para ello toca resistir y aplaudir a todos los que trabajan por que salgamos de esta situación, a todos los que resisten, a todos y a nosotros mismos», han destacado desde el Consistorio.

Los zalameños recibirán mascarillas en sus propios domicilios

Lo zalameños y zalameñas también recibirán mascarillas en sus domicilios. Así lo ha anunciado el Ayuntamiento de la localidad, que se une así a la iniciativa puesta ya en marcha por los consistorios de Minas de Riotinto y Nerva.

Desde el Ayuntamiento zalameño han informado que, «después de la espera por la falta de material de nuestros proveedores», el reparto se iniciará esta misma semana, cuando tendrá lugar «una primera entrega para todos nuestros vecinos», han comunicado.

El Consistorio ha explicado que, una vez que se organice el reparto, los ciudadanos tanto de Zalamea la Real como de sus aldeas recibirán las mascarillas en su propio domicilio «para poder ser usadas según las recomendaciones de las autoridades sanitarias».

El CSIF alerta del uso de 200 mascarillas defectuosas en el Hospital de Riotinto

El sindicato CSIF ha denunciado que ha tenido constancia que que en tres centros hospitalarios de la provincia de Huelva se han usado mascarillas FFP2 del fabricante ‘Garry Galaxy’ modelo N95, cuya retirada fue ordenada el pasado viernes por el Ministerio de Sanidad al no reunir las condiciones de protección necesarias ni cumplir con la normativa europea.

En concreto, según los datos que ha podido recabar la central sindical, entre los tres hospitales afectados se han utilizado 730 mascarillas defectuosas, 500 en el Hospital Juan Ramón Jiménez, 200 en el de Minas de Riotinto y 30 en el Infanta Elena, si bien «los positivos de los trabajadores empezarán a conocerse esta semana ya que los test han empezado a realizarse este lunes, aunque sólo en el Juan Ramón Jiménez», han señalado.

Las cifras que maneja el sindicato, que asegura que las gerencias de los hospitales no han ofrecido información al respecto por el momento, señalan que en el hospital Juan Ramón Jiménez habrían sido 500 las mascarillas utilizadas y 300 los trabajadores que han usado este material: todo el personal de Urgencias, UCI, de las plantas con pacientes con Covid-19, todos los celadores y los trabajadores que realizan los test. En total, llegaron 5.000 mascarillas.

En el Infanta Elena la cifra es menor, en torno a la treintena (todas las mascarillas han sido entregadas y devueltas), de las 2.000 que llegaron, mientras que en el hospital de Riotinto se recibieron 500 mascarillas, de las que 300 se han retirado y 200 se han podido usar por los trabajadores, según han explicado desde el CSIF.

«Todas estas cifras las ha obtenido el sindicato CSIF, ya que las gerencias de los hospitales no facilitan ningún tipo de información desde el pasado viernes, cuando saltó la alarma», continúan desde la central sindical, que denuncia por ello el “oscurantismo y falta de transparencia» que a su juicio se produce «no sólo en estos momentos, por el caos de las mascarillas defectuosas, sino desde el comienzo de la crisis sanitaria».

El sector de Sanidad de CSIF asegura que está reclamando información a todas las gerencias de los hospitales donde «se tiene conocimiento» del uso de este material defectuoso y exige además la realización de pruebas diagnósticas a todos los profesionales del sistema sanitario que hayan podido usarlas, así como un seguimiento exhaustivo de su entorno profesional y familiar. El sindicato pide además que se convoquen con urgencia y de manera excepcional los comités de seguridad y salud para abordar este asunto.

Para la central sindical, “es escandaloso que la Administración haya enviado a los profesionales que están en primera línea de lucha frente a la pandemia un material que no garantiza su protección y la de las personas a las que atienden”. En este sentido, el sindicato exige que se realice un “exhaustivo seguimiento de la trazabilidad de todos los productos sanitarios que les lleguen a los y las profesionales para su uso”, sea cual sea su procedencia.

En su escrito a las gerencias de los hospitales, CSIF pide datos sobre el número de mascarillas FFP2 modelo N95 Garry Galaxy (verde) y el modelo N95, del fabricante Garry Galaxy, así como el número de las mismas que han sido retiradas en los servicios y/o centros de salud. El sindicato se interesa además por el destino de dicho material una vez retirado, así como por el número de profesionales que las han usado con desglose de servicio y categoría.

Del mismo modo, CSIF reclama información, desglosada por centros, servicios y categoría, sobre los profesionales a los que se les ha realizado el estudio diagnóstico y están aislados por esta causa, así como datos sobre sus contactos dentro del servicio o del centro en cuestión. De igual manera, se requiere información sobre la necesidad de realización de pruebas en el entorno familiar de dichos trabajadores. CSIF Andalucía reclama además apoyo psicológico a todos los profesionales afectados por esta «negligencia».

Por último, CSIF critica la «falta de previsión», así como la «improvisación» de las autoridades sanitarias, que «vuelven a retirar material de protección por no cumplir éste con los estándares de calidad», señalan desde el sindicato, para el que «este error supone un doble perjuicio: el que sufrirán de nuevo las arcas públicas por la compra de un material inservible y sobre todo el que sufren los trabajadores que han estado usando unas mascarillas que no realizaban su función de protección frente al Covid-19».

Ante ello, el director gerente del Área de Gestión Sanitaria Norte de Huelva (Agsnh), a la que pertenece el Hospital de Riotinto, Rafael Perea, ha negado que exista «falta de transparencia y oscurantismo». «Personalmente en la Junta de Personal de esta mañana (por ayer) informé con pelos y señales de las mascarillas defectuosas y del plan a realizar sobre los trabajadores afectados, así que no se diga que las gerencias no han informado de nada», ha destacado.