Empleados públicos se concentran para exigir que se cumpla el pacto de teletrabajo de la Junta

El CSIF alerta de que la modalidad de trabajo no presencial solo se ha concedido a menos del 10 por ciento de los trabajadores

El sindicato CSIF ha reclamado este jueves en una concentración de protesta el cumplimiento del pacto que regula de forma transitoria la modalidad laboral no presencial para el personal del sector público andaluz mientras dure la crisis de la Covid-19. La central sindical ha cifrado en más de 18.000 los trabajadores afectados en la provincia de Huelva en los sectores de Administración General de la Junta de Andalucía, sanidad, educación, justicia y otros entes dependientes de la Administración autonómica.

Bajo el lema ‘Por seguridad, trabajo no presencial’, CSIF ha exigido en la protesta que se ejecute el acuerdo de teletrabajo firmado el pasado mes de septiembre para reducir la movilidad de los empleados públicos que dependen de la Junta de Andalucía como medida de contención y prevención ante la pandemia de la Covid-19, de forma que se eviten desplazamientos a los centros de trabajo y se minimice la concentración de personal. Sin embargo, según estimaciones de la central sindical, a menos del 10% del personal afectado que lo ha solicitado se le ha concedido la modalidad no presencial de trabajo.

En este sentido, el sindicato ha lamentado las “trabas y excusas” que a su juicio se ponen para aplicar unas medidas organizativas que considera “absolutamente extraordinarias y necesarias en el actual contexto de emergencia sanitaria, y pactadas en el seno de la Mesa General, para velar por la seguridad y la salud de los empleados públicos y de la ciudadanía en general”. Estas medidas suponen que los empleados públicos desarrollen funciones en la modalidad no presencial hasta el 20% de la jornada semanal como norma general, si bien este tiempo puede verse aumentado hasta alcanzar el 100% en aquellos casos en los que no se puedan cumplir las medidas de prevención, explica el sindicato.

En el manifiesto reivindicativo que se ha leído durante la concentración se subraya cómo “desempeñar una modalidad de trabajo no presencial no significa quedarse en casa sin cumplir con las obligaciones como empleado público” y se destaca que “han sido la buena voluntad y las buenas prácticas de los miles de empleados y empleadas públicas las que han mantenido el funcionamiento de los servicios públicos durante todos estos meses de emergencia sanitaria”. Por este motivo, CSIF exige a la Administración autonómica que “confíe en sus empleadas y empleados públicos, que valore su dedicación y que les proteja con todas las medidas de seguridad a su alcance”.

Finalmente, desde la central sindical se ha puesto de relieve en la contradicción la forma de actuar que a su juicio ha tenido la Junta. «Mientras sigue en vigor un estado de alarma, con confinamiento perimetral de los municipios de Andalucía, y la Administración continúa pidiendo a la ciudadanía que limite sus actividades y movimientos a los estrictamente necesarios, se impide a los trabajadores y las trabajadoras del sector público andaluz la modalidad laboral no presencial, tal y como se recoge en las medidas extraordinarias acordadas para la contención del virus contenidas en el pacto de teletrabajo”, concluyen.