El obispo de Huelva anuncia la suspensión de las procesiones de Semana Santa

Santiago Gómez hace público un decreto en el que atribuye su decisión a las «extraordinarias circunstancias sanitarias que sufrimos por la pandemia del coronavirus»

El obispo de Huelva, Santiago Gómez, ha anunciado este miércoles 10 de febrero la suspensión de todas las procesiones de la próxima Semana Santa en la provincia de Huelva, lo que Gómez justifica en base a «las extraordinarias circunstancias sanitarias que sufrimos por la pandemia del coronavirus, que aconsejan evitar actos que den lugar a la concentración y movilidad de grandes grupos de personas», con lo que además se respetan «las disposiciones dadas por las autoridades civiles y sanitarias».

Así lo ha comunicado el propio obispo a través de un decreto en el que anuncia, en primer lugar, que «quedan suspendidas las estaciones de penitencia y procesiones organizadas por hermandades y cofradías, asociaciones de fieles u otros grupos eclesiales que, estando previstos en sus Reglas, hagan uso de la vía pública, hasta que se decida otra cosa al respecto», a lo que añade que «los cultos internos de las hermandades y cofradías y demás asociaciones de fieles deben celebrarse según lo establecido en las Reglas».

El punto número 3 del decreto, consultado por TINTO NOTICIAS, indica que «los párrocos y directores espirituales, en colaboración con sus hermandades y cofradías, asociaciones de fieles o grupos eclesiales, organizarán el modo en que los hermanos puedan expresar la devoción a sus sagrados titulares de forma personal y comunitaria, especialmente en el día en el que les correspondería celebrar sus estaciones de penitencia».

Asimismo, tal y como se indica en el decreto, desde el Obispado de Huelva «se exhorta a las hermandades y cofradías, asociaciones de fieles y a todos los fieles cristianos a vivir con especial devoción las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa en sus parroquias y comunidades, especialmente las del Triduo Sacro», tras lo que se señala que, «en relación a los actos de culto, litúrgicos y de piedad o devoción que se celebren en las parroquias y otros lugares de culto se seguirá la normativa y disposiciones sanitarias vigentes en cada tiempo y lugar».