Limón presenta en Madrid el Premio Iberoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez

La presidenta de la Diputación anuncia que su dotación aumentará a 25.000 euros en 2024

Ser el premio de referencia de las letras iberoamericanas es la firme apuesta del Premio Iberoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez, que ha presentado hoy en Madrid su 43 edición en Casa de América. El acto-homenaje a la figura del Nobel de Moguer ha contado con la presidenta de la Diputación Provincial de Huelva, María Eugenia Limón; el Alcalde de Moguer y vicepresidente de la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez, Gustavo Cuéllar; Carmen Hernández-Pinzón, sobrina nieta del nobel onubense, y Enrique Ojeda Vila, director general de Casa de América.

La presidenta de la Diputación de Huelva ha recalcado su compromiso de “convertir el premio en el mejor dotado en lengua castellana en el mundo, para que sea la referencia de las letras iberoamericanas”. En este sentido, ha recordado que si en 2019 la dotación eran 6 mil euros, en la presente edición se han alcanzado los 20 mil, y en 2024, el premio ascenderá a 25 mil. Así mismo, ha enfatizado la dimensión iberoamericana del galardón, “que goza de una inmejorable salud”: en los últimos dos años se ha doblado la participación, pasando de 500 a mil obras presentadas.
Por su parte, el Alcalde de Moguer haciendo referencia al legado de Juan Ramón, ha señalado que “en cada una de sus palabras destinadas a nuestro pueblo, nos dejó una gustosa obligación que tenemos que cumplir”. Afirmó que la esencia del poeta sigue impregnada en sus calles, y aseguró que igual que “los musulmanes tienen el Corán, y los cristianos la Biblia, los moguereños tienen Platero y yo. Moguer va en nuestro Adn”.

Carmen Hernández-Pinzón ha destacado “la importancia de este premio para ayudar a los autores a darse a conocer”. Igual que hizo Juan Ramón, entre otros, con los poetas de la generación del 27. La sobrina nieta del poeta ha recordado también cómo éste, cuando vivía en América, “necesitaba alimentarse de sus raíces y de su entorno”, dejando como resultado “una obra impregnada de su tierra”.

A continuación, los poetas Elena Medel y Alejandro Simón Partal han establecido un coloquio sobre la figura del poeta universal. Para Simón Partal, “ser poeta es una forma de estar en el mundo, de no pasar de puntillas por la vida”. Ha explicado que uno de los lemas juanramonianos que transmitía a sus alumnos universitarios es que “escribir es desaparecer”. Y ha añadido: “En su poética, otro de los dogmas es que no hay que carpintear el poema, hay que ir a la esencia, a lo elemental”, concluyendo que “la poesía o es buena o es indiferente”.

Elena Medel ha descrito a Juan Ramón como “un poeta que vuela alto, pero al mismo tiempo tiene los pies en la tierra”, y ha puesto en valor “el andamiaje de su escritura, en la que hay una presencia en todo momento de quien va a leer esos poemas”. Para Medel, sus versos son “un taller de escritura inagotable”. Además, la poeta y editora ha hecho referencia a la labor del Nobel como editor: “Miraba al futuro pero también al pasado. Invita a leer a quienes vienen, pero también a aquellos de quienes venimos”.

Cerró el acto la actriz Aída Folch recitando Nostalgia, de Juan Ramón Jiménez.

Sobre el Premio Iberoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez

El Premio Iberoamericano de poesía Juan Ramón Jiménez fue creado en 1981 por la Diputación de Huelva con motivo del centenario del nacimiento del poeta, con el objetivo de promocionar y editar obras de otros autores en el marco de habla hispana, así como reconocer y difundir el magisterio del poeta moguereño, Premio Nobel de Literatura en 1956.

Desde entonces hasta hoy se ha mantenido ininterrumpidamente. Los autores y los libros premiados constituyen, como reconoce la crítica especializada, una de las mejores antologías de la poesía española contemporánea. En ellos se encuentran ejemplos de todos los gustos, estilos y tendencias de nuestra lírica. De Cuba a Chile pasando por casi todo el territorio nacional la participación es amplia, en especial entre España y la América Hispana. Parece rememorarse la misma itinerancia de nuestro Nobel, poeta entre dos mundos.

No cabe la menor duda de la aceptación y la notoriedad del Premio con 42 ediciones ininterrumpidas. Cientos de obras presentadas cada año y con una especial repercusión en América. Los autores galardonados con el Juan Ramón constituyen ya una parte sustancial de la poesía contemporánea escrita en español de los últimos 42 años.