Afecta a todos los pasos onubenses incluido el Puente Internacional sobre el Río Guadiana

El primer ministro de Portugal, António Costa, ha anunciado este jueves que las fronteras terrestres con España seguirán cerradas hasta que pase la Semana Santa, para evitar los habituales desplazamientos durante ese período vacacional.

Costa ha explicado que a pesar de que la situación de la pandemia a ambos lados de la Raya ha mejorado y podría permitir su apertura, las fronteras se van a mantener cerradas “por acuerdo con España” hasta después de Pascua.

Las fronteras terrestres entre los dos países ibéricos están restringidas desde el 31 de enero y sólo se permite cruzar en casos muy excepcionales, como transporte de mercancías, trabajadores transfronterizos o el regreso de nacionales. 

Este cierre afecta a todos los puestos fronterizos hispanolusos ubicados en territorio onubense: Castro Marím-Ayamonte a través del puente internacional del Guadiana, Rosal de la Frontera-Vila Verde de Ficalho, El Granado-Pomarao y Encinasola-Barrancos -todos estos por carretera-; a los que se unan los fluviales de Ayamonte-Vila Real de Santo António y Sanlúcar de Guadiana-Alcoutim.