La Universidad de Huelva, pionera en Europa por su Carta de Derechos Estudiantiles

El proyecto STUPS, cofinanciado por Erasmus+, busca fomentar el protagonismo activo y la participación del estudiantado en la vida universitaria y social

El proyecto interuniversitario STUPS (Student Participation Without Borders, o Participación Estudiantil Sin Fronteras), cofinanciado por el Programa Erasmus+ y que lidera y coordina la Universidad de Huelva con el objetivo marcado de fomentar el protagonismo activo y la participación de los estudiantes en la vida universitaria y social, ha presentado una de las iniciativas más ambiciosas y originales de entre las programadas dentro de su calendario de acciones, tan novedosa que la Onubense y el consorcio que forma STUPS serán pioneros en su aplicación.

Se trata del primero de los ‘productos’ contemplados en el proyecto interuniversitario, y que sienta las bases y el marco de actuación, que es la Carta de Derechos Estudiantiles de la UHU, la cual recoge los principales derechos que tienen los estudiantes de la Onubense para participar e influir en el gobierno y gestión de la Universidad, en la docencia y en las evaluaciones, así como en la vida social, cultural y deportiva en los campus.

Se busca que el estudiantado tenga un protagonismo activo en las decisiones que afectan al día a día de la Universidad, y por ello la Carta incluye tres dimensiones: una primera de ‘Gobierno y Gestión’, una Dimensión ‘Académica y de Calidad’, y la Dimensión ‘Social, Cultural y Deportiva’.

La Dimensión de ‘Gestión y Gobierno’ recoge información esencial sobre diferentes órganos fundamentales en el funcionamiento de la UHU, como el Claustro Universitario, el Consejo de Gobierno, Consejo Social, Consejos de Departamento, Rectorado y Vicerrectorados, Decanos–, y los órganos y entidades de representación estudiantil, como el Consejo de Alumnos y Representantes de la UHU (Caruh), o los delegados de centro, clase y titulación.

En este área, se detalla a los estudiantes cómo pueden influir en todos estos ámbitos universitarios, explicando a quién pueden votar, quién puede presentarse a los diferentes órganos, el peso que tiene el estudiantado, o la periodicidad con la que se celebran los procesos electorales.

Por otro lado, desde la Dimensión ‘Académica y de Calidad’, se establece una serie de derechos de los estudiantes de la Onubense, como el derecho a la obtención del reconocimiento académico, la posibilidad de interponer recursos de alzada o revisión (evaluaciones), la participación en la decisión sobre calendarios (exámenes, proyectos, etc.) o la conciliación de los estudios con la vida laboral y familiar.

En lo que respecta a la Dimensión ‘Social, Cultural y Deportiva’, se destaca el derecho de los estudiantes a: la libertad de expresión, reunión y asociación; a la constitución o disolución de asociaciones universitarias; a la certificación de actividades de voluntariado y cooperación; a participar en la Comisión Asesora de Uniradio; a la compatibilidad de la práctica deportiva con la formación académica, o el derecho al apoyo a los deportistas universitarios de competición y de alto nivel.

Todos estos derechos estudiantiles se encuentran bajo el paraguas de otros derechos que son transversales a todas las dimensiones de participación estudiantil, que son el derecho a la igualdad y no discriminación, y el derecho a la inclusión, incidiendo en la igualdad de oportunidades, la accesibilidad universal, y en la conciliación entre la formación académica y la vida personal-familiar.

El consorcio STUPS se coordina desde la Universidad de Huelva, en alianza con la Universidad de Évora (Portugal), la University of Applied Sciences Upper (FH ÖO, en Austria), la Unión Europea de Estudiantes (ESU, en Bélgica, organización estudiantil más representativa de Europa con miembros de 39 países del EEES) y la Dirección de Evaluación y Acreditación (DEVA) de la Agencia Andaluza del Conocimiento de la Junta de Andalucía.

El proyecto STUPS nace con la vocación de obtener soluciones innovadoras a un problema compartido por multitud de universidades de la Unión Europea: la baja participación del estudiantado en las estructuras y los procesos previstos para ello en las instituciones de educación superior, y por ello del Proyecto STUPS se espera una profundización democrática y una modernización de la gestión como consecuencia del aumento de la implicación y la participación estudiantil. Por otro lado, se pretende avanzar en la inclusión educativa, a través del aumento de la participación en la toma de decisiones de estudiantes de los colectivos infrarrepresentados y desfavorecidos. Y, por último, que esta inclusión también se haga extensiva hacia las comunidades sociales.

En el largo plazo, STUPS quiere fomentar una mayor sensibilización de estudiantes, gestores y responsables políticos. Además, se espera estandarizar un modelo de análisis de la participación estudiantil común y reducir la falta de inclusión gracias a las nuevas prácticas desarrolladas y al aumento de liderazgos sociales provenientes de los colectivos desfavorecidos.