«La edad no debería ser una excusa para excluirnos de las carreras»

Antonio Romero Chaparro recorrió 100 kilómetros en Zalamea la Real durante 10 horas en apoyo a las personas de más de 60 años, a las que impiden participar en determinadas pruebas

“La edad no debería ser una excusa para que nos excluyan de las carreras”. Así lo ha asegurado el corredor zalameño que el pasado viernes protagonizó el ‘Reto 100 km pro-corredores de montaña+60’, Antonio Romero Chaparro, quien recorrió 100 kilómetros en Zalamea la Real en apoyo a los corredores de más de 60 años, que en muchas ocasiones sufren impedimentos a la hora de poder participar en carreras de larga distancia.

El reto, tal y como ya informó TINTO NOTICIAS a través de esta publicación, surge debido a los problemas que le han ocurrido con las inscripciones de las carreras, todas ellas con límite de edad. “El año pasado intenté apuntarme en varias y este año en una, un campeonato de España, cuyo límite de edad estaba en los 64 años. No pude llegar a correrla y, ni siquiera, a inscribirme”, prosigue este zalameño de 67 años, quien considera que se trata de una «excusa» para excluir a la gente, concretamente a aquellos que tienen más de 64 años. “Deberían haber puesto otra excusa como estar vacunado, tener un certificado médico… Pero no el límite de edad”, comenta indignado.

En declaraciones a este periódico, Romero afirma que se encuentra en perfectas condiciones físicas para correr carreras, solo que, debido a su edad, le cuesta más sacrificio y necesita más horas de entrenamiento. “En una carrera de una maratón, si yo antes tardaba tres horas, ahora tardo cinco”, postula. Por ello, su entrenamiento ahora es más firme que cuando tenía menos edad y dura más tiempo.

Dependiendo del día, lleva a cabo un entrenamiento u otro. Hay veces que cada cinco días corre 35 kilómetros de una manera suave, otras hace un entrenamiento más fuerte de 25 kilómetros incluso e, incluso, hay veces que llega a los 70 kilómetros. “El otro día hice 70 kilómetros, pero mi plan de entrenamiento para realizar este reto no ha variado. Sigue siendo lo mismo que vengo haciendo actualmente”, asegura.

A este reto, que duró desde las 22.00 horas del viernes hasta las 08.00 horas del sábado, acudieron muchos de sus amigos y conocidos. “Estoy muy contento conmigo y con la gente que me ha apoyado y me ha ayudado a realizarlo”, comenta. A lo largo de la carrera no se encontró solo en ningún momento. Acudieron personas de Zalamea La Real, Nerva, El Campillo y hasta de Bonares. Unos acudieron a la salida y otros a la llegada. “Me ha hecho gracia porque hay personas que habitualmente no corren y que se han puesto a correr. Al principio de cachondeo pero después se ponían en serio. Me he sentido muy arropado por la gente y estoy muy feliz y muy contento”, concluye.

Vacunan en Riotinto a 200 profesionales esenciales en un solo día

La vacunación de los mayores de 80 años prosigue a buen ritmo durante el resto de la semana

 
En el punto de vacunación masiva contra el Covid-19 instalado en el Polideportivo Municipal de Minas de Riotinto se siguen inyectando dosis para frenar la expansión del virus.  Hoy miércoles es turno para colectivos esenciales y por ello se están vacunando Policía Local, Cuerpo de Vigilantes, voluntarios de Protección Civil, personal docente, servicio de limpieza de centros escolares, trabajadores de Centros de Menores, farmacéuticos, ortopédicos y alumnos en prácticas.
 
Según han aseverado desde el Área de Gestión Sanitaria Norte de Riotinto, por el polideportivo pasarán hoy en torno a 200 personas para ponerse la vacuna.
 
Esta semana, además, se ha continuado vacunando a los mayores de 80 años, quienes también lo harán durante las jornadas del jueves, el viernes y el sábado.
 
Además, pronto se verá un acelerón en la vacunación ya que la población general de hasta 65 años empezará a ser vacunada a partir de hoy con el fármaco de AstraZeneca después que el Consejo Interterritorial de Salud haya elevado a esa edad el límite para recibir el fármaco, hasta ahora situado en 55 años.

CSIF denuncia que la media de edad del personal de la Onubense supera los 50 años y reclama más financiación para investigación

El sindicato tilda de “urgente” abordar temas en el ámbito universitario como el plan de digitalización y la dotación de recursos frente a la pandemia

 

El sindicato CSIF ha alertado hoy del envejecimiento del personal de la Universidad, cuya media de edad supera los 50 años. La central sindical ha recalcado, en esta línea, que los trabajadores laborales (Personal Docente e Investigador -PDI- y Personal de Administración y Servicios -PAS-) son precarios en gran medida, carecen de estabilidad laboral y reciben unas retribuciones inapropiadas, al mismo tiempo que alerta sobre cómo “la interinidad es una figura de la que se abusa y que las normativas en vigor dilatan la necesaria estabilidad laboral”.

Aunque este problema “no es achacable íntegramente a la Junta de Andalucía, sí es cierto que las medidas que la Administración autonómica podría implementar para paliar esta situación, son inexistentes”, ha añadido CSIF que ha apuntado, además que “la dotación de nuevas plazas, que aprueba de forma directa la Junta, no es suficiente desde la crisis económica anterior”.

Por otra parte, la central sindical ha tildado de “urgente” abordar la financiación para la investigación que se desarrolla desde las entidades universitarias, “a todas luces insuficiente”. Desde la crisis de 2008 las inversiones en investigación de la Junta de la Andalucía han sido exiguas y van a menos, según ha corroborado CSIF. Además, “el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI) concluyó en 2020 y en los últimos años los proyectos ligados a fondos Feder se convocan sin tener asegurada la periodicidad necesaria”.

“Las becas de investigación no son suficientes, ni el programa de otras ayudas para investigación”, añade CSIF que subraya cómo “a los grupos de investigación no les llegan suficientes recursos Económicos para funcionar, ni con una periodicidad que garantice el mantenimiento de una planificación temporal de la investigación”.

 “Estas carencias afectan a la carrera profesional, la estabilidad laboral y los emolumentos de los profesionales, porque la investigación se ha convertido en un requisito para las evaluaciones y acreditaciones de acceso del personal a los distintos niveles del profesorado”, ha advertido la central sindical, al tiempo que ha insistido en que “sin recursos no se puede investigar y sin investigar no se puede publicar o alcanzar los requisitos de promoción que se exigen, con lo que la falta de financiación de la investigación se convierte en un círculo vicioso”.

 

Plan de digitalización

Por otra parte, es necesario impulsar un plan de digitalización de las universidades y mejora de plataformas de la Dirección de Evaluación y Acreditación (DEVA), “cuyas carencias se han puesto en evidencia con la pandemia al transformar las actividades presenciales en virtuales”. En esta línea, CSIF entiende que “se deben implementar recursos y medidas porque es totalmente insuficiente la capacidad de las plataformas de la DEVA para la presentación de documentación, lo que ha afectado al personal, llegando al grado de perjuicio laboral cuando no se pueden entregar documentos digitalmente por el colapso de las redes”.

Finalmente, CSIF reclama más recursos para la mejora de las condiciones sanitarias en los centros de trabajo frente a la Covid-19, con la finalidad de velar por la salud de los trabajadores y del alumnado. Demanda, además, la negociación de la evaluación del desempeño y la carrera horizontal, paralizada en la Mesa Sectorial del PAS, una situación que se traduce en un “trato desigual” a este personal dependiendo de la universidad de la que se trate. Otra de las reivindicaciones de CSIF es la revisión de los convenios colectivos del personal laboral, que están obsoletos y tienen más de 10 o 15 años, así como la negociación de la reducción de jornada por edad y la devolución de la parte autonómica de las pagas extra de los ejercicio 2013 y 2014, cuyo abono aún está pendiente.