TINTO NOTICIAS

TINTO NOTICIAS

El periódico de la Cuenca Minera

La limpieza del arroyo desbordado en Nerva comenzará el 7 de enero

Comparte nuestras noticias

Tragsa pone fecha al reinicio de los trabajos de restauración de la zona incendiada en 2018

El Grupo Tragsa, perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), comenzará los trabajos de limpieza del arroyo Santa María de Nerva, tras su desbordamiento del pasado 19 de diciembre, el próximo martes 7 de enero.

Ese es el compromiso adquirido por Tragsa tras las reuniones mantenidas entre el alcalde de la localidad, José Antonio Ayala, y la Jefa del Servicio de Gestión del Medio Natural de la Junta de Andalucía, según han comunicado desde el Ayuntamiento nervense.

Los trabajos forman parte de las obras de restauración de la zona afectada por el incendio de agosto de 2018 y también contemplan la retirada de los restos de madera procedentes de aquel siniestro que siguen acumulados en el cauce, según han añadido desde el Consistorio nervense.

Tragsa inició estos trabajos en octubre de 2018 en el monte público y consistieron, en esa primera fase, en tratamientos selvícolas en la masa de pinar para prevenir la proliferación de plagas en las masas forestales no afectadas por el incendio y en actuaciones para la protección contra la erosión hídrica, como la creación de albarradas y fajinas.

El Gobierno central dio por concluidas esta fase de las obras de emergencia para la restauración de aquel incendio forestal el pasado mes de mayo, unas actuaciones que, según la información facilitada entonces por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, supusieron una inversión de 499.993 euros.

Las mismas fuentes señalaron que las obras se centraron “en la recuperación de los aspectos más relevantes del ecosistema, en minimizar la pérdida de suelo, estabilizar el terreno y contener los procesos erosivos que tienen lugar con posterioridad en las zonas incendiadas, especialmente tras las habituales tormentas torrenciales de finales de verano en la zona”.

La emergencia de las obras venía justificada, añadieron, por la necesidad de reducir la contaminación de aguas superficiales y subterráneas, “evitar el riesgo de plagas forestales, favorecer la regeneración natural de flora y fauna y contribuir a reparar y mejorar la red de pistas forestales afectadas”, continuaron desde el Ministerio.

En ese mismo momento, el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, en declaraciones a este periódico, informó que, una vez terminadas esas obras, aún estaba pendiente la finalización de las actuaciones que correspondían a la Junta de Andalucía.