8M Feminismo, Nuestro Compromiso

Seguramente, hace años, la mayoría de nosotras descubrimos que no éramos unas intransigentes con el mundo, que no estábamos amargadas de la vida, ni éramos “difíciles de lidiar y de aguantar”, que no nos hacían gracia determinados chistes y que no nos gustaba que nos dijeran “piropos galantes o no tan galantes” por la calle hombres a quienes no conocíamos. Descubrimos, simplemente, que éramos feministas, y pudimos ponerle nombre a esas inquietudes que teníamos.

Nos pusimos las gafas violetas y empezamos a mirar el mundo a nuestro alrededor. Vimos las injusticias, las desigualdades, lo mal que nos ha tratado la historia y esta sociedad patriarcal en la que vivimos. Y empezamos a pensar que cambiar todo esto tiene que ser posible.

Además, nos encontramos con otras mujeres que pensaban como nosotras y nos dimos cuenta de que no estábamos solas en nuestra lucha y de que juntas sumamos!!

En el 8M, nuestro compromiso es alzar la voz más que el resto del año. Es reivindicar ese feminismo transformador que creemos que es la única forma de hacer que esta sociedad sea más justa e igualitaria. Porque, como decía Simone de Beauvoir, “el feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente”.

Pero… como ha dicho una compañera, un poco de pedagogía siempre es necesaria, aunque estemos también cansadas de explicar siempre lo mismo…¿Qué es ser feminista?

– Ser feminista es no aceptar que mutilen nuestros cuerpos, ni que se ejerza control alguno sobre nuestra capacidad sexual y reproductiva.

– Ser feminista es no avergonzarse de nuestro cuerpo, y dejar de pensar que estamos rotas o estropeadas para tener que arreglarlo continuamente, para que siempre esté perfecto.

– Ser feminista es rechazar una educación en la que se nos ha tratado como inferiores o como ciudadanas de segunda, sometidas a un poder masculino y opresor, que lo han ejercido desde siempre de una manera u otra.

– Ser feminista es no aceptar que se nos hipersexualice, que nos cosifiquen y que con frecuencia seamos reducidas a meros objetos de propiedad ajena para, en demasiados casos, satisfacer las necesidades sexuales de los hombres. En ocasiones, demasiadas, somos nosotras las que tenemos que ser recatadas “para no provocar” y para que los hombres “no saquen a ese ser peligroso que llevan dentro”. Ser feminista es no permitir que se nos juzgue o cuestione por ir arregladas, maquilladas, con minifaldas o escote o borrachas por la calle…porque de esa manera provocamos.

– Ser feminista es luchar por la abolición de la prostitución, como máxima expresión de la denigración de la mujer, disfrazado a menudo de un consentimiento supuestamente voluntario y nunca buscado.

– Ser feminista es no aceptar que sólo nosotras llevamos sobre nuestros hombros el peso del día a día de la familia, que vivimos para cuidar a otras u otros o que ese trabajo que realizamos es por amor y que ese amor no tiene precio…porque si lo tiene, tiene el precio de nuestras vidas que tenemos que parar para cuidar.

– Ser feminista es rechazar que nos traten con paternalismos o condescendencia…cuando no con desprecio. Estamos hartas de escuchar que las mujeres somos lo más bonito de la creación…vomitivo!!.

– Ser feminista es rechazar cualquier tipo de violencia que se pueda ejercer sobre nosotras, las mujeres. Y reivindicar que nuestra seguridad, nuestra integridad y nuestra vida deban estar garantizadas y salvaguardadas…ni más ni menos que como la de cualquier otro ser humano.

– Ser feminista es querer traspasar cualquiera de los límites que nos ha impuesto el patriarcado. Es querer ocupar espacios y tiempos que se nos han negado, y que por derecho también tienen que pertenecernos.

– Ser feminista es no entender que nos contraten menos, que nos paguen menos, y que se nos encasillen en determinados trabajos “porque lo hacemos mejor”, como si eso fuera una característica que traemos de fábrica.

– Ser feminista es luchar contra los suelos pegajosos y los irrompibles techos de cristal.

– Ser feminista es no aceptar que nos desprecien, acosen, marginen, nos nieguen, oculten o arrebaten nuestros méritos.

– Ser feminista es no permitir que nos callen, que seamos ignoradas, o acusadas tradicionalmente de ser manipuladoras o mentirosas.

– Ser feminista es no dejar que se nos invisibilice en el lenguaje, y que no se nos nombre “ porque ya estamos incluidas en el masculino plural” que según dicen es el genérico…¿pero qué invento es este?.

– Ser feminista es luchar porque la justicia no sea menos justa para nosotras, aplicando en realidad el interés general de los hombres sobre los nuestros.

EL FEMINISMO ES EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO PACÍFICO QUE LUCHA CONTRA TODAS ESTAS INJUSTICIAS Y OTRAS TANTAS QUE PODRÍAMOS AÑADIR.

Es feminista quien reclama la abolición del género opresor. Es luchar por la dignidad de las mujeres y por el respeto que merecemos, que no es menos que el que merece cualquier persona. El feminismo es lucha, transformación, tenemos detrás la memoria de todas las mujeres que nos precedieron, y estamos legitimadas para luchar contra todo esto. PORQUE EN DEFINITIVA EL FEMINISMO ES IGUALDAD.

Para terminar, hacemos nuestras las palabras de Isabel Allende que nos dice “ que el feminismo es una manerade entender las relaciones humanas y de ver el mundo, una apuesta por la justicia, por la emancipación de las mujeres (…) El feminismo, como el océano,es fluido, poderoso, profundo y tiene la complejidad infinita de la vida, se mueve en olas, corrientes, mareas y a veces en tormentas furiosas. Como el océano, el feminismo no se calla!!”.

Y esta es nuestra agenda!!

Manifiesto del Movimiento Feminista de Huelva con motivo de la conmemoración del 8 de marzo