Riotinto acoge la visita de geólogos franceses para conocer las peculiaridades de la Faja Pirítica Onubense

Las actividades se han desarrollado a lo largo de tres días, donde también se han realizado excursiones a Cobre las Cruces y Villanueva de los Castillejos

El entorno minero de Riotinto ha acogido recientemente la visita de geólogos franceses interesados en observar las peculiaridades de la faja pirítica onubense y su riqueza en cuanto a minerales y rocas. Esta visita ha sido posible gracias a que a finales de 2020, la Sociedad Geológica de Francia y la Sociedad Geológica de España firmaron un acuerdo bilateral de colaboración, donde se establece un marco de relaciones entre ambas sociedades, para el intercambio de información, desarrollo de actividades conjuntas y cuotas reducidas para futuras excursiones.

Juan Antonio Morales, catedrático onubense e investigador de la Universidad de Huelva y presidente de la Sociedad Geológica de España ha sido uno de los anfitriones de esta actividad, comenta que ‘se trata de la primera excursión conjunta que se va a realizar entre ambas sociedades, y se ha escogido Huelva por la importancia que tienen los yacimientos de la Faja Pirítica onubense’. El objetivo de esta primera actividad, es que la Sociedad Geológica de Francia conozca la riqueza minera de Huelva, y a su vez como declara Juan Antonio: «es una oportunidad de debate y de generar idead que puedan generar proyectos de investigación para el futuro´´.

Esta primera actividad está dirigida por Emilio Pascual Matínez, doctor y licenciado en Ciencias Geológicas, quien afirma que ‘posteriormente realizará una excursión a Francia a una zona aún por determinar’. Para Emilio el objetivo de esta visita es ‘conocer una región en alza, como es la Faja Pirítica onubense, la mayor concentración de sulfuro masivo volcanogénico de España’.

Durante el primer día de actividades programado para el 19 de abril, se realizó una visita a Riotinto, su museo y el nacimiento del rio. Al día siguiente se realizó un desplazamiento hasta la mina Cobre las Cruces de Sevilla, pertenecientes a la misma unidad geológica. El último día, se llevó a cabo una actividad geológica de terreno en Villanueva de los Castillejos, donde se observarán las series volcánicas y el tipo de formaciones que el tiempo ha ido tejiendo en la orografía.

Riotinto celebrará jornadas de Arqueología, Geología y Ciencia para poner en valor su patrimonio

Las de Ciencia se podrán disfrutar en familia desde un planetario

La localidad de Minas de Riotinto celebrará unas Jornadas de Arqueología, Geología y Ciencia, entre el 17 y el 19 de diciembre que serán totalmente gratuitas.

La primera en celebrarse será la de Arqueología, que se desarrollará el viernes 17 de diciembre, a partir de las 16:30 horas, en el Paseo Cívico de la mano de Aquilino Delgado. Podrán inscribirse niños y niñas de 8 a 16 años y deberán hacerlo a través del correo electrónico patrimonio@aytoriotinto.es.

A esta dirección deberán adjuntar nombre y apellidos y número de teléfono con el asunto Jornadas Arqueología. Las plazas son limitadas.

La segunda será la de Ciencia. Tendrá lugar el sábado 18 de diciembre en el Polideportivo Municipal. Habrá dos turnos: de 11 horas a 14 horas y de 16:30 horas a 19 horas. Durante ambos tramos se impartirán distintas sesiones. Podrán disfrutar de ella en familia, descubriendo el infinito del Universo desde un planetario. No hará falta inscripción, ya que la entrada será libre hasta completar aforo.

La tercera y última, bajo el timón de Luz Cerezo, se celebrará el domingo 19 de diciembre en la Capilla Presbiteriana de Bella Vista. Menores de entre 8 y 16 años podrán conocer y aprender a identificar las características del suelo minero. Dará comienzo a las 11:30 horas y sus plazas son limitadas. Para acudir, el mismo procedimiento que para el de Arqueología: inscribirse en el correo electrónico patrimonio@aytoriotinto.es con nombre, apellidos y número de teléfono. Esta vez, con el asunto Jornadas Geología.

Diseñan una cartografía geológica de la Faja Pirítica Ibérica

Andalucía y Portugal crean un itinerario de rutas turísticas en torno a diez conjuntos mineros, entre ellos el de Peña de Hierro en Nerva

Andalucía y Portugal han culminado un proyecto conjunto para el diseño de una cartografía geológica común de la Faja Pirítica Ibérica, una excepcional zona minera situada al suroeste de la península ibérica que se extiende en una franja de unos 250 kilómetros de longitud y 40 kilómetros de anchura. Esta cooperación se ha desarrollado a través del proyecto europeo ‘GEO_FPI: Observatorio Transfronterizo para la Valoración Geo-Económica de la Faja Pirítica Ibérica’, en el que ha participado la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades.

La Faja Pirítica es uno de los espacios metalogenéticas más importantes del mundo. Vertebra la eurorregión Alentejo-Algarve-Andalucía, con una continuidad geológica que ha favorecido a lo largo de la historia un desarrollo económico, social y cultural centrado en la explotación de sus recursos mineros. Representa una de las mayores concentraciones de sulfuros masivos y una de las mayores anomalías de azufre de la corteza terrestre. Los depósitos existentes en esta excepcional región minera han sido explotados durante milenios, especialmente en los últimos tres siglos.

Con este trabajo conjunto, se ha llevado a cabo una actualización de toda la información geológica disponible sobre dicho enclave, gracias al trabajo de campo y los sondeos realizados. Para favorecer su difusión se ha creado una plataforma digital de acceso abierto (http://info.igme.es/catalogo/default.aspx?portal=2&lang=spa&dlang=eng&llt=links&master=geofpi).

Además, ha permitido disponer por primera vez de una cartografía armonizada a ambos lados de la frontera luso-española, unificando la información disponible. Durante muchos años, la investigación y la representación de estos recursos y de su explotación se han desarrollado independientemente, con criterios geológicos que no eran coincidentes, de forma que no existía continuidad en los mapas confeccionados en cada uno de estos países. Precisamente, el proyecto GEO_FPI tenía como objetivo recuperar ese retraso unificando las nomenclaturas de formaciones, dataciones, edades, resolución de problemas geotectónicos, etc.

La labor cartográfica llevada a cabo incluye cuatro tipos de cartografía, elaborada a escala 1:200.000 y 1:400.000. La primera es de carácter geológico y se centra en los materiales que componen este territorio y su estructura, en su antigüedad o en los fenómenos existentes (fallas, pliegues, etc.). La segunda es de tipo geológico-minero y aborda la distribución de los recursos minerales actualmente conocidos a partir de los indicios y vestigios que quedan en el territorio y los datos recabados de explotaciones antiguas. La tercera es un mapa de potencialidad minera, en el que se reflejan las áreas que serían objeto de exploración por sus recursos; y la cuarta hace referencia a la representación del patrimonio geológico-minero, en el que se pone el acento en el conjunto de recursos naturales y de infraestructuras e instalaciones mineras dedicadas a esta actividad que se caracterizan por su gran valor histórico y cultural y por ser visitables.

La iniciativa ha permitido, además, la creación de una red de consulta pública que concentra y armoniza la profusa información existente sobre la Faja Pirítica que se encuentra dispersa en múltiples bases de datos, informes, organismos de investigación administraciones y litotecas en ambos lados de la frontera. Esta información, que abarca datos geológicos, mineralógicos, de evaluación de recursos existentes o de patrimonio, es muy valiosa para sectores tan diversos como la investigación científica y tecnológica, la gestión territorial, la minería, la construcción o el turismo basado en el patrimonio geológico y minero.

Asimismo, el proyecto ha favorecido la promoción de la actividad que llevan a cabo la litoteca de Peñarroya (Córdoba), perteneciente al Instituto Geológico y Minero de España (IGME); y el Centro de Estudios Geológicos y Mineros del Alentejo, construido por el Laboratorio Nacional de Energía e Geología (LNEG).

Este proyecto transfronterizo se enmarca en el Programa Operativo de Cooperación ‘Alentejo-Algarve-Andalucía’, que está liderado por el IGME y cuenta con financiación FEDER.

Red de rutas turísticas

Además de la labor cartográfica, esta colaboración ha dado como resultado también el diseño de una red de rutas turísticas en torno a diez emplazamientos mineros singulares localizados en la Faja Pirítica, favoreciendo así una explotación turística de los recursos geomineros. Se trata de una decena de cortas mineras o explotaciones a cielo abierto de morfología similar a un tronco de cono invertido, seleccionadas atendiendo a criterios de seguridad para los visitantes y de interés patrimonial, paisajístico, didáctico o ambiental. Todas estas explotaciones están abandonadas y datan en algunos casos de hace más de un siglo.

En la provincia de Huelva, se han elegido seis conjuntos mineros: Concepción (Almonaster La Real), Confesionarios (Valdelamusa, Cortegana), Peña del Hierro (Nerva), San Telmo (San Telmo, Cortegana), Tharsis (Tharsis, Alosno) y La Zarza (Calañas). Son entornos ya acondicionados para visitas, donde se ha instalado nueva cartelería destinada a divulgar el patrimonio geológico y minero local. Del lado de Portugal, conforman el itinerario cuatro conjuntos mineros en la región del Alentejo: Ajustrel (Aljustrel, Beja), Caveira (Grândola), Lousal (Grândola) y Sâo Domingos (Mértola, Beja).

Estos diez conjuntos mineros, junto con sus correspondientes elementos patrimoniales y las rutas propuestas para visitarlos, se han unido mediante una ruta transfronteriza que permite disfrutar de los pintorescos paisajes que brinda la Faja Pirítica Ibérica. Todo ello ha quedado plasmado en el ‘Mapa de Patrimonio Geológico y Minero de la Zona Surportuguesa’, a escala 1:400.000 y con indicaciones en castellano y en portugués, del que se han editado 200 ejemplares.

Además, con el objetivo de fomentar el turismo interesado en el patrimonio geológico y minero, se han impulsado un servicio WMS (Web Map Service), con el que es posible obtener mapas y capas en formato imagen; un servicio WFS (Web Feature Service), que posibilita obtener y editar entidades geográficas y atributos orientado a capas de tipo vertical. Además de un archivo KMZ (versión comprimida del Keyhole Markup Language), un formato de archivo que se utiliza para mostrar datos geográficos en un navegador terrestre como Google Earth y Google Maps.

Estos tres servicios cartográficos, junto al ‘Mapa de Patrimonio Geológico y Minero de la Zona Surportuguesa’, las fichas sobre cada conjunto minero, así como los planos de todas las rutas turísticas se encuentran alojados en el portal específico del proyecto GEO_FPI (http://www.geo-fpi.eu/), así como en el Portal Andaluz de la Minería (https://ws050.juntadeandalucia.es/portalandaluzdelamineria/).

Michelle Grantcharova, la ‘onubense’ que explora minas en todo el mundo

Esta ingeniera geóloga búlgara de 31 años, que desde 2016 reside en Huelva, ha trabajado en yacimientos de varias provincias andaluzas y de zonas como el Este de Europa, Finlandia, México, Perú o Zimbabue

Michelle Grantcharova nació en 1989 en Bulgaria, concretamente en Plovdiv, una de las ciudades más antiguas de Europa, pero con solo 19 años se traslada a Salamanca para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica y, poco después, en 2016, llega a Huelva para cursar el Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales, impartido por la Universidad de Huelva (UHU) y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Desde entonces, Michelle tiene fijada su residencia habitual en Huelva, desde donde se ha dedicado a explorar minas en todo el mundo, tanto en la misma provincia onubense como en lugares tan lejanos y dispares como el Este de Europa, Finlandia, México, Perú o Zimbabue, además de en otras provincias andaluzas como Sevilla y Córdoba, lo que convierte a esta ingeniera geóloga búlgara residente en Huelva en una referente de esta provincia en el sector minero y, más concretamente, en la exploración de yacimientos.

Su vinculación con España comenzó desde pequeña, cuando vivía en su país, ya que estudió en el prestigioso instituto bilingüe de español de la capital, Sofía, donde se empapó de la cultura hispánica, hasta el punto de que, cuando aún era una niña, ganó un concurso de arte con una escultura de Don Quijote, lo que la llevó a realizar un primer viaje a Madrid. Poco después, otro concurso, en este caso de jóvenes investigadores, la trae de nuevo a España, concretamente a Zaragoza, ya que se alzó con el primer premio gracias a un estudio comparativo sobre la contaminación en dos ríos búlgaros.

Esta vinculación con la cultura hispánica y su interés por la geología la llevaron a trasladarse a España para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica en Salamanca, atraída también por ser esta «la Universidad más antigua de Europa», asegura, tras lo que, una vez licenciada, decide completar su formación en Huelva, donde primero realiza el antes citado Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales y, después, el Máster en Tecnología Ambiental, ambos con Matrícula de Honor. En éste último, además, le fue concedido el Premio al Mejor Trabajo Fin de Máster de la Universidad.

Experiencia profesional

Su primera experiencia profesional la tuvo mientras todavía cursaba su carrera universitaria, trabajando para la junior canadiense Euromax Resources durante el verano, tras lo que su primer máster en Huelva la llevó a realizar sus prácticas en el departamento de Exploración Geológica de Minas de Aguas Teñidas (Matsa), lo que constituyó su primera incursión en el sector empresarial onubense y el punto de partida de una experiencia profesional que la ha llevado a viajar y explorar yacimientos mineros por todo el mundo.

En primer lugar, trabajó con la multinacional Trafigura en proyectos de inversión en el sector minero del Este de Europa, tras lo que ha trabajado en Matsa, México, Perú, Zimbabue, Finlandia, Sevilla y Córdoba, además de en Atlantic Copper, al tiempo que ha prestado servicios a grandes corporaciones internacionales como S&P Global Market Intelligence.

En Matsa trabajó como geóloga de exploración y después intervino en una auditoría de operaciones mineras en México y Perú, concretamente, en este último país, en la mina de Porvenir, una de las minas más profundas de Latinoamérica, donde trabajó para una consultora australiana. Luego trabajó en proyectos de inversión en Zimbabue para inversionistas búlgaros y, posteriormente, como geóloga de proyecto, en Finlandia, en la mina de níquel y cobalto Terrafame, en parte propiedad de Trafigura.

Actualmente, a sus 31 años, Michelle Grantcharova trabaja como geóloga de exploración para Pan Global Resources, una empresa canadiense dedicada a la exploración de yacimientos de cobre con la que desarrolla dos proyectos, uno en Escacena del Campo (Huelva) y otro en Córdoba. Concretamente, la protagonista de este reportaje se dedica a la interpretación de la geología y el modelamiento del yacimiento, con lo que se pretende conocer sus dimensiones, tonelaje y ley.

Entre los hitos más importantes de esta ingeniera geóloga residente en Huelva está el importante aumento del contenido de níquel en las reservas, de casi un 20 por ciento, en Finlandia, lo que fue posible gracias al proyecto desarrollado por el equipo de Michelle Grantcharova. Además, «en Matsa conseguimos aplicar, por primera vez en la parte española de la Faja Pirítica Ibérica, un método de prospección sísmica para aumentar el conocimiento del yacimiento de Magdalena», subraya.

La mujer en la minería

En una entrevista concedida a TINTO NOTICIAS, esta ingeniera geóloga aborda también el papel de la mujer en el sector minero. Actualmente, representa el 8 por ciento, pero Michelle está convencida de que podría ser mucho más si la mujer se interesara más por este sector. «Tienen las puertas abiertas. Si yo he podido, es porque es posible», indica, tras lo que manifiesta que «las mujeres deben dedicarse a lo que más les guste» y que «se les debe dar la oportunidad de llevarlo a cabo».

No obstante, «la minería es un gremio bastante desconocido por la sociedad en general, con gente altamente cualificada», prosigue Michelle, quien cree por ello que «hay que darle más difusión». Con ese mismo objetivo, ella misma puso en marcha, en 2016, el blog de ciencia y tecnología ‘Gaia Titans’, al que puede accederse a través de este enlace: gaiatitans.wordpress.com.

Por último, Michelle Grantcharova responde a las preguntas de esta redacción sobre sus objetivos y los retos de futuro de la minería. «Mi objetivo es seguir creciendo, mejorando, hasta llegar a ser geóloga senior y CEO de una compañía minera», confiesa, tras lo que se muestra muy optimista respecto a la situación del sector. «Hay mucho futuro en el cobre porque el precio está en momentos históricos. El interés de la sociedad por la mejora del medio ambiente y las energías renovables genera necesidad de cobre. Lo mismo ocurre con el litio. España necesitará la exploración de sus yacimientos de litio, que los hay de gran riqueza».

Demuestran que los yacimientos de la Cuenca Minera se originaron en volcanes de aguas profundas

El hallazgo, realizado por investigadores de la Universidad de Huelva, permitirá enfocar la exploración minera hacia ambientes geológicos favorables a la formación de depósitos minerales de interés económico

El equipo de investigación del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Huelva (UHU) ha demostrado que los depósitos de la Cuenca Minera de Huelva se fraguaron en un ambiente volcánico de aguas profundas, un hallazgo que permitirá enfocar la exploración minera hacia ambientes geológicos favorables a la formación de yacimientos minerales de interés económico.

Así lo han comunicado desde la Fundación Descubre, que ha explicado que, en concreto, gran parte de la actividad volcánica que existió en la zona se desarrolló a más de 500 metros de profundidad, donde los fluidos ricos en metales expulsados por los volcanes submarinos depositaron en el fondo y originaron los yacimientos de mineral que actualmente se explotan en la provincia de Huelva.

«Esta zona es única. A nivel mundial, la Faja Pirítica Ibérica probablemente concentra el mayor número de yacimientos con pirita o calcopirita relacionados con vulcanismo», ha indicado el investigador de la Universidad de Huelva Teodosio Donaire.

Los investigadores pudieron determinar la profundidad de la actividad volcánica submarina que originó los depósitos de mineral a partir del análisis de fragmentos de piedra pómez hallados en la zona volcánica denominada por los geólogos como Alineamiento Volcano-Sedimentario de Paymogo, situada entre los municipios onubenses de Paymogo y Puebla de Guzmán.

Así, concluyeron que se trata de rocas asociadas a depósitos de hialoclastita, fragmentos de vidrios volcánicos que se formaron por el colapso de un domo, es decir, una cúpula de lava que se va enfriando hasta que la corteza se resquebraja formando los depósitos de esta roca.

Exploración de nuevos yacimientos

El estudio, titulado ‘Facies architecture and palaeoenvironmental constraints of subaqueous felsic volcanism in the Iberian Pyrite Belt: The Paymogo Volcano-Sedimentary Aligment’ y publicado en Journal of Volcanology and Geothermal Research, describe la física del vulcanismo, es decir, cómo eran los volcanes hace 350 millones de años.

En este periodo geológico, denominado Carbonífero, la provincia de Huelva era una zona submarina donde se desarrollaban fracturas por las que ascendía el magma. «La actividad volcánica que existió en la zona generó gran parte de los depósitos de minerales de interés económico que actualmente se explotan en la provincia de Huelva. El vulcanismo fue el motor que produjo ese volumen de depósitos», comenta el investigador.

En un estudio anterior, los investigadores de este grupo analizaron rocas volcánicas recogidas en la zona para intentar determinar los ‘índices de fertilidad’ de las muestras, es decir, los rasgos que las hacen interesantes para la localización de nuevos depósitos de mineral de interés económico.

«Al realizar un estudio de campo, si se localizan rocas volcánicas ‘fértiles’ probablemente al lado aparecerán yacimientos minerales como los que aparecen en Riotinto y Tharsis», explica Donaire. Además, a partir de esos análisis pudieron determinar la edad de las rocas volcánicas, en torno a los 350 millones de años.

Los expertos recogieron en el campo muestras de rocas volcánicas y estudiaron sus características a partir de análisis petrográficos, una técnica que requiere que las muestras sean cortadas en finas láminas de un espesor de unas 30 micras aproximadamente para poder ser observadas al microscopio.

A continuación, realizaron análisis químicos para estudiar los índices de fertilidad de las rocas, es decir, qué las hace interesantes desde el punto de vista de prospección de yacimientos minerales. También realizaron un estudio de datación radiométrica de las rocas, que consiste en analizar la cantidad de plomo que queda tras desintegrarse el uranio radioactivo.

Estos elementos están contenidos en los circones, pequeños minerales que están presentes en las rocas y se comportan como una ‘caja negra’ que revela la edad de la roca y otros datos de su historia.

Actualmente, las investigaciones continúan con nuevos datos de datación y con el desarrollo de proyectos en torno al vulcanismo que existió en la provincia. Asimismo los expertos siguen colaborando en investigaciones relacionadas con la minería para aportar datos que ayuden en la prospección de yacimientos.

Este estudio ha tenido una duración de cinco años y se ha financiado mediante los proyectos ‘Caracterización y datación isotópicas de rocas ígneas y sistemas hidrotermales en la Faja Pirítica Ibérica Española’ y ‘El papel de la materia orgánica en la génesis de yacimientos de sulfuros durante la sedimentación y la diagénesis’ del Ministerio de Ciencia e Innovación.