La Mesa de Coordinación de Ayuda Humanitaria informa de los cauces para colaborar con Ucrania

Subraya que la mejor opción es la donación de recursos económicos a las organizaciones que están trabajando en la zona

La Mesa de Coordinación de la Ayuda Humanitaria, mecanismo que se pone en marcha para coordinar y canalizar la ayuda en la provincia de Huelva cuando hay una situación de emergencia humanitaria, ha celebrado una reunión con la finalidad de dar una respuesta coherente y coordinada ante la crisis provocada por la guerra en Ucrania.

Las entidades participantes -Diputación de Huelva, Ayuntamiento de Huelva, Cruz Roja, Comité Español de ACNUR, UNICEF, CEPAIM, ASNIA, Huelva en red por la cooperación y Dimytro Savchuk (párroco de la Iglesia Ucraniana de Huelva)- han agradecido la solidaridad que de forma sincera y espontánea se ha despertado entre la ciudadanía de la provincia, pero hacen un llamamiento a la tranquilidad, insistiendo en la necesidad de que esta solidaridad se lleve a cabo de una forma ordenada y organizada.

Las organizaciones participantes, especializadas en ayuda humanitaria y con experiencia y presencia en el territorio ucraniano desde hace años, han insistido en que “la situación en la zona de conflicto es muy volátil y el acceso muy complicado”. Por ello, consideran que la mejor opción para ayudar es la donación de recursos económicos, dado que en la zona cuentan tanto materiales como la logística necesaria para su distribución entre la población civil necesitada.

Por último, la Mesa advierte que las iniciativas para acogida de personas refugiadas en el futuro, especialmente cuando hay menores implicados, se hagan en todo momento en el marco de la normativa internacional y siguiendo las indicaciones de las autoridades gubernamentales.

La Mesa invita a todas las personas e instituciones que quieran aportar recursos que lo hagan a través de las organizaciones con experiencia y con infraestructura en la zona, asegurando así su eficacia.

Comité español de ACNUR

ACNUR actualmente cuenta con más de 120 trabajadores en el país, coordinando sus operaciones con organizaciones locales para ayudar a miles de personas desplazadas en el interior, especialmente con refugios, artículos básicos y servicios de protección. También está asistiendo a más de un millón de personas refugiadas de Ucrania en los países vecinos.

Número de cuenta: CAJA RURAL ES82 3187 0812 81 1095117824

Para más información: www.eacnur.org

Caritas Internacional

Con motivo de la situación que está viviendo el pueblo de Ucrania, la Confederación Cáritas está lanzando un llamamiento de emergencia para apoyar el trabajo de Cáritas Ucrania. La campaña tiene como objetivo apoyar a las personas afectadas por el conflicto con alimentos, agua potable, alojamiento seguro y kits de higiene, además de garantizar un transporte seguro para que las personas vulnerables puedan reunirse con sus seres queridos y acceder a zonas seguras.

Número de cuenta: La Caixa / ES69 2100 8475 932200263766 / BIZUM: 00566 Concepto: Ucrania

Para más información: www.caritashuelva.org

Cruz Roja

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en coordinación con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja directamente afectadas en la primera fase de crisis (ucraniana y países limítrofes) trabajan cubriendo las necesidades básicas: alimentos, acceso al agua, asistencia sanitaria, protección de personas refugiadas en países vecinos y restablecimiento de contactos familiares.

Número de cuenta: CAIXABANK: ES28 2100 0600 8502 0196 0066 / BIZUM: 04057 SMS: Envía A UCRANIA AL 28092 dona 1,20€,

Para más información: https://www2.cruzroja.es/web/ahora/-/cruz-roja-crisis-ucrania

Unicef

Ha desarrollado un plan de contingencia modular y escalable para reforzar y ampliar la respuesta humanitaria: ampliar la preparación y respuesta ante emergencias en todo el país y brindar acceso a servicios esenciales a quienes se ven obligados a huir de sus hogares, salud, agua potable y saneamiento, protección infantil y social, suministros y logística y educación. Continuamos trabajando para garantizar que podamos llegar a los niños y las familias necesitadas. 7,5 millones de niños están en riesgo y la mitad de los desplazados son niños.

Número de cuenta: ES17 2100 7131 9423 0009 3540 CAIXABANK especificando UCRANIA

Para más información: https://bit.ly/3M8S4ca

La Diputación de Huelva protege y asiste a la población afgana

Destina 25.000 euros a ayuda de emergencia, especialmente a niñas y mujeres, los colectivos más vulnerables de la crisis humanitaria

La Diputación de Huelva, a través del servicio de Cooperación Internacional, ha firmado un convenio con el Comité español de la Agencia Española para los Refugiados, ACNUR, para contribuir a la protección y asistencia los refugiados en el interior de Afganistán.

La Diputación de Huelva contribuirá con 25.000 a apoyar el trabajo de la Agencia de la ONU ante la crisis humanitaria que se intensifica a diario en Afganistán, un país donde el hambre ha alcanzado niveles sin precedentes. Casi 23 millones de personas, es decir, el 55 por ciento de la población, se enfrentan a niveles extremos de hambre, y casi nueve millones de ellos corren el riesgo de padecerla.

La subvención de la Diputación se destinará a proveer de artículos básicos y refugios de emergencia a familias afganas recientemente desplazadas. Dentro de los artículos, se incluyen kits de higiene, y otros artículos de primera necesidad que contribuyen a mantener la dignidad de las mujeres afganas. ACNUR también llevará a cabo acciones concretas de protección y asistencia de emergencia para aquellos colectivos más vulnerables, entre ellos las mujeres y las niñas desplazadas.

El invierno, además, va a ser especialmente duro para los cerca de 3 millones y medios de desplazados afganos, de los que el 80 por ciento son mujeres y niños. Se espera que las temperaturas bajen a -12 grados y, muchas familias desplazadas carecen de un refugio adecuado, un requisito primordial para sobrevivir al frío intenso. La falta de refugios aislados, ropa de abrigo, combustible para la calefacción y cantidades inadecuadas de alimentos y suministros médicos son solo algunas de las privaciones que enfrentan los desplazados internos en Afganistán.

La colaboración por tanto de la Diputación de Huelva con el programa de ACNUR en este país permitirá proteger y asistir a muchas familias afganas, especialmente a las niñas y mujeres más vulnerables, alineándose esta actuación con el Plan Director de Cooperación Internacional 2020-2023 de la Diputación de Huelva y la Agenda 2030, fundamentalmente en su objetivo de atender a las necesidades básicas de las víctimas de crisis humanitarias.

La crisis de Afganistán

La situación humanitaria en la República Islámica de Afganistán ha empeorado drásticamente debido al conflicto armado, lo que ha provocado nuevos e importantes desplazamientos de civiles. Con la retirada de las fuerzas militares internacionales y los escasos avances en las conversaciones de paz, la situación en el terreno ha empeorado, y el aumento de la violencia y la inseguridad han provocado el desplazamiento interno de unas 390.000 personas durante los primeros siete meses y medio de 2021.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, OCHA, estima que casi la mitad de la población afgana (unos 18,4 millones de personas) necesita actualmente asistencia humanitaria para salvar su vida. La población afgana ha soportado cuatro décadas de guerra e inestabilidad, y su capacidad de recuperación se ha visto limitada por la prolongación del conflicto, las catástrofes naturales recurrentes, el aumento de la pobreza y la pandemia de COVID-19.

Afganistán comenzó 2021 con alrededor de 2,9 millones de su población desplazada debido al conflicto dentro del país y casi 2,6 millones de personas registradas en el extranjero como refugiadas, casi el 90 por ciento de los cuales se encuentran en las Repúblicas Islámicas de Irán (Irán) y Pakistán (Pakistán).

De los cerca de 600.000 nuevos desplazados en Afganistán este año a causa del conflicto, el 60 por ciento son niños. Más de 4.000 personas refugiadas han cruzado las fronteras hacia Tayikistán, el 40 por ciento de ellos niños. Según algunas fuentes gubernamentales, unas 5.000 personas llegan a Irán por día, lo que supone hasta tres veces la media diaria estimada anteriormente.

Desde 2002, ACNUR ha ayudado a más de 5,2 millones de personas refugiadas a regresar a Afganistán, pero su número ha disminuido en los últimos años, en gran parte debido al deterioro de la seguridad y la situación económica y al impacto de la pandemia del COVID-19. Los afganos han seguido regresando en visitas de corta duración por razones médicas, oportunidades de subsistencia y visitas familiares.

El 13 de julio, ACNUR advirtió de una inminente crisis humanitaria en Afganistán y alertó de que, de continuar la situación actual, se producirían más desplazamientos dentro del país, así como nuevos movimientos de personas refugiadas hacia los países vecinos y más allá.

Paralelamente a los esfuerzos de preparación y respuesta ante la emergencia, ACNUR ha continuado con un enfoque comunitario en zonas prioritarias dentro de Afganistán y en los países de acogida para fortalecer la resistencia de la comunidad y los mecanismos de afrontamiento y para apoyar a los gobiernos a incluir a las personas refugiadas en los programas nacionales de bienestar social.

La Diputación atiende a familias vulnerables en la Amazonia peruana

La ayuda tiene como objetivo contribuir a la alimentación en zonas sin recursos ante la pandemia de la covid

La Diputación de Huelva, a través del Servicio de Cooperación Internacional, está trabajando en la atención de emergencia a las familias vulnerables y en riesgo afectadas por el covid-19 en la Amazonía peruana, en concreto en la región Madre de Dios. En este contexto, el comedor municipal-parroquial ‘Santa Rosa de Lima’, en el distrito de Iberia, ha recibido una importante donación económica y enseres de cocina a través de Cáritas Madre de Dios con la finalidad de ayudar a las decenas de familias que, a diario, reciben alimentos en medio de la crisis por la pandemia de la covid-19.

Entre los enseres, se han entregado a las responsables del funcionamiento del comedor una cocina industrial con balón de gas, una cocina a carbón, ollas, sartenes, utensilios de cocina en presencia. Al acto han asistido el alcalde del distrito de Iberia, Gustavo Mamani, y el párroco de la zona, Jorge Puma Quispe, quienes han mostraron su agradecimiento por la donación.

Desde el pasado diciembre, Cáritas viene apoyando en la sostenibilidad del comedor por medio de diferentes proyectos, entre ellos el proyecto “Atención de Emergencia a las Familias Vulnerables y en Riesgo Afectadas por la Covid-19 en la Amazonía de la Región de Madre de Dios- Perú”, aprobado por la Diputación de Huelva.

Esta ayuda se enmarca en el Fondo de Ayuda de Emergencia Sanitaria Covid-19, que tiene como objetivo atender actuaciones de ayuda humanitaria de emergencia en algunas zonas del mundo con mucha menos capacidad de afrontar las consecuencias de la pandemia: intervenciones de respuesta, de carácter urgente e inmediato, en países en desarrollo. Gracias a este fondo ha contribuido a que hasta el momento se lleven a cabo ocho proyectos en diferentes países de Sudamérica (Perú y Ecuador), Oriente Medio (franja de Gaza), África (Ghana) y Centroamérica (Guatemala y Honduras).

Todas las acciones del Fondo de Emergencia están encaminadas a salvar vidas, aliviar el sufrimiento, atender necesidades inmediatas, garantizar la subsistencia y proteger a las personas afectadas priorizando a aquellas en situación de mayor vulnerabilidad. De estos ocho proyectos, tres están ubicados en Perú.

Esta iniciativa en la Amazonía comprende varias líneas de acción, entre ellas la adquisición y distribución de alimentos a unas doscientas personas en situación de pobreza extrema, dando prioridad a las familias monoparentales (madre con hijos menores a su cargo). Asimismo se compran y distribuyen mascarillas homologadas a los habitantes de Puerto Maldonado, donde hay más densidad de población, razón por la que registra un número más alto de contagios que en el resto del Departamento y por la que se prioriza aquellas familias que tengan algún infectado por el virus entre sus miembros. En la línea educativa, los niños y niñas en edad escolar tendrán acceso a la educación mediante el programa ‘Aprendo en casa’, instituido por el gobierno.

Por otro lado, se trabaja en la instalación de un sistema de comunicación radial, con la adquisición de cuatro antenas que permitirán contactar por este medio con las comunidades nativas localizadas en la cuenca del río Inambari, Las Piedras y Madre de Dios, pertenecientes al Departamento de Madre de Dios. Unas 230 familias de once comunidades nativas, que se encuentran al día de hoy completamente aisladas se beneficiarán de este sistema, que permitirá tener información sobre lo que acontece en las comunidades, sobre todo la incidencia de la pandemia, se podrá realizar una asistencia sanitaria coordinada en su caso con la Dirección Regional de Salud.

El riotinteño Fabián Jowers inicia otro proyecto humanitario en Uganda

El riotinteño Fabián Jowers sigue emprendiendo proyectos para ayudar a la población más desfavorecida de Uganda. Mientras desarrolla su ya conocido programa ‘Música para salvar vidas’, con el que da una salida a numerosos niños y niñas de diferentes tribus y aldeas del país a través de la educación y una formación musical, ahora ha puesto en marcha el proyecto Tunga, con el que pretende cambiar la vida de las personas afectadas por tungiasis, una enfermedad parasitaria cutánea que se adquiere por contacto directo de la piel con el parásito adulto.

«Después de haber visto por mí mismo los efectos brutales de las infecciones de tungiasis entre los niños en las regiones central y oriental de Uganda, decidí intentar ayudar a estas comunidades afectadas», declara Jowers, por lo que ha puesto en marcha este proyecto que inicialmente llegará a la pequeña aldea remota de Kikuta, en el distrito de Mityana, del centro de Uganda.

Este riotinteño, hijo de ingleses que se instalaron en Riotinto en cargos directivos en la mina a mediados del siglo pasado, espera, en la medida que se lo permita la financiación, realizar visitas regulares a Kikuta y proporcionar equipo médico y otros suministros necesarios para el tratamiento, así como emplear a una persona que realice pequeñas operaciones de extracción de pulgas de los pies y las manos de estos niños y niñas.

«Esperamos lograr un ambiente amigable -asegura- en el que los niños vulnerables se sientan seguros y sepan que, cada vez que se infectan con tungiasis, hay una forma gratuita y simple de solucionarlo». Para ello, Jowers quiere proporcionarles una comida gratis ese día, ya que «muchos de los niños están desnutridos» y ello «debería alentarlos a venir para el tratamiento a pesar de sentirse avergonzados», sostiene.

Todos los interesados en sumarse a este proyecto pueden ayudar a través de donaciones, suministros médicos o convirtiéndose en voluntarios, para lo que pueden contactar con el promotor de esta iniciativa a través de la dirección de correo electrónico fabian.jowers@gmail.com.

Tungiasis

La tungiasis es el resultado de una serie de factores, principalmente pobreza, falta de higiene e ignorancia, así como el hecho de que las personas afectadas vivan en casas hechas de barro y palos y rodeadas de caminos polvorientos y comparten sus hogares con ganado que a menudo llevan las pulgas ‘chigoe’ o ‘tunga penetrans’, pulgas que se alimentan de pies y manos humanas, para lo que destruyen el tejido, lo que genera picazón continua, dolor y desfiguración de las áreas afectadas, según el relato del propio Jowers.

«Si la infección no se trata, lo que lamentablemente es el caso de las personas que viven en estas condiciones, las pulgas se mueven desde los dedos de los pies a las manos, los codos y otras partes del cuerpo, poniendo huevos y multiplicándose en grandes cantidades dentro del cuerpo, lo que provoca que las personas no puedan caminar, ponerse de pie o incluso sostener nada con sus manos», advierte el promotor de este proyecto.

Por ello, teniendo en cuenta que muchos de estos aldeanos son agricultores, «cuando están gravemente infectados no puede sostener una azada y, por lo tanto, excavar para proporcionar comida, lo que conduce a la destrucción total de la familia», señala, al tiempo que advierte de que «las pulgas pueden provocar infecciones secundarias como el tétanos o incluso VIH, principalmente mediante el intercambio de equipos no esterilizados para eliminar las pulgas y por no vestirse higiénicamente las heridas después de la extracción».

Música para salvar vidas

Actuación de ‘Música para salvar vidas’

Fabián Jowers pone en marcha este proyecto tras el éxito cosechado con su programa anterior, ‘Música para salvar vidas’, con el que logra que muchos jóvenes huérfanos acaben sus estudios en Europa o pongan en marcha empresas en la misma Uganda, lo que financia con fondos recaudados en conciertos ofrecidos en España y otros países europeos. 

Jowers, con las sillas del Hospital de Riotinto

Este proyecto le llevó en 2007 a la Cuenca Minera onubense, donde actuaron en Minas de Riotinto y en El Campillo, además de en Aracena y en Huelva. El Hospital de Riotinto donó para su proyecto ropa y sillas de ruedas, mientras los niños y niñas de su grupo pudieron disfrutar de un viaje en tren turístico, un obsequio de la Fundación Río Tinto.

La encargada de llevar la parte musical del grupo es la mujer de Jowers, la francesa Elisabeth Michot, mientras que Fabián gestiona la ayuda humanitaria en las aldeas de África.

Fotos: Jesús Chaparro Queija