La Junta licita la exhumación de las fosas comunes de Nerva

La actuación, que incluye el estudio antropológico de las víctimas, cuenta con un presupuesto de licitación de más de 117.000 euros

La Junta de Andalucía ha sacado a concurso público los trabajos de exhumación y estudio antropológico de las víctimas de la guerra civil y la dictadura franquista cuyos restos se encuentran ubicados en las fosas comunes de Nerva, situadas en el cementerio de la localidad, donde ya se llevaron a cabo las actuaciones de indagación, localización y delimitación, que concluyeron que las fosas cuentan con al menos 221 víctimas del franquismo.

Una de las conclusiones principales de aquellas actuaciones, cuyos resultados se presentaron el pasado 2 de agosto, es que la exhumación es posible, tal y como determinaron los técnicos que llevaron a cabo los trabajos, y ahora la Consejería de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática de la Junta de Andalucía lo hará realidad con los nuevos trabajos que ha sacado a concurso público, que cuentan con un presupuesto de licitación de 117.067,5 euros.

Las empresas interesadas en acometer esas actuaciones tienen de plazo para presentar sus ofertas hasta el próximo 23 de noviembre a las 14.00 horas. Las propuestas, con la documentación preceptiva, deberán presentarse en el Registro General de la citada Consejería, situada en la Avenida de Roma s/n de Sevilla.

El director del proyecto de indagación, localización y delimitación de las fosas comunes de Nerva, Andrés Fernández, destacó que, si bien se confirmó la presencia de 221 víctimas documentadas como represaliados de la Guerra Civil, la cantidad real de cuerpos puede verse aumentada debido a las ejecuciones que no fueron registradas en documentos, al tiempo que anunció que, una vez evaluados los restos óseos detectados, es posible llevar a cabo una exhumación individual y ordenada de los cuerpos, si bien, añadió, el PH del terreno no es el más adecuado para la conservación de los restos.

Las actuaciones de indagación, localización y delimitación se desarrollaron en una superficie de 100 metros cuadrados, donde se localizaron cuatro fosas de 70 metros de superficie, todas con dos metros de anchura y con longitudes diversas que van desde los cuatro a los 20 metros, según explicó el propio Fernández, para quien el resultado de los trabajos, que se llevaron a cabo durante varios meses, fue positivo, pues se confirmó la presencia de fosas de víctimas de la Guerra Civil, ya que se detectaron restos de cuerpos arrojados en enterramientos colectivos y fracturas por impacto de proyectiles propios de la época, al tiempo que se confirmó la tesis de que el conjunto de la Cuenca Minera pudo contar con unas 1.500 víctimas de la represión franquista.

Por su parte, el consejero de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, destacó que estos trabajos “nos dan más fuerza” para continuar en esta senda de la “búsqueda de la verdad, la reparación y la justicia”, para lo que abogó por seguir dando “pasos firmes”, mientras que el presidente de la Coordinadora de la Cuenca Minera para la Memoria Histórica, Juan Barba, resaltó que, 15 años después de que naciera esta entidad, se ha cumplido uno de los grandes objetivos con los que se creó, que era este trabajo de indagación, localización y delimitación de las fosas, una actuación por la que Barba mostró su agradecimiento a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Nerva, pues “sin ellos hubiese sido imposible”, ha dicho.

Los trabajos fueron realizados por un equipo multidisciplinar de dilatada y acreditada experiencia profesional, coordinados por Andrés Fernández -con intervenciones, por ejemplo, tan destacadas como la del cementerio de San Rafael, en Málaga, y donde fueron recuperados los restos de 2.840 víctimas- y se desarrollaron entre octubre de 2017 y febrero de 2018 con una estrecha coordinación entre administraciones y la Coordinadora Cuenca Minera de Riotinto para la Recuperación de la Memoria.