La empresa de tecnosuelos GSS colabora con los regantes de Huelva para restaurar espacios degradados

Ambas entidades han firmado un convenio de colaboración con el fin de propiciar la recuperación ambiental de zonas de vital interés para el sector de los regadíos onubenses

La empresa GSS (Green Soil Solutions), promotora de la Planta de Compostaje en la Cuenca Minera, y la Asociación de Comunidades de Regantes de Huelva (COREHU), han firmado un convenio de colaboración con el objetivo común de impulsar la restauración ambiental de espacios degradados de la provincia a causa de la actividad minera histórica en la Faja Pirítica Ibérica.

En este sentido, GSS pone a disposición de la sociedad sus soluciones tecnológicas, que tienen como base la producción de suelos ‘a la carta’ destinados a la restauración ambiental de entornos degradados. Gracias a un proceso biológico y natural, los suelos permiten corregir tanto la hiperacidez como la presencia de metales en las aguas. Todo ello con criterios de sostenibilidad y economía circular.

El acuerdo ha sido rubricado por el director de GSS, David González, y el presidente de COREHU, Juan Antonio Millán, en un acto que ha tenido lugar en la sede de la asociación en Cartaya.

El convenio cuenta con una vigencia de 5 años y está orientado a establecer una línea de colaboración entre ambas entidades que les permita compartir conocimientos y experiencias en materia de restauración ambiental. Una actividad que han calificado de vital interés para la provincia de Huelva, especialmente, para el sector del regadío, puesto que contribuye a mejorar la calidad de las aguas facilitando el desarrollo de proyectos estratégicos como la culminación de las obras de la Presa de Alcolea.

Ésta es una de las principales reivindicaciones de COREHU, entidad que representa a la totalidad del regadío de la provincia, para garantizar el futuro del sector. Además de otros proyectos como la finalización del Canal de Trigueros, el desdoble del Túnel de San Silvestre o la segunda fase de las obras de la toma del Andévalo, entre otros. Unas actuaciones para las que es fundamental optimizar la calidad de las aguas de las principales cuencas fluviales de la provincia que puedan verse afectadas por siglos de actividad minera.

David González, ha insistido en la importancia de este convenio “para impulsar la restauración ambiental como una actividad de gran valor estratégico para la provincia de Huelva y esencial para avanzar hacia el desarrollo sostenible de la misma y hacia una economía más verde y responsable”. Del mismo modo, ha insistido en que “la recuperación de espacios degradados se encuentra, actualmente, en el centro de las políticas ambientales europeas y está siendo impulsado también por las administraciones provinciales, autonómicas y nacionales”.

Por su parte, Juan Antonio Millán, ha incidido en la importancia del proyecto impulsado por GSS para los regantes onubenses, puesto que se trata de un “proyecto innovador y muy experimentado en Galicia, que, ahora, en una transferencia de tecnología, se está preparando para aplicarse en Riotinto”. Asimismo, ha señalado que se trasladará a las administraciones, la necesidad de “trabajar para buscar la recuperación ambiental de las zonas mineras degradadas” y, para ello, el de GSS “es uno de los proyectos más importantes porque, no solamente genera riqueza y empleo, sino que, además, produce beneficios a la sociedad”.