Riotinto levantará un monumento en memoria de los caídos por ‘El año de los tiros’

El Ayuntamiento ha llevado a cabo una entrega floral y la lectura de un manifiesto en recuerdo de las víctimas

 
El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Riotinto, ha llevado a cabo este jueves 4 de febrero, la lectura de un manifiesto y una entrega floral en memoria de todos los caídos hace 133 años en ese fatídico día conocido como ‘El año de los tiros’. Durante la lectura de ese manifiesto, la alcaldesa de la localidad, Rocío Díaz se ha comprometido a la inauguración de un monumento en la actual plaza de la constitución, «como se merece esta fecha y en la memoria de los caídos aquel día, de forma que el pueblo de Riotinto siempre recuerde el suceso de aquel maldito día».
 
Según ha recordado la alcaldesa, fue un 4 de Febrero de 1888 cuando un grupo de personas se reunieron en una manifestación pacífica en el antiguo pueblo de Minas de Riotinto. Reivindicaban mejoras salariales, laborales y el fin de las teleras. Con música y alegría demandaban dignidad salarial, justicia y el fin de los humos que formaban ‘la manta’, nube que formaba la calcinación al aire libre del mineral que se quemaba en las conocidas ‘teleras’.
 
Pero ese día, sucedería «lo que hoy ha quedado para la historia». Los soldados del regimiento de Pavía dispararon hasta tres cargas y a muy pocos metros, para luego rematar a bayoneta calada, a la multitud. Niños, mujeres, hombres y ancianos. Nunca se supo el número exacto de muertos, las cifras oficiales no superaban los 13, pero en investigaciones continuas de vecinos del municipio cuentan en más de 200 las víctimas mortales. Aunque el suceso se debatió hasta en el parlamento español, no existió ningún tipo de responsabilidades judicial o política. A sangre y fuego se disolvió la manifestación. Manifestación que quedará grabada en la memoria de todos los riotinteños y riotinteñas como «el fatídico Año de los Tiros«.
 
En nombre de la memoria y la justicia y dado que «no hay tumbas, ni epitafios, ni monumentos dignos a la memoria de los casi doscientos mineros (y mujeres, y niños, y ancianos) que murieron bajo el fuego graneado de los soldados del Regimiento de Pavía el sábado 4 de febrero de 1888″, se llevará a cabo este monumento.
 
La alcaldesa ha recordado que «ni siquiera está en pie la plaza del viejo pueblo de La Mina, donde fueron masacrados, cuando reclamaban mejoras salariales y el fin de los humos tóxicos que envenenaban el aire. El escenario de aquella protesta yace bajo toneladas de escoria en la mina de Cerro Colorado» y ha prometido que desde el Ayuntamiento «seguiremos trabajando para que nuestros jóvenes conozcan nuestra historia».
 
«Por todos ellos, por los que dejaron su vida luchando por sus derechos. Porque fueron y serán ejemplo de tierra obrera y de libertad. Por todos ellos, sirvan estas palabras. Que vuestros nombres nunca se borren de la historia» ha concluido la lectura.
 

Nueva edición ampliada de ‘1888. El año de los tiros’

El Grupo de Trabajo Recuperando la Memoria Histórica y Social de Andalucía de CGT-A recuerda el 130 aniversario de la primera gran huelga minera española con la reedición de la obra 1888. El año de los tiros. La obra, ilustrada, aumentada y revisada, es original del autor, escritor y periodista Rafael Moreno, cuenta con el prólogo del historiador Antonio Miguel Bernal, Premio Nacional de Historia 2006 y catedrático de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Sevilla, y se completa con una inédita colección de acuarelas e ilustraciones del reconocido artista Jaime Pandelet.

La obra, escrita en forma novelada, con algunos tintes de ficción literaria y de relato periodístico, narra los hechos que acontecieron en las Minas de Riotinto en febrero de 1888 y que culminaron con la masacre, a manos del Regimiento de Pavía, de decenas de personas, campesinos, mineros, mujeres, hombres y niños que pedían en las calles mejoras sociales, laborales, salariales, sanitarias y clamaban contra la quema de mineral al aire libre que estaba matando a la población, aumentando la incidencia de enfermedades y esquilmando los campos desde esta zona del suroeste andaluz hasta la vecina Portugal.

El relato denuncia toda la trama tejida por los propietarios de la mina, un conglomerado financiero internacional conformado por capital inglés de la Casa Matheson y de la potente firma Rothchild, y el poder político nacional español para, con la complicidad de las autoridades militares y provinciales, convertir la mina de Riotinto en una colonia inglesa con un estatus propio. Nada pararía la represión militar porque, ahora se sabe, los 92 millones de pesetas pagados por el consorcio internacional al Gobierno a cambio de la mina más rica de Europa sirvieron para aliviar la deuda de España y permitir la financiación de un Estado arruinado.

1888. El año de los tiros vio por primera vez la luz en 1998 y esta es su quinta edición para librerías y público en general. Sorprende la enorme actualidad de una trama desarrollada en pleno turnismo decimonónico español, que conoce a Amadeo de Saboya y a la Primera República, sobrevive a la Restauración borbónica y 130 años después parece sacada de los relatos periodísticos actuales repletos de políticos corruptos y la voracidad insaciable del poder financiero llevada hasta sus últimas consecuencias. Todo ello apoyado en gran medida por una prensa dócil y manipuladora en la que, no obstante, destacan periodistas que son castigados por cuestionar la verdad oficial.

El 4 de febrero de 1888 sigue pues en la memoria colectiva y con esta edición renovada, que ya se encuentra en las librerías, el Grupo de Trabajo Recuperando la Memoria Histórica y Social de Andalucía de CGT-A quiere recordar al movimiento obrero, liderado en este caso por el anarquista cubano Maximiliano Tornet, que puso en pie a decenas de miles de personas para luchar por una vida digna.